La Primavera Árabe Llega a las Partes Pudendas


Puede sonar un poco extraño, pero todo se inició porque un grupo de mujeres egipcias resolvió unirse contra la mutilación genital femenina para intentar sensibilizar a los demás de su país sobre una costumbre nociva que continúa a ser practicada a espaldas de las autoridades y que muchos justifican como siendo un deber religioso.

Por tanto, una campaña lanzada por varias organizaciones egipcias para marcar la celebración del “Día Internacional de Tolerancia Cero Contra a Mutilación Genital Femenina” -también llamada de ablación-, tiene como meta principal erradicar de una vez por todas el tipo de drama como el vivido por la joven Wafae Abdel-Rahman.

En entrevista a la “Agencia Efe”, Wafae comentó: “Yo no quiero que mis hijas pasen por lo que yo sufrí. Eso, si es que algún día llego a tener hijos, porque tengo miedo de mantener relaciones sexuales con el hombre con el cual me case… Creo que no conseguiré cumplir mi papel de esposa junto a él” -mencionó.

Wafae, hoy una mujer de 26 años, tuvo que pasar, por las manos de un pariente médico, por la extirpación de los genitales externos cuando aún era una adolescente de 14 años, y eso, porque su madre los consideró “muy grandes”.

A pesar de vivir con miedo de lo que sentirá cuando se vea “desnuda delante de un hombre”, como ella misma explicó, relató con firmeza todo el proceso que fue obligada a vivir: “Recuerdo como mi padre decía para mi madre que no era necesario practicar la ablación, que yo aún era pequeña y no era necesario, pero ella lo mandó que se callara y se dirigió al médico y le ordenó sin remordimientos: ¡Corte!”, llegó a relatar Wafae, que confesó odiar su cuerpo que, según ella, quedó destrozado desde aquel día.

En el “Centro Canal para Estudios de Formación y Pesquisa”, responsable, junto con otras asociaciones civiles egipcias por esta campaña, se considera inconcebible que Egipto sea uno de los países con mayor número de mutilaciones genitales del mundo.

“Queremos que las mujeres hablen y nos cuenten sus historias. Tenemos docenas de chicas que cuentan su experiencia por diferentes ciudades del país, porque es preciso dejar claro que no hay ningún texto religioso que defienda la mutilación genital femenina”, llegó a advertir Omnia Arki, el porta voz de la ONG.

Por su parte, la “Organización Mundial de Salud” (OMS), declaró el día 6 de febrero como siendo el “Día Mundial de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina”, por considerar esa práctica “nociva y una clara violación de los derechos básicos de las adolescentes y de las mujeres”.

En Egipto ya hay leyes que penalizan la ablación, pero “eso no será útil hasta que se consiga sensibilizar las personas que viven arraigadas a esas creencias”, explicó Tareq Anis, presidente da “Sociedad Pan-Árabe de Medicina Sexual” y profesor de sexología en la “Universidad del Cairo”.

En junio de 2008, como consecuencia de la muerte de una adolescente que sufrió complicaciones después de ser sometida a la mutilación genital, la práctica pasó a ser considerada un crimen previsto en el Código Penal egipcio, con penas de prisión de tres meses a dos años de reclusión, y multas de hasta US$ 800.

“Pasé tres días con las piernas abiertas, sin conseguir moverme, y aun hoy recuerdo perfectamente cómo fue ese momento… Me afectó sexual, emocional, social y personalmente, y, principalmente mi relación con otros”, explicó Wafae.

Los datos actuales indican que esta práctica comienza a disminuir entre adolescentes y mujeres de la nueva generación, pero los especialistas se quejan que el número continúa siendo muy alto y piden que se sensibilice a la población sobre esta práctica cultural y no religiosa, advierten.

“Aún hay gente que piensa que eso es algo religioso y no es así, es cuestión de cultura y de tradición. En Egipto es practicada por musulmanes y cristianos, en cuanto que en Arabia Saudita, Indonesia o Malasia, ciertamente nunca oyeron hablar sobre mutilación genital femenina”, explicó Anis. El sexólogo acrecentó que, hasta poco más de tres años, el número de mujeres que sufría la ablación llegaba a los 98% en Egipto, pero hoy, garante, ya se puede hablar en 80%.

Los especialistas están de acuerdo que la regulación de la práctica debe ser acompañada de educación sobre las graves consecuencias de la mutilación genital, la que reduce el deseo sexual de las mujeres y no tiene ninguna utilidad médica.

Los últimos datos oficiales, de 2008, comprueban que el 91,1% de las mujeres con edades entre 15 y 49 años sufrieron la amputación del clítoris, lo que deja a Egipto en cuarto lugar entre los 29 países que realizan habitualmente esta práctica.

Estos números apabullantes acompañan la denuncia de la joven Wafae, que aún tiene “miedo de las relaciones sexuales el día que las tenga”… “Llego a tener pesadillas porque no sé cómo comportarme, como ser con mi marido, y tengo miedo del fracaso en mi vida amorosa” -declaró en su entrevista.

Nada más decir que en medio de tanto maltrato, tanto canibalismo y tanta indiferencia por los sentimientos ajenos, vemos surgir a veces gestos, detalles, frases, guiños y códigos perdidos que nos recuerdan lo mejor de nuestra condición humana… ¡Ojalá que el esfuerzo redunde en resultados positivos y sensibilice a los retrógrados!

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: