La Fatalidad te Toca Desde Niño


Suele escucharse por veces, que la fatalidad hace que tengamos que enfrentar situaciones por lo mínimo inusitadas. Con todo, enciclopédicamente hablando, el término fatalismo está formado a partir de la raíz latina “fatum”, que significa “destino”.

En base a ello, por tanto, el “fatalista” cree en una necesidad que negando la libertad se impondría irremediablemente al ser humano. Sin embargo, en sentido corriente, el fatalismo se refiere a la creencia en el determinismo de los acontecimientos, dirigidos por causas independientes de la voluntad humana, sea este determinismo procedente de fuerzas sobrenaturales como los dioses, de las leyes naturales, del ambiente o de las experiencias adquiridas en el pasado… Que de manera redundante a veces suelen ser fatales.

Así pues, no es tanto un principio religioso como científico y filosófico, teniendo en cuenta que el dios estoico no es otro que la razón. Y siendo así, el destino no es otro que la cadena causal de los acontecimientos: “lejos de excluir el principio de causalidad, supone su misma esencia”.

Por su vez, se sabe que la existencia del destino en tanto que orden causal, racional o necesario del devenir no fue contestado, con la excepción de los filósofos epicureístas. La originalidad del fatalismo estoico reside no tanto en la afirmación del fatum sino en su carácter universal: “todo ocurre según el destino”… Ya esté escrito o no en el libro de la vida.

Resumiendo filosofías mundanas, esta noción de fatalismo conlleva una connotación negativa, tanto en el lenguaje corriente como en el filosófico. En cambio, todos reparamos que ha prevalecido la postura del determinismo que postula la concatenación de eventos según el principio lógico de la causalidad.

Quizás fue por eso mismo que una niña de apenas un año de edad se quedó sola en un apartamento durante cerca de siete días sin comida o agua, después que su abuela falleciera en la residencia que queda en el estado de Tennessee, Estados Unidos.

De acuerdo con la policía local, Annette Ineichen, la abuela de la niña, fue encontrada sin vida caída en el cuarto de baño. Pese a ello, la pequeña Brier Rose permaneció en la casa por pelo menos una semana hasta que el padrastro Anthony Waldo, acompañado de la policía, apareciese en la casa de su suegra.

La madre de Brier y a su vez hija de Annette, Tracy Ineichen, de 28 años, notó que algo estaba mal luego de no conseguir mantener contacto con su madre desde hacía algunos días. El caso es que ella está detenida y cumple pena desde el mes de setiembre, y a causa de ello su pequeña hija había quedado a los cuidados de su abuela.

“Cuando yo agarre a la bebé, ella simplemente no conseguía mantener firme la propia cabeza. Ella me abrazó y desmayó sobre mí”, dijo Waldo en la entrevista que concedió a la red “WVLT”… “La bebé estaba tan deshidratada que ni conseguía llorar”… “Cuando la tomé en mis brazos, la pequeña Brier estaba en estado crítico”.

Los policiales, por su vez, dijeron que cuando fue encontrada, la niñita estaba con un fuerte olor a orina y excremento y tenía los labios bastante hinchados. Obviamente que la pequeña Brier fue transferida de prisa para el hospital “East Tennesse Children”. A más, la madre ya fue libertada de la prisión para poder cuidar de su hija.

Sin duda que al hablar de fatalidad uno se olvida de los milagros, pues todos necesitarían urgentemente saber que virgen nos parió, qué diablo nos tentó, qué judas nos traicionó, qué clavos nos crucificaron, que tumba nos oculta, qué resurrección nos espera… ¡Fatal!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Dedo de Dios Tocó al Indigno Obispo


Finalmente ha surgido alguien con el suficiente coraje de tomar determinaciones correctivas para expurgar de sus filas a todos aquellos seres fatídicos, nefastos e inconvenientes que abusaban de sus funciones para practicar actos indecorosos y obscenos… Por ahora, el fatalismo ha tocado a tres prelados de altas posiciones.

En sentido corriente, el fatalismo se refiere a la creencia en el determinismo de los acontecimientos, dirigidos por causas independientes de la voluntad humana, sea este determinismo procedente de fuerzas sobrenaturales como Dios, de las leyes naturales, del ambiente o de las experiencias adquiridas en el pasado. No es tanto un principio religioso como científico y filosófico, teniendo en cuenta que el dios estoico no es otro que la razón. Así pues, el destino de la determinación no puede ser otro que la cadena causal de los acontecimientos: lejos de excluir el principio de causalidad, supone su misma esencia.

Sin embargo, no conforme con lo que sintió al ser tocado por el dedo inexorable de Dios, el obispo paraguayo que acabó de ser destituido por el papa Francisco, declaró el viernes último, que el Sumo Pontífice “irá prestar cuentas a Dios” a causa de su exención de los cuadros de la Iglesia, de acuerdo con una carta publicada por la prensa local, después de él haber sido acusado de mala gestión y protección de un padre pedófilo.

En la larga carta publicada primeramente en el sitio de la diócesis y dirigida al cardenal Marc Ouellet, prefecto del Congregación para los Obispos, Don Rogelio Livieres Plano, el reciente ex obispo de Ciudad del Este (Paraguay), miembro del Opus Dei, acusa directamente al Papa con palabras extremamente incomunes y graves de parte de un obispo.

El tempestuoso ex obispo escribió: “Como un hijo obediente de la Iglesia, acepto esta decisión, mismo que yo la considere infundada y arbitraria, y sobre la cual el Papa prestará cuentas a Dios”. El Vaticano abdicó a comentar esta carta incendiaria.

Pocos días antes, Livieres Plano fuera recibido en Roma por el cardenal Ouellet, pero lamentó no haber tenido oportunidad de explicarse frente al Papa.

Reconociendo “erros humanos”, el prelado paraguayo acredita ser víctima de una “perseguição ideológica”… Y da que pensar que, debido a ello, pasó a actuar como el ex presidente Fernando Lugo, otro ex obispo paraguayo de tristes recuerdos.

No obstante, el ex obispo Livieres Plano, cuya reputación era de ser un sujeto muy conservador, denunció lo que llamó de una “nueva irregularidad en un proceso de por sí anormal”: el anuncio de su destitución por el nuncio apostólico en Asunción antes de la notificación por escrito. Con todo, el ahora ex obispo enfatiza aun el apoyo que le es manifestado abiertamente por sus fieles… Quizás sin tener en cuenta que ciegos y desmemoriados existen en todo lugar.

Por su vez, el Vaticano no mencionó oficialmente las acusaciones contra Livieres Plano, pero según el sitio “Vatican Insider”, él es acusado de haber quebrado, por una serie de acusaciones, la harmonía entre los obispos paraguayos, además de haber ordenado seminaristas sin formación suficiente y de haber promovido al polémico sacerdote argentino, Carlos Urrutigoity, sospechoso de haber cometido abusos sexuales contra menores.

Existen también sospechas de que Livieres tendría utilizado parte de las donaciones destinadas a las obras de caridad para construir un nuevo seminario.

El Vaticano realizó el anuncio de la destitución en la víspera, por medio de una nota oficial, en la cual el Papa reconoce que fue “una decisión ardua tomada por razones pastorales”…

Creo que ya está en la hora de cumplir de una vez con el pedido del papa Francisco al exhortarnos: ¡recen por mí!, para ver si él logra de una vez por todas sacar todo los escombros que han sido escondidos debajo del tapete, y expurgar de la Iglesia a todos aquellos hediondos y obscenos que se esconde dentro de una sotana… ¡A obedecer, pues!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: