Las Drogas: Un Nuevo Enfoque


Ya que el tema es profundo, pasa a ser significativo percatarse qué hace muy pocos días el Secretario General de la OEA, José Insulza, entregó al Presidente colombiano, Juan Manuel Santos el “Informe sobre el Problema de las Drogas en las Américas”. Dicho documento fue elaborado por un grupo de expertos, y en cumplimiento de lo resuelto en la VI Cumbre de las Américas celebrada hace un año en Cartagena de Indias.

Al hacer entrega del documento, Insulza dijo que el informe no era “una conclusión, sino sólo el inicio de un debate largamente esperado”. Un tema que ya se encuentra en el Informe, donde se expresa que su propósito es “asistir a las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas en la definición de un marco de referencia para el tratamiento del problema, así como para futuras políticas y acciones multilaterales”.

Por su parte, el Presidente colombiano advirtió que debía quedar claro que “aquí nadie está defendiendo ninguna postura, ni la legalización, ni la regulación, ni la guerra a cualquier precio. Lo que tenemos que hacer, es usar estudios serios y ponderados como el que hoy nos presenta la OEA para buscar mejores soluciones”… Y agregó: “No tengo dudas de que todos compartimos un destino común, y en lo que a veces diferimos es en el cómo, pero este informe nos va a ayudar a ponernos de acuerdo, será la base para una discusión tan aplazada”. Una discusión que pronto se ampliará a otros foros.

Tal Informe será considerado en la próxima Asamblea de la OEA, que tendrá lugar en Antigua, Guatemala, el mes que viene, y será un aporte para el examen que realizará la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, en marzo del año que viene, sobre los progresos realizados en la aplicación de su estrategia para contrarrestar el problema mundial de las drogas. La Asamblea General de la organización mundial ha convocado a un período extraordinario de sesiones sobre el problema mundial de las drogas, a comienzos de 2016.

El Informe, señala que existen ejemplos de buenas prácticas que están disponibles para ser utilizadas en otros lugares; se cuenta con un mejor conocimiento acerca de los factores que llevan al consumo de drogas y de los factores de riesgo que explican por qué una minoría de usuarios eventualmente desarrolla un consumo problemático; y se ha comprobado cambios en los patrones de consumo. Lo más importante es que se ha cristalizado una percepción más amplia de la violencia y del sufrimiento relacionado con el problema de las drogas. Ello ha creado dudas acerca de los costos económicos y sociales de las actuales estrategias para controlar las drogas.

La primera conclusión del Informe es que “el problema de las drogas es un tema hemisférico”. Es una redacción cuidadosa, ya que el término “hemisférico” incluye a los Estados Unidos.

Es indiscutible que, como señala el documento, el impacto del narcotráfico “en la economía, las relaciones sociales, la seguridad y la gobernabilidad democrática es mayor en los países de cultivo, producción y tránsito situados en América del Sur, América Central, México y en el Caribe”… Y agrega: “En los países de Norteamérica, que son los principales lugares de destino final (no la marihuana que es 50% y 50%) de las sustancias traficadas, esas manifestaciones del problema son mucho menores”. Aunque existan problemas compartidos entre el Norte y el Sur (por ejemplo, el lavado de activos), la peor parte de la guerra contra la droga la soporta este último, incluyendo a México, Colombia y los demás países latinoamericanos.

Quizás, la principal conclusión del Informe sea que “es necesario enfrentar el consumo de drogas con un enfoque de salud pública”, como “una enfermedad crónica y recurrente, que requiere un enfoque integrado”. El estudio reconoce que el “cambio fundamental en esta materia va desde considerar al usuario como una víctima, un adicto crónico y no como un delincuente o cómplice del narcotráfico”, y concluye: “la despenalización del consumo de drogas debe ser considerada en la base de cualquier estrategia de salud pública”.

En Cartagena, el Presidente Obama advirtió que no estaba de acuerdo con la despenalización, pero dijo que eso ofrece una perspectiva nueva y abre el camino para una discusión que debería envolver a todas las sociedades en nuestro hemisferio, y que sería deseable culmine en consensos que permitan una acción coordinada y eficaz a nivel regional y nacional… ¿Será que están en el camino correcto?

(*) Si quiere continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: