Programas de TV que Encantan a un Muerto


No pretendo recalcar nada sobre ciertas manías, visto que no se puede dar marcha atrás al reloj. Con todo, si se trata de alguna pieza de relojería antigua, es posible que se le pueda dar cuerda nuevamente… Locos sueltos los hay de montón.

Decir eso de “sueltos” es pura fuerza de expresión, ya que también los hay en las casas. Para ejemplo basta con enterarnos de lo acaecido con Timothy Brown.

Para suerte del sujeto, la semana pasada la policía británica decidió no inculpar al desvariado hombre de 59 años que, “incapaz de aceptar la muerte de su padre”, había colocado el cuerpo del fallecido en su poltrona favorita y continuaba de lo más campante a asistir televisión junto a él… No necesariamente películas de terror.

El caso es que Timothy Brown y el esqueleto de su querido padre estaban desde hacía cuatro meses en una casa de Strafford, en la región central de Inglaterra, cuando la policía, alertada por un vecino que no aguantaba más el mal olor, entró y, “en estado de choque” con la visión digna de la película “Psicose” de Alfred Hitchcock, detuvo a Timothy por “disimulación de cadáver”… Pero no del nauseabundo olor.

“Desde la cocina era posible escuchar la televisión a todo volumen. Entonces fui a observar, y como la puerta del fondo estaba destrabada, entré y conversé por un momento con Tim desde la escalera. Él estaba en la sala asistiendo un programa de Tv. Cuando abrí completamente la puerta, vi en la poltrona un cráneo que aparecía, y quedé impactado”, dijo el chusma del vecino a los policías, y eso bastó para que la prensa lo registrase.

Según su versión, Timothy explicó a los policiales que instaló a su padre, Kenneth, de 94 años, en su poltrona favorita, cerca de la chimenea -pronto para esperar a Santa Claus-, después que un incendio fue registrado en su cuarto en el mes de junio.

“Un plato de sopa lo reconfortará”, pensó el hijo esa noche, pero al día siguiente Timothy encontró a su padre muerto en el sillón. Entonces decidió dejar al fallecido en el local, con el mismo piyama, y continuar asistiendo TV en su compañía… Si bien pensó que su padre estaba enojado porque no le hablaba ni respondía.

Andrew Weatherley, de la policía de Stafford, que ahora decidió archivar el caso, explicó: “El hijo no conseguía aceptar que su padre estaba muerto. Eran muy próximos y ambos vivían recluidos. Timothy sabía que debería informar la muerte del padre, pero no conseguía hacerlo”.

A causa del avanzado estado de descomposición del cuerpo, la investigación no consiguió elucidar todos los misterios sobre la muerte del nonagenario. Con todo, la necropsia constató algunas costillas fracturadas, sin duda provocadas por la caída de la cama en el momento del incendio.

Independiente de lo que se apure, las autoridades consideraron que el hijo “no tenía ningún motivo manifiesto” para matar a su padre y decidió encerrar el asunto que, según Weatherley: “Porque, definitivamente, se trata antes de más nada de la historia de un hijo que perdió a su padre”… Y debe estar falto de un tornillo.

Es de los manuales elementales de psicología aplicada, capítulo comportamientos, consta que las personas sin carácter suelen tener actitudes extraviadas. Es de suponer entonces que una vez acomodado en el sofá, el padre haya dicho: “ya está, quedó todo resuelto”, a lo que su hijo habrá respondido que sí, que todo quedara resuelto, y luego los dos habrán pensado, o habrán sentido, si hay desigualdad y contradicción entre sentir y pensar, que esta parte que ha acabado es la misma que está impaciente en comenzar, puesto que los primeros, segundos y terceros actos, da lo mismo que sean los de las funciones o los de la vida, son siempre una sola pieza… ¡Macabro tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

La Crioterapia del Proceder


Unos dicen que son manías de egocentrismo, otros aluden a un trastorno mental consistente en una elevación anómala del estado anímico del individuo. Con todo, en referencia a lo último mencionado, es importante no confundir un “estado maníaco” con algunos rasgos obsesivos, como por ejemplo: obsesión por la limpieza y el orden, puesto que éste se ha integrado en el lenguaje en términos como “piromanía”, “cleptomanía” y otros trastornos mentales que derivan más bien de trastornos obsesivos, aunque bien puedan estar relacionados… ¿Quién lo duda?

Por causa de ello existe una muchedumbre que adora probar un nuevo restaurante, y a otros se les ocurre experimentar las tendencias de la moda de la estación, mientras algunos adoran arriesgarse en el procedimiento estético del momento. Y fue justamente este último punto, el que sirvió la semana pasada como escenario macabro para la muerte de Chelsea Ake-Salvacian, de apenas 24 años.

El procedimiento que la llevara a la muerte, en este caso, fue la “crioterapia”, una técnica moderna que promueve el “adelgazamiento instantáneo” mediante la aplicación de chorros congelantes.

Según lo cuenta el “Washington Post”, Chelsea -que nada tiene que ver con Mourinho ni su galés equipo de futbol-, era una técnica formada en la operación de las máquinas que aplican esos chorros, y que habría fallecido luego de ella entrar en la cámara sin contar con un auxiliar por cerca, lo que la llevó a congelar hasta la muerte en pocos segundos. Su cuerpo solamente fue descubierto 10 horas después, duro como piedra.

Sin embargo, la familia pidió mayor empeño en las investigaciones policiacas, ya que se les dio por colocar en jaque el primer diagnóstico que fue dado por los investigadores, quienes afirman que la muerte de la muchacha se debió a un “error operacional”. Empero, de acuerdo con lo manifestado por los familiares a la redacción del periódico, ella tenía “plena noción de lo que estaba haciendo”… Lo que no es de dudar.

Pero como el centro de estética donde ella trabajaba no posee cámaras de vigilancia y Chelsea no dejó ninguna indicación o mensaje sobre qué fue lo que la motivara a ingresar en la cámara sin contar con supervisión, ahora los investigadores reabrieron el caso para analizar las evidencias.

Con todo, lo que torna su muerte aún más extraña, es el hecho de Ake-Salvacian haber sido entrevistada poco antes sobre el uso de la técnica de crioterapia para un periódico local, cuyo artículo sólo fuera publicado apenas días después de su muerta.

Para quien no lo sabe, la crioterapia es un procedimiento que, al actuar bajo la promesa de “adelgazamiento instantáneo”, ha llevado a centenas de personas a hacer fila en las puertas de los centros de estética de todo el mundo, ávidos por conocer la fabulosa y prometedora técnica que ya logrado que atletas y celebridades de la farándula hayan adelgazado de la noche a la mañana o viceversa.

En todo caso, sepa el curioso lector que existen dos niveles de crioterapia: la leve y la intensiva. La primera consiste en la utilización de cremas, geles y espray que llevan alcanfor o mentol en su composición, lo que causaría un resfriamiento donde esos menjunjes son aplicados… -Por favor, no se le dé por usarlo en aquella parte delicada del cuerpo-. Cuanto al segundo método, son usados chorros de espray o sondas previamente resfriadas, que lanzan chorros de hielo seco o nitrógeno líquido, los que llegan a una temperaturas de “-196ºC”.

Claro que la crioterapia puede ser utilizada tanto para el adelgazamiento -diminución de medidas de algunas partes del cuerpo-, tonicidades de la piel, reducción de gordura localizada y la odiosa celulitis, como también para tratamientos de manchas en la piel.

Y no obstante esta técnica deje la impresión de ser bastante peligrosa, todo los tipos de repercusión sobre ese asunto han sido positivos cuanto a los resultados obtenidos hasta la presente fecha. Mismo así, el mortuorio caso de Chelsea ha sido el primer accidente envolviendo el milagrero procedimiento.

Asuntos como estos dan que pensar, principalmente en los apacibles instantes en que uno se encuentra sumergido en una bañera, donde además de todo tornarse más asépticamente acuático y amnióticamente uterino, existe el consuelo de las pompas de jabón, el ondular de las marolas, del patito de goma, de las canillas chorreando historias alucinantes que, en verdad, no son más que el reflejo de nuestro estado maníaco… ¡Congelante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Cómo Evitar Nalgas Cuadradas


-¿Qué tal, doctor? Disculpe que hoy me atrasé un poco. Me quedé viendo un filme extraordinario que estaban pasando en la TV.

-Cada uno con sus manías, mi amigo. Todos tienen sus caprichos, pero es bueno que sepa que además del culo quedarle cuadrado con esa rareza que usted tiene, recientemente ha salido un estudio que seguramente lo hará saltar del sofá.

-¿Qué puedo hacer, si soy un cinéfilo empedernido? A más, mirar televisión es un excelente pasatiempo… No se paga nada por ello, doctor.

-No estoy de acuerdo con lo que dice, hombre, pues, en términos generales, el cinéfilo es una persona que tiene un gusto especial por el cine. Algo muy diferente de lo que hace usted, que se estira en el sofá y pone cara de bobalicón mirando cualquier bodrio.

-Se engaña, doctor. Me acuesto en el sofá, porque esa es una manera cómoda de asistir la TV.

-Por mí, haga lo que le parezca, ya se lo dije antes. Las consecuencias las pagará usted mismo cuando la salud le pase factura, mi amigo.

-¿Por acaso mirar TV deja alguna secuela?

-Claro que sí, pues además de dejarlo lelo, según lo ha informado el periódico “Telegraph”, unos investigadores de la “Universidad de Osaka”, en Japón, han develado que las personas que asisten más de cinco horas de TV por día, están seis veces más propensas a formar coágulos en la sangre.

-Yo bien podría responderle que me importa un bledo lo que ellos hayan descubierto, pero como usted siempre trae buenos chismes, ¿qué tal si larga el resto del cuento?

-No es un cuento, mi amigo. Es un estudio científico que acaba de ser presentado a la “Sociedad Europea de Cardiología”, donde muestra que hombres y mujeres con edades entre 40 y 79 años, que asisten TV más de cinco horas por día, tienen dos veces más probabilidades de sufrir una embolia pulmonar fatal causada por la formación de coágulos sanguíneos, de que alguien que asiste TV durante menos de dos horas y media por día.

-¡Qué ridiculez! Dónde se vio…

-Y le digo más, esas probabilidades aumentan en hasta seis veces entre las personas con menos de sesenta años.

-Entonces, ya estoy libre de esas extravagancias niponas.

-No son incongruencias, mi amigo, puesto que uno de los investigadores llegó a revelar que la explicación para ello puede ser atribuida, en parte, a la “poca movilidad de las piernas cuando la persona asiste televisión”.

-¿Qué quiere que le diga? No le creo… ¿Cómo él llegó a esa definición?

-Porque él es el autor de un estudio que analizó 86.000 participantes por más de 18 años, en Japón. Y así llegó a la conclusión que existe el peligro de formación de coágulos sanguíneos en las piernas, y que estos pueden obstruir el flujo de sangre para el corazón.

-Nunca escuche tamaña payasada…

-Usted siempre con sus desconfianzas, ¿no?… ¿Sabe por qué usted nunca escuchó hablar de ello? Porque ese fue el primer estudio a relacionar el hábito de ver TV durante muchas horas con la formación de coágulos en la sangre.

-¿Qué trascendencia puede llegar a tener su descubrimiento?

-Según lo destaca el periódico “Independent”, es una importancia enorme en esta era de tanto sedentarismo frente de la TV. Además, estos investigadores afirman que el hábito de jugar videogames o pasar muchas horas sentado frente al computador, también puede ofrecer los mismos riesgos para la salud.

-Mire que usted repite cada cosa, doctor. Si fuese así, más de medio mundo ya estaría muerto o a camino del cementerio.

-Puede que no sean tantos así como usted supone, pues en un comunicado a la prensa, los investigadores dijeron que los que quedan colados frente a la TV deben seguir las mismas orientaciones propias de los largos vuelos de avión: levantarse, caminar, y beber mucha agua.

-Usted menudea como un loro, doctor. Repite cualquier cosa.

-Yo le aviso, nada más. Para que esté atento a lo que le pueda ocurrir mañana. A más, si sigue las recomendaciones, su mujer se lo agradecerá.

-¿Por qué? ¿Qué tiene que ver ella con todo esto?

-Porque dicen que eso de salir del sofá y circular, es muy bueno para la producción de espermatozoides. Cosa que seguramente a usted ya le estarán faltando.

-Déjese de joder, doctor… Mire, me tengo que retirar, porque dentro de instantes trasmiten un partido de futbol que no quiero perder… Nos vemos mañana.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

¿Maniático o Masoquista?


No hay caso, todo el mundo tiene sus propias manías. Por ejemplo: verificar si el gas está desligado, sumar los números de la chapa del auto que está a su frente, organizar ciertos objetos con simetría y por ahí va. Un sujeto original en estos asuntos es el jugador y galán inglés David Beckham, quien tiene por manía, a más de coleccionar enamoradas indiscretas, la costumbre de guardar siempre en su heladera un número par de latas de refresco. Por tanto, las manías son una especie de atavismo.

Bajo la óptica de las teorías evolucionistas, algunas de ellas fueron esenciales para el desenvolvimiento y la preservación de la especie humana… Mismo que esto nos deje la impresión que no ha servido de nada.

A mayor sensación de incertidumbre, es más probable que aparezcan las manías. Generalmente, y especialmente en psicología, todo está bien hasta que algo se convierte en un exceso; así, tener ciertas manías es completamente normal. El problema surge cuando empiezan a coartar el tiempo y la estabilidad de la persona.

Doctos afirman que las manías son consecuencia de los pensamientos obsesivos que previamente circulan por la mente. Esto hace que la ansiedad aumente y se generen una serie de comportamientos contra los pensamientos obsesivos y así disminuir la ansiedad. De hecho, cualquier tipo de manías suele ir acompañada de otras acciones igualmente exigentes, por lo que la vida cotidiana de cualquiera acabará plagándose de comportamientos esclavizantes.

Una muestra exacta de lo aquí registrado, mi sensato leyente, surgió hace más de dos años en Corea, donde germinó un fenómeno que quedó conocido como “mukbang”, que consiste en grabarse comiendo y pasarlo en vivo en la web… Antes de ir al retrete para aliviarse, obvio.

Quien mejor representa este prototipo es Park Seo-Yeon, una mujer coreana de 33 años que se convirtió en una de las principales celebridades del mukbang. Conocida como Diva, ella se dedica todas la noches a preparar cenas como para toda una familia y comerlas sola enfrente a una cámara para el asombro o delicia de miles de estólidos espectadores de la web.

En un reportaje con la “BBC”, Diva cuenta cómo el mukbang pasó a ser uno de sus principales ingresos financieros. Esta actividad que la lleva a comerse desde tres pizzas hasta tres kilos de carne en una única noche le significa un sueldo de hasta 9.300 dólares por mes. No obstante los gastos para realizar esos banquetes le cuesten hasta 3.000 dólares por mes… El resto e para caramelos y papel blanco en rollitos.

El programa de Diva consta de tres partes, una donde cocina la cena, después otra donde come, y una última donde se dedica a hablar con sus espectadores a través de un chat que acompaña el “streaming”. Cada una de esas partes tiene una duración de aproximadamente 1 hora… ¡Haya aguante!

A pesar de que Diva cocina ella misma un tercio de sus cenas, todo el resto le llega a través del delivery. Como consecuencia, muchas marcas se han ofrecido como “sponsors” de su streaming. No obstante, Diva primero pruebe la comida para luego decidir si acepta la oferta de la empresa.

La reina del mukbang explica que sus fans la siguen por causa de las gustosas comidas que muestra en pantalla y por el gusto con el que las come. Muchos de ellos son personas que están a dieta y encuentran una satisfacción masoquista en verla comer. Asimismo, otro tipo de masoquista son los pacientes que se encuentran internados y miran su show para contrarrestar las comidas poco gustosas que tienen que consumir en el hospital. Una vez, incluso, recibió el agradecimiento de una fan que dijo haber superado su anorexia gracias a que la veía comer.

En todo caso, los fans agradecidos pueden realizar donaciones a través de la web donde se publica el streaming. La plataforma se queda con una comisión de entre el 30 y 40% de éstas, y Diva utiliza el resto para engordar su cuenta bancaria… Lo que no deja de ser una manía especulativa.

En fin, ni filosofías ni manías sirven para remendar zapatos. Por tanto, lo que resta es meter el pecho del pie en la carretera y providenciar que las amenidades de los terráqueos resulten simples, surreales e indoloras… ¡Delirante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: