Encuentran el Scotch Helado de Scott


Muchos se sorprenden con lo anunciado hace una semana por una institución de catasalsas y buscavidas neozelandeses, cuando éstos afirman haber encontrado el diario de registros perteneciente a un miembro de la segunda y mal sucedida expedición del explorador Robert Falcon Scott cuando su atrabiliario viaje a Antártica. Pero lo más extraordinario del caso, es que además de encontrar las páginas bajo hielo más de 100 años después de realizado el viaje, dieron también con un montón de botellas de whisky sin consumir.

Todo indica que las anotaciones pertenecían al investigador George Murray Levick, las que fueron encontradas en las proximidades de la base Terra Nova, el local que fuera establecido por Scott en 1911, durante el deshielo de verano.

A pesar de los daños sufridos después de un siglo enterrado bajo el hielo (y deshielo), el diario de Levick todavía es legible, garantizó el director de la fundación neozelandesa “Antarctic Heritage”, Nigel Watson.

“Es un hallado increíble. El diario es una parte del registro oficial de la expedición. Estamos encantados en encontrar aun nuevos objetos después de siete años intentando conservar el último edificio y la colección de la expedición de Scott”.

Primeramente, las páginas del diario fueron enviadas a Nueva Zelandia para tratamiento y nueva encuadernación, siendo devueltas a Antártica, donde la fundación trabaja para preservar los cinco locales que fueron utilizados por los exploradores Scott, Ernest Shackleton y Edmund Hillary.

Sin más, al llegar a la Antártica, la expedición de Scott se dividió en dos grupos. La de él alcanzó el Polo Sur el día 17 de enero de 1912, un mes después que lo hiciera el noruego Roald Amundsen, tan sólo para descubrir que la expedición noruega se les había adelantado.

No obstante, tras conocerse la noticia de su muerte, Scott se convirtió en un icónico héroe británico, un estatus que mantuvo intacto durante más de medio siglo y que quedó reflejado en los numerosos memoriales que fueron levantados por todo su país. Pero en las últimas décadas del siglo XX su leyenda fue evaluada de nuevo y la atención se centró en las causas del desastre que terminó con su vida y con la de sus camaradas, así como el grado de culpabilidad del propio Scott. Por lo que este explorador pasó de leyenda a figura controvertida, cuestionada en su competencia y carácter.

En todo caso, en su viaje de vuelta, Scott y sus cuatro camaradas murieron poco tempo después en la barrera de hielo de Ross, pereciendo por una combinación de agotamiento, hambre y frío extremo. Pero Levick se salvó porque estaba en otro grupo que viajó a lo largo de la costa para realizar observaciones científicas y quedó retenido en el campo base por causa del hielo.

Estos seis hombres consiguieron sobrevivir al inverno antártico comiendo lo que encontraban, incluyendo pingüinos y focas. Con todo, después de sobrevivir a la fría Antártica, Levick participó de la sangrienta batalla de Galípoli, durante la Primera Guerra Mundial, y trabajó para la Inteligencia militar británica durante la Segunda Guerra Mundial. Levick falleció en 1956

Además, como ya lo anticipé, la fundación de catasalsas encontró también botellas llenas de whisky -lo que es un desperdicio- todas ellas pertenecientes a la expedición de Shackleton (1907-08) y algunos negativos perdidos de su incursión al Mar de Ross (1914-17).

Ahora, una destilaría escocesa se entregó a analizar el whisky de Shackleton y quedó sorpresa con su delicadeza, por lo que se le ocurrió recrear la bebida para lanzar una edición limitada de 50.000 botellas, al precio de 100 libras (160 dólares) cada una.

Pensando en esto, no hago más que recordar a Levi-Strauss, el pensador francés para quién la humanidad se dividía en dos tipos: de un lado, la totalidad de los hombres. Del otro, él, solamente Levi-Strauss, el genio que creara el estructuralismo y haría el burgo universal madurar sobre el milagro de inventar sistemas pensantes y excelentes pantalones de brin… ¡Irónico!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Con o sin Mejoral, Aguante lo Más que Pueda


¿Sabe de esas personas que se encuentran por una de esas felices casualidades que la vida les proporciona y que luego de cara ya salen transando en el primer encuentro o durante los primeros meses? Pues bien, sé que muchos providenciales dirán que ellos son unos suertudos -además de hambrientos-; sin embargo, sepa que estos mismos individuos son los que presentan los peores resultados en los relacionamientos. Por lo menos es lo que tal afirmación resultó de un nuevo estudio realizado por la “Brigham Young University”, el cual apunta que ir para la cama con alguien antes del debido momento, puede minar las chances de una relación duradera… Aunque es evidente que ello no quita el placer inicial.

Mismo que a un sinfín le haya sonado escatológico, Dean Busby, el investigador que lideró el estudio, dijo al “LiveScience”: “Lo que parece ocurrir, es que si las parejas comienzan a transar temprano demás -un aspecto bastante compensador en una relación-, mismo que eso perjudique la tomada de decisión, mantiene a las parejas en un relacionamiento que puede no ser lo mejor para ellos a largo plazo”.

Según Busby, estudios anteriores que vinculaban el sexo con la calidad del relacionamiento, presentaban paradigmas diferentes hasta el día de hoy. Y eso se debe, primordialmente, a causa de que el sexo habría sido considerado esencial para el desenvolvimiento, una vez que permite que las parejas descubran si son sexualmente compatibles o no. Por tanto, siguiendo esa línea de pensamiento, parejas que se casan antes de testar la química en la cama corren mayor riesgo de la relación acabar pronto.

No en tanto, este nuevo estudio afirma que parejas que postergan o se abstienen de la intimidad sexual durante el “período inicial” de sus relacionamientos, permiten que la comunicación y otros procesos sociales se tornen los pilares de la atracción que sienten uno por el otro. En esencia, Busby defiende que el sexo precoz puede ser perjudicial al relacionamiento, ya que aparta la comunicación, el compromiso y la habilidad de saber lidiar con las adversidades… Mismo que los más memos tengan que recurrir a soluciones manuales.

Por supuesto que el vértice de la relación entre sexo y relacionamiento es complejo. Por ejemplo, una experiencia realizada con cerca de 300 estudiantes que estaban en una relación estable en 2004, probó que cuando las parejas están en el ápice del comprometimiento, tienden a considerar el sexo un momento importante y positivo en el relacionamiento, aumentando la comprensión y la confianza. No en tanto, cuando el grado de comprometimiento y de abertura emocional era bajo, la iniciación al sexo tendía a ser vista como un evento negativo, evocando arrepentimiento, incerteza y falta de confort.

Por tanto, Busby y sus compañeros se enfocaron específicamente en los períodos de los eventos sexuales. Ellos reclutaron 2.035 individuos heterosexuales en torno de los 36 años durante sus primeros casamientos. Los participantes tuvieron que revelar cuando habían transado por primera vez con su pareja actual, además de responder cuestiones que envolvían la comunicación, nivel de satisfacción y expresión de empatía.

De acuerdo con estos científicos, cuanto más las personas esperaban para transar, mejor se sentían más tarde en el relacionamiento. En contrario a aquellos que fueron con mucha sed al pote ya en el primer mes de noviazgo, puesto que estos presentaron los peores resultados. De igual modo, cuando comparados a los que transaron precozmente, los participantes del grupo que esperó hasta el casamiento reveló 22% más estabilidad en la relación y 15% de más satisfacción en la cama.

“Curiosamente, casi el 40% de las parejas inician las relaciones sexuales en la primera o segunda vez que se encuentran”, revela Busby, quien agrega: “con eso, ellos permiten que el arrebatamiento sexual comprometa la capacidad de decidir si quieren o no un relacionamiento”… Empero, bien se sabe que eso no les quita lo bailado.

En todo caso, actualmente el investigador está repitiendo el estudio en una escala mayor y bajo una dinámica longitudinal en que los participantes son acompañados periódicamente… “Estamos particularmente curiosos al respecto de personas que dicen querer aguantar un poco más el deseo, pero que acaban no siguiendo sus convicciones; pensamos que se trata de un grupo único con resultados singulares”, sugiere Busby.

Pues pensando en éstas cosmopolitices ideales de pequeños sesgos, tal cual lo hicieron los grandes del estructuralismo como Saussure, Barthes, Foucault, Lacan y, sobre todo, Levi-Strauss, para quien las indias sudamericanas tenían los pechos caídos y el ambiente académico olía a calostro disforme; me parece que los resultados de Busby suenan fantásticos bajo una mirada oftálmica-esterilizante dedicada a un universo mamográfico tan singular… ¿No es una canallada?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: