Conviértase en un Versado Lunático


Ponerse a platicar sobre los sentimientos personales en la horizontal es un asunto tan amplio, que para algunas personas es difícil entender el motivo de uno tratar sin ambigüedad ciertos temas del cotidiano. Puede que sean los mismos que desconocen o se tapan los ojos, por no creen que el ápice del momento de la relación íntima sea aquel en que existe el toque, el cuerpo y todo lo demás. Empero, también están los otros, los que entienden que para alcanzar ese magnífico momento a dos, debe existir el sexo que vive en su imaginario y el cual está formado por diversas esencias. Óptimo, porque sin la imaginación, nadie llegaría a la parte física de tan delicado asunto.

Por tanto, parece ser importante hablar sobre el tema; porque es hablando que uno hace su imaginación trabajar, que se crean ideas, se descubren deseos y curiosidades. Mantener ese sentimiento en un ámbito restricto, es disminuir las chances de placer. Tal vez sea por eso los hombres consiguen tener más satisfacción en la horizontal de que las mujeres. Es que ellos hablan sobre el tema, y hasta cuentan más de lo que hacen, mientras que las mujeres hablan poco o nada, mismo que hagan mucho.

Explorar las opciones existentes en sus emociones, es un multiplicador que aumentará las chances de tener placer. Pero no piense que estoy hablando como un desmedido, como suele acreditar mucha gente. Estoy hablando sobre entender de que el asunto sexo es mucho más que pene, vagina y penetración. Y eso suele ocurrir, porque el cuerpo humano es todo sensual, porque cada pedacito nuestro produce sensaciones cuando tocado de la manera correcta, y creo que desperdiciar eso es algo triste… Para no decir trágico.

Una relación íntima en la que existe escasamente penetración, es sin duda una relación incompleta. Evidente que eso es lo que uno aprende en la escuela -cuando aprende-, y tal vez se deba a que allí sólo se habla de reproducción y no de placer; mismo que el acto contenga esos dos momentos.

Reflexione, pues para reproducir es bastante con encontrar una manera de unir óvulos y espermatozoides. Pero para tener placer, mi amigo, es necesario encontrar dónde está escondida esa llavecita mágica que liga diversas áreas del cerebro. Y ese pasa a ser su gran desafío.

Hacer el cerebro trabajar, es el primer paso para poder obtener una relación íntima mejor. Es necesario imaginar lo que ira suceder para uno comenzar a preparar el cuerpo. Claro que no necesita imaginar todo, pero ¿sabe de aquel frio que da en la barriga antes del primer día en la escuela? Bueno, es más o menos igual, es lo que uno necesita sentir para dejar su cuerpo alerta para lo que está por acontecer.

Existen otras cosas que influencian mucho, como los ojos, por ejemplo. Es que uno mira para la persona con quien pretende tener un momento íntimo y se le cae la baba. Uno desea a aquella persona. Quiere tener la oportunidad de verla de una manera íntima. Luces prendidas. Ropas en el piso. Por tanto, mirar al otro es tan importante cuanto tocarlo. Pero, claro, esa es una de las mayores trabas que existen: dejarse mirar y observar otra persona nos causa apremio, y evidente que se pierde mucho con ello.

Además, está la piel, que da una infinidad de oportunidades para dar y sentir placer. Es que el cuerpo entero tiene terminaciones nerviosas y son ellas las que envían los estímulos para el cerebro y activan las áreas ligadas al placer. Por consecuencia, si tiene esa materia gris entre oreja y oreja, toque, sea tocada o tocado, sienta intensidades diferentes, temperaturas diferentes, texturas diferentes. Tenga en cuenta que salir de la rutina es mucho más simple de lo que parece ser.

Así pues, con toda esa preparación preliminar, puede ser que usted alcance el éxtasis antes mismo de llegar el momento de la penetración. El cuerpo tiene mucho más a ofrecer de que ese tipo de sexo limitador que nos venden en los tiempos de escuela.

En todo caso, ni llegué a mencionar otras partes específicas o le di ideas objetivas; pero recuerde que la imaginación no tiene límites y que cada persona puede descubrir sola lo que más la excita.

Cuando al fin entienda que el acto va mucho más allá de la introducción carnal, usted pasará a comprender porque es necesario hablar de tantos asuntos correlatos. Sólo siente placer quien es libre. Sólo se siente a gusto para dar placer, quien se siente seguro en hacerlo bien. Y esa debe ser su búsqueda, que va más allá del amor propio, pues consiste en retirar las amarras que la sociedad coloca en las personas, es uno salir del cuadradito que le fue designado y buscar algo que lo emocione de verdad.

El acto íntimo es descubrimiento, es zambullirse en lo desconocido. Pasar la vida apenas repitiendo un acto de reproducción, es ofrecer apenas lo mínimo a uno mismo. Y creo que uno merece más, mucho más… Merece sentir placer, utilizando todos los sentidos… ¡Diviértase!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Cerebro Disminuye por lo que Ve en Internet


Claro que no lo mencionó por usted, mi bienquisto lector, porque sé muy bien que la peculiaridad de su índole no le permite que pierda tiempo sentado frente a la ordenadora mirando ciertos asuntos de impudicia y obscenidad. Pero puede que tenga parientes, hijos o amigos que cayeron en esa falta de sujeción y hayan sido vencidos por las garras pecaminosas que -al igual que la viuda negra- a veces nos tiende internet. Y por entender que usted los quiere mucho, una vez enterado, pretenderá a todo costo evitar que mañana ellos sean unos lelos y a posterior unos imbéciles… O inversamente, ya que en este caso el factor final no alterará de manera alguna el producto que de ellos se obtenga.

Esta advertencia se debe a que ha quedado científicamente comprobado, que los individuos que pasan mucho tiempo mirando pornografía en Internet parecen tener menos materia gris en ciertas partes del cerebro, además de registrar una reducción de su actividad cerebral, de acuerdo con lo mencionado en una investigación alemana que fue publicada en Estados Unidos.

En realidad, el trabajo alemán encontró un “importante vínculo” entre el consumo masivo de pornografía y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho y la actividad de la corteza prefrontal… “Hemos encontrado un importante vínculo negativo entre el acto de ver pornografía por varias horas a la semana y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho del cerebro, así como la actividad de la corteza prefrontal”, escriben los investigadores del “Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano” en Berlín.

Al ser publicado en línea con la revista de la Asociación Médica Americana, “Psychiatry”, dicho estudio añade: “Estos efectos podrían incluir cambios en la plasticidad neuronal resultante de intensa estimulación del centro del placer”.

Los teutones autores del estudio, sin embargo, no pudieron probar que estos fenómenos sean causados directamente por el consumo de pornografía y, por lo tanto, afirman que es necesario proseguir un poco más con las investigaciones. Aunque, según ellos, la investigación sí les proporciona un primer indicio de que hay una relación entre el acto de ver pornografía y la reducción del tamaño y la actividad del cerebro como reacción a la estimulación sexual… Por lo que pronto estos usuarios se convertirán en sesudos vertebrados tarados.

En todo caso, para lograr realizar el estudio, los autores reclutaron a 64 hombres considerados saludables que tenían entre 21 y 45 años, a quienes les pidieron responder un cuestionario sobre el tiempo dedicado a ver videos pornográficos, que promedió cuatro horas semanales… O sea, ya eran semi-tarados.

El estudio principio por hacer tomografías computarizadas (MRI) del cerebro de cada uno para medir su volumen y observar cómo reaccionaba éste a las imágenes pornográficas… Si se especificar de qué tipo eran.

Pues bien, resulta que en la mayoría de los casos, mientras más pornografía esos sujetos miraban, más disminuía el cuerpo estriado del cerebro, una pequeña estructura nerviosa ubicada justo debajo de la corteza cerebral. Del mismo modo que estos científicos también observaron que cuanto mayor era el consumo de imágenes pornográficas, más se deterioraban las conexiones entre el cuerpo estriado y la corteza prefrontal, que es justamente la capa externa del cerebro a cargo del comportamiento y la toma de decisiones…

Como lo informado no deja de ser un sorprendente develamiento, eso ha llevado al necio de mi vecino a manifestar instantáneamente, que los políticos actuales deben estar dedicando muchas horas diarias al consumo de imágenes pornográficas en internet, visto sea el comportamiento de ellos y la calidad de sus decisiones… Pero en este caso, creo que nadie lo ha podido confirmar… ¡Por ahora!… ¡Por ahora!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

El Sentido Metafísico del Alma Nacional


Cuando se le pregunta a la muchedumbre cual es el significado de una familia y la comparación de esta con su país, muchos no sabrán lo qué responder sobre ni una ni otra, pero para otros con un poco de materia gris dentro del cráneo, una nación es, ante todo, una gran familia espiritual. Tal expresión subjetiva aflora por que no se puede dejar de lado la ilusión de que la verdadera base de una nación es el consentimiento de los pobladores, y su voluntad de vivir juntos. Una nación está basada en el sentimiento de que se han hecho, en colaboración, grandes cosas, y en la voluntad de seguir haciéndolas.

Pues bien, creo que ya es llegada la hora de que el resto del gentío concilie pareceres, pues en caso contrario nos vamos rápidamente al desastre. El espíritu común basado en la unidad de creencias y revelado en una historia general independiente es lo que constituye la nación. Donde no hay espíritu común, ni unidad de historia general independiente, siempre habrá estados y agregaciones de pueblos diversos, pero no una nación.

Consecuentemente, lo que constituye una nación es lo que suele llamarse en sentido metafísico, “alma nacional”. Según Ángel Ganivet, noble escritor español que nació en diciembre de 1865 en Granada, escribió entre varias obras, su ensayo filosófico, “España Contemporánea” (1889), donde ataca la ausencia de ideas, responsable de la falta de un proyecto español vertebrador. Pero también afirmaba que el espíritu nacional está contenido por un fondo común de creencias, de sentimientos, de aspiraciones y tradiciones fundamentales.

Mismo que algunos afirmen que su obra teórica más importante fue el “Idearium español”, enmarcada en una utopía situada en el pasado medieval, hay que reconocer que sus sentencias destacan que el bien común debe ser el objetivo que nos une, que nos hermana, y no el que nos aparta uno de otros.

Diversos pensadores afirman que la cosmovisión ganivetiana es radicalmente espiritual. La misma espiritualidad subyace en su visión de España. De ahí que lamente el giro expansionista de los primeros Austrias.

“Apenas constituida en Nación, -afirma Ganivet-, nuestro espíritu se sale del cauce que le estaba marcado y se derrama por todo el mundo en busca de glorias externas y vanas, quedando la Nación convertida en un cuartel de reserva, en un hospital de inválidos, en un semillero de mendigos”. Alma irónica, rechaza la violencia como instrumento emancipatorio y siente una actitud de respeto hacia las clases humildes; de ahí que afirme que “Las inteligencias más humildes comprenden las ideas más elevadas”.[

Siendo así, podría decirse que una carretera bien construida en cualquier rincón de la patria no sólo beneficia a las poblaciones inmediatas, sino al  país en su conjunto. La prosperidad de una provincia es el triunfo de las demás.

Pero resulta que la estrechez mental de nuestros gobernantes, para quienes el futuro no llega más lejos que la distancia que abarcan sus pequeños egos, nos ha anclado en el pasado o ha detenido el ritmo del progreso al que aspiramos los ciudadanos.

Niños jugando a juegos de hombres ciertamente no es los que necesitamos para sacar al país de su marasmo. Lo que necesitamos es de patriotas, de gente preparada para manejar de un modo técnico y objetivo los intereses de la nación.

Los espacios se cierran y hoy en día no ya no queda lugar para los bravucones de barrio, los insultadores, los vendedores de baratijas, quienes ya no son requeridos en un país que quiere ser llamado de Nación… ¿Correcto?

A %d blogueros les gusta esto: