Las Fuentes Pueden Ser Numerosísimas


A lo largo de su vida, Ryszard Kapuscinski supo conjugar lo mejor del periodismo con la literatura. Consta que este polaco nacido el 4 de marzo de 1932, desfiló por la Universidad de Varsovia para estudiar Arte e Historia, aunque luego pasó a dedicarse al periodismo y se desempeñó como profesor en varios centros universitarios y en otras instituciones por el estilo, como la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (creada por Gabriel García Márquez).

Kapuscinski fue autor de libros como: “El emperador” (sobre el emperador de Etiopía, Haile Selassie), “El Sha” (Sha Mohamed Reza Pahlevi), “El Imperio” (acerca de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), “Ébano” (una antología de reportajes situados en África), “La guerra del fútbol”(enfrentamiento entre Honduras y El Salvador), “Los cínicos no sirven para este oficio”, “Un día más con vida”, “Los cinco sentidos del periodista”, “El mundo de hoy” y “Viajes con Heródoto” (un homenaje al primer historiador griego), entre muchos otros.

Por tanto, Ryszard Kapuscinski, el periodista que fue calificado como el “reportero del tercer mundo”, dijo durante una de las varias entrevistas que concedió, que las fuentes que utilizaba para construir sus textos periodísticos eran varias:

“Hay tres tipos -dijo-: la principal son los otros, la gente. La segunda son los documentos, los libros, los artículos sobre el tema.

La tercera, es el mundo que nos rodea, en el que estamos inmersos: los colores, las temperaturas, atmósferas, el clima, todo eso que llamamos imponderabilidad, una palabra que es algo difícil de definir y que, sin embargo, es una parte esencial de la escritura”…

Por tal motivo, se aconseja a los estudiantes universitarios de hoy, que recuerden siempre esta definición de Kapuscinski, ya que cuando el escritor polaco apunta a la gente como fuente de información, no hace más que referencia a las personas que viven en las ciudades del mundo.

Por tanto, si pensamos solo en nuestro pueblo o en cualquiera, donde viven centenares, millares o millones de personas, podemos concluir que tenemos el mismo número de fuentes y también de historias.

Hace varios años, en Argentina, fue publicado un libro sobre las fuentes. La publicación tenía 600 páginas y explicaba detalladamente el manejo de las fuentes. Quién no pudo echar mano sobre ella, puede que la encuentre en alguna biblioteca, o en todo caso que lea otra obra escrita por Sibila Camps y Luis Pazos. Se llama: “Así se hace periodismo” cuando se proponen explicar, de la manera más pragmática posible, como funciona una redacción, e incluye una lista de fuentes que está encabezada por la “observación directa” del reportero para cumplir sus tareas.

Como fuente de información, luego le sigue la gente en la calle, los documentos, los archivos y contactos, e inspirado en los consejos de Ryszard Kapuscinski, los libros y la experiencia propia.

En todo caso, no sería mal pensado pedirles a mis amigos que intenten escribir una noticia del barrio donde residen. Para construirla, pienso que el requisito fundamental debería ser la utilización de al menos cuatro o cinco fuentes, ya que insisto en decirles que para mí, el periodismo sin fuentes no existe y eso es lo mismo que decir que no pueden existir los reporteros sin contactos… ¿Qué tal probar?

Anuncios

Consulte el Horóscopo Antes de Besar


¡Impresionante! Pues noto que únicamente después de haber escrito “Los dioses tienen sed”, fue que Anatole France se convirtió en un alcohólico invertebrado y acabó por descubrir lo obvio, al afirmar no ser más posible volver a ser feliz, si no es a costa de alguna ignorancia…

Pero así como el augurio del oráculo siempre termina por afectar el modo de cómo cada persona se comporta, nuevos estudiosos cósmicos avisan que estos mismos signos del horóscopo también pueden influenciar sobre la forma en cómo cada ser viviente besa. Por lo tanto, valiéndome de mi indiscutible sensibilidad benemérita, creo que vale la pena conferir y ver si hace sentido para usted:

ARIES – Estos adoran imponer su beso y son bastante entusiasmados: no besan sólo con la boca, besan con el cuerpo todo. No es nada fácil hacer que un ariano interrumpa un beso, a él le gusta la intensidad y, cuanto más tiempo besando, mejor.

TORO – Son gente con bastante sensibilidad, y por ello les gusta dar besos más demorados, para lograr disfrutar bien los cinco sentidos. Sus besos son llenos de cariño, lo que puede ser una trampa, ya que usted siempre va a quedarse queriendo que le de más.

GÉMINIS – Son fanáticos de los jueguitos de seducción, por eso les gusta innovar y juguetear con los labios y con la lengua. Para ellos, alternar un beso y un piquito, -qué mimo-, es la mejor cosa que existe. Pero como ellos son un poco tímidos, tenga actitud y tome la delantera antes que otra se lo robe.

CANCER – Siempre románticos, estos hacen del beso una declaración de amor. Empero, dan besos poco atrevidos, con pocas mordiditas o secuencias de quitar la respiración, pero la sensación de protección que trasmiten les garante que su beso saldrá mejor de que la encomienda.

LEÓN – Considera que besar es un arte y, para que vire una obra prima, besa con mucho deseo. No en tanto, no le gusta besar escondido, y quiere más y más, y que todos vean y sientan la intensidad y el calor que su beso puede tener.

VIRGEN – Los virginianos adoran besar. Pero resulta que a ellos no les gusta dar besos cinematográficos cuando están en público. Para estos tipos, un simple y sincero besito puede valer mucho más que mil besos mojados.

LIBRA – El libriano besa, y besa y se las pasa haciendo caricias y declaraciones de amor al mismo tiempo y con mucha delicadeza. Preocupados con la apariencia del beso y con el local donde lo dan, los librianos se sienten más a voluntad entre cuatro paredes y adoran cuando el escenario estimula el beso.

ESCORPIÓN – Súper sensual, ardiente y muy caliente. Primero, conquista y envuelve. Después larga el manotazo. Intensos, mojados, devastadores, los besos de ese signo causan un desbarajuste en los sentidos de cualquier persona.

SAGITÁRIO – Gustan de se sentirse amados durante el beso y tienen la mano boba -como Napoleón. Pueden parecer un poco torpe a la vez, pero es porque él se queda tan entusiasmado con el beso, que acaba yendo con mucha sed al pote.

CAPRICÓRNIO – Comienza despacito y de a poco va aumentando la intensidad. Cada segundo de su beso es calculado para que él no pierda la chance de dejar a su pareja completamente envuelta.

ACUÁRIO – Les gusta abrazar durante el beso y necesitan estar envueltos en el clima para curtir totalmente el momento… Además, tocan todo.

PISIS – Leve, gustoso y delicado, no hay quien resista a ese beso encantador. Hasta porque, lo que el pisciano desea siempre, es satisfacer a su pareja. Sus besos tienen un sabor más dulce que aquel caramelo de su preferencia

¡Óptimo! Pues sólo así conseguiremos -el digno lector y yo- extirpar dudas y no confundir nunca más Leviatán con liviandades, o ignavo con el nabo… ¡Vaticinante!

A %d blogueros les gusta esto: