¿Cómo Sabe si es una Profesional del Sexo?


Quizás algún sabio leyente de cerebro requintado sepa responder al dedillo este tipo de cuestionamiento con sólo echar una mirada por la ventana, pero ciertamente el dictamen puede variar de hombre para hombre, y estoy seguro que hasta mi vecino se equivoca cuando me apunta -según él- quién es y quién no. No en tanto, el “busilis” de la cuestión es saber descifrar sin equivocarse: ¿cuál es el perfil de una prostituta?… ¿Cómo se sabe que una mujer está ofreciendo servicios sexuales?

Comprendo que han de surgir miles de respuestas -algunas escatológicas, otras ni tanto-, pues le diré que para mí… ¿sabe aquella escena de filme en que una mujer es presa apenas por usar el tipo de ropa equivocada en el lugar errado y estar siendo simpática demás con los hombres? Por tanto, es exactamente esa imagen la que a mí me vino a la cabeza cuando me enteré cómo es de fácil elucidar ese juicio.

En todo caso, así que ni un Sherlock Holmes de los Pampas -pero sin aquel sombrero ridículo-, le daré ya la pista para que usted se fíjese hasta qué punto puede llegar la esquizofrenia de algunos omnipotentes de la gran nación del Norte. Es que me entero que en Nueva York, en pleno 2014, como la prostitución por esos aledaños es considerada crimen, parece que han encontrado una manera de probar legalmente que la mujer estaba ofreciendo sexo pago, tan sólo con revisar en plena calle sus pertenencias -físicas y materiales- para ver si ella lleva consigo preservativos.

Por tanto, independiente de todo el avanzo de la libertad femenina y sin querer entrar en el mérito de la legalización de una de las profesiones más antiguas de la humanidad -que ha sacado del apuro a muchos, pero que igualmente explora mujeres desde entonces-, parece que el caso por allí es un problema de salud pública. Las mujeres no pueden ejercer su trabajo si no se protege y evitan correr riesgos, independiente del tipo de sexo que hagan… Y juzgo que debido a la existencia de varios modelos de sexo, ha de llamar la atención de muchos el tipo de protección que se utilice.

Así pues, en la ciudad de la gran manzana, la oferta de sexo mediante pagamento puede generar una multa de US$ 500 y hasta tres meses de prisión. Para la mujer, claro. El hombre que utiliza esos sicalípticos servicios no sufre ninguna represalia… Aunque después se arrepienta cuando le pique la blenorragia.

Circunstancialmente, la policía y el Estado de Nueva York señalan que el foco de esos abordajes es el combate a las grandes redes de prostitución y al tráfico de mujeres. Y hasta el propio prefecto de Nueva York, Bill de Blasio, asegura que esos chequeos irán reducir drásticamente esas aprensiones como prueba de venda de sexo. Por tanto, todo lleva a creer que los abordajes a mujeres no serán extintos tan temprano, ya que esta práctica continuará siendo usada como una manera de producir pruebas en casos considerados graves, según apunta el periódico “Folha de São Paulo”.

Por supuesto que en una sociedad en que las mujeres son culpadas por abusos sexuales, en que usar ropas cortas, ser bonita o sexy demás es visto como una manera de provocar a los incautos hombres, y en que asedios fantaseados de elogios son totalmente aceptos -todas esas cosas acontecen en el mundo entero, y no solamente en el quintal de casa-, opino que esa práctica nuevayorkina dice mucho más sobre el papel de la mujer en la sociedad de que a penas de la prostitución en sí.

Por consiguiente, también noto que no es necesario uno tener que dislocarse hasta los pueblos de Oriente, para ver que la libertad sexual de la mujer es totalmente limitada y su patrón de comportamiento aun es dado por hombres y no por ellas mismas.

Luego, hablar sobre sexo y discutir los estereotipos y los atrasos legislativos parece ser algo mucho más importante para lograr crear una sociedad más justa… En todo el mundo, obvio.

(*) Si le parece, dese una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: