La Inconciencia Puede Afectar su Oficio


La libre elección de una profesión u oficio será en definitiva la actividad a la que una persona se dedicará, y que tal vez la lleve a la opción futura de una carrera; o sea aquellos estudios que lo capacitarán para la profesión elegida. Sin embargo, en dicho proceso entrarán en juego distintas variables como motivaciones, intereses, aptitudes, etcétera, que condicionarán la elección.

Por ejemplo las motivaciones que, con sus determinaciones inconscientes que se establecerán a partir de la historia del sujeto, se relacionarán con los intereses conscientes: “…Siempre sentí cierta inclinación hacia la enseñanza, no sé por qué, pero me interesaría ser maestra jardinera…”… Aunque le paguen un sueldo de mala muerte.

Empero, las aptitudes de los individuos desempeñarán un papel importante: “…Tengo habilidad para los deportes y quisiera hacer una carrera afín…”. O puede suceder que haya oposición entre aptitudes e intereses: “… Tengo facilidad para las matemáticas, pero me gusta la historia…” o “… me gusta Farmacia, pero no me llevo bien con las fórmulas…”. De igual modo, también pueden establecerse conflictos entre intereses no convencionales y mandatos familiares y sociales internalizados: “…Me gusta la pintura, pero es difícil vivir del arte y además en mi familia son todos profesionales…”.

Por tanto, mi laborioso leyente, el resultado del interjuego de estas fuerzas, la resolución o no de los conflictos que se generen, que en definitiva siempre son entre el sujeto y los mandatos y demandas internalizadas, determinarán su elección.

Como sea, al escoger la profesión u oficio que se le antoje, no se olvide de los muchos aspectos a considerar. ¿Qué tipo de profesión me gustaría? ¿Cuánto tiempo llevará estudiar esa profesión o aprender ese oficio? ¿Estará vigente esta profesión en cinco años?… ¿Qué sucederá conmigo si yo soy dueño de un espíritu alegre?

Bueno, no todos tienen dos dedos de frente para auto responderse, y evidente que ello puede ocasionar ciertos contratiempos, como es el caso de un sepulturero del cementerio de Guardamar de la Segura, en la ciudad española de Alicante, que perdió su empleo por causa un motivo inusitado y macabro… Bien de acorde con su oficio, claro está.

Es que el hombre posó con un cadáver momificado, junto con un pariente del muerto, según informa el periódico español “Publico”. La foto fue muy difundida en redes sociales como Twitter y Facebook.

El extravagante registro fotográfico ocurrió a fines de agosto de 2014, cuando los familiares abrieron el panteón para enterrar a la esposa del difunto en el mismo local. Entonces, el sepulturero y un pariente del muerto resolvieron registrar el momento con un selfie a la altura de los hechos. Ahora, la municipalidad apartó el sepulturero de su trabajo en cuanto decide cual deberá ser la medida disciplinar a ser tomada.

¿Quiere otro ejemplo? Un guardia real inglés fue flagrado danzando y haciendo piruetas en frente al Palacio de Buckingham, y puede que ahora sea punido con una multa de £ 1.000 o con tres semanas de prisión. Eso, porque sus oficiales superiores acreditan que el guardia, apellidado de “soldado bailarín”, debe ser punido por “conducta prejudicial al buen orden y la disciplina del servicio”, lo que podría llevarlo a horas de testes y prácticas físicas en una prisión militar en Colchester, Essex, al este del Reino Unido. Además, fuentes de la defensa confirman que el Ejército está procurando consejo jurídico antes que una audiencia disciplinar sea convocada.

“No hay ninguna multa en los manuales disciplinares para caminadas bobas y danzas durante un desfile, porque nadie en sano juicio tuvo coraje de hacerlo”, dijo una fuente militar al “Daily Mail”, el domingo pasado… “Está siendo discutida una sentencia de prisión de 21 días, dijo la misma fuente… “Los jerarcas desean establecer un marco para que ningún guardia se atreva a danzar del lado de afuera del Palacio de Buckingham nuevamente.

En el video postado en “YouTube” el mes pasado, el guardia es visto girando en torno de sí mismo en cuanto anda, mezclando los pasos durante su tradicional andar altivo. La grabación postada en agosto ya fue vista más de dos millones de veces y ocurrió mientras la reina Elizabeth estaba en su residencia de Escocia.

Al final de cuentas, lectores cautivos, mujeres inteligentes y vírgenes incautas, todo esto me parece un tanto complejo para lograr entenderlo porque sí, y quizás exija un esfuerzo intelectual para lograr asimilarlo. En todo caso, jamás me hurtaré de dividir con los demás esos flashes de insanidad que existen en medio de tanta lógica distribuida por el orbe… ¡Laborioso tema!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Los Descomedimientos de las Leyes


En un país en el que amanecemos todos los días enterándonos de la implantación de más sanciones de carácter político-sociales y abrigando en la mente un miedo voraz por causa del ascenso vertiginoso de la inseguridad originada en las malas políticas estatales, se fundamenta cada vez más en la cabeza de cada uno y nos causa indignación, tener que corroborar que el macabro “grito neoliberal” de los anteriores regímenes terminó convirtiéndose en un paso de “guate-mala a guate-peor”, tras un discurso histriónico que en su entonces se valió de leyes groseras o de obras aparentes y fingidas.

No en tanto, nos asusta aun más cuando, en materia de política exterior, se observa a un mundo que camina a pasos largos hacia el desarrollo y la libertad, mientras que por aquí el enigma de la soberanía se lo usa para retroceder y hostigar al pueblo por falta de acuerdos comerciales que terminan por parar o hacer mermar la producción, subir el desempleo y ocasionar la cada vez más extensa importación de productos chinos y asiáticos.

Por otro lado, también nos preguntamos en silencio: ¿Por qué debemos relacionarnos con Irán o Bielorrusia?… ¿Por qué llegamos a respaldar a tiranos como Muamar Gadaffi (Libia) o a un asesino de niños como Bashar Al Assad (Siria)?… ¿Se puede construir la Historia sin tener conceptos claros, mercados para nuestros productos, una política sin ética y tras un fundamentalismo antojadizo?

Claro que no, pero al enterarnos de que Julián Assange y su pedido de asilo, que en su momento se dijo que se resolvería después de los Juegos Olímpicos de Londres (para no mezclar deporte con política), no deja de ser un otro capítulo de lindo un cuento de hadas. Para mí, esa es una prueba del uso malintencionado del ícono de la libertad de expresión, utilizado para tapar la aprobación de la Ley Mordaza, que no se aprueba sino por la exclusiva falta de votos negociables.

Igualmente, al enterarme que ya tienen a punto un tal de Código Penal Integral que aumenta las penas y los castigos, me sorprende saber que las cárceles se empiezan a llenar de conductores por ir muy rápido. Como ejemplo, menciono a un médico que, por acelerar para acudir a atender a un paciente, pasó tres días de prisión, pagó la multa de 292 dólares y le bajaron 10 puntos en su licencia, mientras se sabe que apenas un 13,2% de los 2.137 asesinatos están ejecutoriados y tan solo unos 260 criminales fueron a la cárcel.

No soy contrario a este tipo de penalización, pero a muchos se nos achica el corazón al saber que por aquí se aplican multas más elevadas que en EE.UU. o Europa por un mal parqueo, o termina por remitirse a la cárcel a un sujeto, por caminar fuera de la línea cebra. Empero, tenemos que convivir con un tipo de violencia urbana parecida a países como El Salvador o Colombia.

Mucha gente de muy humilde condición lucha día a día contra la falta de trabajo, la mugre, la pobreza, las interminables colas de espera por un atendimiento médico y el abuso de todos los tipos clasificatorios. Y nos es sólo apagando la TV que nos molesta, que se logrará el triunfo. Eso es para los ricos que tenemos cable, los otros que desde lo más desclasado tienen que luchar todos los días tratando de vivir dignamente, son los que al final merecen nuestro respeto.

No olvidemos que la ley absurda creada para castigar inocentes, siempre será la peor grosería planteada como solución… ¿Usted no está de acuerdo?

A %d blogueros les gusta esto: