Los Horrores del Siglo XXI en África


Fabulando este y otros episodios de la nueva historia, de repente me entero que una novísima denuncia de la ONU apunta que actualmente en Sudán del Sur se permite que combatientes “estupren mujeres” como forma de pago por sus servicios, conforme consta en un informe que describe la situación de los derechos humanos de aquel país en guerra como “una de las más horribles” del mundo… Mismo que nos encontremos a estreno del siglo XXI.

De acuerdo con la confesión del “Alto Comisario de la ONU para los Derechos Humanos”, Zeid Ra’ad Al Hussein, en un informe que cubre el periodo de octubre de 2015 a enero de 2016, el país más joven del mundo enfrenta “una de las situaciones de derechos humanos más espantosa del orbe, con el uso masivo de los estupros como instrumento de terror y arma de guerra”.

El Alto Comisario agrega aún: “La escala y el tipo de violencias sexuales que generalmente son cometidas por las fuerzas gubernamentales del Ejército Popular de Liberación de Sudán y por sus milicias aliadas, son descritos con detalles terribles, así como la actitud casi casual, pero calculada, de aquellos que masacraran civiles y destruyen bienes y medios de subsistencia”.

Para la ONU, “los actores estatales tienen mayor responsabilidad por la violencia cometida en 2015, delante del enflaquecimiento de las fuerzas de oposición”.

El informe asevera que el gobierno realiza una “política de tierra arrasada” y explica que, “según fuentes confiables, las autoridades permiten que grupos aliados estupren mujeres como forma de pago por sus servicios”, siguiendo el principio de “hagan lo que puedan y tomen lo que quieran”.

Sudán del Sur, que se tornó independiente de Sudán en julio de 2011 después de décadas de conflicto con Cartum, se encuentra metido en una guerra civil desde diciembre de 2013, cuando el presidente Salva Kiir acusó su ex vicepresidente, Riek Machar, de querer derrumbarlo del poder.

Actualmente, más de 2,3 millones de personas necesitaron abandonar sus hogares y decenas de millares murieron debido al conflicto y a las atrocidades cometidas por ambos grupos. Los combates entre el ejército regular y diferentes grupos rebeldes prosiguen, no obstante en agosto de 2015 haya sido firmado un acuerdo de paz. Pero como los grupos rebeldes frecuentemente tienen intereses locales, estos no se sienten sujetos a acuerdos escritos.

El informe de la ONU contiene relatos sobre civiles, incluyendo niños y deficientes físicos, que fueron asesinados, quemados vivos, asfixiados en contenedores, ejecutados, colgados en árboles o cortados en pedazos.

“Delante de la amplitud, de la profundidad y la gravedad de las acusaciones, de la repetición y de la similitud observada en el modo de operar, el informe concluye que existen motivos razonables para creer que estas violaciones pueden ser consideradas crímenes y guerra y/o crímenes contra la humanidad”, dijo el Alto Comisario de la ONU.

Según las Naciones Unidas, “la gran mayoría de las víctimas civiles no parecen ser resultado de los combates, sino más bien de ataques deliberados contra civiles”… “Cada vez que el control de una zona o región pasa de una autoridad a otra, las nuevas autoridades dislocan una mayor cantidad posible de civiles, con base en su descendencia étnica”, indica el texto.

El Alto Comisario pide la implantación inmediata, como prevé el acuerdo de paz firmado en agosto de 2015, de una “Corte Híbrida” encargada de investigar y juzgar los responsables por crímenes desde el inicio de la guerra civil. Caso contrario, recomienda que el caso sea presentado ante o Tribunal Penal Internacional (TPI).

En otro informe publicado semana pasada, la “Amnistía Internacional” denunció la muerte en octubre de 2015 en Sudán del Sur de 60 adultos y niños, por las manos de soldados pro gobierno, que los dejaron morir asfixiados en un contenedor.

No hay caso, muchas veces, la felicidad de unos es la desdicha de otros. Quizás una de las pequeñas-grandes contradicciones humanas es pretender deslindar el ser individual del ser social, porque en verdad somos las dos cosas en una, y porque aquellos que viven encerrados en su torre de cristal ignorando al mundo que pertenecen, al no observar el pedazo que les toca vivir como “seres políticos”, terminan devorados por su indiferencia y su autismo, y se convierten en infelices eslabones perdidos… ¿Hasta cuándo?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

¡Se Busca!… ¡Urgente!


Por favor, si algún leyente lo encontrar primero, no sea egoísta, avise a los demás, ya que son muchos los cristianos, musulmanes y de otros credos los que están atrás de más de US$ 1 mil millones de los fondos iraquíes que desaparecieron después de la queda de Saddam Hussein y fueron parar en un bunker de Líbano, sin que se sepa como todo ese dinero llegó hasta allí.

Este fin de semana, el diario “New York Times” incluyó en su publicación dominguera un anticipo de parte de las informaciones que contiene un libro que será lanzado esta semana por su autor, James Risen.

De acuerdo con los datos presentados por el escritor, entre US$ 1,2 e 1,6 mil millones fueron enviados para un bunker situado en un local secreto de Líbano, después que los billetes fueron retirados clandestinamente de Irak.

Los fondos eran iraquíes y procedían de cuentas, abiertas en los Estados Unidos, del gobierno y del Fondo para el Desenvolvimiento de Irak, creado por la ONU para retener las recetas oriundas de la explotación de petróleo del mencionado país, dinero que sería destinado a la reconstrucción de Irak.

Resulta que después de la caída del dictador Saddam Hussein, en 2003, de esas cuentas abiertas en los Estados Unidos salieron entre US$ 12 e 14 mil millones que fueron enviados, en dinero contante y sonante, a Irak, además de cerca de US$ 5 mil millones en transferencias bancarias.

El destino final de buena parte del dinero es incierto, según la información, debido a la extensa corrupción existente en Irak y al caos generado con la caída de Saddam Hussein y la ocupación militar de la coalición liderada por los Estados Unidos.

La información publicada en el “New York Times” no viene con un mapa junto, pero tiene base en datos fornecidos por Stuart W. Bowen, que en 2004 fue nombrado inspector-general especial para investigar actos de corrupción en Irak y que mantuvo el puesto hasta el año pasado.

Los datos revelados ahora por Bowen indican que él -por no ser un Sherlock Holmes y no tener lupa- no supo seguir la pista de billones de dólares de esos fondos, pero, en 2010, un informante le reveló que más de US$ 1 mil millones llegaron a un bunker secreto en Líbano.

“No sé cómo llegó el dinero a Líbano”, afirmó Bowen en declaraciones divulgadas por el periódico citado… “Billones de dólares fueron retirados ilegalmente de Irak en los últimos diez años”, acrecentó el hombre, ojos húmedos de tristeza.

Según el “NYT”, a pesar de que tanto la CIA como el FBI llegaron a ser informados sobre los hechos, ninguna investigación prosperó a respecto porque “era dinero iraquí robado por los propios iraquís”.

Ni Bowen, ni funcionarios de su escritorio pudieron llegar al lugar donde fue escondido el dinero en Líbano, que según parece se localiza en una zona rural no determinada. El gobierno de Bagdad fue informado sobre el caso, empero, según la nota periodística, nunca dio un paso para recuperar los fondos.

Además del dinero, se cree que había en ese mismo local cerca de US$ 200 millones en oro; y Bowen acredita que parte de ese dinero salió del bunker y no se sabe se aún existe algún níquel de los fondos en ese lugar.

En todo caso, si su codicia puede más y usted ya está dispuesto a convertirse en otro “Indiana Jones atrás del arca perdida”, le aviso que por aquella tierra la cosa está que arde, y puede que en lugar de encontrar el dinero se tope con una bala en la cabeza… ¡Por lo menos queda avisado!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Usted Mismo Puede Escoger su “Género”


Evidente que no quiero meter el dedo en la llaga, pero en este caso existe todo un blá-blá-blá polémico, además de que en la ONU existen claras definiciones para este juicio: funciones de género, relaciones de género, discriminación de género, igualdad de género, equidad entre géneros, análisis de género, equilibrio de género, incorporación de las cuestiones de género… Sin embargo, a lo largo de los tiempos, todas estas locuciones se han ido aceptando en declaraciones, planes de acción, políticas, programas y proyectos, o en lo que fuese necesario.

Por consiguiente, es muy común, en muchas partes del planeta, constatar un cambio en el vocabulario y una sustitución de palabras por la que “género” suplanta a “sexo”. Por ejemplo, es el caso en el que a un alumno se le preguntaba antes su sexo, y ahora se le pregunta su género. Incluso hasta en las conversaciones cotidianas ya se ha realizado ese cambio.

Obviamente que estas enunciaciones se han aceptado de manera corriente aunque no se haya comprendido completamente su significado. Para algunos, el obstáculo es el término “género”, ya que es un concepto relativamente reciente en las ciencias sociales. Además, “Género” no hace referencia al hombre y la mujer, sino a lo masculino y lo femenino, esto es, a las cualidades y características que la sociedad atribuye a cada sexo como diferenciación del ser humano.

El argumento más utilizado se apoya un que las personas nacemos con un determinado sexo, pero luego aprendemos a ser hombres y mujeres. Por tanto, las percepciones de género están firmemente ancladas, y varían enormemente no solo entre culturas sino dentro de una misma, y evolucionan a lo largo del tiempo. Sin embargo, lo que vemos, es que en todas las culturas, el género determina el poder y los recursos de hombres y mujeres.

Por tanto, como queriendo poner un punto final en toda esta polémica, la más alta Corte de Australia terminó por reconocer, la semana pasada, que una persona puede ser legalmente reconocida por un “género neutro”, además de masculino y femenino.

Es que a través de un fallo unánime, donde se rechazó la apelación que fuera realizada por el estado de “New South Wales” para que fuesen reconocidos apenas los sexos masculino y femenino, quedó decretado que: “La Suprema Corte reconoce que una persona puede no ser ni del sexo masculino, ni del sexo femenino, y permite, así, el registro de sexo de una persona como no especificado”.

El caso fue centrado en una persona llamada Norrie -que no se identifica ni como siendo del sexo masculino ni del sexo femenino-. El punto es que ella entró con un proceso en la justicia australiana para que un “género neutro” fuese introducido en dicho país.

Para que el lector comprenda mejor, todo radica en que Norrie, -que se presenta apenas por el primero nombre-, nasció como hombre y pasó por una cirugía de mudanza de sexo en 1989 para tornarse una mujer. Sin embargo como la cirugía no consiguió solucionar la identidad sexual ambigua de Norrie, eso lo llevó a impulsar su lucha por el reconocimiento de un nuevo género, no tradicional.

Por tanto, la militante por la igualdad sexual viró titular de destaque en las noticias de todo el mundo en febrero de 2010, cuando un registro en el departamento de “Nacimientos, Muertes y Casamientos” del estado de New South Wales aceptó que “sexo no especificado” podría ser usado para Norrie.

El caso luego se convirtió en una contienda, ya que poco después la decisión fue depuesta por el mencionado departamento, alegando que el certificado era inválido y había sido emitido por error. En aquella época, Norrie dijo que la decisión fue como si hubiese sido “socialmente asesinada”.

Dicho asunto generó una serie de procesos judiciales que resultaron en la decisión de la Corte de Apelación de New South Wales en reconocer Norrie como portadora de un “género neutro” en 2013. Y esta misma decisión fue apoyada por la Suprema Corte australiana el martes pasado.

Luego a seguir, la organización internacional “Intersex International Austrália” emitió una nota afirmando: “Agradecemos la decisión. Esperamos que la prensa respete la diferencia entre transgéneros y transexuales e identifiquen el género de Norrie como “no específico”.

En consideración al reciente fallo de la Corte australiana, juzgo que la ONU deberá rever muy pronto las cláusulas de sus comunicados para facilitar la comprensión del término tan importante, ya que actualmente está escrito:

Las funciones de género son aquellas conductas, tareas y responsabilidades que una sociedad considera apropiadas para los hombres, las mujeres, los niños y las niñas.

Las relaciones de género son las formas en que una sociedad define los derechos, las responsabilidades y la identidad de los hombres en relación con los de las mujeres y viceversa.

La discriminación de género hace referencia a cualquier exclusión o restricción basadas en las funciones y las relaciones de género y que impide que una persona disfrute plenamente de los derechos humanos.

La igualdad de género existe cuando las mujeres y los hombres gozan de iguales derechos y oportunidades en la vida civil y política.

La equidad entre géneros significa justicia e imparcialidad en el tratamiento de las mujeres y los hombres en lo que atañe a los derechos, los beneficios, las obligaciones y las oportunidades.

El análisis basado en el género es el estudio de las diferentes funciones de las mujeres y los hombres con el propósito de entender qué hacen, de qué recursos disponen y cuáles son sus necesidades y prioridades.

El equilibrio de género es la capacitación activa y en pie de igualdad de los hombres y las mujeres en todos los ámbitos de la adopción de decisiones, así como en el acceso a los recursos y servicios y el control de los mismos.

La incorporación de las cuestiones de género es la estrategia reconocida a escala mundial para el logro de la igualdad de género.

En todo caso, mi sastre insiste en decir que, para él, géneros hay muchos, y que lo más difícil es saber identificar el tipo de paño que a uno lo viste mejor… ¿Será?

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

¡Mister Bill!… Ahora Sí Puede Tragar Tranquilo


¿Qué más se puede decir, cuando nos enteramos que la propia ONU admitió, en un documento que fue elaborado para la reunión realizada en la segunda quincena de marzo en Viena, que los objetivos para la lucha mundial contra las drogas no fueron cumplidos como esperado, y hasta llegó a sugerir por primera vez la descriminalización del consumo de estupefacientes?

Bueno, pero no se sorprenda, porque el informe de 22 páginas del “Escritorio de las Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen” (UNODC), al cual la Agencia Efe tuvo acceso, afirma, entre otros datos, que “la descriminalización del consumo de drogas puede ser una forma eficaz de descongestionar las prisiones, redistribuir recursos económicos para poder atribuírselos al tratamiento y facilitar la rehabilitación”.

La UNODC no quiso hacer comentarios a Efe sobre el contenido del documento, pero varias fuentes diplomáticas especializadas en política de drogas, concuerdan que es la primera vez que el organismo menciona la descriminalización de forma abierta.

En su entender, la descriminalización del consumo personal, ya aplicado en algunos países del mundo, supone que el uso de drogas sea pasible de sanciones alternativas al encarcelamiento, como multas o tratamientos terapéuticos.

Es el caso específico de Uruguay, por ejemplo, ya que allí se legalizó la compra y venta y el cultivo de marihuana y se estableció la creación de un ente estatal regulador de la droga. Sin embargo, en cualquier caso similar, la descriminalización no representa una legalización ni el acceso liberado a la droga, que según los tratados sólo puede ser usada para fines médicos y científicos, pero nunca recreativos.

Por tanto, de acuerdo con el documento, el consumo seguiría siendo sancionable (con multas o tratamientos obligatorios), pero dejaría de ser un delito penal.

La UNODC asegura en el informe, que “los tratados encorajan el recurso de alternativas a la prisión”, y resalta que se debe considerar a los consumidores de estupefacientes como “pacientes en tratamiento” y no como “delincuentes”.

En la reunión de Viena, la comunidad internacional evaluó junto a la Comisión de Estupefacientes de la ONU la situación actual del problema de las drogas, y si fueron cumplidos los objetivos pactados en 2009 en un ruteo para una década, ya que hasta 2014 se habría recorrido la mitad del camino.

En 2009, los Estados de la Comisión adoptaron una Declaración Política que vaticinaba que se “eliminase y redujese considerablemente” la oferta y la demanda de drogas hasta el año 2019. Lo que resultó en un ambicioso objetivo que por en cuanto está lejos de ser cumplido.

El informe firmado por el director ejecutivo de la UNODC, el ruso Yury Fedotov, evalúa la situación actual de la lucha contra las drogas y apunta progresos “desiguales”, pero reconoce que “la magnitud general de la demanda no mudó substancialmente a nivel mundial”, lo que contrasta con los objetivos fijados en 2009.

A pesar de la UNODC resaltar que el mercado de cocaína y el de cannabis se redujeron, reconocen que el aumento de los estimulantes sintéticos, más difíciles de detectar, y la reciente aparición de centenas de nuevos estupefacientes de última generación, enflaquecen los avanzos hacia las metas fijadas.

De concreto, la prevalencia mundial de consumo de drogas continúa “estable” en torno de 5% de la población adulta, y las muertes anuales causadas por su consumo se sitúan en 210 mil personas. Empero, la UNODC admite las dificultades para precisar las tendencias globales de las drogas por causa de la carencia de datos fidedignos sobre el narcotráfico, el dinero lavado de los estupefacientes y la fabricación de substancias sintéticas, entre otros aspectos.

Por su vez, la caída do consumo de drogas en los países ricos se vio compensada por un aumento en los países en desenvolvimiento, los cuales no están tan preparados ni tienen recursos suficientes para combatir el tráfico, lamenta a UNODC.

También indican que “el tráfico de drogas desencadenó una onda de violencia” en América Latina y que en “algunos países de América Central se registraron los índices de homicidio más elevados del mundo, frecuentemente con números de muertos superiores a los de algunos países afectados por conflictos armados”.

El informe destaca, incluso, que algunos líderes latinoamericanos ya llamaron la atención sobre los enormes recursos que mueven los narcotraficantes, y solicitaron, según la UNODC, que “se examinen los enfoques actuales del problema mundial de la droga”. Aún más, indica que “es importante reafirmar el espíritu original de los tratados, que se centran en la salud, pues el propósito de los tratados no es trabar una guerra contra las drogas, y sí proteger la salud física y moral de la humanidad”.

El documento insiste en afirmar que la legislación internacional sobre drogas es flexible lo bastante para aplicar otras políticas más centradas en la salud pública y menos en la represión. No en tanto, la UNODC advierte que menospreciar las leyes internacionales contra las drogas empeorará la situación, ya que “un acceso no controlado a las drogas” desencadenaría “el riesgo de un aumento considerable do consumo nocivo de estupefacientes”.

Además, resalta la importancia de la prevención y del tratamiento, resaltando que los derechos humanos deben ser respetados siempre en la hora de combatir las drogas, y hasta critica la aplicación da pena de muerte por delitos de tráfico o consumo de estupefacientes.

Enterado de las buenas intenciones de la UNODC, luego me viene a la cabeza los malos ejemplos y las infelices declaraciones que fueron realizadas por algunos mandatarios de grandes naciones del primer mundo, los que admitieron, así como Bill Clinton, que fumaron pero no tragaron, queriendo insinuar con eso que al contrario de lo que afirma la Iglesia, existen medios pecados que ahora serán absueltos por la ONU… ¿Fumadillo asunto, no?

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: