El Arte del Ilusionismo Bíblico


Evidentemente, hoy me veo obligado a realizar un proemio dactilografiado para informar al leído lector, que los primeros datos escritos y documentados sobre magia e ilusiones -no siempre perdidas- vienen de Egipto, y datan de hace más de 4000 Años. Un dibujo en la pared de una cámara mortuoria encontrado en la ciudad de Beni Hassan, trazado probablemente 2200 años antes de Cristo, representa a dos hombres dedicados a realizar con unos cuencos en forma de copa lo que parece ser un truco de ilusionismo. Los jeroglíficos indican la salida de algo de abajo de la copa y dan la impresión de confirmar que en una de las vasijas se encuentra una bola o algún pequeño objeto redondo, a punto de aparecer en forma mágica.

Por su vez, Henry Westcar, un oportunista aventurero británico, en 1825 descubrió el papiro Westcar, el primer documento que describe una función mágica realizada por el mago Dyedi en la corte real de Khufu (Keops). El papiro ilustra la categoría única y especial de la que gozaba el arte del ilusionismo. Según aquel texto, Dyedi era toda una leyenda entre los hombres. A éste se le atribuían ciento diez años de edad y unos apetitos geriátricos y sexuales que rivalizaban con los dioses. Su mera presencia inspiraba temor a los hombres normales. Cuentan que hasta el faraón omnipotente solicitó que compareciese ante él… Puede que interesado en saber cómo él hacía para vivir tantos años sin trabajar y engañando a los demás… Pura ilusión.

Como sea y fuere, en tiempo presente, la gran mayoría de bípedes pensantes que ha estudiado catecismo algún día, sabe que Jesús Cristo era una persona bastante diferenciada según lo indican los textos bíblicos que han sido dados a conocer. Él podía, por ejemplo, caminar tranquilamente sobre el agua, multiplicar los peces, hacer resucitar a cualquiera y otras cositas más dentro del ámbito del Ilusionismo. Sin embargo, un nuevo texto que ha sido dado a conocer, revela que Él tenía -al igual que David Copperfield- un poder aún más sorprendente para solazar la platea.

Datado de 1200 años atrás, un antiguo texto egipcio fue encontrado recientemente puede -por supuesto que con la previa venia del Vaticano- mudar la historia del cristianismo. Es que en él aparece narrada parte de la vida y de la cruscificación de Jesús, conteniendo algunas informaciones que pueden mudar completamente los conceptos ya conocidos y ventilados… Los mismos que hacen que mucho caigan hincados de rodillas juntas frente al altar.

Escrito en lengua copta, la que actualmente se preserva exclusivamente como lengua litúrgica en la Iglesia ortodoxa copta, el texto describe, por ejemplo, a Poncio Pilatos como un discípulo fiel y no como un traidor. Según el texto, él tendría ofrecido su propio hijo para ser sacrificado en la cruz en lugar de Jesús Cristo.

Con todo, la parte más sorprendente del texto es un relato que envuelve Jesús y Judas. Según el texto, el segundo tuvo que besar el Mesías para identificarlo a los romanos. Eso porque, según el texto, Jesús Cristo era capaz de modificar su apariencia.

“Entonces los judíos le dijeron a Judas: ¿cómo lo prenderemos si él no tiene una forma única, y su apariencia muda? Algunas veces es negro, otras es blanco, otras es rojo, algunas veces tiene el color del trigo, algunas veces es amarillo… Algunas veces es joven, otras veces es un hombre viejo”, menciona el texto en cuestión.

Otro asunto de la Biblia tradicional que es mudado en el texto, dice respecto al día en que Jesús fue preso. Hasta el día de hoy se acredita que eso tendría acontecido un día jueves. Empero, de acuerdo con el texto egipcio, el Mesías fue llevado a la prisión un día martes. Las fechas, claro, tienen relación con la celebración de la Pascua.

El responsable por traducir los textos egipcios es el profesor Roelof van den Broek, de la “Universidad Utrecht”, de Holanda. Según él -ya de ojo avizor para no ser excomulgado-, es posible que los hechos no tengan ocurrido exactamente como son descritos, y sí que estos sean relatos colectados sobre lo que las personas de la época pensaban sobre Jesús.

Puede el amado y mesiánico lector imaginar que tal atracción acaba aquí. Está rotundamente engañado. En realidad, este texto también no existe y yo mismo no estoy aquí, digitando nada para eruditos eyacular pieguices… ¡Sacrosanto asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Surge el Baby Beef Apocalíptico


Tan arrebatador asunto de carácter nutritivo se debe a que, de acuerdo con las autoridades judaicas, ninguna novilla de pelambre rojizo y sin defectos ha nacido en suelo de Israel desde la caída de Jerusalén, en el año 70 d.C. Por tanto, si estos mosaicos -que nunca llegarán a mayólicas- logran confirmar la pureza de este animal cuadrúpede que nasció en 2014, se confirmaría así una gran señal profética. Es que según dogmatizan por aquellas bandas, el sacrificio de esa rumiante podría, conforme alegan las autoridades, salvar la humanidad… Y razono que quizás dejen de matar palestinos.

Para ennoblecer mejor esa obstinación, consta en un comentario realizado por el Rabí Mosheh ben Maimon -más conocido como Maimónides- a la Mishná (el cuerpo exegético de Leyes judaicas), que la décima novilla sería preparada por el Mesías. Otras nueve -no tan puras ni tan rojizas como la novilla que aparece en un video actual- ya habrían sido sacrificadas a lo largo de dos milenios. Algo así como si éstas preparasen el pasto para la última, “la novilla del arrebatamiento”.

O sea, luego, luego, el Salvador estaría llegando a este orbe para preparar el asado del apocalipsis. Aunque por los cálculos de algunos entendidos, eso debe demorar unos tres años, no porque retarde la madera en arder, sino porque el bicharraco necesita primero convertirse en una vaca de verdad. Lo que por supuesto es tiempo más que suficiente para que los incautos y los vegetarianos se arrepientan de sus maldades y pecados.

No olvidemos que para los cristianos, Jesús, que nunca cargó con el peso de la transgresión en sus hombros, desde su más tierna edad hasta el último suspiro en este valle de lágrimas, vivió para obedecer a su Padre y salvar la humanidad. En otras palabras: Él tendría cumplido la promesa de la novilla rojiza de los judíos… Aunque todos sabemos cómo éste salió bonito en la foto.

En todo caso, se sabe que los judíos no están ni ahí para Jesús Cristo; además, el Mesías de los cristianos vino a este mundo en la piel de cordero. El problema radica en que algunos obispos sefardíes hebreos resolvieron mezclar cordero con becerra. En la blasfemia de esos obispos, el cordero que ya fue sacrificado volvería para preparar una novilla, que es su equivalente en pureza y redención.

Evidente que la situación es completamente bizarra para aquellos que no acreditan ni en sacrificio ni en redención… ¿No sería más fácil, como bien dijo mi vecino -quien me alertó para el nacimiento de esta novilla- Jesús se materializar en la Casa Blanca y anunciar desde allí el Apocalipsis?

Indiscutiblemente, sin tremerme la lengua, le respondí que Bush hijo ya lo hizo al invadir Irak, y todos sabemos en que terminó ese cataclismo. ¡Paranoia poca es bobada! Y hasta se me ocurre, al enterarme de los últimos acaecimientos en aquellas inhóspitas arenas, que es posible que hoy día los americanos ya estén sintiendo nostalgia, y con razón, del barbudo de Sadam Hussein.

A propósito, ¿alguien ya escuchó hablar de Isis? Pues le diré que no me refiero a dama alguna en específico, sino más bien a ese grupo yihadista que anunció la creación de un califato que se extiende desde el norte de Siria hasta el este de Irak. Por tanto, sólo agregaré que para estos esperpentos, el propio Sadam Hussein y Bin Laden no pasaban de simples traficantes de mariolas… O chupetines.

¿Puede el leyente imaginar por un instante lo qué ocurriría si Jesús apareciese de repente en los estudios televisivos de la CNN y les dijese: miren, voy a encerrar este noticiero, porque los medios golpistas son responsables directos por el fracaso de la civilización judaico-cristiana? Lo que bien puede ejemplificarse si es que Él interrumpe la trasmisión de la novela “Avenida Brasil” para realizar un comunicado similar que estorbase el desarrollo de los capítulos finales del novelón… ¡Ni pensar!

Sin embargo, pienso que por el momento no hay con qué preocuparse, mi carismático leyente, pues en verdad, lo que Él nos manda como señal, no es más que una novilla rojiza. Mismo que mi vecino afirme que cuando se trata de comunicación: Dios es old school pacas… ¡Una novilla rojiza!

Pensando bien, considero que eso es verosímil, tanto porque cristianos, judíos o musulmanes lo hicieron por merecer: “El mundo se encamina para acabar en un regio mugido”… ¡Múúúú!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Jesús es una Ficción Novelesca


Al entregarme de buena fe a leer algunas materias de cuño teológico para enriquecer no sólo mi cultura escolástica, más que alígero me deparé indeliberadamente con un artículo que mencionaba que Joseph Atwill, un teólogo norteamericano, por de pronto irá a sorprender a la audiencia que participará del seminario “Covert Messiah”, destinado a estudiar la vida de Jesús Cristo.

Y ese desconcierto más bien se debe a que el mencionado especialista presentará lo que él llama de “un productivo trabajo” cuya teoría muestra que el mamotreto del Nuevo Testamento -y consecuentemente, la vida de Jesús Cristo- fue nada más que una ficción novelesca establecida por la aristocracia romana.

Atwill exterioriza esta idea, porque dice tener en manos buenas evidencias de que la parte de la Biblia que trata sobre la vida y obra de Jesús fue escrita por los romanos… En su entrevista, llegó a exponer a la prensa: “Presento mi trabajo con todo cuidado, pues no quiero fastidiar a los cristianos. Pero lo que mencionaré es muy importante para nuestra cultura, pues los ciudadanos necesitan saber por qué motivos los gobiernos crían falsas historias y falsos dioses (y ejemplos sobre estos últimos hay mucho en todas partes). Eso nada más es realizado para implantar una orden social contraria a los intereses de la población común”.

Según dicho teólogo alucinado, la creación de la historia de Jesús habría sido una estrategia política de los romanos para lograr pacificar los ataques violentos de los judíos que vivían en Palestina por aquella época. Así que, agotados todos los procederes adecuados para contener la rebelión con armas y soldados, los romanos introdujeron el mito de un judío pacifista.

En todo caso, según este dogmático hombre que parece sufrir de mente insalubre, ese asunto de querer encorajar a los judíos a ceder a César y pagar impuestos a Roma, sería la principal idea que estaba por detrás del lema de “dar la otra fase”. La figura de Jesús ni siquiera es basada en una figura histórica, -insinúa-… “Noté una secuencia de paralelos existentes entre los dos textos (el Nuevo Testamento y el manuscrito “La Guerra Judaica”, que fue escrito por Flavio Josefo en el siglo I)”, llegó a declarar Atwill al dar cháchara sobre su descubrimiento.

En todo caso, para este historiador, su develamiento seguramente no acabará con el Cristianismo, pero ciertamente puede ayudar a todos aquellos que hayan sido oprimidos de alguna forma por la religión…

Y en sus beatíficos y tontos devaneos, el erudito llega a ejemplificar con mucha retórica: “Fíjese que hasta el día de hoy, por ejemplo, el Cristianismo es utilizado en los Estados Unidos para crear apoyo a la guerra en el Oriente Medio”… ¿Polémico, no?

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: