La Boda


108-la-boda

Las historias suelen contarse por centenas, pero en este caso en particular ella será única, como también es único es el proceder del personaje.

…Cierta tarde Roberto estaba sentado en el café, cabeza apoyada sobre una de las manos, pensando seriamente en la manera de solucionar sus problemas. En eso, Francisco entra y, sin decir nada, se sienta frente a él.

-¡Qué suerte que apareciste!… ¡Estaba necesitando de una segunda opinión!

-Qué… ¿Tienes algún problema de salud?

-No, pero déjame que primero te cuente qué es lo que está ocurriendo conmigo, y luego verás que me encuentro en un callejón sin salida.

-¿Tan grave así es tu situación?

-Depende del ángulo lo mires, Francisco. Pero el caso, es que tengo dos novias: Olga, que tiene una par de piernas espléndidas, y Eva, con ese busto insinuante y adorable… Pero hasta aquí no hay misterio, pues doy cuenta de las dos sin problema alguno… Sin embargo, verás que surgió una traba enorme, puesto que para complicarme la vida, las dos resolvieron que quieren casarse este año, y yo ya no sé qué hacer, con cuál de las dos debo hacerlo.

-Si tú no me estás tomando el pelo, sin duda el caso es más que complicado. Creo que sólo te lo puede resolver un psicólogo. ¿Ya has consultado con alguien?

-No, pero tengo una conocida… Creo que tienes razón. Mejor lo consulto con la psicóloga, para que ella me ayude a resolver este dilema.

Pasadas algunas semanas, los dos amigos se encuentran nuevamente, momento en que Francisco le pregunta:

-¿Y ahí, resolviste tu problema? ¿Con cuál de las dos te casarás?

-Sí, lo resolví. Me voy a casar con las dos el 29 del mes que viene. Con Olga en la capilla que está cerca de su casa, a las tres de la tarde, y con Eva a la siete, en la Iglesia de San Pancracio.

-¿Estás loco? ¿Dónde se vio, a alguien casarse con dos? Te vas a convertir en bígamo… ¡Iras a la cárcel!

-Esa es la única solución que encontré para resolver este problema crucial, mi amigo. Mi psicóloga piensa que es una óptima idea. Dijo que conviviendo con las dos, al fin voy a resolver a quien amo más y con quien me adaptaré mejor al matrimonio.

¡Enloqueciste de vez! -Gritó Francisco, que se levantó y se marchó del lugar, abalanzando la cabeza, inconformado con tanta idiotez.

El día que estaba marcado para la realización de las dos ceremonias de casamiento, Roberto se vistió como manda el figurín. Se había comprado traje oscuro, como indica la moda, y una corbata plateada.

Cuando estaba cerca de la hora del primer compromiso, él mudó de idea y resolvió que primero debía despedirse de su psicóloga para agradecerle su apoyo.

No fue exactamente una consulta clínica, pero en medio de la conversación, ambos se subieron al coche de Roberto y se fueron a pasar la Luna de Miel en un balneario. A la psicóloga le gustaba la playa: la encontraba más excitante que las montañas.

Anuncios

Las Pretensiones de un Soltero


Es factible que el grado de presunción del ser humano pueda variar tanto cuanto sus relacionamientos. A comenzar primeramente por las parejas. Por consiguiente, es fácil ver como muchas de esas yuntas creen estar dotadas de algún conocimiento raro, o hasta ser protagonistas de una gran historia de amor anacrónica… “Luego encontrarás a alguien”, le dicen ellos a sus amigos solteros, con aquella misma mirada que facilitarían a un pobre perro abandonado.

Por supuesto que además del tono condescendiente y extremamente arrogante con que estos palominos tratan a quien es soltero, a veces llegan al límite de usaren la expresión “alma gemela” en una conversión casual. Eso, cuando uno no tiene que aguantar la narrativa detallada de su viaje de luna de miel a cualquier parte, y aun tener que sonreír para cada una de las 2300 fotos de la pareja curtiendo la vida juntos. Por tanto, después de visitar su amigo casado, usted puede sentirse satisfecho con su vida de “soltero”, pero es justamente ahí que yace el peligro.

En todo caso, si usted tiene orgullo de ser o estar soltero, entonces tome cuidado, porque esa postura de autoconfianza a veces le puede salir por la culata, y puede llevarlo a hacer alarde de las mismas pretensiones que son comúnmente exhibidas por los solteros que no asumen el recalque. Como por ejemplo:

Hablar que “no tiene tiempo” para un relacionamiento, lo que inevitablemente implica en el hecho de todos los comprometidos ser perdedores en materia de amor. Es una manera egocéntrica de decir que personas ceñidas en relacionamientos son unos pobres de espíritu que no tienen libertad para hacer amistades y enfrentar desafíos.

Discutir regularmente todas las cosas que le gustaría realizar antes de “atarse” con alguien, como hacer un viaje de mochilero o escribir un libro, porque todos saben que esa “libertad para curtir la vida” acaba en el mismo segundo en que las ex-novias o ex-novios alteran su status en Facebook para “En un relacionamiento serio con…”

Inundar el feed de las redes sociales de todos sus amigos con máximas contra el casamiento. Después no reclame del tipo de atención que capturará con esa postura de “yo soy diferente y el resto es todo igual”.

Usar argumentos de personajes de series o filmes para justificar sus ataques a cualquier forma de relacionamiento amoroso. Con ese tipo de determinación, las personas acabarán realmente sintiendo pena de usted.

Improvisar en la hora de hablar lo “triste” que es, cuando un individuo entra en un relacionamiento, mencionando que “al final todos desaparecen”. Claro que puede rolar aquella etapa antisocial al comienzo de un noviazgo, pero eso de generalizar relacionamientos es casi siempre escupir para arriba en día de viento.

Querer demoler el concepto de casamiento cerca de personas que están ansiosas por casarse. Sinceramente, una cosa es no querer amarrar su burro, y otra es virar predicador quijotesco de la independencia afectiva, citando porcentuales de divorcio todo el tiempo como si usted fuese una “Nasdaq” del dolor de codo.

Decir lo cuanto está “enamorado de la ciudad” porque tiene la chance de tener una experiencia más profunda del lugar de que las parejas, ocupadas demás en el cuarto de un hotel para notar el edificio más alto de la ciudad.

Describir el tiempo que pasó soltero como un “periodo de descubrimiento”. Al final de cuentas, la introspección y el crecimiento personal quedan paralizados cuando un relacionamiento comienza, ¿no es verdad?

Hablar de lo contento que está por no estar atado a nadie en la frente de todos sus amigos comprometidos. Como si su vida fuese un genuino paseo de unicornio por el arcoíris del placer, estilo y éxito profesional.

Decir que está casado con su carrera. Puede hasta masajear su propio ego con ello, pero de hecho, es que hay mucha gente que no necesita dejar que desear en otros departamentos para realizarse profesionalmente. Óptimo si se le antoja dormir solo, pero es mejor dormir sin eso en la cabeza.

Reclamar de los convites de casamiento que recibe en las redes sociales. Pero por lo menos tenga el mínimo de decencia y reclame en privado, como un adulto.

Ponerse a distribuir consejos para las parejas como si estuviese ampliamente familiarizado con el tema relacionamiento. Claro que es mucho más confortable juzgar la convivencia a partir del puerto seguro del soltero.

Hablar sobre todas las cosas divertidas que usted puede hacer como persona soltera, incluyendo el hecho de “poder ir” a cualquier lugar cuando tiene ganas.

Cavilando sobre esto, imagino a aquellos que no están completamente en sí, actuando como quien ha escapado de un peligro y se sorprende de estar todavía vivo, con esas lágrimas que no caen y se consumen en los ojos, viviendo con ese dolor feliz, esa especie de felicidad dolorosa, ese ser y no ser, ese tener y no tener, ese querer y no poder… Del que habla por hablar porque no está pronto para encarar su bienestar a dos… ¡Desdichado hombre!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Motivos que Terminan con su Relación


Parece que otra vez estoy tocando la misma tecla, ya que es evidente que durante siglos ya se ha gastado mucha saliva, tinta y papel para asentar que la finalización de un relacionamiento amoroso siempre es difícil, aunque variando, obviamente, los motivos de cada desenlace. De cualquier manera, creo oportuno dedicarle dos dedos más de prosa a este delicado asunto, ya que el impulso que lleva cualquier relacionamiento a su fin, parecería que para algunos inconscientes los motivos no les quedaron muy claros.

Tal vez por estar inspirados en esas crueles dudas, es que el personal de la “Men’s Health” se encargó de compilar una lista de situaciones que conspiran para el fin de los relacionamientos, no obstante, según lo mencionan con antecedencia, la opinión a que llegaron se basa en la óptica femenina. Incluso, comentan cuales son los crímenes que uno comete para lanzar la relación para el espacio antes mismo de ella comenzar. Por tanto, si la curiosidad ya le está carcomiendo las entrañas como si fuese un ácido desoxirribonucleico, a seguir enumero algunas de esas demasías que el hombre comete.

Coquetear con las amigas de ella – La única cosa peor de que ponerse a conferir el cuerpo de otras mujeres en la presencia de ella, es coquetear con alguien de su grupo. Eso puede sonar divertido para uno, pero para la mujer es algo inadmisible. Claro que ella adorará saber que usted puede hacer parte de su grupo de amigos, sin embargo suele resultar al contrario si percibir que usted está babando aquella amiga de “legging”. Ser legal con sus amigas está liberado, desde que uno no deje de dar la debida atención a su enamorada. Al final de cuentas, ella necesita saber que usted sólo tiene ojos para ella.

Querer controlar cada centavo – En realidad, en el mundo de hoy día las mujeres son plenamente capaces de pagar la cuenta. Algunos piensan que ellas deberían ofrecerse siempre para colaborar. Entre tanto, si usted insiste en tratarla bien, hágalo sim reclamar. A ninguna chica le gusta salir con un tipo que discute precios el tiempo todo, que paga con moneditas o que va al baño en la hora de pagar la cuenta. Todos sabemos que nuestra cuenta corriente tiene un límite, pero siempre es posible ser un caballero sin salirnos del presupuesto.

Sofocarla – Durante la fase de luna de miel es así: uno quiere pasar cada minuto con ella. Seguramente que ella también, pero puede apostar que igualmente desea que usted tenga su propia vida. Si uno aparece en todas las aulas de yoga o en los “happy hours” de su grupo de trabajo, o donde sea, ella puede comenzar a sentirse sofocada. Al contrario de lo que se piensa, en esos períodos es mejor uno hacer planos por cuenta para esos durantes y encontrarla más tarde. Al final, ¿cómo ella irá sentir nostalgia de usted, si está siempre que ni un chicle pegado a su lado?

Uno demuestra estar poco interesado – Todas las mujeres quieren seguridad cuanto a los sentimientos de un hombre. Si uno no es cariñoso, ira dejarla con dudas sobre lo cuanto está comprometido con el relacionamiento, y eso puede que las haga sentirse tentadas a acabar con todo antes que uno tenga tiempo de reaccionar. Para evitarlo, entre tanto, no necesitamos ser pegajosos o lanzarle miradas profundas. Intente elogiarla, asegurar su mano, decirle lo cuanto siente su falta, o simplemente dejar que los codos se toquen al dividir el postre. ¿Quién sabe? Todas esas cosas son pequeños señales de atención que pueden levarlo más tarde a una última señal de afecto: el sexo.

No tener palabra – De repente usted menciona que gustaría de levarla a cenar el próximo sábado -pero eso fue antes de conseguir ingresos para un determinado partido-. ¿Qué debe hacer enseguida?… Ni piense en fingir que se olvidó de la cena o actuar como si no fuese firme de palabra, una vez que usted nunca termina lo que comienza. Cuando uno vacila, ella presupone que uno es falso o apenas un idiota. En otras palabras, la próxima vez que usted aludir la idea de salir, seguramente ella no ira pestañear para devolverle el golpe en el acto. En todo caso, encare la situación como hombre maduro y llámela. Dígale que lo siente mucho, y que tendrá que remarcar el encuentro para la semana siguiente. Esa actitud revelará que usted realmente tenía la intención de levarla para cenar, y eso le agradará. No en tanto, certifíquese de la semana entrante cumplirá con lo combinado.

Querer darle un ultimato – A todo el mundo le gusta tomar su propio rumbo. Pero si ella no está preparada para el compromiso, no la amenace con esa historia de “pegar o largar”. Forzarla a tornar “oficial” el caso entre ustedes solamente ira apartarla. Tente ser paciente y mantener el canal de comunicación abierto. Pero si acaso ella no da el próximo paso, la respuesta es obvia, mi amigo.

Andar de “ti-ti-ti” con a su ex – Volver con la ex nunca fue una buena idea, Pero reencender una amistad no sólo es posible como saludable -con tanto que su actual no se quede con la vela en la mano-. Vale la pena mantener esa onda a través de chats y mensajes de texto con su antiguo “affaire”. Pero si por acaso acaba reencontrándose con ella, de un toque para su actual enamorada con antecedencia. Dígale el horario y local -y hasta vale convidarla por si ella quiere ir junto. El relacionamiento con su ex necesita ser 100% transparente para que su nueva pareja sepa que no hay motivos para celos. Si mismo así ella no está convencida cuanto a esa situación, limite todavía más su conversa con la ex. Eso demuestra que la actual es la nueva prioridad en su vida, e su ex pasó a ser llamada así por algún motivo.

Empero, ja con un ojo psicoanalítico me diciendo que “si” en cuanto el otro me dice que “no”, juzgo que en estos instantes de espasmódicas revelaciones, se puede revelar sin sorpresa que, al fin de cuentas, además de las perfumadas verdades habituales que aquí escribo, nada nada mudó tanto en nuestras vidas… ¿No concuerda?

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: