Ni se le Ocurra Matar un Chancho


Como da la impresión de no haber sido suficiente el contenido de las noticias que nos han alcanzado recientemente, esto más bien deja la sensación de ser algo así como pretender dar un tiro en medio de la testa del sentido común. Es que una de las mayores editoras universitarias del mundo acaba de pedirles a sus autores, por medio de una carta, para que éstos no mencionen “cerdos, marranos, chorizos o cualquier tipo de derivados cárnicos” en sus libros, y evitar así ofender a los leyentes musulmanes y judíos… En serio… ¿No me cree?

Es que para los responsables de la “Oxford University Press” (OUP en su sigla), los autores de escritos necesitan considerar las otras culturas si ellos tienen intención de algún día vender las copias de sus libros al rededor del mundo.

En todo caso, después de haber prohibido palmadas y chicoteadas en los enredos de los filmes porno, ahora surge esta otra asnería que viene del Reino Unido. Por lo que una pléyade de súbditos de la nonagenaria y eterna reina ya imagina que el próximo paso, no es de dudar, será vedar el diseño da “Peppa Pig”.

Como sea, me gustaría saber quién ha de ser el primer masculino a levantar la mano y explicar en voz alta que vedar tocino, chorizos y jamones de los libros mudara alguna cosa.

Empero, como nada se ha dicho hasta el momento, creo que es necesario dejar claro que uno no debe entrar en el juego cochino de esa gente preocupadísima con los más sensibles. Más bien, las voces oficiales de lo “políticamente correcto” asumen una causa a favor de pseudos protegidos y el resultado acaba siendo este: toman a los musulmanes y judíos por retardados.

Y por hablar en retardados, hace poco leí algunas redacciones de pruebas de ingreso a universidades que, según mis cálculos, ninguna brujería, ninguna tecnología, sería hoy capaz de recuperar el tiempo perdido que se gasta en las escuelas. El estrago es grande.

Esas redacciones muestran una generación sin preparo para el mundo actual, que mal sabe pensar. Por ejemplo, de las varias redacciones que leí y que tiraron nota máxima en la prueba, todas defendían la prohibición de propaganda virada para el público infantil. Por tanto, nos encontramos con una generación que acabó de salir de la infancia, ahora escribiendo textos contra los Pokémons y Narutos, los mismos que los ayudaron a formar su carácter.

Esto deja la impresión de que la recomendación actual dada por los educadores, es que se bajen algunos peldaños para hablar con los adolescentes, como si ellos fuesen niños, y que les metan a los alumnos garganta abajo las opiniones y cuestiones con el sello aprobado por el gobierno. Pero si uno llama a esa generación de infantil, escriben cartas abiertas contra nuestras madres.

Normalmente el gobierno hace buena propaganda de las leyes malas que inventa. Pero como ahora esta ley ya fue aprobada, ¿de qué sirve discutirla?

Hoy por hoy, propaganda de “Hot Wheels” ofende más que niño pedigüeño en las calles. Por tanto, repito otra vez: para proteger niños y adolescentes, las voces oficiales de lo políticamente correcto nos toman a todos por retardados.

En todo caso, lo que se escucha en el fondo, es que el mundo está despertando consciencia. Ergo: ¿no es revolcarse de reír?

Esos mismos deben hallar que consciencia es aceptar discurso de descalificados profesionales que, en mi nombre, hablan de lo que yo debería sentirme ofendido… ¡Dios mío, qué mundo cínico estamos pretendiendo crear!

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: