Quédate


Ella, siempre en su eterna manía de sonreír. Yo, en mi adorable manía de caer rendido cada vez que lo hace.

Por disfrutar su reír, mis devaneos se han perdido entre las estrellas de sus ojos, en la profundidad de su mirada, en los soles de sus mejillas, en las sutiles cometas que forman sus cabellos al viento, y en la nebulosa bruma de sus labios amanecidos y frescos como uvas de verano.

Ensimismado con su mirada, me gustaría tocarla como quien toca un violín. Con sentimiento, con fineza y, en el correcto momento, con frenesí.

Pues es ahí que trastornado por la inquebrantable ilusión de quererla mía, noto surgir ese lapso de reflexión en el que pensamos qué hacer con lo que tenemos entre manos, lo que sea que tengamos, y percibo como ella se me va escapando entre los dedos como arena que escurre en la clepsidra.

Cuantos besos, vida mía, me perderé por no saber decirte que te necesito a mi lado.

Anuncios

Quedó Elucidada la Vieja Manía Canina


Y a causa de ese nuevo develamiento acabo de desilusionarme con mi abuelo, a quien siempre tuve en alta estima. Aunque también es cierto que no estoy triste por ello, pues pienso que todo se debe a esa ignorancia propia que tenían los antiguos. A bien verdad, recuerdo que cuando yo era chico, y de ello ya se van muchos años, él me contara sobre la manía del por qué los perros se vienen oliendo la cola desde los tiempos antediluvianos, explicándome que se debía a un hecho lógico.

Y digo “lógico” por no decir fortuito ya que, según él, todos los perros del mundo fueron llamados por Noé a una reunión previa antes de éste terminar de construir su famosa Arca. Sin embargo, existía una determinación categórica: nadie podía entrar a la reunión con las bolas puestas. Eso originó que todos los perros dejasen las suyas en la puerta. Con todo, en medio de la tertulia aconteció una tremenda trifulca y todos salieron corriendo echando mano a lo que veían primero. Así pues, a partir de ese día, cada vez que ellos se encuentran se huelen uno a otro, que es para ver si alguno lleva las suyas puestas por equivocación.

Obvio que en aquel momento di el hecho por sentado, pues lo que él me contara hacía sentido; pero pasados los años uno se da cuenta que la respuesta para esa cuestión no es tan sencilla como parece… O mejor dicho, no era, puesto que en pocas palabras, se ha descubierto que los perros lo hacen para poder recolectar la mayor información que puedan sobre el otro animal… Por lo que algunos ya estarán deduciendo que estos animales tienen un chip escondido en el orificio.

En realidad, el secreto, conforme asegura la “Sociedad Química de Estados Unidos” (ACS por su sigla) en un artículo que fue publicado por la cadena “BBC”, estaría en la química, debido a que los perros tienen un olfato tan desarrollado que llega a ser entre 10.000 y 100.000 veces más sensible que el humano.

El asunto es que cuando dirigen sus hocicos a la cola de otro perro -tal cual un pendrive-, lo que hacen es recolectar un montón de información sobre el otro animal, desde lo que come hasta su género o estado emocional, llegaron a explicar los técnicos al medio de información británico.

Años atrás, George Preti, un conocido experto en feromonas y olores humanos, se dedicó a estudiar las secreciones anales de perros y coyotes, por lo que identificó los componentes de las secreciones que producen las glándulas alojadas en dos pequeñas bolsas… Lo que por sí sólo deja evidenciada la delicia de su trabajo.

De acuerdo con lo que informó el oledor de Preti a la BBC, este lenguaje químico del que habla estaría compuesto de trimetilamina y ácidos grasos volátiles; empero el aroma pueda cambiar de acuerdo a la genética y el sistema inmunológico del animal… Además de las porquerías que le den de comer en casa.

Por lo demás, todo indica que los perros, conforme llegaron a explicar los expertos de la ACS, tienen un sistema olfativo auxiliar diseñado específicamente para la comunicación química, un órgano que tiene nervios que se comunican directamente con el cerebro… O sea, que es algo así como un enchufe que lo conecta en el c… Bueno, es fácil uno imaginar a donde.

Pues bien, este sistema odorífico, aseguraron los especialistas consultados, le asegura no tener interferencias de otros aromas y dedicarse sin distracciones a leer las “tarjetas de presentación” de los terceros.

Reflexionando sobre esta revelación, es como si yo le digiera al perro: “el diablo no acecha siempre tras la puerta”. Aunque reconozco que a causa de la manifiesta diferencia de conceptos y la distinta naturaleza de los vocabularios entre él y yo, no podrá el perro aspirar siquiera a una mera comparación preliminar de lo que yo pretendía comunicarle, y en cierto modo menos mal que así es, porque, condición indispensable para pasar al siguiente grado de entendimiento, tendría que ser él preguntarme qué era eso del “diablo”, figura, entidad o personaje, como se supone, ausente del mundo espiritual canino desde el principio de los tiempos… ¡Guau!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Un Hobby Puede Llegar a ser Matador


Uno no debe equivocarse al imaginar que una afición no es sinónimo de hobby, aunque muchas veces confundamos la historia y la etimología de ese término. En realidad, esa inclinación no es más que una actividad cuyo valor reside en que aquél que la ejecuta lo haga por su interés o amor hacia la actividad en sí misma y los frutos intelectuales, artísticos, deportivos o materiales que ella genera… Aunque no se puede negar que ciertos memos inclinan su afición para el lado equivocado.

En todo caso, cabe entonces preguntarse: ¿qué es un hobby? Pues bien, según indica la “Real Academia de la Lengua”, significa un “pasatiempo o entretenimiento que se practica habitualmente en los tiempos de ocio”.Su importancia radica en que, al hacer aquello que a uno lo apasiona, podemos alejar de la mente por algún rato las preocupaciones y el estrés, enfocándonos en una actividad que nos relaja y nos convierte en un ser creativo… No en tanto se diga que algunos exageran a tal punto y con tamaña perfección, que la logran practicar en la horizontal.

Pero claro, el tiempo pasó y quizás algunos se olvidaron de eso. La maldita rutina, los hijos, las deudas y el afán de cada día terminaron por alejarlos de aquello que amaban hacer en sus ratos de ocio. ¡Gran error!, mi amigo, pues son esos espacios de asueto los que nos conectan con uno mismo, los que nos alejan del estrés diario y los que nos recuerdan el eterno niño que uno lleva dentro, aquel que, aunque no lo crea, puede ser nuestro salvador ante las preocupaciones del día… O a veces el causador de nuestra propia muerte.

Claro que ésta última especulación mencionada se debe más bien al hecho de que una mujer, coleccionadora compulsiva de 66 años, terminó muriendo luego después de ser aplastada por una pila de objetos que ella acumulaba por afición dentro de su casa en Cheshire, Londres, Reino Unido.

De acuerdo con el periódico “The Mirror”, Beverly Mitchell fue rebasada por un enorme montón de botellas, diarios, revistas y otros residuos. En realidad, por causa de su compulsiva manía, afición o hobby -llámelo como quiera-, el primer piso de la casa cedió debido al excesivo peso de los materiales allí acumulados.

Cabe agregar que como ella vivía sola con sus excesos de despojos, su cuerpo fue encontrado solamente una semana después del derrumbe, cuando la policía invadió la residencia luego de ser alertada por el cartero, quien desconfió del elevado número de correspondencia que se acumulaba en el buzón.

El sargento Kevin O’Donnell, coordinador del grupo de agentes que irrumpieron en la vivienda, comentó: “Es pura basura…. Simplemente, ella nunca tiraba nada fuera. Era una montaña de correspondencias, paquetes, botellas, lotes de papeles, periódicos y revistas”, explicó sin remilgos.

Sin embargo, una vez que ha quedado comprobado que la afición puede llegar a matar, agregaré que la manía o afición no es una exclusividad de los humanos, hecho que fue corroborado por los vecinos de una villa de Ludernalp, en Berna, capital de Suiza, en esa misma semana, puesto que ellos pudieron comprobar “in loco” la veracidad del apotegma: ¡Sólo cuando la vaca vuele!

Bueno, si ella volaba o no, no sé, pero sí es verdad que ellos se llevaron un tremendo julepe al encontrar a una aficionada vaca parada arriba de un tejado… Cuyo hobby era dejar parte de su rumiante apetito allí depositado.

Según informó la prensa local, la vaca trepadora huyó de su rebaño y saltó al tejado de una residencia de la mencionada villa luego después de ser perseguida por su dueño. Como la cumbre del techo de la hacienda queda próxima a un promontorio del terreno, el animal consiguió saltar con facilidad… O tomó “Red Bull”, que le dio alas.

Pues bien, el dueño de la vaca intentó utilizar una escalera con el propósito de tirar el animal del techado, pero falló y se cayó durante las tentativas… “Tuve que mirar tres veces para acreditar que realmente había una vaca en el techo”, le confesó más tarde al reportero del periódico, “Rolf Steiner”.

En todo caso, la vaca alpinista no se hirió, y luego después bajó por cuenta propia del techado y sin necesidad de contar con la ayuda de los vecinos. Entre tanto, el dueño de la residencia relató diversos daños en las tejas de la casa… Además de la bosta allí defecada, evidente.

Con todo, recapacito sin necesidad de afición a traumas de cualquier índole, que frente a este conjunto de turbaciones metabólicas, sólo Girolamo Acquapendente, el gran anatomista del Renacimiento, fue quien, a partir de un retrato de su sobrina, concluyó sin sistemática erudición, que los bebes se parecen con los embriones que fueron y con los viejos que se tornaran… ¡Fantástico!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: