Los Elfos


7- los elfos

Es suficiente con destapar un tarro para que surja de allí una leyenda. Hay muchas rodando en este mundo, pero una que proviene de la mitología nórdica contiene reseñas más tempranas preservadas de los elfos (*).

…No consta en el libro Génesis, pero dicen que pasados ya algunos años desde su compelida salida del Paraíso, cierto día Dios fue a visitar a Adán y Eva, quienes ya no le guardaban rencor ni pudor y lo recibieron calurosamente y le enseñaron la casa donde ellos ahora vivían. Luego a seguir, le mostraron a sus hijos, los cuales, de cara, a Dios le parecieron harto prometedores.

El Supremo preguntó entonces a Eva si no tenían más hijos, además de los que él había conocido, pero ella le contestó que no. Lo que no era verdad, pues resulta que a Eva no le había dado tiempo de asear a toda su prole y le daba vergüenza que Dios los viera, por lo que los escondió.

Ese extremo, no obstante, ya era conocido por Dios, a quien nada se le escapa, y, por tanto, le dijo: -“Que todo lo que se oculte a mí, también se oculte a los hombres”. Y fue así, que a partir de ese día todos los hijos escondidos y sin asear de Eva fueron invisibles a los ojos de la gente, y habitaron los montes y las lomas, las colinas y las rocas. Es de ellos que provienen los elfos, mientras que los humanos son los descendientes de aquellos que Eva presentó a Dios.

Los humanos nunca pueden ver los elfos, a menos que éstos así lo deseen. Sin embargo, ellos sí pueden ver los humanos y dejarse ver a su antojo. Por eso que quien los ha visto afirma que los elfos son humanoides de apariencia frágil y delicada, con orejas puntiagudas, piel pálida y ojos almendrados y poseedores de una personalidad traviesa.

Son seres de larga vida que viven cientos de años, o quizás sean hasta inmortales. Incluso se piensa que poseen poderes de vida. Y a pesar de ser menos corpulentos que los humanos, por término medio, tienen mayor agilidad y destreza en sus movimientos.

Así como muchos de los seres fantásticos, los elfos piensan que los humanos son una raza inferior, debido a su falta de inteligencia… Y visto lo que he visto, yo les creo.

(*) Adaptado del libro Cuentos Populares Islandeses

Anuncios

Sirve Para Limpiar el Polvo de las Mentes


“Lo que sobre todo hay que evitar son los déspotas de bolsillo”, fue una de las tantas frases expresadas de manera tan rotunda por Karl Popper, quien hizo de la libertad el motivo central de su pensamiento. No obstante, como el destacado filósofo falleció hace veinte años, no se puede pasar por alto esta fecha sin recordar una vez más su personalidad. Esencialmente, porque la filosofía popperiana enseñó a todos, no solamente a los intelectuales, que el hombre puede convertirse en el auténtico defensor de su individualidad. Y sobre ello bien decía el Nobel Octavio Paz, pues Popper pensaba que “cuando la unidad se transforma en uniformidad, la sociedad se petrifica”.

Las palabras que siguen pertenecen al Mario Vargas Llosa, en el libro “Encuentro con Karl Popper”, una obra que ayuda a entender la cultura de la libertad, sobre quien sigue siendo figura clave de la filosofía del siglo XX.

Pues bien, dice Vargas Llosa: “Lo que ha ocurrido, sobre todo en los últimos años, es decir, el desplome no solo de los regímenes totalitarios, sino el desplome de la utopía socialista, de la mitología revolucionaria y el extraordinario renacimiento de los valores democráticos y la cultura de la libertad en el mundo, y no solo en la Europa del Este y en la Unión Soviética, también en la región del mundo de la que yo vengo, en nuestra América Latina, ha dado a las tesis, las teorías políticas y sociales de Karl Popper sobre la libertad -también de otros pensadores, por supuesto- una extraordinaria legitimación; y ha desmentido y negado a quienes en los años cincuenta, en los años sesenta, incluso en los años setenta, ejercían la función de los “maîtres à pensée” en el campo ideológico y en el campo político”.

Nacido en Viena en 1902, Karl Popper se interesó, siendo estudiante de física, en la ciencia empírica. Lo que buscaba era saber si contenía conocimientos ciertos, y así las cuestiones epistemológicas concitaron su interés. Por esa época Viena bullía con las doctrinas de los positivistas, pero él se insurgió contra ellas.

Cuando se gestaba el nazismo, Popper decidió marcharse a Londres, y, tras una breve estancia, se instaló en la Universidad de Canterbury, de Nueva Zelanda, donde permaneció entre 1937 y 1945. Fue allí donde escribió “La sociedad abierta y sus enemigos”, una de sus obras fundamentales. Este es un libro donde la razón reemplaza a la irracionalidad y el individuo pasa a convertirse en protagonista de la historia, en tanto la libertad comienza a sustituir a la esclavitud. Es, por cierto, una de las obras de filosofía política esenciales de nuestro tiempo.

Enseñó en la “London School of Economics”, desde 1946 hasta 1969. Cuatro años antes, la Reina le había armado caballero. Luego, Sir Karl Popper continuó escribiendo y, entre otras obras esenciales, debemos mencionar “La miseria del historicismo”, “La responsabilidad de vivir”, “En busca de un mundo mejor”. En sus páginas hallamos la necesidad de la libre discusión, el choque de las culturas, la democracia como marco que permite la organización de los ciudadanos y la apuesta permanente a una sociedad abierta.

Con la caída del Muro de Berlín, en 1989, y la diversificación de los intereses filosóficos, Karl Popper se convirtió en un clásico contemporáneo, en un faro de los que aman la libertad. Su lucidez ha sido esencial para limpiar el polvo de las mentes y barrer los gemidos sobre el fin de la utopía… ¡Pruebe leerlo y verá!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: