Los Hijos de las Feligresas


Puede que no, pero si creemos en las informaciones que nos llegan, luego damos crédito que por veces los incansables viajeros y otros nobles buscan, entre yermos y serranías, esas evocadoras construcciones que son los dólmenes dedicados al Soberano. En éste caso en cuestión, allá en dirección al norte, como en su debido momento relataré, no obliga a cualquier paseante a pasar fatiga para encontrarlo.

Es que situado en el barrio de Nazaré, en la ciudad de Belém, estado de Para, al norte de Brasil, existe una plaza que cuenta con un dolmen altísimo donde la población, desde 1793, celebra la mayor manifestación religiosa Católica de Brasil en devoción a “Nossa Senhora de Nazaré”, y quienes han transformado el lugar en su eremita.

Sin embargo, durante el mes de enero del corriente año, la comunidad católica de Belém pasó a vivir un escándalo luego de enterarse de que el Padre Geffison Silva, sacerdote responsable por orientar la juventud de dicha parroquia y por llevar adelante la frente de “Adoración Eucarística”, habría sido apartado de sus actividades ecuménicas supuestamente por haber dejado embarazada a una fiel y a otra mujer que era una devota trabajadora de la Basílica de Nazaré.

Con todo, resulta que ya pasado poco más de un mes, el referido caso conspicuo ganó nueva polémica: Geffison puede que haya sido obligado a apartase de la Iglesia y que se haya casado con la madre de uno de los bebes.

Tales informaciones son del “Blog do Bacana”, escrito por Marcelo Marques, un periodista que comenta que los padres “Barnabitas”, orden religiosa de la cual Geffison hacía parte, se reunieron con otros padres italianos para discutir la situación del ardiente e impulsivo sacerdote, por lo que resultó en la rendición inmediata de éste.

A más, de acuerdo con lo mencionado en el blog, a estas alturas Geffison ya se habría casado por civil con la fotógrafa de la Basílica -cuyo nombre no fue revelado, faltaba más-, que espera el tercer hijo del ahora ex religioso.

Los comentarios en la ciudad dan cuentan de que Geffison tuvo un hijo antes de entrar para el sacerdocio. Por lo demás, después de su alejamiento de las actividades religiosas, feligreses y personas ligadas a la dirección de la Basílica afirmaron que el ex padre habría tenido un hijo con una de las incautas fieles de la parroquia y que esperaba el tercer bebe de una fotógrafa con quien supuestamente está casado en el momento.

Otras bocas menos chusmas cuentan que el padre Geffison era bastante carismático y muy querido por los frecuentadores de los cultos que eran realizados en la Basílica, lo que en este caso ayudó a que el asunto ganase grande repercusión entre los moradores en la ciudad de Belém.

Cuando procurada por reporteros, -evidente que tal como actúa la avestruz-, la dirección de la Basílica afirmó que no se pronunciará sobre asuntos y cuestiones de ámbito religioso, como es la posible demisión de padres.

Pues bien, dicen que allí en esa iglesia también existe una imagen de San Dinis, que no es santo de muy difundida devoción, lo que puede llevar al despistado visitante a pensar que le dedicaron ese pagano lugar por no saber en qué altar tenían que ponerlo, llevando al propio santo preguntarse a sí mismo qué mal habrá hecho para vivir en tan grande oscuridad… Ciertamente la respuesta ha de estar con Geffison… ¡Aguardemos!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Las Monjitas de Satanás


Para facilitar la comprensión de todo corto de ideas, aclaro que una “monja” es una mujer que ha sido consagrada dentro de una orden religiosa que sigue habitualmente una vida monástica, y se acoge a una serie de reglas, entre las cuales suelen estar el celibato, la obediencia, la pobreza, la castidad y, en algunos casos, aislamiento total de la vida civil, conocida como clausura… No obstante las confiese un cura.

Normalmente estas suelen vivir en monasterios o conventos, si bien hay casos en que ellas viven en comunidades insertadas dentro de la sociedad en la que trabajan y rezan. Incluso, como existen monjas que participan de la sociedad, ocupándose desde esfuerzos altruistas, hasta la dirección de organizaciones sociales y caritativas o administración de universidades y establecimientos de enseñanza, para este tipo de monjas de “vida activa” sería más correcto utilizar la palabra religiosa, ya que la palabra “monja” es más propia de las hermanas contemplativas.

Pues bien, como el mundo está mudando a zancadas, para no caer en el ostracismo, maldito primo hermano de la relegación, ahora ha surgido un ejército de fervorosas monjas religiosas que acabó por ser transformado en un gran grupo de “falsas prostitutas” con el objetivo de infiltrarlas en burdeles y prostíbulos para descubrir lugares que realizan trabajo esclavo y tráfico de niños… Y de paso, aprender esas cosas que no se cuentan en detalles en el catecismo.

Excepto los que los ojos de ellas ven y otras partes registran envidiosas, en la actualidad, esa organización de pías y caritativas monjitas ya se expandió para 140 países, de acuerdo con une declaración dada por el presidente de esa entidad.

Diferente de esos suspicaces que piensan y dicen lo contrario, John Studzinski en un banquero y filántropo lleno de plata y no un cura experto. Por tanto, como decía antes, John preside la “Talitha Kum”, y apuntó que una red de 1.100 piadosas monjitas del Señor opera actualmente junto a 80 países, aunque la demanda por esfuerzos para combatir el tráfico y le esclavitud está subiendo globalmente… No necesariamente a causa de la carestía.

Con todo, el grupo, creado en 2004, estima que 1% de la población del mundo es traficada de alguna forma -inclusive por los políticos coimeros-, lo que representa un total de 73 millones de personas en números estimados. De esos, el 70% son mujeres y más de la mitad tienen 16 años o son aún más jóvenes.

“Yo no estoy queriendo ser sensacionalista, estoy intentando destacar el hecho de que este es un mundo que ya perdió la inocencia… -¡Increíble que recién lo haya descubierto ahora!-… Donde las fuerzas de las tinieblas está activa”, afirmó Studzinski en su soflama.

“Estos son los problemas causados por la pobreza y la falta de igualdad, pero no nos engañemos porque van mucho más allá de eso”, dijo él en la “Conferencia de Confianza a las Mujeres” durante una entrevista concedida a la agencia “Reuters”.

Al detallar algunos casos envolviendo tráfico y esclavitud, Studzinski dijo que el tratamiento de algunas víctimas es horrible. Citó, por ejemplo, una prostituta esclavizada que estaba presa desde hacía una semana sin comida al punto de verse forzada a comer sus heces, cuando ella dejó de tener relaciones sexuales y no alcanzó más la meta de 12 clientes por día… Porque en época de vacas flacas una docena ya es suficiente.

Aun así, Studzinski indicó que las monjas religiosas que están trabajando para combatir el tráfico van a todos los lugares para rescatar esas mujeres, muchas veces vistiéndose como prostitutas y salen a la calle para integrarse en los burdeles… Sólo que no se persignan para que no las deschaven.

“Estas hermanas no confían en nadie. Ellas no confían en gobiernos, ellas no confían en corporaciones y no confían ni en la policía local. En algunos casos, ellas no pueden confiar ni en el propio clero masculino”… Y pienso que mucho menos en el diablo.

Como sea y fuere, Studzinski acrecentó que el grupo prefirió concentrarse en su trabajo de rescate en vez de la promoción… “Ellas trabajan en burdeles. Nadie sabe que ellas están allí”, completó.

Asombrado, esas que de lejos se nota que no son carmelitas descalzas y si unas pías espías que por acaso veo entrar en el lupanar, y por ese mismo acaso me veo frente a estas monjas disfrazadas usando un sombrerito a la 14-Bis observándome obsesivamente, ya temeroso de que esa visión medieval me traiga futuras molestias persecutorias, en una actitud corajosa me siento obligado a caer de rodillas inflando el pecho y escondiendo la barriga, entonando todo el segundo acto de “Rigoletto”, que es para ver si me salvo de sus miradas atávicas, piadosas, extasiadas y devocionales contra mi humilde persona… ¡Excéntrico tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: