Desamor


114-desamor

Vaya esa suerte mía, ya que tengo libertad para elegir como pensar, como pasar el tiempo que me resta y cómo afrontar la vida. Dicen que para una mente amplia, nada es pequeño en este mundo incrédulo.

Estoy cansado de amores fugaces. De ahora en adelante  buscaré solamente un amor que sea a fuego lento. Un amor en el cual sus besos sean como carbones ardientes que me traspasen y los pueda sentir en el alma.

Nunca más buscaré una persona perfecta para quererla a mi lado. Intentaré descubrir a quiera dedicarse junto a mí a hacer simplezas por la vida. A alguien que me trate bien y que le encante estar conmigo.

Usted sabe que en esta excursión hacia la muerte que es la vida, ya me sentí bien acompañado junto a usted, pero hoy me siento casi sin respuestas cuando imagino que allá lejos, allende del horizonte gris, quizás usted crea poco y nada en mis dogmas antes de dormirse, como quizás no le importe cruzarse fugazmente conmigo en los pasillos de mis sueños.

Quizás esté demás decirle que por su causa, a esta altura ya no creo en predicadores ni en ordinarios ni en oradores de oropel. Como tampoco creo en el arrepentimiento de los verdugos y los impíos, o en el doctrinario catecismo del conformismo de los abnegados, ni en el flaco perdón de Dios, ni en quien jura amor y luego se olvida.

A esta altura de la vida sólo creo en las manos que me tocan y en los ojos que me miran. En especial, diría que en vuestros ojos y en vuestras manos en particular, visto que toda usted es como la ambivalencia poética de la cicatriz, que tiene dos mensajes claros: aquí dolió, aquí sanó.

Pero como lo nuestro aun no sanó ni sanará tan fácil, brindemos ahora usted y yo por lo que fuimos y ya no volveremos a ser, por lo que me dio y le di, mismo que ninguno de los dos supiese percibir a tiempo que nuestro amor existió por lo que fue en su momento.

Brindemos asimismo por ese vuestro desamor y por la nostalgia del ayer, por ese orgullo que usted no abandonó y  por la insistencia que yo no supe guardar.

Dejémonos un beso final de los míos que usted no besó y  por sus besos que ya no besaré nunca más.

Abrázame


101-quiereme

Creo que no existe manera más bonita de poder decirle a alguien que le quieres que no sea abrazándole. Pues bien, yo admito que a mí me gusta infinitamente cuando tú me abrazas como si fueses un tesoro de ascua encendida.

Tal vez esa vana emoción mía, sea porque en realidad presumo que aún sigue pareciéndome sorprendente y más aún un enigma inexplicable, la dichosa sensación de poder rodear con mis brazos al ser que considero lo más preciado del mundo, y poder sentir en mí esas ondas que tienen vaga armonía de jazmines en flor.

Es más, no ha de faltar un necio que al oír esto se haga cruces, pero no quiero que, súbita, presumas que esa es la única sensación que me cautiva, porque hay otras, como cuando sonríes, que matas de vez mis tristezas, o como cuando enciendes tu dulce mirada, con la que eres capaz de hipnotizarme si me tienes por delante.

Me encadena a tu vida esa tu risa linda, mujer mortal, ese disonante estruendo de desenfreno que acaricia mi oído como nota de remota música o el eco de un suspiro, la cual puede ser interpretada como la melodía más hermosa con la que alguien puede romper el silencio más incómodo, como lo es ese enjambre de abejas irritadas que guardo en un oscuro rincón de mi memoria.

Pero te afirmo con orgulloso sentimiento, que querer y amar tienen para mí de la misma magnitud, sin diferencias, aunque si tú me quieres, no me recortes. ¡Quiéreme todo, o no me quieras!

Si me quieres, quiéreme entero, no por zonas de luz o sombra. Quiéreme en negro o blanco, en gris o verde, sin rugosidades o con arrugas. Quiéreme de día o quiéreme de noche, con la ventana abierta, durante la madrugada con luna pero sin estrellas.

De lo poco de esta vida mortal que me resta y de la eterna que me toque, si es que algo me toca, bastará para mi vanidad saber que me has querido y me quieres y a los otros de mi le has hablado.

Acaso hoy tenga alegre mi congoja y triste el vino, en vano es continuar luchando ya que no hay señal capaz de encerrar mis quimeras, y apena por veces quedo perplejo con saber que nadie nota la maravillosa persona que eres. Y qué mal por ellos. Y qué afortunado yo.

Soy Culpable


60-soy-culpable

Confieso, emocionado, que la reconocí inmediatamente, aunque algo denodado, considero que igual la podría haber distinguido perdida en medio de una multitud.

De inmediato sentí una indescriptible emoción, y creo que me dieron unas ganas locas de ser parte de ese viento rabioso que la despeinaba. Había pensado tanto en ella, que durante varios meses llegué a imaginar innúmeras cosas, pero luego al verla ya no supe que hacer. Es que en cuanto ciertas personas hacen de todo para tornarse substanciales, otras, a pesar de todo lo que las rodea, actúan naturalmente y se tornan inolvidables.

No es por nada que yo me quedé mirándola, rutilante, y puedo jurar que ya no me quedaron ganas de mirar a nadie más. Recuerdo que desde el primer momento en que la vi, había comprendido que los ojos siempre pertenecen a la persona que los hace brillar.

Desde aquel entonces ya no logré dormir por las noches para soñarla, y eternamente mis desvelos terminaban en su nombre. Un día, inconsolable, quise cambiar mis poemas por olvido, pero seguí escribiendo sobre ella.

No sé decir exactamente en qué momento ella se metió en mi corazón, para que ahora la extrañe tanto. Pero creo que ella ya me olvidó.

Lo nuestro nada más fue de esos amores pasajeros que nunca se arriesgan a entregar todo de sí, que prefieren no quedarse ni quererse, donde el orgullo tiene más valor más que los verdaderos sentimientos.

En fin, confieso que no pude. Me declaro culpable de amarle para siempre. Y me declaro culpable que mi cuerpo no admita otro cuerpo que su cuerpo. Me declaro culpable que mi boca no acepte otros besos que no los suyos. Me declaro culpable por el hecho de que amar siempre quiere decir siempre aunque ella esté lejos.

Diversiones Mortales


15- diversiones mortales

Atentos, que este cuento bien pudo no ser escrito, bien pudo no ser leído y nunca acontecido.

…Mientras Julián duerme y sueña sueños que no sabemos pero que bien podemos suponer sean referentes o alusivos a la hija de algún buen vecino, un templado viento norte sigue arrancando alargadas quejas y ruidos metálicos de los diversos techos y galpones, mientras lechuzas gritan descomedidas, muge como en sueños alguna vaca de por ahí, aúlla algún perro, mía un par de gatos en celo, y varias aves de vuelo silencioso sobrevuelan los árboles y las casas del pueblo lo mismo que brujas noctámbulas.

A esas horas la luna sube y sube en un cielo solo para ella. Y estando muy alta ya, muy arriba, muy solitaria y dueña de sí, golpes en la puerta del cuarto despertaron a Julián que pernoctaba tranquilo en el recinto.

Estiró el brazo con la intención somera de encender la veladora, intrigado, y oyó que se repetían los golpes, ahora quizás sonando más perentorios esta vez. Buscó vestirse rápidamente, mientras nuevos golpes, siempre sonando un poco asordinados, se impacientaban en cuanto él iba de camino hacia la puerta. Una repentina corazonada le dijo que quien llamaba era la agradable Gabriela, hija menor de un mayoral del lugar. Cuando finalmente abrió la puerta la encontró quieta y serísima, aunque audiblemente jadeante.

En ese momento ella no vestía las negras ropas talares de horas antes, sino un manto claro y liviano que apenas le llegaba a las rodillas. Determinada, Gabriela hizo gesto de entrar, y Julián le cedió el paso. Estaba descalza, y entró con los ojos bajos dejando escapar apenas un gruñido que sonó sordo, casi agresivo, aunque también ansioso.

Luego, sin levantar los ojos del suelo, elevó y bajó desordenadamente los brazos, varias veces, en una especie de aleteo breve y torpe, como mala parodia de un intento de vuelo. Al instante Julián percibió que debajo del manto estaba desnuda y se apresuró a cerrar la puerta. Gabriela lo miró como si fuera a atacarlo y él dejó algo sobre el frio mármol de la cómoda y la tomó de los antebrazos.

Ella no era virgen, si es que ese detalle importa en esta historia, y por tanto supo disponer su cuerpo bajo el cuerpo del hombre; supo, borrascosa y muda, ahogar sus gemidos e imponer ritmos para adecuarse a los ritmos de Julián; supo obtener también, en un comercio consigo misma, dos profundos, casi desconsolados orgasmos, que él hizo cuestión de seguir paso a paso en la respiración, en el forcejeo y los naufragios graduales del aire en la garganta. Varias veces intentó besarla pero ella rehuyó la boca.

Simultáneamente con la segunda quiebra o el segundo desmayo de un estertor hacia adentro, Julián desistió de contenerse. Y aunque todos hemos sentido que después de una cúpula pareja sobreviene como una ola en reflujo que parece arrastrar por un momento los dos cuerpos hacia una paz sometida y compartida, de sangres hermanadas, aquí nada de ello sucedió, porque Gabriela se escurrió del brazo de Julián y saltó de la cama.

Rápidamente recogió del suelo su manto y se cubrió para enseguida enfrentarse al espejo. La luz de la veladora iluminaba desde abajo y le superponía en el rostro sombras que le mentían una máscara. Julián, sentado en la cama y todavía ganoso, la miraba de espaldas y, por el reflejo del espejo, veía aquel rostro más extraño que nunca y el canal de los senos naciendo en la boca del manto.

Notó, con cierto pasmo, que ella empezaba a hacer muecas y contorsiones, como si buscara quién sabe qué cosas en sus rasgos deformados por las sombras, y después realizó francas morisquetas, como si con ellas se burlara de sí misma. Abandonó la cama y fue a asirla de nuevo, pero ella alcanzó a ver su movimiento por el espejo y, sin volver la cabeza, abrió la puerta y huyó sobre el silencio de sus pies descalzos.

Julián quedó parado en el hueco de la puerta, vacilando, enfrentado a todo el tamaño de la noche, que ahora ya ni miró. Luego a seguir, mecánicamente, cerró la puerta, se aproximó de la veladora, se acostó y apagó la luz. La cama olía a mujer. No le fue fácil volver a dormirse.

Mientras Julián duerme y sueña sueños que no sabemos ni sabremos jamás, cae la luna y cae el cielo que envejece, que va luego como vidriándose, hasta que finalmente el alba comienza a levantar sus párpados sobre los tejados aun húmedos de rocío.

Ya hay mucha luz naciente y se notan dos chimeneas echando humo desde alguna casa, cuando nuevos golpes en la puerta despertaron a Julián que dormía. No necesitó encender la veladora porque vio en los postigos mal cerrados de la ventana que había amanecido o a ojos vista estaba amaneciendo. Se levantó raudo y abrió del todo los postigos; una suficiente luz grisácea entró a través de los vidrios, al tiempo en que los golpes se repetían mientras él comenzaba a vestirse.

Sin llegar a imaginar quien podía ser, recordó la visita de Gabriela y se sonrió, tal vez por causa de un sórdido orgullo masculino. Velozmente memorizó, revivió casi, detalles de esa visita, y se dijo que no podía ni debía contar a nadie, jamás, aquello un mucho increíble que le había acontecido. Otra vez golpes, muy enérgicos ahora. Todavía vistiéndose, abrió la puerta y descubrió que quien estaba de pie frente a él era Gabriela.

No vestía el manto claro con que había llegado a eso de medianoche sino el casi-hábito religioso del día anterior. Tenía asimismo, si bien menos extraviados o libres, los ojos duros con que había entrado esa noche. Si bien nada podía hacer pensar en una sonrisa por más leve que fuese, la boca entreabierta y húmeda mostraba ahora, apenas, blancura de dientes.

Hombre y mujer se miraron un instante y luego ella avanzó. Él se hizo a un lado para dejarla pasar. Ella entró hasta casi enfrentar la ventana y giró sobre sí misma. Julián vio entonces en la mano de la mujer el brillo de un revólver cargado con cinco balas en el tambor. Intentó un manotazo para quitárselo, pero ella saltó a un lado y, rápidamente, hizo fuego.

Los primero y casi simultáneos balazos abatieron herido de muerte a Julián; los otros tres, más espaciados, fueron un ensañamiento o por lo menos un exceso, así como también fueron ensañamiento o exceso, sin duda alguna, las inexplicables mordeduras que el médico forense encontró en el cuello y el pecho del cadáver.

El Triste Oficio de Concubina de Lujo


A bien verdad, no tengo la experiencia corpórea ni material que me facilitaría poder afirmar tal sentencia, pero me arriesgo a decir que entiendo que no debe ser nada fácil protagonizar el papel de mujer en este mundo. No en tanto, si por una de esas tristes casualidades, esa hipotética fémina a que me refiero tiene la mala suerte de vivir en China, entonces sí que la cosa muda de figura y la cuestión de su figuración como género puede ser aún más difícil de lo normal.

Para comprender mejor el punto, bastaría con decir que en la tierra de la gran muralla las mujeres no pueden escoger la profesión que quieren ejercer y sólo tienen acceso al 15% de las vacantes en algunas universidades, mismo que ellas tengan las mejores notas. Tampoco existe libertad sexual o de opinión y son obligadas a seguir las reglas impuestas por aquella sociedad milenaria, además, claro, de no existir una segunda opción de vida que pueda ser considerada segura.

En todo caso, si en el pasado las mujeres de por allá se fajaban los pies para mantenerlos pequeños y seductores, hoy día las cosas mudaron un poco en cuanto a la estética, aunque en realidad el objetivo final siga siendo el mismo: “ser un objeto para el deleite masculino”.

Sin oportunidades de trabajo y carrera profesional, las mujeres chinas pasaron a aceptar con facilidad la función de concubina, un oficio que en otros países del occidente entenderíamos como siendo “una prostituta de un hombre solo”. En realidad, ellas permanecen apenas con un “pretendiente”, pero el foco del relacionamiento se debe al dinero que recibe y no al sentimiento por ese hombre.

Así pues, en China, tener una amante es algo muy común, las mujeres lo aceptan, los hombres lo aceptan, la sociedad tampoco lo comenta ni tuerce la cara. Podría decirse que la filosofía seguida por ellos durante mucho tiempo y que aún es seguida por el 25% de los habitantes del país como si fuese una religión, lo aprueba totalmente.

Pero la novedad hoy en día, mi meditador lector, es que esa amante clandestina sea considerada un trofeo particular. Obviamente que eso de querer exhibir lo que se tiene ya viene aconteciendo hace algún tiempo, pero querer tornar a la mujer concubina uno de esos objetos, parece ser la nueva moda en aquella sociedad de ojos oblicuos.

Así que un caso extraconyugal comienza, el hombre pasa a sustentar la amante. Él le da joyas, ropas de marca, coche con chofer y todo lo demás que su amante necesitar para tener una vida confortable. En contrapartida, esa adorada clandestina deberá estar siempre pronta para salir con él, comparecer a eventos empresariales y desfilar bien vestida y linda al lado de su novio/dueño.

Puede que un montón se esté preguntando por las esposas de esos deslumbrados. Bueno, le diré que “bien, gracias”. Las esposas continúan en su casa. Ellas se dedican a cuidar de los hijos, del día a día, preparar la cena, administrar el hogar… Ese tipo de tareas fastidiosas que las amantes no cumplen. En todo caso, el lujo de las amantes no llega hasta ellas, claro. Sin extravagancias, fiestas o ropas increíbles, las esposas son consideradas como si fuesen una “ropa de casa”: confortables, pero que no pueden ser usadas en una ocasión especial.

Evidente que no da para fingir que no vemos suceder la misma cosa en otras sociedades colectivas. En cualquier lugar se puede observar a hombres de 50 años -nada más por apuntar un número aleatorio- pagando universidad, apartamento, ropas, coches y una vida lujosa para jovencitas de 20 y pocos años. Todas lindas, educadas, viajadas, como conviene al caso. Por tanto, cualquier lector acreditará que nada de lo que mencioné antes parece ser exactamente una novedad… Mero engaño, mi amigo.

La novedad en sí, es la correspondencia de la sociedad chinea con esa práctica de orgullo y ostentación. Y según los periodistas locales, todo eso es muy bien acepto, y mencionan que esa corriente transversa llega a ser tan grande, que hasta está causando cierto impacto en la economía.

Esa explicación hasta que sería comprensible, pues como las mujeres no tienen otra opción para lograr llevar una vida tranquila y confortable, -ya que no pueden trabajar en ciertas profesiones que garantirían su éxito-, al ser conocedoras de la cultura local, no quieren vivir el papel de las esposas… Bueno, es evidente que a nadie le gusta andar el día todo como si llevase puesto en la cabeza el famoso sombrero de los vikingos.

Obvio que todo lo que le sucede a una y otra en su papel suena medio desolador y hasta repiquetea de una manera casi cinematográfica, pero es difícil tener que acreditar que una sociedad acepte la “objetificación” femenina a ese punto, en cuanto en otros continentes se lucha diariamente para que ese tipo de prácticas disminuyan y las mujeres puedan vivir en paz, haciendo lo que les gusta y sintiéndose libres.

Para cualquier distraído, eso huele a como si China hubiese visitado el pasado y de repente encontrando maneras de traerlo de vuelta… ¡Lamentable, muy lamentable!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: