¡Ah! Si Existiera el Celular


Es imperioso comedir los hechos, porque aparentemente nuestras tramas ya están perdiendo el brillo. Me refiero a las escritas, las vividas, e incluso las imaginadas, puesto que últimamente nos hemos convertido en héroes perezosos. Dicho así no sería nada del otro mundo, pero, sin ir más lejos, me impactó lo que ocurrió la otra noche cuando una abuela le contaba a su nieta un cuento infantil muy famoso, el de “Hansel y Gretel” de los hermanos Grimm.

Recordemos primero que en el momento más tenebroso de esa aventura, los niños descubren que unos pájaros se han comido las estratégicas bolitas de pan, un sistema muy simple que los hermanitos habían ideado para regresar a casa. Hansel y Gretel se confiesan solos en el bosque, perdidos, y comienza a anochecer… Sin embargo, la niña, que escuchaba atentamente la narración de su abuela, le dice, justo en ese punto del clímax narrativo: “No importa. Que lo llamen al papá por el celular”.

La abuela pensó entonces, por primera vez, que su nieta no tenía una noción de la vida ajena a la telefonía inalámbrica. Pero al mismo tiempo descubrió qué espantosa resultaría la literatura -toda ella, en general- si el teléfono móvil hubiera existido siempre, como creía su nieta de cuatro años.

En verdad, cuántos clásicos habrían perdido su nudo dramático, cuántas tramas hubieran muerto antes de nacer, y sobre todo qué fácil se habrían solucionado los intríngulis más célebres de las grandes historias de ficción.

Piense el lector, ahora mismo, en una historia clásica, en cualquiera que se le ocurra. Desde la Odisea hasta Pinocho, pasando por El viejo y el mar, Macbeth, o La familia de Pascual Duarte. No importa si el argumento es elevado o popular, no importa la época ni la geografía. Piense el lector, ahora mismo, en una historia clásica que conozca al dedillo, con introducción, con nudo y con desenlace.

¿Ya está pronto? ¡Muy bien! Ahora ponga entonces un celular en el bolsillo del protagonista, como los que existen hoy: con cobertura, con conexión a correo electrónico y chat, con saldo para enviar mensajes de texto y con la posibilidad de realizar llamadas internacionales cuatribanda.

¿Qué pasa con la historia elegida? ¿Funciona la trama como una seda, ahora que los personajes pueden llamarse desde cualquier sitio, ahora que tienen la opción de chatear, generar videoconferencias y enviarse mensajes de texto? ¿Verdad que no funciona un carajo?

Lo que sucede, es que esa pequeña niña abrió esa noche de la narrativa, a su abuela, sin darse cuenta, la puerta a una teoría espeluznante: “la telefonía inalámbrica va a hacer añicos cualquiera de las viejas historias que narremos, y las convertirá en anécdotas tecnológicas de calidad menor”.

Podemos imaginar que con un teléfono en las manos, por ejemplo, Penélope ya no necesitará esperar con incertidumbre a que el guerrero Ulises regrese del combate… Con un móvil en la canasta, Caperucita podría alertar a la abuela a tiempo y la llegada del leñador no es necesaria. Es más, con telefonito, el Coronel sí tiene quién le escriba algún mensaje, aunque fuese spam. Y el propio Tom Sawyer no se perdería en el río Mississippi, gracias al servicio de localización de personas de “Telefónica”… Mucho menos le acontecería al chanchito de la casa de madera, que podría avisar a su hermano que el lobo está yendo para allí.

Un enorme porcentaje de las historias escritas, o cantadas, o representadas en los veinte siglos que anteceden al actual, han tenido como principal fuente de conflicto la distancia, el desencuentro y la incomunicación. Por ende, estas han podido existir gracias a la ausencia de telefonía móvil.

Pienso que ninguna historia de amor, por ejemplo, habría sido trágica o complicada, si los amantes esquivos hubieran tenido un telefonito en el bolsillo o en la cartera. La historia romántica por excelencia de Romeo y Julieta, de Shakespeare, basa toda su tensión dramática final en una incomunicación fortuita: “la amante finge un suicidio, el enamorado la cree muerta y se mata, y entonces ella, al despertar, se suicida de verdad”. Con el celular a mano, todo ese grandísimo problemón dramático de los capítulos siguientes se habría evaporado. Las últimas cuarenta páginas no se hubieran escrito nunca, si en la Verona del siglo catorce hubiera existido la promoción “Banda ancha móvil” de Movistar.

Con la tecnología se habría desterrado por completo la soledad en olvidada Aracataca, y la bruja del clásico Blancanieves no necesitaría consultar todas las noches al espejo sobre “quién es la mujer más bella del mundo”, porque el coste por llamada del oráculo sería de 1,90.

Pienso también que todo ese maravilloso cine romántico en el que, al final, el muchacho corre como loco por la ciudad, a contra reloj, porque su amada está a punto de tomar un avión, se soluciona hoy con un SMS de cuatro líneas. Ya no hay ese apuro cursi, ese remordimiento, aquella explicación que nunca llega; no hay que detener a los aviones ni cruzar los mares. No hay que dejar bolitas de pan en el bosque para recordar el camino de regreso a casa.

Por lo que dijo esa niña la otra noche a su abuela, la telefonía inalámbrica nos va a entorpecer las historias que contemos de ahora en adelante. Las hará más tristes, menos sosegadas, mucho más predecibles. Por lo que me pregunto, ¿no estará acaso ocurriendo lo mismo con la vida real? ¿No estaremos privándonos de aventuras novelescas por culpa de la conexión permanente? ¿Alguno de nosotros, alguna vez, correrá desesperado al aeropuerto para decirle a la mujer que ama que no suba a ese avión, que la vida es aquí y ahora?

Nuestro cielo ya está infectado de señales y secretos del tipo: cuidado que el duque está yendo allí para matarte, ojo que la manzana está envenenada, no vuelvo esta noche a casa porque he bebido, si le das un beso a la muchacha se despierta y te ama. Papá, ven a buscarnos que unos pájaros se han comido las migas de pan… ¡Da qué pensar!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Pronto Brotarán los Lelos del Futuro


Curioso con las actuales tendencias manifestadas por los bípedes pensantes que claudican a mí alrededor, se me ocurrió desmenuzar un asunto que periclita en el universo: ¿Qué tienen las redes sociales para que les dediquemos tanto tiempo en nuestro día a día?

Entendidos afirman que son muchos los motivos que nos llevan a usar las redes sociales, ya que estas son una forma de entretenernos, de mantener el contacto con nuestros amigos y familiares, de informarnos de lo que ocurre a nuestro alrededor y por veces también una herramienta de trabajo… Incluyendo aquí, evidentemente, toda las categorías de “chusmas”.

Pero, ¿cuáles son los verdaderos motivos de los internautas para usar constantemente las redes sociales? Pues de acuerdo con el estudio “Global Web Index”, que toma datos de usuarios de internet en 33 países distintos de gentes entre 16 y 64 años, éste nos ofrece algunas pistas al respecto.

Los últimos datos publicados el año pasado por Global Web Index nos muestran que la motivación principal para usar las redes sociales es “mantener el contacto con lo que están haciendo los amigos”. Más de la mitad de los encuestados, el 55%, dice participar las redes por esta razón.

En segundo y tercer lugar se sitúan el estar al día de las noticias y eventos, y el usar las redes sociales como una forma de “llenar el tiempo libre” (las dos con un 41%). Por tanto, se confirma la idea generalizada de que las redes sociales son una herramienta de comunicación interpersonal, pero también una alternativa de ocio y una fuente de información… Algo así como surfar en la mayonesa.

De acuerdo con el estudio, en cuarto lugar, con un 39%, los encuestados dicen que usan las redes sociales para “encontrar contenido divertido”, ya sean artículos, videos, fotos… (mismo que algunos busquen pornografía). En realidad, esto sigue en la línea de las redes sociales como forma de entretenimiento.

Sólo en el quinto lugar empezamos a encontrar el compartir contenido como motivación en redes sociales. El 39% de los encuestados asegura entrar en redes sociales para “compartir su opinión”. Por lo que le sigue el 38%, que lo hace para “compartir fotos y videos” con los demás.

Sin embargo, un nuevo estudio universitario sugiere que esos pequeños momentos de placer que ofrecen las redes sociales, cuando alguien “curte” lo que acabamos de postar, por ejemplo, pueden no hacer bien a la salud mental de los terráqueos.

La sabia conclusión a que llegaron estos estudiosos de la materia, es de que los estudiantes que usan las redes sociales con mucha frecuencia tienen una probabilidad mayor de mantener su foco en el placer y la fama, y una probabilidad menor de valorizar cosas más importantes, como la familia.

Los investigadores afirman que el uso en exceso de las redes sociales podría llevar a dificultades en la construcción futura de relacionamientos y en el estudio académico.

Para afianzar sus palabras, los investigadores de la “Universidad de Windsor”, en Canadá, entrevistaron a 149 voluntarios para descubrir que las personas que usan las redes sociales frecuentemente, aunque más no sea en pequeñas “explosiones” rápidas de mensajes (tipo 10 minutitos), curtidas y comentarios en post, tienden a ser “moralmente superficiales”… Y puede que a futuro se tornen lelos.

Logan Annisette, un psicólogo de la referida Universidad, se animó a decir: “El uso frecuente y ultra breve de las redes sociales está asociado a efectos negativos en la forma como el usuario raciocina y en algunos indicadores que comprometen el juicio moral de los mismos”… “Eso puede, potencialmente, llevar a un declino en la performance académica y aumentar la dificultad de formación de relacionamientos sociales, dos tareas extremamente importantes para adolescentes y jóvenes adultos, los grupos etarios que envían mensajes de texto y usan las redes sociales con más frecuencia”.

Inclusive comentó: “Si existe una amenaza o no, opino que las investigaciones futuras deben continuar a examinar los efectos del uso ultra breve de las redes sociales acompañando los sitios de relacionamientos nuevos y más ‘convenientes’ que son introducidos en el mercado todos los días”… “Conforme las redes sociales continúen a evolucionar, los estudios que monitorean sus efectos deben hacer lo mismo”.

Qué hacer, si en otoño hojas y más hojas pasan volando como han pasado los días, yace el mar, gimen los vientos en secreto, y cada cosa en su tiempo tiene su tiempo. Es como el ajedrez, donde arden casas, saqueadas son las arcas y las paredes, pero cuando el rey de marfil está en peligro, qué importa la carne y el hueso de las hermanas y de las madres y de los niños, si carne y hueso nuestro en roca convertidos, nos convierte en jugador, y de ajedrez… ¡Qué sé yo!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Evite Mensajes de Texto con Empuje Alcohólico


No hay duda de que algunas veces, al encontrarnos con varias copas encima, nuestros sentimientos le ganen a la razón y uno termine enviando mensajes de texto que suelen ser vergonzosos, cuando no, peor. Digo esto, porque es factible que a todos ya les haya pasado algo más o menos así al estar en una reunión, cuando copas vienen copas van y, sin darnos cuenta, de repente estamos frente al celular mandado esos mensajes de texto que nunca debieron ver la luz.

Evidente que al día siguiente uno ve lo que hizo y se arrepiente de haberlo escrito, o hasta si estaba con su compañera pasa a reclamarle porque diablos ella no nos quitó el celular de la mano. No obstante deba reiterar que el sorbido leyente no debe resentirse con lo que digo, porque esto vale para los diversos géneros… Léase “ellas”, incluso.

Pues bien, como no soy un sujeto apático ni egoísta, creo oportuno compartir con el lector algunos ejemplos de ese tipo de mensaje que jamás deberían ser enviados bajo los efectos del alcohol… Y creo que estando sobrio tampoco:

Decirle a alguien que queréis tener un encuentro íntimo – Puede que usted tenga una amiga con derecho a roce o simplemente quiera un “remember” con su ex. Pero lo malo es cuando llega la noche, pasan las horas y las copas, y uno agarra el celular y le manda un mensaje para encontrarse con ella. Empero, apenas le dio a la tecla “enviar”, se da cuenta de lo que hizo y se pregunta cuándo es que inventarán el botón de cancelar un mensaje mientras se está enviando. Lo mejor en este caso, mi amigo, es dar vuelta a la página y olvidar lo sucedido.

Escribirle a su expareja que uno la extraña – Es inevitable no ponerse un poco sentimental cuando se está de copas, sobre todo si uno acaba de terminar con su pareja. En todo caso, una de las cosas qué deben ser evitadas a todo coste es mandar mensajes cariñosos en la noche. El “te extraño” y “te amo” son palabras conjugadas que uno debe sacar de su vocabulario, si es que aún puede con él, por supuesto. Por tanto, para evitar mandar este tipo mensajes, lo mejor es entregar el celular a un amigo o, mejor, ni llevarlo a ese tipo de reuniones.

Mandarle mensajes al jefe – Por esas casualidades uno está con sus amigos pasándola muy bien en una reunión, y como la cosa va y viene todos empiezan a hablar de trabajo y, sin querer, uno se acuerda de su jefe. Puede ser que su intención haya sido buena al querer recordarle algún pendiente o simplemente quiso descargarse por algo y le mandó un texto comprometedor. Pero así que uno se levanta al día siguiente y ve en su bandeja de salida o en su whatsapp lo que le escribió, se muere de vergüenza por no saber lo que hacer… Por tanto, sólo le resta arcar con las consecuencias, y quizás buscarse un nuevo empleo.

Enviar un mensaje a un amigo que no le cae – Es normal que después de tomarse unas copas uno se desinhiba, que se le escape la lengua y hable lo que realmente piensa sobre ciertas cosas y sobre algunas personas. Sin embargo, es bueno uno aprender a tener autocontrol, porque no es nada agradable enviar un mensaje de texto al amigo que no nos cae diciéndole que uno no lo traga. No en tanto, antes de ocurrir, si es que él o ella hacen parte de su grupo, lo mejor es que trate de llevar la fiesta en paz para evitar problemas.

Escribir mensaje erótico a una persona “X” por equivocación – Evidente que eso de enviar mensaje con tragos encima es vergonzoso, pero enviar uno con contenido erótico a una persona por equivocación, lo es aún más. Puede que en el momento uno estuviese pensando que se lo enviaba a su pareja, pero se sorprende después de un rato cuando le responde un amigo, nuestros padres, la suegra o el propio jefe, preguntándole qué miércoles significaba el texto que recibió. En ese caso, lo único que uno puede hacer es poner cara de circunstancia, pedir disculpas y explicar que fue un error.

Imagino así, que no estando uno bajo los deliciosos efectos alucinantes del alcohol, quiera entender mejor la mediocridad absoluta que lleva a la humanidad a corromperse con tamaña erudición informatizada, cuya esencia maniaco-depresiva poco mitológica desprecia hasta los verdaderos señores de la Tierra, de los Cielos y Mares, y quiera pues quitarse lo cuanto antes de los hombros la responsabilidad de cuidar esas accidentales ocurrencias de cuño cibernético que ni siquiera sospecha… ¡Imperdible!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Prohibiciones con Pesos y Medidas Diferentes


Quizás aquí haga clamorosa falta, por ejemplo, la adicción de higrómetros que puedan medir la humedad ambiente que afecta las cavidades craneanas de algunos, y hasta quizás sea necesario introducir en ellos el uso de algunos dispositivos electrónicos competentes que la mantengan constante, corrigiéndola cada vez que ésta se exceda o mengüe, pues a esta altura de la vida ya no se puede trabajar más a ojo y palmo, tacto y olfato, necesitando dejar afuera otros procedimientos atrasados y poco tecnológicos que inhiben las ideas en la hora de crear las leyes que, luego de aplicadas, originan sentidas razones de queja contra la inmisericorde política designada en las ordenanzas.

Ya que hablamos en materia de ordenanzas, sin duda algunas que éstas cargan con ciertas culpas propias, así como a la inocencia y a la ingenuidad tantas veces le han sucedido. Estatutos creados en la más rigurosa imparcialidad de juicio, raíz maligna de las otras, ha sido pensar que ciertos gustos y necesidades de los contemporáneos, mismo arriesgando un atizar inoportuno en la adormecida hoguera de las conflictivas relaciones históricas entre el capital y el trabajo, o entre el cuerpo y la mente, pensando tal vez que estos preceptos se mantendrán inalterables “per omnia saecula saeculorum” o, por lo menos durante toda la vida, lo que viene a ser lo mismo, si reparamos bien.

Pues bien, apartándonos de todo este palabreado por muchos ya clasificado de superfluo y redundante, ya noto en mis oídos las sentidas razones de queja con el surgimiento de una ordenanza de la isla turística de Mallorca, por la que se prohibirá circular por aquellas calles en bikini o traje de baño sin cubrir la parte superior del cuerpo… ¿Ya pensó?

Pues según lo informó la cadena de noticias “CNN”, está muy cerca de aprobarse una ley que prohibirá el uso de trajes de baño fuera de las zonas de playa de la capital de la isla, Palma. Es que la referida ordenanza se incluye en una sección titulada “etiqueta”, y establece que estará prohibido que cualquier persona esté “desnuda” o “carentes de ropa superior” en la vía pública. No en tanto, esta prohibición no se aplicará a paseos marítimos y calles adyacentes a la playa, conforme lo consigna la mencionada emisora norteamericana.

Caminando en mano opuesta a la posible nueva disposición española, me entero de que Kalyn Thompson, una profesora de 25 años moradora del estado norteamericano de Oklahoma, está siendo acusada de dar nota alta para un alumno posteriormente al momento que el estudiante practicara sexo con ella. Es que este mal alumno, de 18 años, había sido reprobado en inglés en el semestre anterior, pero acabó recibiendo nota 98 luego de relacionarse más profundamente con la profesora.

Se cuenta que ella se demitió de su loable función educativa en mediados de abril, según las informaciones del periódico británico “Daily Mail”, quien menciona que la demisión ocurrió después que las intensas “actividades extracurriculares” de Kalyn comenzaron a ser investigadas por la dirección de la escuela.

Conforme informa el mencionado periódico, luego después ella fue detenida por la policía y libertada en seguida de pagar fianza de US$ 35 mil. El relacionamiento entre ambos fue descubierto por causa de las tórridas mensajes de texto intercambiadas entre la docente y el alumno, ya que las conversaciones comenzaron en diciembre de 2013, fuera de la escuela, según afirmara el ardiente estudiante.

Al aplicarse las ordenanzas locales, Kalyn terminó por ser acusada de estupro en segundo grado, por cuenta de las relaciones sexuales ocurridas en marzo de 2014 entre ella y el estudiante; ya que en Oklahoma no es permitido que profesores tengan relaciones sexuales con alumnos y ex alumnos menores de 21 años, aunque en ese mismo Estado la edad para el sexo consentido entre adultos sea de 16 años.

No sé por qué, pero todo esto me recuerda otra cosa, más exactamente sobre la humilde mujer con hechos notables llamada “la Pasionaria”, cuya exactitud exhibo ahora con detalles sorprendentes: su nombre real, Dolores, quien, en verdad, una vez terminada su etapa de exilio en Rusia, volvió a España como “la Tintorera”, puesto que tenía una tintorería en Madrid… ¡Abismal!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Motivos que Terminan con su Relación


Parece que otra vez estoy tocando la misma tecla, ya que es evidente que durante siglos ya se ha gastado mucha saliva, tinta y papel para asentar que la finalización de un relacionamiento amoroso siempre es difícil, aunque variando, obviamente, los motivos de cada desenlace. De cualquier manera, creo oportuno dedicarle dos dedos más de prosa a este delicado asunto, ya que el impulso que lleva cualquier relacionamiento a su fin, parecería que para algunos inconscientes los motivos no les quedaron muy claros.

Tal vez por estar inspirados en esas crueles dudas, es que el personal de la “Men’s Health” se encargó de compilar una lista de situaciones que conspiran para el fin de los relacionamientos, no obstante, según lo mencionan con antecedencia, la opinión a que llegaron se basa en la óptica femenina. Incluso, comentan cuales son los crímenes que uno comete para lanzar la relación para el espacio antes mismo de ella comenzar. Por tanto, si la curiosidad ya le está carcomiendo las entrañas como si fuese un ácido desoxirribonucleico, a seguir enumero algunas de esas demasías que el hombre comete.

Coquetear con las amigas de ella – La única cosa peor de que ponerse a conferir el cuerpo de otras mujeres en la presencia de ella, es coquetear con alguien de su grupo. Eso puede sonar divertido para uno, pero para la mujer es algo inadmisible. Claro que ella adorará saber que usted puede hacer parte de su grupo de amigos, sin embargo suele resultar al contrario si percibir que usted está babando aquella amiga de “legging”. Ser legal con sus amigas está liberado, desde que uno no deje de dar la debida atención a su enamorada. Al final de cuentas, ella necesita saber que usted sólo tiene ojos para ella.

Querer controlar cada centavo – En realidad, en el mundo de hoy día las mujeres son plenamente capaces de pagar la cuenta. Algunos piensan que ellas deberían ofrecerse siempre para colaborar. Entre tanto, si usted insiste en tratarla bien, hágalo sim reclamar. A ninguna chica le gusta salir con un tipo que discute precios el tiempo todo, que paga con moneditas o que va al baño en la hora de pagar la cuenta. Todos sabemos que nuestra cuenta corriente tiene un límite, pero siempre es posible ser un caballero sin salirnos del presupuesto.

Sofocarla – Durante la fase de luna de miel es así: uno quiere pasar cada minuto con ella. Seguramente que ella también, pero puede apostar que igualmente desea que usted tenga su propia vida. Si uno aparece en todas las aulas de yoga o en los “happy hours” de su grupo de trabajo, o donde sea, ella puede comenzar a sentirse sofocada. Al contrario de lo que se piensa, en esos períodos es mejor uno hacer planos por cuenta para esos durantes y encontrarla más tarde. Al final, ¿cómo ella irá sentir nostalgia de usted, si está siempre que ni un chicle pegado a su lado?

Uno demuestra estar poco interesado – Todas las mujeres quieren seguridad cuanto a los sentimientos de un hombre. Si uno no es cariñoso, ira dejarla con dudas sobre lo cuanto está comprometido con el relacionamiento, y eso puede que las haga sentirse tentadas a acabar con todo antes que uno tenga tiempo de reaccionar. Para evitarlo, entre tanto, no necesitamos ser pegajosos o lanzarle miradas profundas. Intente elogiarla, asegurar su mano, decirle lo cuanto siente su falta, o simplemente dejar que los codos se toquen al dividir el postre. ¿Quién sabe? Todas esas cosas son pequeños señales de atención que pueden levarlo más tarde a una última señal de afecto: el sexo.

No tener palabra – De repente usted menciona que gustaría de levarla a cenar el próximo sábado -pero eso fue antes de conseguir ingresos para un determinado partido-. ¿Qué debe hacer enseguida?… Ni piense en fingir que se olvidó de la cena o actuar como si no fuese firme de palabra, una vez que usted nunca termina lo que comienza. Cuando uno vacila, ella presupone que uno es falso o apenas un idiota. En otras palabras, la próxima vez que usted aludir la idea de salir, seguramente ella no ira pestañear para devolverle el golpe en el acto. En todo caso, encare la situación como hombre maduro y llámela. Dígale que lo siente mucho, y que tendrá que remarcar el encuentro para la semana siguiente. Esa actitud revelará que usted realmente tenía la intención de levarla para cenar, y eso le agradará. No en tanto, certifíquese de la semana entrante cumplirá con lo combinado.

Querer darle un ultimato – A todo el mundo le gusta tomar su propio rumbo. Pero si ella no está preparada para el compromiso, no la amenace con esa historia de “pegar o largar”. Forzarla a tornar “oficial” el caso entre ustedes solamente ira apartarla. Tente ser paciente y mantener el canal de comunicación abierto. Pero si acaso ella no da el próximo paso, la respuesta es obvia, mi amigo.

Andar de “ti-ti-ti” con a su ex – Volver con la ex nunca fue una buena idea, Pero reencender una amistad no sólo es posible como saludable -con tanto que su actual no se quede con la vela en la mano-. Vale la pena mantener esa onda a través de chats y mensajes de texto con su antiguo “affaire”. Pero si por acaso acaba reencontrándose con ella, de un toque para su actual enamorada con antecedencia. Dígale el horario y local -y hasta vale convidarla por si ella quiere ir junto. El relacionamiento con su ex necesita ser 100% transparente para que su nueva pareja sepa que no hay motivos para celos. Si mismo así ella no está convencida cuanto a esa situación, limite todavía más su conversa con la ex. Eso demuestra que la actual es la nueva prioridad en su vida, e su ex pasó a ser llamada así por algún motivo.

Empero, ja con un ojo psicoanalítico me diciendo que “si” en cuanto el otro me dice que “no”, juzgo que en estos instantes de espasmódicas revelaciones, se puede revelar sin sorpresa que, al fin de cuentas, además de las perfumadas verdades habituales que aquí escribo, nada nada mudó tanto en nuestras vidas… ¿No concuerda?

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: