Surge el Baby Beef Apocalíptico


Tan arrebatador asunto de carácter nutritivo se debe a que, de acuerdo con las autoridades judaicas, ninguna novilla de pelambre rojizo y sin defectos ha nacido en suelo de Israel desde la caída de Jerusalén, en el año 70 d.C. Por tanto, si estos mosaicos -que nunca llegarán a mayólicas- logran confirmar la pureza de este animal cuadrúpede que nasció en 2014, se confirmaría así una gran señal profética. Es que según dogmatizan por aquellas bandas, el sacrificio de esa rumiante podría, conforme alegan las autoridades, salvar la humanidad… Y razono que quizás dejen de matar palestinos.

Para ennoblecer mejor esa obstinación, consta en un comentario realizado por el Rabí Mosheh ben Maimon -más conocido como Maimónides- a la Mishná (el cuerpo exegético de Leyes judaicas), que la décima novilla sería preparada por el Mesías. Otras nueve -no tan puras ni tan rojizas como la novilla que aparece en un video actual- ya habrían sido sacrificadas a lo largo de dos milenios. Algo así como si éstas preparasen el pasto para la última, “la novilla del arrebatamiento”.

O sea, luego, luego, el Salvador estaría llegando a este orbe para preparar el asado del apocalipsis. Aunque por los cálculos de algunos entendidos, eso debe demorar unos tres años, no porque retarde la madera en arder, sino porque el bicharraco necesita primero convertirse en una vaca de verdad. Lo que por supuesto es tiempo más que suficiente para que los incautos y los vegetarianos se arrepientan de sus maldades y pecados.

No olvidemos que para los cristianos, Jesús, que nunca cargó con el peso de la transgresión en sus hombros, desde su más tierna edad hasta el último suspiro en este valle de lágrimas, vivió para obedecer a su Padre y salvar la humanidad. En otras palabras: Él tendría cumplido la promesa de la novilla rojiza de los judíos… Aunque todos sabemos cómo éste salió bonito en la foto.

En todo caso, se sabe que los judíos no están ni ahí para Jesús Cristo; además, el Mesías de los cristianos vino a este mundo en la piel de cordero. El problema radica en que algunos obispos sefardíes hebreos resolvieron mezclar cordero con becerra. En la blasfemia de esos obispos, el cordero que ya fue sacrificado volvería para preparar una novilla, que es su equivalente en pureza y redención.

Evidente que la situación es completamente bizarra para aquellos que no acreditan ni en sacrificio ni en redención… ¿No sería más fácil, como bien dijo mi vecino -quien me alertó para el nacimiento de esta novilla- Jesús se materializar en la Casa Blanca y anunciar desde allí el Apocalipsis?

Indiscutiblemente, sin tremerme la lengua, le respondí que Bush hijo ya lo hizo al invadir Irak, y todos sabemos en que terminó ese cataclismo. ¡Paranoia poca es bobada! Y hasta se me ocurre, al enterarme de los últimos acaecimientos en aquellas inhóspitas arenas, que es posible que hoy día los americanos ya estén sintiendo nostalgia, y con razón, del barbudo de Sadam Hussein.

A propósito, ¿alguien ya escuchó hablar de Isis? Pues le diré que no me refiero a dama alguna en específico, sino más bien a ese grupo yihadista que anunció la creación de un califato que se extiende desde el norte de Siria hasta el este de Irak. Por tanto, sólo agregaré que para estos esperpentos, el propio Sadam Hussein y Bin Laden no pasaban de simples traficantes de mariolas… O chupetines.

¿Puede el leyente imaginar por un instante lo qué ocurriría si Jesús apareciese de repente en los estudios televisivos de la CNN y les dijese: miren, voy a encerrar este noticiero, porque los medios golpistas son responsables directos por el fracaso de la civilización judaico-cristiana? Lo que bien puede ejemplificarse si es que Él interrumpe la trasmisión de la novela “Avenida Brasil” para realizar un comunicado similar que estorbase el desarrollo de los capítulos finales del novelón… ¡Ni pensar!

Sin embargo, pienso que por el momento no hay con qué preocuparse, mi carismático leyente, pues en verdad, lo que Él nos manda como señal, no es más que una novilla rojiza. Mismo que mi vecino afirme que cuando se trata de comunicación: Dios es old school pacas… ¡Una novilla rojiza!

Pensando bien, considero que eso es verosímil, tanto porque cristianos, judíos o musulmanes lo hicieron por merecer: “El mundo se encamina para acabar en un regio mugido”… ¡Múúúú!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: