El Arte del Ilusionismo Bíblico


Evidentemente, hoy me veo obligado a realizar un proemio dactilografiado para informar al leído lector, que los primeros datos escritos y documentados sobre magia e ilusiones -no siempre perdidas- vienen de Egipto, y datan de hace más de 4000 Años. Un dibujo en la pared de una cámara mortuoria encontrado en la ciudad de Beni Hassan, trazado probablemente 2200 años antes de Cristo, representa a dos hombres dedicados a realizar con unos cuencos en forma de copa lo que parece ser un truco de ilusionismo. Los jeroglíficos indican la salida de algo de abajo de la copa y dan la impresión de confirmar que en una de las vasijas se encuentra una bola o algún pequeño objeto redondo, a punto de aparecer en forma mágica.

Por su vez, Henry Westcar, un oportunista aventurero británico, en 1825 descubrió el papiro Westcar, el primer documento que describe una función mágica realizada por el mago Dyedi en la corte real de Khufu (Keops). El papiro ilustra la categoría única y especial de la que gozaba el arte del ilusionismo. Según aquel texto, Dyedi era toda una leyenda entre los hombres. A éste se le atribuían ciento diez años de edad y unos apetitos geriátricos y sexuales que rivalizaban con los dioses. Su mera presencia inspiraba temor a los hombres normales. Cuentan que hasta el faraón omnipotente solicitó que compareciese ante él… Puede que interesado en saber cómo él hacía para vivir tantos años sin trabajar y engañando a los demás… Pura ilusión.

Como sea y fuere, en tiempo presente, la gran mayoría de bípedes pensantes que ha estudiado catecismo algún día, sabe que Jesús Cristo era una persona bastante diferenciada según lo indican los textos bíblicos que han sido dados a conocer. Él podía, por ejemplo, caminar tranquilamente sobre el agua, multiplicar los peces, hacer resucitar a cualquiera y otras cositas más dentro del ámbito del Ilusionismo. Sin embargo, un nuevo texto que ha sido dado a conocer, revela que Él tenía -al igual que David Copperfield- un poder aún más sorprendente para solazar la platea.

Datado de 1200 años atrás, un antiguo texto egipcio fue encontrado recientemente puede -por supuesto que con la previa venia del Vaticano- mudar la historia del cristianismo. Es que en él aparece narrada parte de la vida y de la cruscificación de Jesús, conteniendo algunas informaciones que pueden mudar completamente los conceptos ya conocidos y ventilados… Los mismos que hacen que mucho caigan hincados de rodillas juntas frente al altar.

Escrito en lengua copta, la que actualmente se preserva exclusivamente como lengua litúrgica en la Iglesia ortodoxa copta, el texto describe, por ejemplo, a Poncio Pilatos como un discípulo fiel y no como un traidor. Según el texto, él tendría ofrecido su propio hijo para ser sacrificado en la cruz en lugar de Jesús Cristo.

Con todo, la parte más sorprendente del texto es un relato que envuelve Jesús y Judas. Según el texto, el segundo tuvo que besar el Mesías para identificarlo a los romanos. Eso porque, según el texto, Jesús Cristo era capaz de modificar su apariencia.

“Entonces los judíos le dijeron a Judas: ¿cómo lo prenderemos si él no tiene una forma única, y su apariencia muda? Algunas veces es negro, otras es blanco, otras es rojo, algunas veces tiene el color del trigo, algunas veces es amarillo… Algunas veces es joven, otras veces es un hombre viejo”, menciona el texto en cuestión.

Otro asunto de la Biblia tradicional que es mudado en el texto, dice respecto al día en que Jesús fue preso. Hasta el día de hoy se acredita que eso tendría acontecido un día jueves. Empero, de acuerdo con el texto egipcio, el Mesías fue llevado a la prisión un día martes. Las fechas, claro, tienen relación con la celebración de la Pascua.

El responsable por traducir los textos egipcios es el profesor Roelof van den Broek, de la “Universidad Utrecht”, de Holanda. Según él -ya de ojo avizor para no ser excomulgado-, es posible que los hechos no tengan ocurrido exactamente como son descritos, y sí que estos sean relatos colectados sobre lo que las personas de la época pensaban sobre Jesús.

Puede el amado y mesiánico lector imaginar que tal atracción acaba aquí. Está rotundamente engañado. En realidad, este texto también no existe y yo mismo no estoy aquí, digitando nada para eruditos eyacular pieguices… ¡Sacrosanto asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Toda Una Vida Monolítica


Luego de leer el artículo, por un momento me quedé cavilando sobre qué país es ese, qué gente lo habita; como no pongo en cuarentena que un centenar ya se habrá preguntado qué virgen los parió, que diablo los tentó, que judas los traicionó, qué clavos los crucificaron, que tumba los oculta y qué resurrección los espera.

Evidente que uno luego se olvida de los milagros, pues no existe milagro mayor que el simple hecho de que existamos, de que continuemos existiendo. En realidad, no hablo por mí, por supuesto, ya que por el paso que llevamos no sé hasta cuándo y cómo existiremos.

Es de no creerlo, pues si el Stonehenge, el místico monumento prehistórico del Reino Unido, de por sí ya es extremamente misterioso, lo que decir de otro cinco veces mayor que el original. Por ahora esa es la duda que hoy día pasa por la cabeza de arqueólogos y curiosos después de la descubierta del “Super-henge”.

Me explico mejor. El nuevo monumento rocoso que fue encontrado por un grupo de arqueólogos británicos de la “Universidad de Bradford”, también queda en el Reino Unido -país que ahora ya es regido por la soberana más vieja de su historia- y está estructurado totalmente encima de una organización de piedras. Estas, no obstante a lo que se piense y vea, son bien mayores que las originales encontradas antes. En total, son 90, siendo que algunas tienen hasta cinco metros de altura.

El arqueólogo Vince Gaffney, uno de los coordinadores de la investigación, explica: “No acredito que haya nada comparable a esto, la “Super-henge”, en cualquier otro lugar del mundo. Es extraordinario y también es completamente nuevo. Acreditamos que era un espacio para rituales, montado para impresionar los forasteros al mismo tiempo en que transmitía la idea de autoridad a vivos y muertos”.

Los detalles sobre el nuevo hallazgo aumenta aún más el misterio en torno de las piedras. Están prolijamente ordenadas en un espacio de 1,5 kilómetros de circunferencia y 500 metros de diámetro, lo que de por sí dejaría al Super-henge cinco veces mayor que su “hermana famosa”. Además, Stonehenge data de 3500 años atrás, en cuanto la nueva pieza remete a cerca de 4500 años.

Hoy día los científicos buscan más vestigios sobre el nuevo descubrimiento, para saber si el nuevo y viejo monumento poseen ligaciones más fuertes. A pesar de ser muy parecidas, las formaciones pueden no haber sido realizadas por los mismos pueblerinos, pero la prueba de conexión directa entre ambas sólo será posible conocerla con años de estudio, los que inclusive comenzarán a ser realizados inmediatamente.

Los estudiosos dan cuenta que Super-henge está enterrada un metro bajo la superficie, y solamente fue desvendada gracias al uso de tecnología avanzada. Radares de última generación rastrearon el local y consiguieron llevar los especialistas hasta el lugar exacto donde está el monumento. El descubrimiento hace parte de un proyecto que busca una mejor comprensión sobre el lugar, que es cercado de misterios desde su divulgación para el mundo moderno.

Sin embargo, por cuenta de las complejas técnicas que deben ser utilizadas en el lugar, visando siempre la preservación del mismo, otros especialistas sólo pudieron ver “Super-henge” en una simulación que fue realizada con los datos del radar. Incluso existe la posibilidad del lugar no llegar a ser escavado por encontrarse extremamente próximo de “Stonehenge”, un patrimonio tumbado por la Unesco.

Informado ya de tan rocoso acontecimiento, luego digo: ¡No puede ser! Algo está misteriosamente y terriblemente equivocado. Lo que nada más demuestra que la estupidez de ponerse a jugar con piedritas es antigua y universal, y que el sentido de la vida permanece igualmente absurdo tanto aquí como en cualquier lugar del planeta… ¡Monolítico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Simplista Abogado de Jesús


No sé por qué ya no me espanta ver ciertas noticias. Sin embargo, al evaluar el tema pronto percibí que las preguntas son muchas y los elementos de respuesta son complejos, pues todavía no distingo si Judas fue el traidor o el culpable moral de lo que le ocurrió a su maestro después de la cena.

Quizás el místico lector pueda responder algunos cuestionamientos, tales como: ¿Judas habría actuado por iniciativa propia, o por otros de los que sólo era instrumento?… ¿Cuál fue el verdadero acuerdo entre Jesús y él?

Los romanos lo ejecutaron; son pues sus verdugos. Con ellos, el aparato del Estado y la ley… Empero, las cosas se hacen singularmente complicadas, porque ellos ofrecieron a los judíos la elección, y estos eligieron matarle… Pero ¿de qué judíos se trataba? Seguramente no del conjunto del pueblo, ni los fariseos, ni los esenios, que no estaban presentes. Sólo algunos seduceos y algunos sacerdotes del Templo acudieron a la tertulia… ¿Estos últimos fueron los culpables?

En todo caso, antes de responder tenga en cuenta que la ley judía no preveía la ejecución en la cruz; pero aquel tribunal tampoco lo hizo lapidar. Esto es algo que divide nuevamente la culpabilidad entre ellos y los romanos, los que creo que no debieron “haberse lavado las manos” con tanta facilidad.

Y esto deja en abierto otras preguntas: ¿Cuáles fueron los móviles de unos y otros?.. ¿Por qué lo hizo detener Pilatos?.. ¿Representaba Jesús un peligro para la autoridad de Roma cuando sólo predicaba para los pobres y los tullidos?… ¿Cuáles fueron los componentes de aquella multitud fanatizada, manipulada, que exigió a gritos la muerte de Jesús?… ¿Por qué semejante animosidad por parte de ciertos sacerdotes?… ¿Es posible que el móvil fuese sólo dinero?, o quizás cabe una otra pregunta pertinaz: ¿Cuál fue el móvil de Jesús para dejar que le traicionaran?

Pues bien, ahora puede que se revelen algunas de estas quichicientas respuestas que dan vuelta por el mundo desde hace mucho, ya que un delirante abogado de Kenia de nombre Dola Indidis, está ultimando detalles y preparándose para comparecer al Tribunal Internacional de Justicia (TIJ), en Holanda, para establecer ante esa corte una apelación legal contra la condenación y la sentencia de muerte que fueron dadas a Jesús Cristo hace nada menos que dos mil años.

Aunque algunos se sorprendan con la prodigiosa actitud de carácter “contencioso-benemérita” de este jurisconsulto, en verdad ésta no sería la primera que lo hace, ya que el referido abogado intentó en otra oportunidad recurrir de la sentencia de muerte que le fue dada al Hijo de Dios.

Se cuenta que en 2007, Indidis llevó el caso a la Alta Corte de Kenia, la que se recusó a escucharlo… Todo lleva a creer que dicho rechazo se debió a que ya no había testigos presenciales del hecho, tanto del lado de la acusación como de la defensa.

Para los especialistas en estos asuntos tan delicados que envuelven una amalgama esquizofrénica de misticismo, religiosidad exacerbada y fanatismo teologal, la reacción que mostrará ahora el TIJ asentado en tierras neerlandesas también deberá ser la misma.

En todo caso, como siempre debe oírse el sonido del otro lado de la campana, según afirmó el mismo Indidis a la revista Time, sus razones alegadas fueron: “Es mi deber defender la dignidad de Jesús, y yo tengo que ir al TIJ para buscar justicia para un hombre de Nazaret… Un juzgamiento selectivo y malicioso violó sus derechos humanos a través de una mala conducta judicial, el abuso de poder y preconcepto”.

Los albos -aunque nos puedan parecer negros- del abogado, son el gobierno y los líderes religiosos que profirieron la sentencia a Jesús. Entre ellos está nada menos que el emperador romano Tiberio… Sin olvidarnos que éste mismo soberano ya llegó a advertirnos un día que: “los corazones duros se vencen con súplicas blandas; mientras que a las ovejas se las puede esquilar pero no despellejar”… ¡Sublimes pensamientos latino-itálicos!

En todo caso, como el Imperio Romano ya no existe más desde los trecientos y pocos de la era cristiana, y todos los líderes romanos, ortodoxos, judíos o mahometanos ya murieron, el intuitivo Indidis planea mover la acción contra Italia e Israel, que según él, tendrían heredado las leyes de aquellos que sentenciaron Cristo.

Mi amigo, si no fuese por esa desacreditada clarividencia interior que poseo, no habría hoy día como mantener el alienado optimismo surreal que a veces se genera desde un universo con negror pesimista… No sin antes escuchar todo el segundo acto de “Rigoletto”, la ópera de Verdi… ¡Un escándalo!

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: