El Arte del Ilusionismo Bíblico


Evidentemente, hoy me veo obligado a realizar un proemio dactilografiado para informar al leído lector, que los primeros datos escritos y documentados sobre magia e ilusiones -no siempre perdidas- vienen de Egipto, y datan de hace más de 4000 Años. Un dibujo en la pared de una cámara mortuoria encontrado en la ciudad de Beni Hassan, trazado probablemente 2200 años antes de Cristo, representa a dos hombres dedicados a realizar con unos cuencos en forma de copa lo que parece ser un truco de ilusionismo. Los jeroglíficos indican la salida de algo de abajo de la copa y dan la impresión de confirmar que en una de las vasijas se encuentra una bola o algún pequeño objeto redondo, a punto de aparecer en forma mágica.

Por su vez, Henry Westcar, un oportunista aventurero británico, en 1825 descubrió el papiro Westcar, el primer documento que describe una función mágica realizada por el mago Dyedi en la corte real de Khufu (Keops). El papiro ilustra la categoría única y especial de la que gozaba el arte del ilusionismo. Según aquel texto, Dyedi era toda una leyenda entre los hombres. A éste se le atribuían ciento diez años de edad y unos apetitos geriátricos y sexuales que rivalizaban con los dioses. Su mera presencia inspiraba temor a los hombres normales. Cuentan que hasta el faraón omnipotente solicitó que compareciese ante él… Puede que interesado en saber cómo él hacía para vivir tantos años sin trabajar y engañando a los demás… Pura ilusión.

Como sea y fuere, en tiempo presente, la gran mayoría de bípedes pensantes que ha estudiado catecismo algún día, sabe que Jesús Cristo era una persona bastante diferenciada según lo indican los textos bíblicos que han sido dados a conocer. Él podía, por ejemplo, caminar tranquilamente sobre el agua, multiplicar los peces, hacer resucitar a cualquiera y otras cositas más dentro del ámbito del Ilusionismo. Sin embargo, un nuevo texto que ha sido dado a conocer, revela que Él tenía -al igual que David Copperfield- un poder aún más sorprendente para solazar la platea.

Datado de 1200 años atrás, un antiguo texto egipcio fue encontrado recientemente puede -por supuesto que con la previa venia del Vaticano- mudar la historia del cristianismo. Es que en él aparece narrada parte de la vida y de la cruscificación de Jesús, conteniendo algunas informaciones que pueden mudar completamente los conceptos ya conocidos y ventilados… Los mismos que hacen que mucho caigan hincados de rodillas juntas frente al altar.

Escrito en lengua copta, la que actualmente se preserva exclusivamente como lengua litúrgica en la Iglesia ortodoxa copta, el texto describe, por ejemplo, a Poncio Pilatos como un discípulo fiel y no como un traidor. Según el texto, él tendría ofrecido su propio hijo para ser sacrificado en la cruz en lugar de Jesús Cristo.

Con todo, la parte más sorprendente del texto es un relato que envuelve Jesús y Judas. Según el texto, el segundo tuvo que besar el Mesías para identificarlo a los romanos. Eso porque, según el texto, Jesús Cristo era capaz de modificar su apariencia.

“Entonces los judíos le dijeron a Judas: ¿cómo lo prenderemos si él no tiene una forma única, y su apariencia muda? Algunas veces es negro, otras es blanco, otras es rojo, algunas veces tiene el color del trigo, algunas veces es amarillo… Algunas veces es joven, otras veces es un hombre viejo”, menciona el texto en cuestión.

Otro asunto de la Biblia tradicional que es mudado en el texto, dice respecto al día en que Jesús fue preso. Hasta el día de hoy se acredita que eso tendría acontecido un día jueves. Empero, de acuerdo con el texto egipcio, el Mesías fue llevado a la prisión un día martes. Las fechas, claro, tienen relación con la celebración de la Pascua.

El responsable por traducir los textos egipcios es el profesor Roelof van den Broek, de la “Universidad Utrecht”, de Holanda. Según él -ya de ojo avizor para no ser excomulgado-, es posible que los hechos no tengan ocurrido exactamente como son descritos, y sí que estos sean relatos colectados sobre lo que las personas de la época pensaban sobre Jesús.

Puede el amado y mesiánico lector imaginar que tal atracción acaba aquí. Está rotundamente engañado. En realidad, este texto también no existe y yo mismo no estoy aquí, digitando nada para eruditos eyacular pieguices… ¡Sacrosanto asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Surge una Fórmula de ADN “Alienígena”


En este caso, tengo dudas, pues no sé si debo componer lo que escribo ajustando y adecuando el relato para que lo absurdo logre parecer lógico a la vista del lector, y por ventura mostrar que hasta que la incoherencia puede parecer una rectitud perfecta. O quizás mencionar que la flaqueza se asemeja a una fuerza, o la humillación es una dignidad y el temor una satisfacción, ya que por lo visto tanto vale lo que fuimos o lo que desearíamos haber sido.

Por otro lado, se me antoja razonar que el gran Shakespeare tuvo razón cuando se le ocurrió que el desanimado príncipe Hamlet debía decir: ¡To be, or not to be!… ¡That is the question!… Grande dilema, ya que, de saberlo antes, es como haber hecho ya la mitad del camino para que no nos falten fuerzas para hacer la otra mitad que nos queda por recorrer.

Pues bien, vacilante ante el vocativo que debo emplear, visto que en definitiva la fórmula escrita no admite medios términos, he de decirles que unos expertos vivientes del instituto de investigación “Scripps” han logrado crear recientemente una nueva forma de vida completamente artificial y ajena a nuestro planeta… Algo así como un “alienígena”.

Es que los integrantes de un grupo de investigadores de California han presentado un importante avance para la ciencia, al anunciar a los cuatro vientos la creación por primera vez de un organismo con un código genético de seis nucleótidos, o para mejor decir, a partir de bloques genéticos artificiales.

Algunos se admiran con el hecho, pues la investigación, que fue publicada en la revista “Nature”, deja de lado por primera vez los clásicos cuatro nucleótidos de ADN que todos sabemos, y que funcionan como las letras que escriben el código genético que conocemos (A, T, C y G).

En cambio, mismo que nos sorprenda el “quantum mutatus ab illo”, se dice que este organismo fue generado en base a una muestra de la bacteria “Escherichia coli”, y quefunciona con dos nuevos términos, integrando ahora los bloques artificiales X e Y, y llegando a un total de seis nucleótidos.

En todo caso, estos científicos esperan que la inclusión de estas nuevas letras permita a su vez la creación de nuevas “palabras” -buenas, no malas-, es decir, el engendro de nuevas formas de vida y proteínas nunca antes vistas, a pesar de que este llamativo alcance ya haya establecido ciertos número de detractores a la investigación, los mismos que aseguran que su llegada podría generar problemas éticos o legales.

Sin embargo, a partir de ahora, los científicos del “Scripps” esperan centrarse en puntos como la supervivencia que tendrá la bacteria, como también si a través de ella será posible sacar una nueva cadena más allá del par X-Y… Por lo que imagino también se podrá organizar un nuevo abecedario entero y desafiar de alguna manera a los antiguos egipcios que, en 2000 a.C., lograron desarrollar el conjunto de 22 jeroglíficos para representar las consonantes de su lenguaje.

Por lo demás, y si eso se consigue o no, ya que nadie lo puede presagiar con exactitud, da igual, ya que estos científicos todavía mantienen como desafío la posibilidad de producir proteínas nobles a través de estos nuevos organismos y mantenerlas en ambientes no controlados, algo que todavía no han logrado y que permitiría la creación de nuevos tipos de vacunas y medicamentos… O quizás nos salgan con engendros de 5 patas… Nunca se sabe lo que puede ocurrir mañana.

(*) Si desea, dese una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: