La Soledad


78-un-lugar-interior

Es cierto que todos tenemos nuestras debilidades; por tanto, no creo que alguien conozca a mucha gente perfecta. Las habrá, no digo que no, quizás por eso cuando mueren viran santos; pero en lo que atañe al tema, se me antoja que a mí no me gustaría conocer a ninguna de ellas.

Cualesquiera se ponen a hablar acérrimamente sobre la superación de sus debilidades y la alegría de acercarse a la paz y a esa luz fundamental para vivir. Pero en contrario a sus parladas victorias, yo registro que mi vida es una lucha constante contra las debilidades, intentando superarlas.

Tomemos un caso, la soledad, por ejemplo. Ésta se ha convertido muy rápido en el gran mal de la humanidad, al punto que una cuarta parte de los individuos en este mundo sufre de soledad crónica.

De nada sirve que le diga a nadie que la soledad es muy dolorosa. En realidad, nos hace sentir seres casi totalmente desconsolados, que nos produce sentimientos equivocados, que desalienta el riesgo y socava los recursos emocionales.

En consecuencia, no debería sorprendernos el hecho de que ciertas personas prefieran continuar con relaciones que resultan totalmente insatisfactorias en lugar de arriesgarse a estar solas. Sin embargo, la soledad tiene poco a ver con estar físicamente solos.

En realidad, algunas de las personas más solitarias están constantemente inseridas entre la multitud, o rodeadas de prójimos. Empero, sea cual fuere la situación de ellos o la nuestra, todos en algún momento nos sentiremos solos.

Casi instintivamente, tenemos la precaución de ahorrar algún dinero para el futuro, nos aseguramos contra reveses económicos y nos preparamos para una infinidad de hechos impredecibles, pero hacemos poco y nada, o no pensamos en el momento en que tal vez tendremos que enfrentar las cosas solos, o en que nos encontraremos desconectados de los demás, cuando entonces seremos obligados a luchar contra sentimientos de vacuidad y falta de valor.

Llegado el amargo momento, un sinnúmero encuentran pocas reservas interiores de fortaleza o, quizás, lo que es más importante, no tienen sentido alguno del yo. Pese a que esas mismas personas actúan en tales situaciones según la opinión que ellas tengan de sí mismas, más que por cualquier otro motivo.

La soledad nunca es agradable, pero no se trata tanto de luchar contra nuestra soledad sino de utilizar la fortaleza que surge del conocimiento propio, para entonces colocarla en su perspectiva adecuada. Eso siempre exige de nosotros, que trabajemos activamente a través de un periodo de ajuste o cicatrización, que es a su vez un tiempo para el aprendizaje y el crecimiento, pues eso requiere examinar y volver a evaluar nuestra persona y el mundo que hemos creado artificialmente, para conocernos mejor.

Es una pena que, con frecuencia, esperemos hasta que la soledad nos esté estrangulando para tratar de entender sus complejidades, aunque es cierto que todos necesitamos un mundo separado, lejos de los demás. Un lugar donde a veces podamos retirarnos en silencio para reagruparnos, para volver a tomar contacto con nuestro íntimo. Siempre debe existir un lugar interior del que podamos depender y que sea únicamente nuestro.

Por consiguiente, para conquistar la soledad, debemos asumir el compromiso sagrado de convertirnos en personas completas, y, fundamentalmente, definirnos a nosotros sin incluir siempre a otra persona en la definición.

Anuncios

Un Dios Vengativo nos Influencia


¿Por qué a lo largo de la historia de la humanidad tantas sociedades acreditaban en la existencia de dioses vengativos que enviaban castigos violentos a sus propios devotos?

En primerísimo lugar, cuando hablo de una “civilización” me refiero a una sociedad que ha alcanzado un gran desarrollo tanto en su economía como en su organización política, su producción cultural y su religión. Siendo así, la civilización pasa a ser el grado más alto de desarrollo que puede alcanzar una sociedad.

Sabemos que a lo largo y ancho de la historia se ha ido creando gran cantidad de civilizaciones y cada una de gran relevancia: Civilización Romana, la Civilización Griega, la Civilización Maya, la Incaica, o la Civilización China… Mismo así permanece una duda: ¿qué es exactamente una Civilización?

Pues bien, una civilización implica una eficaz adaptación al medio, ya que debe alimentar a enorme población. Dicha adaptación puede lograrse a través de agricultura de roza (como los Mayas) o de agricultura intensiva (Egipto, Incas, Aztecas, etc.). De acuerdo a las características particulares del medio ambiente en que cada civilización se ha desarrollado, fueron implementadas diversas técnicas para favorecer los cultivos y superar los obstáculos naturales propios de la región.

Cuanto a las creencias y religión de esas multitudes, muchas de las creencias de los pueblos primitivos se basan en las creencias mesopotámicas. El convencimiento de que los astros como el sol o la luna eran seres superiores a los hombres, hicieron de estos dioses los mayores junto con los cinco planetas más importantes, Marduk o Beli, Dios de Júpiter y de babilonia e Ishtar, diosa del planeta venus, que representaba la guerra y el amor que era especialmente venerada en Nínive. Los dioses eran considerados como seres terribles que solo protegían a los pueblos que los adoptaban y que veían con agrado como sus fieles mataban a los hombres. En las elecciones de reyes, estos siempre se referían a sus hazañas bélicas y a como peleaban en nombre de sus dioses.

Luego los dioses fueron reemplazados por figuras animales, aunque en la época babilónica estos tenían forma humana y solo los brujos y los dioses malos tenían la cabeza en forma de animal. Por ejemplo, los babilónicos creían que la voluntad de los dioses podía interpretarse por el vuelo de los pájaros, por los sueños, por la posición de los astros.

En la China antigua coexistieron e interactuaron el confucionismo, el taoísmo y el budismo. Las dos primeras surgieron en China, y la tercera fue importada desde la India.

Los egipcios, por ejemplo, eran politeístas ya que creían en varios dioses como Amón, Anubis, Apis, Bastet, Bes; Cnum, Hathor, Horus, Isis, Neftis, Osiros, etc.. Y en los Mesopotámicos la religión era politeísta, y en cada ciudad se adoraba a distintos dioses, aunque había algunos comunes. Entre estos podemos ver a: Anu, Enki, Innanna, Ea, Enlil.

Con todo, en relación a la pregunta inicial, se afirma hoy día que una de las razones puede residir el hecho de que la creencia en un Dios con esas características -y el miedo que adviene con ella- parece inspirar a las personas a dejar el egoísmo de lado y trabajar juntas en un fin común… Inclusive a los políticos, afanosos en común por la plata.

Ese fundamento que ahora se alega, resulta del estudio de unos científicos de la “Universidad de British Columbia”, en Vancouver, Canadá, quienes se encargaron de entrevistar a 600 personas de comunidades indígenas con varias creencias y religiones diferentes, incluyendo el cristianismo y el budismo.

Para tal fin, los estudiosos solicitaron que los entrevistados jugasen un tipo de juego en el cual deberían distribuir monedas -de mentirita- entre los otros participantes, incluyendo personas que compartían la misma fe, pero que ellas aún no se conocían.

El caso es que las personas que acreditaban en la existencia de los castigos de Dios mostraron una probabilidad mayor de dividir sus monedas con los de su misma fe, de que con personas de religiones diferentes.

Como consecuencia, los investigadores afirmaron: “Nuestros resultados apoyan la hipótesis de que la creencia en dioses moralistas y punitivos es lo que aumenta el comportamiento imparcial direccionado a personas que comparten la misma religión, y por tanto eso puede contribuir para la expansión de la sociabilidad”.

Opino que luego aparecerán los mismos escépticos de siempre para querer probar lo contrario. Sin embargo, ha de quedar siempre en suspenso si la Realidad existe mismo o sería solamente un músculo de los medios para atiborrar nuestros cerebros con pretensas ideas de algún placer engañador… ¡Habría que ver!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Puede que la Culpa Sea de Aedes


De acuerdo con las palabras de un científico y pensador norteamericano, el siglo XXI puede llegar a ser el último para la humanidad tal como la conocemos hoy día. Eso se debe, conforme la dispersión de sus pensamientos de carácter lúdico-redundante-excrementosos, a que nuestras actuales características humanas podrán ser substituidas dentro de poco de una manera realmente intrigante.

Seth Shostak, del “Instituto SETI” (o “Busca por Inteligencia Extraterrestre”, por su sigla en inglés), localizado en Mountain View, California, es quien argumenta que tres grandes avanzos científicos están a punto de mudar los seres humanos para siempre. Sus palabras fueron: “Nosotros podemos, eventualmente, llegar a producir descendientes que serán tan diferentes de nosotros, como los perros son de los lobos cenicientos”… Y evidente que no será por causa del Zika virus.

“Las alteraciones aleatorias y ascendientes de nuestra especie, ocasionadas por la evolución darwiniana, darán paso a las mejoras que serán dirigidas por futuros ingenieros”, agregó Shostak, quien acredita que tecnologías tales como la ingeniería genética, la inteligencia artificial -incluso la de los políticos- y los viajes espaciales están prestes a mudar la raza humana para siempre.

En un artículo que fue publicado en el sitio del “Instituto SETI”, Shostak argumenta que tecnologías como “bebés proyectados” y computadores que se conectan directamente con mentes humanas serán una realidad muy en breve, y ciertamente mudarán profundamente la humanidad.

Además, agrega: “El desenvolvimiento de la inteligencia artificial general será ciertamente el conductor más dramático de la mudanza, porque se tratará menos de una cuestión de mejorar nuestros descendientes y más de substituirlos por nuestros sucesores modificados”.

“Tal vez sea posible promulgar nuestra cultura y a nosotros mismos, colocando “chips” en nuestros cerebros o simplemente haciendo un “upload” de nuestros cerebros en máquinas. Aunque ciertamente el resultado no será el “Homo sapiens” que hemos conocido por 50 mil años”… Ni la “Mujer sapiens” que la presidenta brasileña Dilma Rousseff afirma existir pero que nadie vio.

Mismo así, de acuerdo con la línea de pensamiento de Shostak, lo que tendremos no será apenas la posibilidad de surgir seres humanos genéticamente modificados, y sí una realidad inevitable con la que tendremos que convivir.

“La interacción implacable entre la ciencia y la tecnología es lo que garante que el conocimiento genómico generará un número creciente de aplicaciones. La cura de enfermedades es una de ellas, y obviamente eso es algo deseable para muchos. Pero nuestros esfuerzos no estarán limitados apenas a curar a nosotros mismos; también vamos optar por ser cada vez mejores. Uno puede hasta excitar en aprobar los bebés proyectados, pero manipular genéticamente nuestros hijos es algo que despunta en el horizonte así como lo hace el sol de la mañana”.

Cavilando sobre sus pronósticos, con certeza algunos han de someterse primero a un tolo cardiólogo perorando sobre protuberancias en aquel músculo viscoso, inquieto y sanguinolento con sus obsesivas manías de tic-tac; después ha de sujetarse a las baboserías que algún neurólogo dirá sobre la regeneración del flujo cortical con anamilostose del lóbulo frontal y otras ideas cretinas acerca del cerebro, el más torpe y obsceno de los órganos de las anatomías… Después y solamente después surgirá lo que pregona Seth Shostak y la evolución darwiniana moderna… ¡Aguardemos!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Pretenden Robar el Huevo de Don Cristóbal


Da que pensar que una de las afirmaciones más repetidas en los colegios de todo el mundo hoy puede mudar drásticamente. Me refiero a la respuesta que todo niño aplicado y perseverante daba a la pregunta que muchos maestros hacían y hacen: ¿Quien descubrió América?

Si el estudiado y laborioso leyente respondía visando mejorar sus notas que el responsable era Cristóbal Colón, entonces prepárese porque ha surgido una novedad que no necesariamente lo obligará a sentarse nuevamente en los bancos de clase, aunque ciertamente echará por tierra todos los viejos libros de historia y será capaz de romper el famoso huevo de don Cristóbal.

Antes, y refrescando la memoria de quien ese día no fue a clase, explico que este acontecimiento histórico comenzó con la llegada de la Niña, La Pinta y la Santa María a tierras de América el 12 de octubre de 1492 por causa de una expedición capitaneada por Cristóbal Colón por mandato de los reyes Isabel y Fernando de Castilla y Aragón -a quienes les mostrara su huevo-, finalizando una jornada que había partido del puerto andaluz de Palos dos meses y nueve días antes y, que tras atravesar el Océano Atlántico en un crucero marítimo lleno de peripecias, llegó a unas islas del continente americano, concretamente las Bahamas, y a su regreso dio a conocer por primera vez en Europa la existencia de un Nuevo Mundo.

Por lo menos eso fue lo que me enseñaron hace décadas, aunque hoy día ya estoy confuso visto que una teoría que surgió luego después del hallazgo de un supuesto “kit romano”, ha llevado a que muchos especialistas apuntasen el Imperio Romano como el verdadero descubridor de las Américas. Más o menos unos mil años antes que Colón y sus comitivas diesen la cara y la barba en las Bahamas.

La hipótesis se debe a que un equipo de especialistas que hacen profesión de desconfiar de todo, liderados por el investigador Jovan Hutton, afirman tener pruebas cabales sobre el descubrimiento haber sido realizado por los romanos. Pero, según ellos, el tal desembarque aconteció en tierras de América del Norte.

Resulta que en unas excavaciones que acontecieron en Canadá, encontraron una espada, monedas y otros objetos supuestamente pertenecientes a los romanos. Por tanto, y de acuerdo con lo ventilado por estos estudiosos, tribus indígenas locales también tendrían varias referencias genéticas con los legionarios romanos… Además de la manía de usar sandalias con tiritas.

Evidente que las afirmaciones realizadas por Hutton y su equipo aún son tratadas como ocurrentes y burlescas por gran parte de los historiadores del mundo. Estos afirman que el mencionado investigador no presenta hechos y pruebas concretas, apenas un discurso. Por su vez, en medio de ese juego de dice no dice, ellos son rebatidos con la promesa de que todas las pruebas serán presentadas en breve.

Mismo así, eso no quita que la hazaña de Colón y su famoso huevo constituye uno de los momentos fundamentales de la historia universal y representa el encuentro de dos mundos que habían evolucionado independientemente desde el origen de la humanidad, lo cual torna evidente que cambió el rumbo de la historia… Aunque si él nunca tuviese llegado a Cuba, hoy no tendríamos a los hermanitos Castro.

Con todo, existe controversia respecto al término “descubrimiento”, argumentándose que éste debe reservarse a los primeros seres humanos que llegaron al continente hace aproximadamente 14000 años, o incluso al probable primer contacto europeo realizado por los vikingos en el siglo X. Ergo, si confirmada, la teoría de Hutton se uniría a otras no menos famosas y delirantes que dan cuenta que otros pueblos conocidos estuvieron en América antes de Colón; pues además de los romanos, la hipótesis más fuerte se apoya en que los chinos pueden ser una de esas civilizaciones en cuestión.

Como decía, el problema del Arte continúa siendo ninguno. Pero la cosa enrosca de vez cuando se trata de personas. Estas sí parecen querer complicar todo. Si ponderamos lo bello en un orbe vacío sería lindo, pero ¿cómo al final evaluar tal belleza?… ¿Alguien lo sabe?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

No Confunda Bombacha con Bomba H


Recelo que los primeros días del presente año ha sido bastante agitado en Corea del Norte. Primero y más importante, porque científicos locales afirmaron haber creado y luego ensayado la peligrosa bomba de hidrógeno. Pese al ruido del bombástico anuncio, ahora ellos ya hablan en una “salvación para la humanidad” que ha sido inventada en ese paraje aciago del mundo: una bebida que no genera resaca.

Como el dictatorial Kim Jong-il y las autoridades residentes en Pyongyang no son ciegos ni sordos, es de pensar que se una vez enterados que por diversos rincones del mundo han surgido los resultados de diversos estudios científicos que afirma que beber vino o cerveza con asiduidad y controladamente produce mejoras para el organismo humano y hasta favorecen en la longevidad, independiente del género a que pertenezca el bebedor, habrán apretado las teclas y los botones -por no decir lo huevos- de mucha gente, para dar con este invento licoroso.

Mismo que lo registrado pueda sonar hilarante para el dipsómano lector, los norcoreanos están noticiando, según las informaciones del periódico “Daily Mail”, que han inventado una bebida alcohólica que deja las personas ebrias, tal como debería ser, pero que no deja resaca alguna independiente de cuanto se consuma… Lo que de por sí ya es trágico para los que fabrican y venden Mejoral o Aspirina.

El anuncio, no obstante, fue recibido con un pie atrás por mucha gente -especialmente por los mamados-. Eso, porque así como acontece con todos los otros inventos fantasiosos que ya han sido anunciadas por ellos, no existen pruebas de que exista realmente el tal licor.

En realidad, por ser muy cerrada a los demás países del mundo, Corea del Norte ya arrastra un histórico grande de creaciones milagrosas que nunca han sido comprobadas efectivamente. Mismo así, ajena a cualquier desconfianza de los que viven en el Occidente, la agencia oficial de noticias de los norcoreanos describe su bebida como “una revolución”… No necesariamente armada, lo que realmente sería óptimo para sus pueblerinos.

En cuanto estas anheladas efemérides no acontecen por allí, de acuerdo con las informaciones disponibles, el referido menjunje fue creado a partir del de ginseng y desarrollado después de algunos años de estudios que fueron realizados por especialistas locales -a punta de bayonetazos-. Con todo, la receta, evidentemente, no fue revelada.

Bautizada como “Koryo Liquor”, la bebida es, según lo anunciado por las altas autoridades norcoreanas, “altamente apreciada por especialistas en bebidas licorosas por el hecho de ser una bebida suave y no provocar a resaca”.

De paso, por si alguien está interesado en su importación, me tomo el trabajo de comunicar que la empresa responsable por la supuesta producción del nuevo licor es “Taegdonggang”.

Evidente que la desconfianza del Occidente cuanto al referido descubrimiento sigue la misma lógica de la bomba “H”. Mismo con vídeos que supuestamente prueban los ensayos, las autoridades de los Estados Unidos afirman acreditar que el anuncio sobre la pose del arma no pasa de la una fanfarronada del siempre polémico gobierno norcoreano.

Con todo, para finalizar esta pesadilla digna de un Tagore contemplativo, recuerdo que una vez leí en un periódico una escena pungente: Indira Gandhi, en Dehli -antes de estar definitivamente muerta-, pilotando, ella propia, un carruaje como ejemplo de extrema demagogia y… contención de petróleo, ya que el mundo en ese entonces pasaba por una de sus cretinas y maldecidas crisis, repasando a los caballo toda su pérfida manera de economizar combustible… ¡Delirante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Otro Diluvio de Noé


El los más diversos mamotretos antiguos que sirven de cuna para las polillas, está registrado que durante toda su existencia, la humanidad tuvo que enfrentar miles de problemas serios para continuar existiendo. Algunos de estos resultaron ser inevitables, una vez que acontecieron por cuenta de las mudanzas climáticas naturales por las cuales nuestro vilipendiado planeta pasó… No obstante otras haya sido el propio hombre el causante de ellas.

Por ejemplo, uno de los episodios más conturbados de la historia reciente, claro que en comparación a toda nuestra existencia terráquea, ha quedado registrado con tinta sangre en crónicas medievales. Ella da cuenta de una hambruna implacable que asoló a toda Europa en 1315 y acabó matando millares de personas -literalmente muertas de hambre- durante un periodo de dos años.

Sin embargo, por medio de un estudio minucioso que fue realizado recientemente por acreditados científicos, parecería que finalmente se ha llegado a descubrir la causa de dicha hambruna. La conclusión a que llegaron estos cultos hombres, es que un gran diluvio puede haber sucedido en gran parte de Europa ocasionando que la escasez de alimentos destruyese la vida de millares de personas… No quedando esclarecido aún, si en referido aluvión transbordador estaba Noé con su famoso barquito… Que, como se sabe, no era de papel.

Con todo e independiente de estas artes navegadoras, para llegar a tal conclusión, los investigadores estudiaron los anillos de cedros y otros árboles con más de mil años que existen en las florestas de Alemania, Irlanda y Escandinavia. Según ellos, la espesura de los anillos de crecimiento -que no son iguales al de Harry Potter- obedece a factores que limitan o no la posibilidad de estos vegetales crecer, entre ellos, el clima.

De acuerdo con estudiosos orfebres de estas piezas de madera, se sabe que cuanto menor es el índice de precipitaciones, más fino y oscuro resulta ese tipo de anillo.

Teniendo esto en mente, a estos investigadores se les ha dado por afirmar que buena parte de Europa fue devastada por las lluvias a inicios del siglo XIV. Una oportunidad perdida por los comerciantes europeos, pues si bien lo cierto es que el paraguas ya existía en China en el siglo XI a. C., de allí pasó a Egipto y Grecia, donde fue usado como sombrilla, éste luego perdió su uso y eficacia tras la caída del Imperio Romano, y ese chirimbolo desapareció hasta finales del siglo XV, cuando resurgió en Francia como objeto de lujo… O sea, décadas después de este tremendo aguacero acontecer.

De vuelta a lo que interesa, conforme el referido estudio, permaneció fuera de la catástrofe apenas Italia, el sur de España y lo que en la época correspondía a una parte del territorio Bizantino… Lo que me hace pensar que hubiese sido un verdadero desastre para nosotros, ya que en la inundación podían haber perecido los ancestrales de Colón, Vespucio, Vasco da Gama y otros intrépidos navegantes que se les dio por imitar a Noé.

Observado el tema desde ese ángulo vernáculo, a pesar de la escasez de registros, es posible determinar que la hambruna que mató millares de personas a lo largo de dos años, nada tuvo que ver con una plaga o algo por estilo.

Así pues, esa precipitación completamente fuera de lo normal y sin patrón de referencia -puesto que no existían los institutos dedicados a la medición pluviométrica-, fue la responsable por una de las mayores catástrofes que la humanidad ya superó… Las otras, muchos de los leyentes ya las conocen.

Ahora bien, si por veces hasta incluso los ánimos más fuertes tienen momentos de irresistible debilidad, pese a los temores y los avisos, probablemente no imaginaron estos letrados que fuese otro el motivo de la continuada tolerancia o de la benévola indiferencia de los dioses, ya que todo no habrá sido simple resultado de casualidades múltiples o de obstinada suerte, como posiblemente hubieran respondido los dioses si les preguntasen por qué razón había llovido tanto… ¡Impresionante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Hoy Vivimos Gracias a Él


Con la aquiescencia de toda la humanidad, existe el consenso de que si en la década de los ´80 el mundo hubiese llegado al ápice de la Guerra Fría y presenciase un confronto nuclear, probablemente los individuos de este planeta habrían llegado a su fin existencial… Y evidente que yo no estaría escribiendo esto ni el curioso leyente enterándose de competentes figuraciones que aguzan la mente humana.

Como sea, buscando prevenirse de tan catastrófico desenlace, la cuestión siempre ha sido tratada de manera bien delicada… Algo así como pisando huevos, ya sean norteamericanos como soviéticos.

Eso se debe a que si la entonces ex Unión Soviética no dio inicio al mayor y más potente confronto bélico contra los Estados Unidos, fue tan sólo porque un hombre resultó responsable directo por ello. Las efemérides que florean su historia resulta poco conocida, pero no se puede negar tienen una implicación crucial para que la humanidad exista, por lo menos de la forma que conocemos… Aunque llena de fanáticos arriando bombas a diestra y siniestra.

Me refiero a Stanislav Petrov, ya que si el carismático leyente aún está vivo y consigue leer esto que escribo -con o sin lentes-, entonces debe reconocer que don Petrov tiene mucha importancia en su vida.

Retrocediendo tres décadas en la historia, corría el año de 1983 cuando él era coronel del ejército soviético y también responsable por el comando del “Centro de Alerta Precoz de la Inteligencia” rusa. O sea, era él quien coordinaba la defensa aeroespacial soviética.

La cuestión era de vital importancia, ya que Petrov era quien decidía si los soviéticos estaban o no en la mira de un ataque nuclear por parte de los Estados Unidos. Un trabajo complicado, pero ejercido de manera simple: tenía que analizar datos de satélites y, delante de un alerta de ataque, informar a un superior que daría inicio al disparo masivo de misiles nucleares.

Resulta que poco después de la medianoche del día 26 de setiembre del mencionado año, los sistemas de alarma dispararon en las estepas rusas. Era la señal de que la Unión Soviética estaba bajo un inminente ataque de misil nuclear, como lo indicaba el panel que Petrov observaba. Sin embargo, él halló la situación extraña y evitó que se realizara un disparo de contraataque. Con lo que evitó también el comienzo de una guerra nuclear.

La decisión de Petrov, que contrariaba las órdenes de sus superiores, se dio por instinto, aunque también por sabiduría. Él presumió que los Estados Unidos no poseían aún un sistema antimisiles que impidiese un contraataque soviético… Y no serían locos para querer darse un tiro en el pie. Lo que estaba realmente cierto: la alarma disparara por cuenta de una falla grave y rarísima del sistema.

Mismo sin que el ataque aconteciese, Petrov luego fue duramente reprendido por sus superiores, y resultó víctima de diversos tipos de sanciones. Sin embargo, con el colapso soviético, a comienzos de la década de 1990, él fue condecorado como héroe.

Al hablar sobre ese día, él siempre recuerda: “Por suerte que era yo quien estaba de turno esa noche”… Y no tomara ni un solo buchito de vodka.

Con todo, una vez que alcanzara los pináculos de la Nada, suponemos a partir de aquel día Stanislav pasó a reflexionar analogías sobre la abstención real que, tan absurda como cretina, lo lleva a concluir que nuestras amenidades continúan exóticas, así como las investidas contra la orfandad del orbe, y lo que parece ser más dramático, siempre teniendo en cuenta lo ilusorio de la democracia… ¡Válgame Dios!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: