Fanáticos Islámicos son la Hidra de Lerna


En una etapa cataléptica entre el espanto y el horror, las personas civilizadas advierten impotentes las atrocidades que transmiten las noticias que llegan a diario desde medio oriente. Los baños de sangre y de terror que enlutan a miles de hombres, mujeres, niños y familias enteras, son parte de una danza macabra interminable, protagonizada por seres ebrios de odio, de intolerancia, mesianismo y venganza, con ansias de poder y dominio y peligrosa omnipotencia.

Mientras la cristiandad superó -aparentemente- hace mucho las épocas guerreras de las cruzadas, los tenebrosos tiempos de la inquisición y las sangrientas guerras de religión, el islam -una parte de él, al menos- sigue hundido en la obscuridad cruel de siglos pasados.

El viejo acuerdo “Sykes-Picot” realizado entre Inglaterra y Francia, que diseñó las fronteras al sur de Turquía tras la caída del imperio otomano y creó el mapa que dio forma de estado al Líbano, a Siria, a Irak y hasta cierto punto a la península arábiga, está siendo ferozmente vulnerado.

Al mismo tiempo, como la “Hidra de Lerna”, la serpiente de mil cabezas de venenoso aliento, el fanatismo musulmán traspasa su región geográfica y su contaminación llega a Europa en dos vertientes.

Por un lado el espeluznante fenómeno de jóvenes con ciudadanía europea y vocación de terrorista, que se toman el avión para ir a integrarse a las organizaciones fundamentalistas en busca del entrenamiento necesario para comenzar a matar, secuestrar, degollar, en nombre de una demente utopía como la del califato islámico.

El llamado “EI”, uno de los grupos más ricos, que dispone de US$ 1300 a US$ 2000 millones por el dinero de secuestros, robos, donaciones de multimillonarios islámicos, contrabando, peajes, extorsiones y el control de 7 campos petroleros y dos refinerías al norte de Irak y otro tanto en Siria, venden su producción en el mercado negro y se han apoderado de Mosul, la segunda ciudad de Irak.

El fanatismo absorbe a jóvenes de las periferias de las grandes ciudades del Reino Unido, Holanda, Bélgica, Alemania, España y hasta de las naciones más prósperas, como las escandinavas. Es gente que se siente marginada, con futuro nebuloso, sin objetivos en la vida.

La mayoría son hijos de una segunda generación de inmigrantes, pero lo increíble es que también hay europeos como esa mujer británica que se hace llamar Umm Hussain, madre de algunos hijos, que siempre vivió de la ayuda social. Nunca trabajó y para no quedarse atrás frente a sus nuevos pares, publica sus deseos de cortar cabezas de cristianos. O los perversos que oficiando de verdugos han decapitado con total sangre fría a dos inocentes periodistas norteamericanos. Siempre con una cámara delante, para difundir la escena urbi et orbi, ya que les interesa que el pánico se extienda y se tema.

Pero no solo existe el problema de estos cientos o miles que van a foguearse en el terreno, además del peligro latente de que regresen, gracias a sus pasaportes de la UE para luego cometer allí nuevas atrocidades.

Hay otros riesgos que tienen muy preocupados a los europeos, asustados por el número creciente de musulmanes en sus países, que al decir del holandés Geerte Wilders, Presidente del partido “Freedom of the Netherlands”, en una conferencia en Estados Unidos, se trata de ocupantes, porque no vienen para integrarse a la sociedad que los acoge, y menciona: “El Islam más que una religión, es una ideología política. Un sistema que imparte severas reglas para la sociedad y la vida de cada persona dictando sobre cada aspecto de ella. Islam es sumisión. No es compatible con la libertad y la democracia, su objetivo es imponer la sharia”.

La Universidad de San Diego, California, ha calculado que en 12 años, el 25% de la población europea será musulmana y, de acuerdo a Bernhard Lewis, a fin de siglo serán la mayoría. En Inglaterra, ya hay juzgados en el sistema legal británico que aplican la “sharia”. En Francia hay muchos barrios donde las mujeres no pueden entrar si llevan la cabeza descubierta mientras proliferan las mezquitas. A los profesores se les indica evitar autores que ofendan a los islámicos, tal Voltaire, Diderot, Darwin. Tampoco se puede hablar del Holocausto judío.

Por ahora, queda por ver lo que la coalición de varias decenas de países logrará hacer de aquí en adelante, además de gastar varios millones de dólares en bombas y armas, pues lo cierto hoy día, es que los “burbujeros”, o sea los fabricantes de burbujas financieras y de armas letales y los que han hecho del Estado su arma para la perpetuidad y abuso del poder prepotente, todos nadando en los peligrosos océanos de petróleo, ya están prendiendo velas negras para que todo salga mal… ¡Sería una verdadera lástima!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Beber Hasta Caer Puede Salvarle la Vida


Se habla de que muchas sociedades tienen estereotipos culturales que están asociados con la ebriedad; todo porque mientras algunos consideran a todos aquellos que son capaces de beber grandes cantidades de alcohol como dignos de respeto, otros, por el contrario, ya lo consideran como un serio problema moral en la sociedad.

Discutiblemente, tal actitud se puede abordar como una patología, puesto que la asiduidad de consumo puede conducir al alcoholismo del individuo. Empero, en muchos lugares públicos donde se consumen bebidas alcohólicas tales como los bares, tabernas o boliches, el hecho de uno rechazar el consumo de alcohol puede ser interpretado como negativo, y por lo tanto puede generar la desaprobación social del grupo.

Sin embargo, una persona intoxicada con alcohol frecuentemente se considera que es incapaz de controlar sus límites naturales de consumo y, por consiguiente, puede ser tratada con desconsideración debido a las molestias que puede ocasionar su estado. Pero todo aquél que probó, ya sabe que los primeros síntomas de la embriaguez, normalmente son considerados positivos, o por lo menos inicialmente, pero cuando los efectos de la mamúa disminuyen, comienza esa tal resaca que está asociada con la ebriedad, nada más como resultado de la deshidratación y agotamiento.

Cuentan que los antiguos griegos creyeron que podían prevenir la ebriedad al poner un pedazo de amatista en los vasos o en la boca mientras se bebía. Y de hecho, el propio nombre de la gema se refiere a esta creencia, ya que en griego antiguo el nombre de esta piedra significa “no intoxicado”…  Pero sepa usted que los contemporáneos abandonaron el uso porque el problema surgía cuando se la tragaban, ya que la posterior salida de la piedra resultaba ser muy dolorosa.

Empero, muchas religiones desalientan o prohíben el consumo del alcohol. Por ejemplo, el Corán, el libro del Islam, declara que Dios prohíbe a la humanidad el consumo del alcohol debido a los efectos dañinos para el cuerpo, para la vida y la familia del consumidor, principalmente por los problemas sociales que acarrea y la distracción del pensamiento hacia Dios… Y es verdad, porque bebiendo uno se olvida.

En todo caso, los budistas se abstienen del alcohol para evitar dañar a otros inadvertidamente, y porque la intoxicación de la mente también está en desacuerdo con la enseñanza de la meditación. Por otro lado, la Iglesia católica no prohíbe el consumo del alcohol si se hace dentro de la moderación, conforme consta en el catecismo de la Iglesia en el párrafo 2290… Por lo que se deduce que por tal razón la gran mayoría de los mamados son católicos… O por lo menos así lo afirman ellos al beber.

No obstante a lo que se atenga la religiosidad de cada uno, la “intoxicación alcohólica aguda” llega a ser un término médico relacionado y utilizado para indicar una peligrosa y alta concentración de alcohol en la sangre, lo suficientemente alto para inducir el coma, la depresión respiratoria e incluso la muerte. Este término es utilizado principalmente por profesionales de la salud, y ello se considera una emergencia médica. Los toxicólogos utilizan el término “intoxicación alcohólica” para discriminar entre el alcohol y otras toxinas en el organismo del viviente.

En todo caso, retornando al tema de la devoción del sorbido, quién es que no recuerda la folclórica expresión popular que señala que “el santo del mamado es más fuerte”. Parece ser correcto, pero al contrario de lo que se piensa y dice, las personas alcoholizadas probablemente se accidentan más que los otros. Ahora, si los ebrios heridos consiguen llegar al hospital antes de sucumbir, parecería que tienen más chances de sobrevivir de que alguien sobrio con un problema similar.

Bueno, por lo menos ese fue el descubrimiento a que llegaron los investigadores que fueron liderados por el profesor Lee Friedman, de la “Universidad de Illinois”, (EUA). Para tan acertada cuestión, estos beodos científicos tuvieron que analizar los datos de más de 190 mil pacientes que dieron entrada en los hospitales del estado de Illinois entre 1995 e 2009, con algún tipo de traumatismo. Para llegar a su deletérea conclusión, midieron el nivel alcohólico en la sangre de los pacientes.

Por tanto, le diré que la conclusión alcanzada por estos investigadores fue: “los más alcoholizados tenían hasta 50% más de chances de sobrevivir”, principalmente en aquellos pacientes acometidos por perforaciones de bala o de cuchillada, heridas estas causadoras de lesiones internas o en la espina, médula y en el tronco.

Todo esto nada más indica que cuando el organismo se machuca y necesita desencadenar una respuesta fisiológica, quien posee cierto nivel de alcohol en la sangre se sale mejor… “Después de una lesión, si uno está intoxicado, parece existir un efecto de protección milagroso. Y cuanto más alcohol uno tiene dentro del cuerpo, mayor es ese efecto”, afirma brindando entre copa y copa el profesor Friedman.

Dicho esto, como para visar la sobrevivencia de la especie y exorcizando cualquier manifestación contraria y antípoda, pienso en la sabiduría de los que saben que contra la muerte no hay remedio en los jardines, agregando que en este mundo de dudas, sólo hay dos certezas: la propia muerte y la sandez colectiva de los mamados… ¡Dipsómano asunto!

(*) Dentro de la misma línea y condición de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: