A un Paso Entre el Atlántico y el Pacífico


“Apenas un día y una noche terrible…”. Según las palabras surgidas en la mente del filósofo Platón y registradas para la posteridad en sus anales, fue un tiempo más que suficiente para una tragedia natural hacer desaparecer Atlántida, la legendaria ciudad que habría sido destruida por un diluvio… Eso, porque Noé vivía en la otra punta del mapa.

No obstante todos sepamos que por esos mismo parajes, hoy día la Al-Qaeda, el Isis y otros grupos de locos sueltos más, destruyen ciudades con bombas en menos tiempo.

Con todo, volviendo en tiempo y espacio al periodo heleno, todo indica que Atlántida ahora puede finalmente dejar de ser un mito para tornarse una verdad… Lo que por su vez dejaría a los libreros locos de rabia, ya que ellos tendrán que retirar cientos y cientos de viejas y empolvadas obras de sus anaqueles.

Como sea y ocurra, el investigador español Manuel Cuevas, especialista en estos misteriosos asuntos, acaba de afirmar que acredita haber encontrado la mística ciudad, ya que de acuerdo con los viejos registros de Platón, Atlántida quedaría en las proximidades donde actualmente está el “Parque Nacional de Doñana”, en Andalucía, España. Y fue exactamente ahí que su investigación comenzó y puede que haya tenido éxito.

El entusiasmo de Cuevas fue transferido para la prensa con la siguiente declaración: “Tengo el 99% de certeza que encontré Atlántida”. Esto, porque el español basó su pesquisa en imágenes de satélite realizadas en la región donde Platón afirmó haber existido la ciudad. Y, según Cuevas, las fotos muestran claramente “la existencia de diversas estructuras construidas por el hombre y que formarían una gran ciudad antigua”.

Aún se le ha dado por afirmar que las imágenes muestran lo que podría ser murallas, calles y hasta mismo un edificio con una cúpula gigantesca. Esos restos, según él, evidencian la formación de una gran ciudad con extensión de más o menos ocho kilómetros, y las estructuras pasan la impresión de pertenecer a una ciudad circular, que podría estar localizada en una isla… No necesariamente la misma del Sr. Roarke y Tattoo, ya que esa quedaba en algún lugar del Océano Pacífico, donde la gente concurría pensando en poder cumplir sus fantasías sin importar su índole… ¡Pura fantasía!

Pero el emocionado Cuevas, que no era amigo del actor mexicano Ricardo Montalbán, va más lejos y explica” “Sea o no sea Atlántida, porque ni sabemos se era ese el nombre, el hecho es que la evidencia traída por las fotografías es bastante clara. Y es clara en relación a la existencia de restos y estructuras muy antiguas realizadas por el hombre. Estamos delante de una sociedad antigua y desconocida, que tal vez hasta hoy habitase en nuestros pensamientos apenas como mito”.

El caso es que, una vez realizado el descubrimiento, el investigador contactó a don Ramón Caroz, uno de los maestros de arqueología de la “Universidad de Sevilla”, también en España. La respuesta del hombre fue animada e interesada sobre el asunto, pero repleta de cautela. Este especialista -que ni loco se aparta de la ciudad para no perder su silla-, afirmó que “quiere estudiar cualquier evidencia comprobable”, pero que por ahora prefiere ir con calma antes de hacer cualquier anuncio.

Por su vez, a pesar de la desconfianza de la comunidad científica y arqueológica en torno del descubrimiento, Cuevas no se cansa de hablar sobre los 99% de certeza que posee. Ajeno a las críticas, el investigador garante a las personas próximas que hizo, con esas imágenes de satélite, la más grande descubierta de su vida, y una de las mayores de la historia de la humanidad.

Con el mismo dramatismo de Malcon Lowry, pensando en eso y de ojo avizor en el escándalo pluviométrico de aquel entonces, de repente me siento fatigado por esa Realidad excesiva que ahora golpea mi puerta, ya que de alguna manera y con heroica determinación, advierto que don Cuevas pretende mudar radicalmente las insignificantes cosas de la vida… ¡Drástico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

A Todo Chancho le Llega su San Martín


Qué hacer, si los prejuicios y sobre todo las consecuencias de los prejuicios que toman la forma de marginaciones varias, son costados nefastos de la condición humana que han dado pie a espantosas matanzas y persecuciones implacables que han teñido de luto y sangre a la historia de la humanidad… A no ser, claro, que se le apliquen a los responsables por ello la ley y la justicia terrena, mismo que se demore una eternidad.

Apoyados en estos principios, los Promotores y el Ministerio Público de Schwerin, una ciudad de Alemania, acusaron formalmente a un supuesto criminoso de guerra nazista, de 94 años, por complicidad en la muerte de por lo menos 3.681 personas en el campo de exterminio de Bierkenau (Polonia), donde éste sirviera como enfermero en 1944.

Se afirma que las autoridades consideraran que este hombre está en condiciones mentales de responder a la justicia, a pesar de su edad avanzada. Mismo que en abril del año pasado, la justicia alemana ordenara su liberación después de ser decretada su prisión provisoria debido a su edad y estado de salud.

El promotor jefe, Hans Forster, explicó que para formular la acusación de complicidad de asesinato fue determinante el hecho del acusado saber que Auschwitz-Birkenau era un campo de exterminio, y que con su trabajo contribuía para el funcionamiento del lugar.

Según el promotor, no es necesario que el acusado, identificado apenas como Hbbert Z. por algunos medios de comunicación, tenga participado directamente de los asesinatos.

De acuerdo con la investigación, el acusado, originario del estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, sirvió como enfermero en el campo de exterminio entre el 15 de agosto y el 14 de setiembre de 1944, período en el cual más de 3.681 personas murieron en las cámaras de gas luego de llegar en Auschwitz-Birkenau.

La decisión tomada el año pasado de poner en libertad el supuesto criminoso nazista, aconteció tres semanas después de decretada su prisión provisoria.

A pesar de la orden de prisión haber sido revocada, la investigación contra el siniestro enfermero prosiguió, por existir sospechas fundamentadas de su envolvimiento en las muertes de presos.

En un caso muy similar a éste, la Audiencia de Luneburg informó sobre la apertura, probablemente el 21 de abril, del juicio de un ex miembro de la SS (tropa de elite nazista) de 93 años, acusado de complicidad en la muerte de por lo menos 300 mil presos del campo de exterminio de Auschwitz.

El Ministerio Público de Hannover acusa al sospechoso de haber servido en el referido campo en 1944, cuando era encargado de etiquetar y aprender los equipajes de los deportados que eran encaminados para las cámaras de gas, una vez que estos eran considerados no aptos para el trabajo forzado.

De acuerdo con la acusación, el hombre conocía el destino de los deportados y contribuyó con su trabajo al Holocausto.

Además, recientemente el Ministerio Público de Dortmund formuló una acusación contra otro supuesto criminoso nazista de 93 años por complicidad de asesinato en ese mismo campo de exterminio.

Se estima que en Auschwitz murieron asesinados por los nazistas cerca de dos millones de personas, la mayoría de ellos judíos… ¡Por fin llega en hora buena la fuerza de la ley!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: