La Vuelta al Mundo con Poca Plata


El leyente no necesariamente tiene que ser un pan duro o un bichicome, pero si está a fin de viajar a Nueva York y los hoteles le resultan caros, sepa que ahora puede disponer del alquiler de autos estacionados; una opción novedosa y barata, no obstante éstos no tengan electricidad, agua corriente ni baño. Siendo así, si anda corto de moneda y está dispuesto a arreglárselas sin tales servicios, ahora ya tiene la opción de alquilar una camioneta estacionada en el barrio neoyorquino de Queens.

En todo caso, aclaro que para el confort de todo peregrino de escasos recursos, el alojamiento incluye una cama de verdad y vista panorámica de Manhattan por tan sólo U$ 22 por noche, con la garantía de poder hacer la reserva a través del sitio “Airbnb”.

Por ejemplo, Rapha Schaele, un estudiante de 23 años, de Friburgo, Alemania, dijo en declaración a “The Associated Press”, que: “si quieres una aventura en Nueva York, esta es formidable. Gran ubicación y gran vista”. Recientemente, Rapha se quedó cuatro días en la camioneta junto a dos amigos.

Claro que los vehículos estacionados: sólo tres camionetas, un taxi amarillo adaptado y motorhomes, constituyen una pequeña fracción de los miles de alojamientos privados que Airbnb -mercado comunitario de alojamiento- ofrece en la ciudad de Nueva York.

Como sea, ellos son una buena opción para aquellos visitantes con espíritu aventurero y muy poco presupuesto que necesitan de un lugar para descansar por la noche por mucho menos de los 200 dólares de diaria que cobran la mayoría de los hoteles.

“El costo es perfecto”, opinó Clemens Spath, de 24 años, uno de los tres alemanes que se quedaron en la camioneta de siete metros cuadrados estacionada junto al río. Empero, admitió que no todo resultó bien: “el ventilador de pilas no fue suficiente para refrescarlos una noche sofocante y los mosquitos entraron por la ventana abierta”.

Como dato adicional, todos los vehículos estacionados en la ciudad de Nueva York listados en “Airbnb” provienen de un solo administrador: Jonathan Powley, un comediante de 35 años de edad y ex conserje de hotel que alquila sus vehículos desde hace seis meses y que hace lo mejor para anticiparse a toda pregunta que surge, como:

¿Es legal? La policía dice que mientras un vehículo esté estacionado legalmente, no hay ningún problema con dormir dentro.

¿Es seguro? Hasta el momento no han existido problemas con quienes se quedan en los vehículos de Powley, todos estacionados en Long Island City, un barrio aburguesado de la zona de Queens, donde hay antiguos almacenes industriales junto a torres de condominios recién construidas.

Caprichoso, todos los días Powley limpia las habitaciones de cuatro ruedas, cambia las sábanas y deja flores frescas para los clientes nuevos. A más, ha hecho arreglos con varias cafeterías del barrio para que sus huéspedes reciban bocadillos gratis y puedan utilizar los baños. También ofrece instrucciones para ingresar a una piscina pública cercana, donde es posible ducharse, algo que él mismo promueve.

El propio Powley cuida de los detalles especiales: para una pareja que celebró su 40 aniversario en una de sus camionetas, usó pétalos de rosas para dibujar un corazón en la cama; y hace apenas unos días, una pareja que vive en Brooklyn pagó 39 dólares por una noche en un taxi minivan, con ropa de cama amarilla y negra, toallas amarillas y bananas frescas. Otra pareja de Atlanta que estaba por mudarse y sólo necesitaba un lugar para dormir por una noche, alquiló una de sus camionetas, y su labrador negro parecía feliz acurrucado en el piso del vehículo mientras ellos gozaban -al pie de la letra- de las vista del edificio de “Naciones Unidas” y el “Empire State”.

Puede parecer insólito, pero este tipo de ofertas están ganando terreno en otras ciudades del mundo. Junto a la Costa da Prata, en Portugal, un camión modificado, con estufa de leña y una mesa de picnic al aire libre, se renta por alrededor de 70 dólares por día. En Londres, una furgoneta VW con dos camas y una cocina pero sin baño, se renta por unos 200 dólares… Aquí, cerquita de casa, hay un auto viejo que presta el mismo servicio, sólo que un paniaguado ya lo ocupa hace como dos años.

Fuera este detalle, pese a que sus camionetas en Nueva York están reservadas constantemente, Powley dice que por el momento apenas está en el punto de equilibrio entre ingresos y costos, y que aunque espera hacer algo de ganancias al final, no se dedica a esto por el dinero: “Me encanta conocer a viajeros de todo el mundo”, dice, agregando: “Recibí a un pintor español que se había alojado en un hotel en Times Square y que me dijo que le gustaba más mi camioneta”.

Fuera esta declaración peninsular proveniente de Galicia, ya saltada la insomne madrugada, cualquiera puede observar que lo que aquí fue registrado por último no es más que pequeños instantáneos de la verdad Ibérica que han brotado después que la gloria del gran Gaudí edificara alucinadas obras en Barcelona… ¡Ortopédico asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Y Usted… ¿De qué lado está?


¿Quién tiene razón? ¿Por qué el asesinato de 17 franceses recibe más atención que el asesinato de 2000 nigerianos? A bien verdad, los medios occidentales no han dado la mínima para la tragedia de Nigeria donde la estimativa es de que por lo menos 2000 personas fueron víctimas, según las Naciones Unidas y algunas autoridades locales, de una masacre provocada por el “Boko Haram”… Durante la semana pasada, la primera página del “New York Times” traía dos artículos sobre la tragedia en Paris, el “Washington Post” también publicó una materia sobre lo acontecido y el “USAToday” dedicó la mayor parte de su primera página a Francia, por el cuarto día consecutivo. No tengo datos, pero imagino que noticias en la TV abierta o en canales de noticias exclusivos, con certeza siguieron el mismo patrón de cobertura mediática.

Uno puede concluir, como muchos ya lo hicieron en las plataformas sociales, que eso se debe al prejuicio racial inherente en los medios occidentales. O se puede adoptar una postura más blanda y decir que la falta de cobertura no es intencional, principalmente por el hecho de los reporteros más próximos estar muy distante del lugar de la masacre. O también se puede argumentar que las informaciones oficiales -que dicen que apenas 150 fueron muertos- vinieron del gobierno nigeriano, que ya fue acusado varias veces de subestimar el número total de víctimas con el intuito de minimizar la verdadera amenaza del “Boko Haram”.

No en tanto, la revuelta con los medios occidentales por su falta de cobertura de la exterminio de Baga erra el albo por las siguientes razones: 1) La cobertura de los medios no impedirá la campaña sangrienta del Boko Haram. 2) Aumentar la concientización sobre la situación no generará en el gobierno de Nigeria fuerza de voluntad para luchar contra el Boko Haram. 3) La elite política de Nigeria no valoriza la vida de sus compatriotas (confiera estos ítems en el movimiento #BringBackOurGirls).

Es difícil entender por qué inúmeras horas de discusiones, análisis y primeras páginas son dedicadas a la muerte de 17 personas, en cuanto parece haber total silencio y falta de respeto por las 2000 personas en Baga que fueron cazadas, baleadas, acuchilladas, quemadas vivas y ahogadas, en su mayoría niños, mujeres y viejos que no consiguieron correr y huir de sus verdugos. Muchos se han enfadado no sólo con la brutalidad y barbarie que aconteció en el norte de Nigeria, sino que también con la enorme disparidad entre los números de la tragedia en Paris y la masacre en Baga.

Es que 2000 personas asesinadas, atacadas, exterminadas, realmente son números de enloquecer a cualquiera. Pero seamos sinceros. Si la cuestión es el número de cuerpos, entonces ¿dónde está nuestra revuelta colectiva y las primeras páginas sobre el conflicto en Siria y las por lo menos 200.000 vidas tomadas en esa interminable guerra civil? Es que en este mundo tan destruido y sin aliento en que vivimos, no solamente acabamos nos ensuciando con el producto de alcantarilla de las “Olimpíadas de la Tragedia Global” cuando nos entregamos a la discusión sobre la cobertura mediática y las increíbles disparidades de las estadísticas. Eso no nos lleva a nada.

Esa revuelta contra los medios occidentales es absurdamente simplista e inútil, pues ella desvía nuestra atención de la elite política de Nigeria, que está con la barriga llena de tanto robar, que es cómplice de la masacre y no da la mínima para la muerte de las víctimas.

En todo caso, sepa que mientras usted tuitando toda su indignación sobre la falta de cobertura de la matanza en Nigeria, el presidente nigeriano Goodluck Jonathan, comprobadamente un imbécil inútil pero muy útil para ciertas potencias mundiales, no pronunció una única palabra que fuese sobre lo ocurrido y está súper ocupado postando fotos de sus fiestitas particulares en Facebook.

Cuanto a nuestra ira por la falta de divulgación de la masacre en Baga y la primera página de la CNN se cocina en fuego blando, este gobernante imbécil e inútil envió un mensaje de condolencias a Francia, llamando el ataque al semanario Charlie Hebdo de un acto cobarde. Y así se junta a otros miembros de su gabinete y a otros representantes de la elite política de África que permanecieron en silencio sobre la masacre en Baga pero que enviaron mensajes similares de solidaridad a Francia. No olvidemos que seis jefes de estado africanos estuvieron presentes en Paris para demonstrar su solidaridad a Francia.

Además, los principales periódicos de la región, desde el “Al Ahram” de Egipto al “Vanguard” de Nigeria y el “East African” de Kenia, parece que también no quisieron envolverse mucho en esa tragedia Africana. Quizás no querían que la elite Africana recibiese el mensaje con la hashtag #BlackLivesMatter, o algo que en su traducción significa (#LasVidasDelosNegrosSonImportantes).

Y en un país donde la tragedia al estilo de Charlie Hebdo acontece todo día, un país que vive en un estado constante de trauma, una nación paralizada por grandes y pequeñas tragedias, no vemos imágenes de movilización de las masas, condenaciones o grandes demonstraciones de solidaridad. ¿Por qué?

Porque ese pueblo está cansado. Porque ellos entienden muy bien que todos aquellos que tienen la responsabilidad de protegerlos y servirlos no respetan para nada la humanidad. Consecuentemente, direccionar nuestra indignación a los medios occidentales y no al “Aso Rock” (el Complejo Presidencial de Nigeria) y a todos aquellos en la capital Abuja que continuamente degradan y denigren las vidas de los nigerianos, sería una es liviandad y sólo prestaría un enorme deservicio a las víctimas en Baga.

Pues a no ser que exista un direccionamiento colectivo, incesante y continuo de nuestra ira y demanda de justica hacia Abuja, basando nuestros análisis y críticas contra el gobierno de Nigeria que ha permitido el avanzo de este flagelo, las matanzas y las masacres continuarán impunes y los informes contendrán siempre números camuflados… ¡Ignominioso!

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Estos Chicos Están Paranoicos


Como era de esperar, acabó sucediendo lo que ya era previsible: el escándalo del espionaje electrónico por parte de los Estados Unidos se ha ido diluyendo hasta quedar en una tímida protesta. Su protagonista ni siquiera prometió enmendarse, pero sugirió, evitando excesos, limitarse a sólo recabar datos para la defensa de su país; dejando en claro que será él quien determine los límites de sus potestades.

Ni siquiera mostró entusiasmo por suscribir un tratado multilateral sobre el tema. En síntesis, el caro leyente ya imagina que nada cambiará demasiado y la marcha de la humanidad seguirá su incierto camino, mientras el premio Nobel de la Paz, el hombre cuyo ingreso a la primera magistratura auguraba renovación y cristalinidad, seguirá desde su comando terráqueo fisgoneando a quien le parezca, sea amigo o enemigo. Nada de lo cual se asemeja, ni por asomo, a la democracia cosmopolita añorada por Kant, o siquiera a una decente organización como pudieron haber sido las Naciones Unidas.

Pero por favor le ruego, no infiera el cándido lector que esta situación es producto de la maldad del actual presidente norteamericano, un hombre probablemente débil, que se siente apresado por mecanismos que no tiene posibilidad de desarmar. Tampoco obviamente de su pueblo, en general crédulo y amable, confiado en Dios y concernido por los cincuenta kilómetros de radio que circunvala a cada uno de sus integrantes.

Más bien, le diría que todo es consecuencia de una conjunción y suma de factores históricos de diferente naturaleza, algunos sistémicos, otros azarosos, que de alguna manera llevaron a que la civilización terminara como luce actualmente. Con un país científica, militar y tecnológicamente a la cabeza (tanto, que es más poderoso que todos los restantes unidos), se nota un pelotón tímido y mediatizado que lo sigue con dificultades sin lograr nunca alcanzarlo, y más atrás todavía, otro grupo exhausto y multivariado que mientras marcha recoge lo que puede, le queda o le dan.

Por último, y ya a una cierta distancia, en la bruma y receloso, avanza un cuarto agregado, cejijunto, frustrado, guiado por un Dios iracundo, que cuando puede, -lo que por suerte ocurre pocas veces-, tira piedras a todos los restantes. Normalmente con hondas, a veces hasta con misiles.

Para peor y salvo las medidas reacciones chinas, exclusivamente económicas y muy a largo plazo, las diferencias de poderío tienden a agravarse. Pese a las crisis. Ya no son únicamente los Estados que lo integran, pues ahora se distinguen por su poder las propias sociedades y sus instituciones y empresas. No podemos olvidarnos que Google, Facebook, Microsoft, Apple, son norteamericanas o controladas por ellos y todas firmantes del “Patriot Act” del excéntrico apocalíptico George Bush.

Sus servidores, diseminados por todo el mundo, están a la orden de la Agencia de Seguridad Nacional de los EE.UU. Claro que lo mismo ocurre con los otros complejos del ensamble militar industrial. Como consecuencia la dominación es ubicua, está en los poros de la sociedad, incluso aquí, en esta modesta nota que será enviada por sus redes en nuestro irrelevante país.

En realidad, lo preocupante es que el superespía está amilanado y asustado, pues el 2001 no le fue indiferente, cuando lo agredieron en su cerno, lo que mostró que cualquier proyectil puede herirlo y que la dominación tecnológica no resulta suficiente frente a las dimensiones aniquiladoras de la propia tecnología.

La razón instrumental, diría el sociólogo alemán Theodor Adorno o hasta Max Horkheimer, -pensador afín con quien comenzó una larga y fructuosa colaboración-, al fin ganó la batalla. Por eso nada permite que seamos optimistas ni pensar en un futuro igualitario de un auténtico diálogo internacional. El mundo está por primera vez hegemonizado por una potencia en situación paranoica… Y así continuará en lo previsible.

(*) Para su comodidad, existen otras lecturas amenas a su disposición en mis libros. Viste el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Hemos Destrozado Nuestro Planeta


Por si el amigo leyente no se ha enterado, sepa que pocos días atrás se reunió en Estocolmo el “Grupo de Trabajo I” del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático. De por sí, este título parece no decir mucho, pero el propósito de la reunión fue aprobar el resumen destinado a los responsables de políticas, del informe completo que fue realizado sobre los aspectos científicos del cambio climático.

El proyecto forma parte del proceso de elaboración del quinto informe de evaluación sobre el cambio del clima global; y las conclusiones del estudio del Grupo I son tan importantes, que el Secretario General de las Naciones Unidas ha decidido convocar a los líderes mundiales para el año próximo, a participar de una cumbre para tratar específicamente sobre el cambio climático.

Así pues, ya que el Panel sobre el Cambio Climático es un organismo internacional de carácter científico y asesor, establecido en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, su misión es elaborar, con una sólida base científica, evaluaciones periódicas de los cambios del clima, sus impactos, los riesgos futuros y las opciones que existen para adaptarse a esos cambios o mitigarlos. Asimismo, los estudios del Panel sirven de fundamento para las negociaciones entre los gobiernos que se realizan adentro de la estructura de la “Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático”. Este tratado multilateral fue suscrito en 1992.

En su preámbulo, el tratado señala la preocupación porque “las actividades humanas han ido aumentando sustancialmente las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, y porqué ese aumento intensifica el efecto invernadero natural, lo cual dará como resultado, en promedio, un calentamiento adicional de la superficie y la atmósfera de la Tierra y puede afectar adversamente a los ecosistemas naturales y a la humanidad”… En todo caso, ya han pasado dos décadas y, a decir verdad, los gobiernos no han avanzado mucho desde esas y otras declaraciones de buenas intenciones.

Como aclaración adicional, el Panel funciona con tres Grupos de Trabajo: el Grupo I, sobre aspectos científicos del sistema del clima global y de sus cambio; el Grupo II, sobre la vulnerabilidad al cambio climático de los sistemas naturales y socio-económicos; y, el Grupo III, sobre las opciones para mitigar el cambio climático. No en tanto, es el Grupo I, el que tiene la misión de diagnosticar el problema básico y es el que suministra los datos básicos para los otros dos.

Por consiguiente, el resumen aprobado la semana pasada sostiene, entre otras cosas, que “el calentamiento del sistema climático es indudable”; donde muchos de los cambios observados desde 1950 no tienen precedentes en períodos prolongados, desde décadas hasta milenios; lo que ha aumentado la temperatura de la atmósfera y de los océanos; ha hecho disminuir la cantidad de nieve y de hielo, incluyendo la capa de hielo polar; constatándose que el nivel del mar ha subido a una tasa superior a la de los últimos dos milenios; y se ha comprobado que ha aumentado las concentraciones de gases de invernadero (especialmente del CO2, producto de la combustión de combustibles fósiles) en la atmósfera.

Otras de las conclusiones funestas a la que llegaron, es que las proyecciones indican que para fines de este siglo, las temperaturas globales excederán considerablemente las que predominaron en el período 1850-1900, lo que supone el riesgo de que el clima global pase el umbral que conduce a cambios profundos en el clima de nuestro planeta.

Al leer las entrelíneas, lo que todo esto nos recuerda, por así decir, es sobre el viejo juego infantil de “juguemos en el bosque mientras el lobo no está”…

Pues bien, juzgo que por lo visto, hasta ahora hemos actuado con tanta imprudencia, que todo lleva a creer que el lobo finalmente llegó… ¡Así que, aguantémonos el chaparrón!

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: