De Piedra en Piedra Llegamos a Marte


Hace muy pocas semanas el pétreo monumento “Stonehenge”, bastante atractivo por sí y situado cerca de la ciudad de Amesbury, en el condado de Wiltshire, Inglaterra, a unos quince kilómetros al norte de Salisbury (para una mejor localización recomiendo que consulte su agente de viajes), tuvo un nuevo momento de gloria después de la descubierta de su primo hermano monolítico: el “Super-henge”.

A bien verdad, allí está, piedra sobre piedra, una de las primeras manifestaciones del ser humano con espíritu de esclavo; un lugar ceñido de historia y hasta de aspectos místicos por así decir. Se comenta que la finalidad que tuvo la construcción de este gran mausoleo es ignorada, pero se supone que se utilizaba como templo religioso, monumento funerario u observatorio astronómico que servía para predecir las estaciones. En el solsticio de verano, el Sol salía justo atravesando el eje de la construcción, lo que hace suponer que los afanosos constructores tenían conocimientos de astronomía. Estudios han mostrado que el mismo día, el Sol se ocultaba atravesando el eje del Woodhenge, donde ya se han encontrado multitud de huesos de animales y objetos que evidencian que se celebraban grandes fiestas, probablemente al anochecer… Que nada más era que para aprovechar la orgia madrugada adentro.

En todo caso es de pensar: ¿Y si ese monumento fuese “algo más”?

Esta pétrea duda surge ahora, porque en una de las tantas fotos que fueron tomadas por la Nasa del planeta Marte, abrió recientemente una discusión bastante profunda sobre el pedregoso monumento. En verdad, una serie de piedras organizadas prolijamente que fueron fotografiadas de cima en el “Planeta Rojo”, fueron suficientes para que muchos escatológicos afirmasen que se ha encontrado el “Stonehenge marciano”.

Sin embargo, la gran diferencia de las piedras del Reino Unido con las que aparecen en las fotos recientes que la Nasa ha divulgado de Marte, es la fecha en la cual ella fue obtenida. En todo caso, especialistas acreditan que se trata de una imagen antigua, obtenida aun en la década de 1970, cuando se desenvolvieron los primeros contactos con el planeta.

El propio Scott Waring, periodista del “UFO Sightings Daily” explica: “Acreditamos que descubrir esa imagen fue algo bastante relevante que lógicamente ira generar mucha discusión y gresca científica. Eso, porque el tal monumento está compuesto por dos círculos de piedras y un cuadrado en el centro, bien parecido con la disposición de Stonehenge”.

Ergo, durante los últimos meses, las imágenes de la Nasa han logrado con que muchos teóricos soltasen al viento -como si fuesen “pedos” hipotéticos- diversas afirmaciones sobre Marte. Las suposiciones van desde la presencia de espíritus a la presencia de vida en el planeta, y hasta acreditan mismo que una mujer fue ‘identificada’ en las imágenes. La agencia espacial, no en tanto, no ha divulgado opinión alguna sobre la presencia de esa ‘Stonehenge’… Mucho menos de la acólita mujer.

Esos mismos hipotéticos de siempre, acreditan que, sí confirmada la presencia de algo así en Marte, bien podría afirmarse que Stonehenge, además de un monumento, pueda ser una manera de demonstrar que vidas extraterrestres ya estuvieron de paso por aquí… No necesariamente por la madrugada.

Juzgo que estos tipos de pensamientos, sin la necesidad de acudir a inverosímiles teorías de tal calaña, sin embargo, sólo sirven para dar mucho paño a la elaboración de considerables teorías conspiratorias al mejor estilo de las desarrolladas por los “Illuminati”, ese grupo de gentes que antiguamente realizaban sus planos de infiltración en diferentes gobiernos, particularmente a partir de revoluciones, y en otras organizaciones internacionales y sociedades secretas, incluyendo la Masonería… ¡Quien dudar es chiflado!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Pensamiento Mágico o Apocalipsis Bíblico


Vamos por partes… Es famoso el cuento popular del investigador que se preciaba de lograr que una araña caminara bajo sus órdenes, y que al cortarle las patas y comprobar que no podía hacerlo, concluía que sin estas, la araña se volvía sorda. Esto nada más es que un buen ejemplo de pensamiento mágico de muchos, y de todo aquel que desdeña la lógica y opta por simplificar o tergiversar la verdad, forzando la racionalidad para que se adapte a falsos preconceptos.

En todo caso, el pensamiento mágico puede tener su expresión más típica en las supersticiones y creencias religiosas, que buscan explicar los arcanos misterios del hombre y la naturaleza. El cortocircuito entre sus argumentos y la racionalidad que provee la ciencia, se ha justificado tradicionalmente en un valor no demostrable, pero existente: el de la fe.

Cuando llevamos estas reflexiones al pedestre mundo de la gestión pública, entonces podemos apreciar cuánta influencia ejerce la fe ideológica y partidaria sobre la realidad. Pero ese no es exactamente el caso aquí en cuestión, ya que en realidad, lo que pretendía decir, es que cada vez que uno de esos “teóricos del caos” o de pensamiento mágico se manifiesta, alguien en la Nasa se rasca inmediatamente la cabeza.

Es más, esta semana la agencia espacial norteamericana necesitó volver nuevamente al público para negar que el mundo acabe en breve -mismo que la guerra en Siria e Irak continúe-, descartando así todas las teorías del apocalipsis más reciente.

La más nueva de ellas, por ejemplo, no es compuesta por apenas un sólo evento caótico, y sí por dos. O en verdad, la suma de dos de ellos ya famosos. El primero es el famoso “asteroide de Dios”, en cuanto el segundo es la “Luna de Sangre”.

Mismo que la Nasa ya tenga desmentido anteriormente que el fatídico asteroide primeramente nombrado entraría en colisión con la Tierra al final de setiembre, los teóricos apocalípticos no se dieron por satisfechos. Ahora encontraron en la Luna de Sangre el motivo para desconfiar que la agencia les estuviera mintiendo. Pero pronto veremos que no es así como ellos suponen.

“Lo que podemos decir, es que la Nasa sabe que actualmente no hay ningún asteroide o comenta en rota de colisión con la Terra. En verdad, lo que de mejor podemos hablar para dejar las personas más calmas, es que ningún objeto gigante irá colidir con a Tierra durante los próximos cientos de años”, afirmó un portavoz de la Nasa.

El “asteroide de Dios” volvió a hacer parte de los noticieros por cuenta de los pastores -con un estólido rebaño de mentes huecas- John Hagee e Mark Blitz. Según ellos, los cuatro eclipses lunares consecutivos que comenzaron en abril de 2014 y terminaron hace poco con la Luna de Sangre, tendrían sido descriptos en la Biblia como el inicio del apocalipsis… Lo que de acuerdo con los recientes acontecimientos, puede que restricto al Medio Oriente y la región de los Balcanes.

En realidad, los especialistas explican que lo ocurrido es bastante diferente de esa teoría de caos que ellos pregonan. Según estos expertos, la Luna de Sangre no pasa de un fenómeno raro -aunque no tanto- en el cual la luz del sol es reflejada por la atmosfera de la tierra y llega a la luna de manera cómo nuestros ojos, a vista denuda, ven el satélite, o sea, bañado por un color rojo, que nada más es que el color de la luz solar.

Simples así y sin que se nos venga el fin del mundo, mismo que uno lea la alarmante noticia sobre la penuria económica en que nos encontramos sumergidos, al punto que algunos establecimientos ya llegaron a abrir crédito para comprar bacalao en cuotas. Eso sí que es horripilante, ya que ni en Biafra debió ocurrir algo similar. Imagine: abrir crédito para comprar el tal pescadito, para luego de comerlo rumiar chocolate… ¡Caótico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Tranquilo que el Techo no Cae


-¡Buenos días, mi amigo!… ¿Cómo anda hoy?

-¿Yo?, bien. Con las piernas, como siempre. Ahora, cuanto a usted, doctor, demuestra un aspecto de satisfacción y alegría en el semblante… ¿Por acaso hoy es su cumpleaños?

-No sea belinún, mi amigo. Estoy contento porque se me antoja, nada más.

-Bien me parecía, aunque no vislumbre a que se debe toda esa agresividad verbal y ese júbilo aparente de su parte… ¿Ganó a la lotería, por acaso?

-Si insiste tanto en saber, estoy feliz porque el mundo ya puede respirar aliviado…

-¿No me diga que encontraron una solución para el “efecto estufa”?

-Usted siempre soñando, ¿no?… Lo digo por la manera que hace las preguntas.

-Como quiere que sonsaque las cosas, doctor, si usted sólo habla por metáforas.

-No son metáforas ni parábolas, mi amigo. Para que se tranquilice, sepa que el asteroide gigante ya no se chocará con a Tierra y destruirá gran parte de las Américas.

-¡A la pucha!, no sabía que estábamos en peligro… ¿Cuándo acontecerá?

-No digo que nunca, pero por ahora eso ya está descartado. La Nasa se ha explicado después que una serie de boatos al respecto fueron divulgados por internet.

-Usted bien sabe que yo no tengo acceso a internet, doctor, por tanto, no sé lo que se pasa… ¿Podría contármelo?

-Mire que anda atrasado con la tecnología, mi amigo. Si entrase en internet, sabría que Blogs y sitios de noticia andaban informando que un gran asteroide atingiría la Tierra entre mediados y el fin de mes de setiembre cerca de Puerto Rico, lo que provocaría una gran destrucción en toda la región.

-Yo no tengo internet, doctor, porque lo tengo a usted, que siempre viene con esos chismes puntuales. En todo caso, nos quedan pocos días de vida…

-Cómo usted es lento de entendimiento, mi amigo. Ya le dije que esos comadreos han sido descartados, ya que esa teoría no tiene ningún embasamiento, según lo ha informado el “Laboratorio de Propulsión a Jato de la Nasa” en un comunicado emitido esta semana, con la intención acabar de vez con estas previsiones catastróficas.

-Nunca se sabe… Eso es igual que la previsión del tiempo.

-Sepa que no, pues conforme lo ha declarado el gerente del proyecto de “Objetos Próximos de la Tierra” del referido laboratorio, Paul Chodas, “no hay ninguna base científica, ninguna evidencia de que un asteroide u otro objeto celeste irá atingir la Tierra por estas fechas”.

-Por esas no, pero en otras próximas quizás sí. ¡Quien duda es un ingenuo!

-¡No sea infantil, hombre! Cómo usted puede ser tan cándido y desconfiado, si el personal del laboratorio ha explicado que todos los asteroides peligrosos conocidos tienen menos de 0,01% de chance de impactar la Tierra en los próximos 100 años.

-¡Ah! Quiere decir que chances hay… ¿Vio? ¿Vio?

-¡Mama mía! Dele con sus recelos. Eso no ocurrirá, pues de acorde con la declaración de Chodas, “si existiese algún objeto grande lo suficiente para hacer ese tipo de destrucción en setiembre, ellos ya lo tendrían detectado y visto alguna cosa”.

-Yo soy como Santo Tomé… ¡Hay que ver para creer!

-No repita imbecilidades, hombre. Sin duda Chodas tiene razón, cuando informó que los “teóricos del juicio final”, como usted, ya han realizados previsiones semejantes en el pasado, incluyendo la alegación del calendario maya en 2012, que no eran apoyadas por la ciencia y se mostraron falsas. Por tanto, una vez más, no existe ninguna evidencia de que un asteroide o cualquier otro objeto sideral esté en una trayectoria que impactará la Terra.

-Sabe, doctor… Usted ya me tiene arto con sus pretextos. Me voy antes que se nos caiga el techo… Chau, fui.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: