Jugando a Oscuras a la Cabra Ciega


Profeso que ya es hora del gentío prestar más atención en lo que hace y a lo que recurre para declarar sus virtuosos sentimientos platónicos ahogados. En especial lo digo por toda esa gente que sale poniendo “Te amo” en las paredes, ya que debería especificar a quién… Sé de un montón que ha leído ese tipo de mensaje al punto de ilusionarse y luego salió lastimado.

Hago tal referencia no por acaso, pues es notorio que otras personas apelan a actitudes más trastornadas y por veces se les va la mano, como es el caso específico de doña Gayle Newland, de 25 años.

Por causa de su pasión arrebatadora, esta mujer fue condenada hace unos días por un tribunal británico a pasar ocho años en la prisión, dando una de pajarito atrás de las rejas. En verdad, ella terminó siendo acusada de un crimen que se inició en los medios virtuales después de ella se hacer pasar por hombre para engañar una “amiga” y así poder realizar sexo con ella… Exactamente de la forma que el leyente imagina.

El caso es que Gayle quedó amiga de la víctima en la plataforma “Facebook”, en 2011, usando un nombre masculino en su perfil, “Kye Fortune”. Luego de pasar un tiempo intercambiando palabras dulces y románticas, las dos pasaron a una etapa superior en la que sustituyeron la escrita por conversaciones telefónicas de nivel más íntimo, aunque Newland continuó fingiendo ser un hombre.

Finalmente, después de gastar mucha saliva por el auricular, ellas concordaron en encontrarse en 2013. Circunstancialmente, Newland insistió para que la amiga se vendase los ojos para el encuentro.

Lo que suena extraño, es que ellas pasaron más de cien horas juntas, en las cuales la víctima siempre estuvo vendada… Lo que no sería necesario, pues ya da para sacar que era ciega de cerebro.

En fin, como si fuese poco, ya que el propio amor es ciego, durante algunos encuentros ellas mantuvieron relaciones sexuales, algo así como diez veces, hasta que la mujer abusada decidió tirar la venda y vio que Newland usaba en verdad una prótesis en lugar de pene… Cosa que nos hace suponer que a más de ciega era manca.

Sin embargo, contrariando a su ahora ex amiga, durante la audiencia Newland alegó que la víctima siempre supo que ella fingía ser un hombre y ambas se entretenían haciendo juegos lujuriosos para explorar la sexualidad. También negó que ella la tuviese forzado a usar vendas o cualquier otra cosa para esconder su rostro… Quizás queriendo reinventar algo parecido a “50 tonos de gris”.

Mismo así, el juez del caso, que no tuvo su identidad revelada, describió a la condenada como siendo “una mujer mentirosa, intrigante y muy determinada”.

El juez llegó a registrar en la sentencia, que “la señora acusada mantuvo esa línea de conducta durante un largo período de tiempo en el cual jugó con los sentimientos de otros, actuando únicamente para su propia satisfacción sexual sin llevar en cuenta el impacto devastador que el descubrimiento de la verdad tendría sobre la víctima”… Pero se atuvo de condenar a la acusadora por el simple hecho de ser “estúpida”.

Verdaderamente, a pesar de todos los defectos, la vida ama el equilibrio, pues si mandara sólo ella, haría que el color oro estuviera permanentemente sobre el color azul, que todo cóncavo tuviese su convexo, que no sucediese ninguna despedida sin llegada, que la palabra, el gesto y la mirada se comportaran como gemelos inseparables que en todas las circunstancias dijeran lo mismo… ¡Es de dudar!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Último Papelito de Robinson…


Justo en esta bendita hora, sumergido dentro de este bergantín de loza con mucha agua y poca espuma que tengo instalado aquí en casa, que recuerdo con cariño a las Nereidas, las cincuenta hijas de Nereo y de Doris y hermanas del bien dotado Nerites, exactamente en el momento que estas ninfas se vieron obligadas a permutar inefables baños de pureza por esa funesta ducha de mezquindad con que se pretende agredir un cutis rosado. Pena que décadas de inmersión en aguas creativas y poéticamente suaves, tengan que ser ahora mudadas ante la emergencia de ese aprisco igualitario e insano de las malogradas iniquidades termales.

Una enormidad pensará que éstos son desasosiegos que todo lírico enjabonado padece durante esos sacrosantos momentos de ejecutar su limpidez cutánea. Pues diré que es mero engaño del más suspicaz lector, porque en realidad me ha llamado la atención el inusitado objeto que fue arrojado en aguas del Mar del Norte a inicio del siglo pasado, y sólo ahora ha llegado sano y salvo a manos del destinatario.

Hasta puede parecer una historia de piratas, o quizás salida de las famosas aventuras de Robinson Crusoe, del libro homónimo del escritor inglés Daniel Defoe. En todo caso, en abril de este año, una botella que contenía un mensaje fue encontrada por la jubilada Marianne Winkler en una playa de la isla de Amrum, en Alemania.

Cuanto a esto, nada del otro mundo, pero como la curiosidad de la ociosa Marianne pudo más, ya que ella esperaba encontrar dentro del recipiente una jugosa declaración de amor o un pedido de socorro de algún náufrago lobo de mar, al destaparla encontró dentro de ella una tarjeta postal y la recomendación de que el contenido debería ser llevado para la “Asociación de Biología Marina del Reino Unido”.

Por supuesto que el recado, que fuera escrito entre 1904 y 1906, contenía recomendaciones dirigidas para los posibles especialistas que lo analizarían, en tres idiomas: inglés, alemán y holandés. Asombrada con el hallazgo, luego de leer el mensaje, la jubilada alemana se juntó a su marido en la curiosa tarea de llevar la botella hasta la institución inglesa.

Los reporteros de la agencia “Associated Press” apuraron en entrevista otorgada por el portavoz de la mencionada asociación, Guy Baker, lo siguiente: “Nosotros quedamos muy animados. Ciertamente no esperábamos recibir nunca más alguna de esas tarjetas postales”.

Es que según el vocero, ese recado hace parte de un experimento que fuera comandado por el investigador George Parker Bidder, quien, al inicio del siglo pasado, lanzara mil botellas en el Mar del Norte, para con ello analizar el flujo de las corrientes marinas.

El propio Guy Baker cuenta que la mayoría de los mensajes fueron encontrados por pescadores, muchas décadas atrás, y cada uno de ellos presenta una indicación de donde fue encontrada la botella; por lo que le comentara al periodista inglés del “The Telegraph”: “Nosotros creemos que esta botella sea parte de la última tanda que él lanzara al mar en 1906. Por tanto, debe tener unos 108 años”.

En todo caso, como esa ya es una historia antigua y los flujos y reflujos -más bien intestinales- que pretendía medir Parker Bidder ellos ya lo saben de memoria, con la intención de dar más notoriedad a la anquilosada Asociación de Biología, no han perdido tiempo y ya accionaron el “Guinness Book” para registrar el recado como siendo el más antiguo ya descubierto. El record oficial, hasta ahora, es el de un mensaje en una botella encontrada después de 99 años flotando en el mar.

Con todo, a pesar de la vertiginosa intención de pretender relatar placeres filosóficos sobre el periplo náutico durante un simple baño, noto que la Lógica otra vez se ha mostrado dogmática, rancia, antihigiénica y resbalosa, restándome solamente la esperanza del semicupio, el cual, por razones obvias, no compartiré con nadie… ¡Haya desfachatez!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Sin Sello, Una Carta no es Auténtica


No me atrae mucho repetir ciertos temas redundantes, pero en este caso no logré contener mi deseo frente a lo vano del asunto. Ello se debe a que hace poco, y por el periodo de unas horas, el “papelón” de una carta falsa del Papa hizo estallar las redes. Frente a esto -y aligero que ni galgo corriendo atrás de liebre-, un estrecho colaborador del papa Francisco la calificó de falsa. Sin embargo, las sorpresas para los curiosos del tema no terminaron allí: “la propia Santa Sede terminó por certificar que era verdadera”.

Fue cuando, tajante, el padre Federico Lombardi, vocero del Vaticano, puso así un punto final a una carta que desató una enorme batahola en Buenos Aires: “Se trata del mensaje enviado a la jefa de Estado, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, a nombre del Santo Padre en ocasión de la fecha patria”.

Es que, luego de que uno de sus representantes calificara a la misiva de apócrifa, la Santa Sede aseguró que en verdad esa carta enviada a la presidenta argentina por el Papa, es real… “Como es habitual, se envió desde la Secretaría de Estado a través de la Nunciatura del país”, aclaró el prelado Lombardi.

Fue desde la Ciudad del Vaticano y en vísperas del viaje que el papa Francisco realizaría a Tierra Santa, que el portavoz de la oficina de prensa de la Santa Sede les dijo a periodistas que se trataba de un acto “ordinario, simple”, que el Papa hace para cada día de fiesta nacional en un país… “No entiendo por qué de esto se hizo un caso”, completó.

Así pues, con el misterio epistolar aclarado, tanto la Santa Sede como el Gobierno argentino dieron por zanjado el malentendido que creó perplejidad en gran parte de los vivientes de Buenos Aires, y que a su vez estuvo en las portadas de todos los diarios del país, que tildaron de “escándalo” al asunto.

En verdad, el contenido de la misiva -un saludo de Francisco a Fernández de Kirchner por la fiesta patria del 25 de mayo- fue dado a conocer por la Presidencia argentina, pero la polémica se desató pocas horas después, cuando monseñor Guillermo Karcher, un estrecho colaborador del Papa en la Santa Sede, le dijo a un canal de televisión argentino que “la carta era falsa”.

En esas mismas horas después, el Ejecutivo argentino informó que el mensaje había sido recibido a través de la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires por los canales “normales y habituales” y que no haría “conjeturas” sobre la autenticidad o no de la correspondencia oficial. Aunque admitió, sin embargo, que no reparó en ciertos detalles llamativos, como la falta de un sello, el estilo no coincidente del todo con otros mensajes del Sumo Pontífice y hasta un error de ortografía.

Pues bien, quien aclaró finalmente el asunto fue el propio papa Francisco, quien en la mañana siguiente se comunicó por teléfono con el embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero. Francisco le manifestó al embajador que la carta “es auténtica y se corresponde con los telegramas que suelen enviar a otras naciones cuando celebran sus fiestas patrias”, según dijo en rueda de prensa el secretario general de la Presidencia argentina, Oscar Parrilli.

En realidad, Cafiero indicó en el reporte que envió a Buenos Aires sobre su conversación con Francisco y que la Fernández subió a su cuenta en Twitter, que “el Santo Padre se lamentó por los que sembraron dudas de la autenticidad de la carta y se manifestó molesto con algunos medios que quisieron sacar agua de la tierra árida para generar conflictos, sin tener el rigor de informar con la verdad a la sociedad”, agregando que el Papa le había pedido que le comunicara al Gobierno argentino que ratifica “de manera terminante que la carta es auténtica” y que reitera “su afectuoso saludo al país y a la presidenta”. Por tanto, ante esto Parrilli concluyó: “El Gobierno argentino, frente a este comunicación, no tiene ningún comentario más que realizar”.

En todo caso, la desconfianza persistía en las primeras horas del día siguiente. Un diplomático que fue jefe de Gabinete de la Cancillería argentina durante la gestión de Rafael Bielsa, comentó a una radio capitalina que Francisco lo había contactado y le había confirmado la autenticidad: “Estoy abriendo el mail en este momento, pues le escribí anoche, (ayer), al Papa, y me acaba de contestar, hace dos horas”, relató el diplomático Eduardo Valdez a radio La Once Diez.

El exfuncionario relató: “Yo le dije que acá había toda una confusión, le mandé la carta escaneada, la que había recibido Cancillería, porque me la habían mandado”… “Y él me acaba de poner: “Estimado Eduardo, gracias por tu correo, la carta es auténtica y es el modelo que habitualmente se envía en forma de telegrama a los jefes de Estado para la fecha nacional”… “Acabo de hablar con el embajador y le pedí que oficialmente dijera esto; el embajador es el nuncio”, dijo Valdez.

No sé, mi apoplético lector, pero frete a este hecho no puedo dejar de mencionar que “no toda virtud está siempre donde más se busca o en el lugar menos lógico”… ¡Epistolar tema!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: