Aguas que Pasan Entre Walpurgis y Halloween


Cuenta la leyenda que en la noche del 30 de Abril se celebra uno de los Sabbat o “reuniones de brujas” más importantes del hemisferio norte. Es la espeluznante “noche de Walpurgis” que Goethe, el insigne escritor alemán, nos relata con todo lujo de detalle en su “Fausto”, una de sus obras más destacadas. La tradición medieval europea, detalla que el lugar de reunión más importante de toda la Europa antigua fue Brocken, el pico más alto de las montañas Harz, en Alemania, donde en realidad transcurre la escena del Sabbat tan impresionantemente descrita en el Fausto de Goethe.

De acuerdo con la mayoría de los expertos cabalísticos, los brujos europeos de la época medieval en adelante estaban organizados en grupos o aquelarres de doce miembros, la mayor parte de ellos, pero no exclusivamente, formados por mujeres, y por un líder, generalmente, masculino -mismo que no haya comprobación si en verdad lo era-. De cualquier manera, este líder era considerado como “vicario del diablo” y muchos de sus fieles más ingenuos le trataban como si fuera el mismo leviatán. Tradicionalmente se le representaba vestido de negro o con disfraz de macho cabrío, ciervo u otros animales con cuernos… Que también podía ser un masculino que había sido pasado para atrás en casa.

Independiente de sus cualidades corneadas, el grupo se reunía una o dos veces por semana en lo que generalmente constituía una reunión local. En estas reuniones las brujas llevaban a cabo supuestamente ritos de culto al demonio, informaban de sus actividades y hacían planes para la próxima semana… Algo así como hoy lo hacen las comadres chismosas de cualquier barrio mundano.

Otras reuniones regionales, llamadas Sabbat, seguramente como un acto provocativo hacia el sabbat judío-cristiano, reunía probablemente a centenares, a veces miles de alegres asistentes, incluyendo los brujos y sus neófitos en una de las celebraciones más importantes se llevaba a cabo cuando llegada la noche del 30 de Abril, la noche de Walpurgis. Curiosamente esta fiesta se celebraba el día anterior a la fiesta de la beata que le da su nombre, Santa Walpurga, que se convirtió en abadesa de la orden benedictina de Heidenheim en el 754. Se trataba de la fiesta pagana del inicio del verano que mezclaba enigmáticas tradiciones, y que con el tiempo terminó convirtiéndose en la noche de brujas por excelencia… Otros afirman que era el momento que se reunían las suegras del barrio.

En verdad, no sé por qué menciono todo esto. Puede ser por la alcoholizada influencia del reciente Halloween, pero lo cierto es que una mujer tenía todo a perder en la noche de borrachera, cuando a más de irse de copas se fue de aguas y terminó dejando su celular en el baño de un bar en Launceston, Australia.

De por sí sería una gran pérdida -monetaria y no de aguas y vómitos-, pero resulta que al día siguiente ella consiguió recuperar el aparatito y se dio cuenta que éste venía con un mensaje inusitado gravado por la persona que lo encontró.

Eso ocurrió porque un grupo de amigos -de lo ajeno y de la bebida- resolvió gravar un recado inaudito para la alcohólica joven. “Hola, amigo, hallamos tu celular en la privada”, dijo uno de ellos, identificado como Jason Zaddow, con un vocabulario de quien ya había tomado varias… “¡Su idiota!”, bromeó otro, claramente embriagado.

A seguir, luego después de Jason presentar a todos los integrantes de la dipsómana rueda y explicar la situación, los amigos tuvieron buen corazón y dejaron el aparatito con los dueños del bar. Antes, no obstante, hicieron algunas picardías: “¿Robamos tu teléfono, y ahí?”… “Ahora lo vamos a dejar con el personal del bar. Pero, mañana, cuando Dan percibir, tal vez note que, en verdad, es el celular de él. ¿Quién sabe?”… “Ok, todo bien: fue un placer devolver tu celular”, acrecentó Zaddow… Que no se sabe si nauseó con ganas sobre el aparatito.

Qué más decir, si enterado de que es poco común tomar conciencia de tantas estupideces simultaneas, que no es mayor porque las personas no se dan cuenta de su propia y peripatética versatilidad intelectual, uno nota que tanto aquí como allá una falange trasporta bosta en el interior del cráneo, alguna lucidez en los intestinos y una sápida sonrisa de ingenuidad en los labios… ¡Asombroso!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Volver de Espíritu Renovado


Nada que tenga una correlación directa con los recientes festejos del día de Halloween que acontecieron por el orbe en la noche de ayer, aunque en los agasajos a muchos se les haya dado por afirmar a boca llena: “No creo en brujas, pero que ellas existen…” y se entregasen a festejar la efemérides con desmedida algarabía.

Como sea, esa frase ya famosa, en el siglo XVI, sería completada con un: “Sí, ellas existen”. Al final de cuentas en aquella época era normal que las mujeres fuesen acusadas de practicar brujerías y, en diversos casos, condenadas a muerte… Que no era exactamente “la chiquita” como muchos pueden sentirse inducidos a pensar.

Para ser más correcto, el caso que hoy se trata habría acontecido en Inglaterra, en 1612, más específicamente en Pendle Hill, pueblo que está situado en la región Lancashire. Es que allí, durante el transcurso de ese año, 12 mujeres acusadas de brujería fueron juzgadas, siendo diez de ellas condenadas a la muerte por ahorcamiento. Con todo, resulta que a una de esas brujas se le ha antojado “volver”… No necesariamente disfrazada de suegra y montada en una escoba.

Pues bien, a quien se le ha dado por afirmar tal novedad espectral sin escobajo ni plumero, ha sido a la médium Christine Hamlett, de 58 años, que afirma ser una “paparazzi” de los espíritus, justamente a quien se le antojó decir que ha fotografiado el espíritu de una de las brujas fallecidas en aquel año. Por ende, dicha imagen traería a flote el fantasma de Jennet Preston, quien fuera condenada a muerte a los nueve años durante el juicio en cuestión… Lo que desmentiría el dicho que las brujas son viejas y suegras.

Por supuesto que fue la misma Christine quien afirmó al reportero del “Mirror” lo siguiente: “Yo estaba en Pendle cuando sentí que allí había una presencia, algo que me llamaba -y por suerte no le tirara del tobillo para arrastrarla hacia la cueva-… Usted mismo puede ver en la fotografía la figura de una chica joven -le dijera al cronista-. A mí siempre me gustó este lugar por causa de sus historias, por el aura que posee. Ahora, la prueba de que estaba cierta la tengo en mi foto”.

Las indicaciones de la médium, no en tanto, no pararon por ahí. Según ella, la imagen contiene el fantasma de una de las brujas de 1612, y quien prueba eso es… “Otro espíritu”. En este caso, lo que ella afirma, es que lo que está presente en la misma imagen es el espíritu que pertenece al juez que condenó a las mujeres en aquel año.

Después de divulgar las fotos para el mundo -y ganar algunos pesos con ello-, la médium explicó su fama de “paparazzi” de los espíritus. Según Christine, ese es el apodo que sus amigos le dan, una vez que siempre que ella va a los cementerios, consigue convencer los espíritus a dejarse fotografiar.

Juzgo que una importante duda quedará sin aclaración para siempre jamás, esto es, si Christine, en el caso de haber podido hablar aunque fuera dos minutos con el juez, se hubiera entrado en este caso hablando de muertos, humos, ollas enormes y crematorios, o si, al contrario, el placer de una amena conversación entre puertas o tumbas, tanto da, habría hecho acudir a su espíritu algún tema más apacible, como el regreso de las golondrinas o la abundancia de las flores que normalmente se observan en todos los camposantos… ¡Maquiavélico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Historias de Perros y Gatos


Sería común si este relato se refiriese exactamente a todos aquellos que se pelean, se arañan o se muerden. Lo que de por sí es algo normal entre los que tienen genios opuestos y nervios exaltados. Pues le advierto que todo por lo contrario, el escrito se debe a que en un abrigo de animales de Budapest que estaba lleno de solicitaciones de adopción de gatos negros antes del día de Halloween, se terminó por descubrir que los pedidos provenían de grupos satanistas, por lo que decidieron no entregar ninguno de los felinos antes de la fiesta que fue celebrada el viernes 31 de octubre en dicha ciudad.

“Infelizmente, esos gatos son adorados por los satanistas, que quieren sacrificarlos en rituales de magia negra durante el periodo de Halloween, una celebración de inspiración pagana que coincide con el Día de Todos los Santos católico”, llegó a indicar Kinga Schneider, la directora del “Arca de Noé”, el mayor abrigo de animales de Hungría.

Es que los administradores del abrigo percibieron que a cada año que pasaba, el número de adopciones de gatos negros crecía antes de la fiesta… “Entonces decidimos no dar cualquier gato entre mediados de octubre y mediados de noviembre”, explicó Schneider, cuyo sitio web muestra un gato con una cruz roja durante el período crítico… Que no es igual que el de las mujeres en general. Pero fuera este detalle escatológico y, según ella, después de Halloween, estos extraños candidatos para la adopción “nunca vuelven”.

Por otro lado y muy cerca de estos pueblos, lo que tenemos son perros reducidos a salchichas y gatos cocidos, pues muchos suizos aún se alimentan con estos animales, según apunta una organización de defensa de los bichitos desamparados que envió un abajo-firmado al Parlamento para acabar de una vez con esa práctica.

Por iniciativa de la “SOS Chats Noiraigue”, a petición, que pide la prohibición de consumo de carne de gato y de perros en Suiza, ya reunió cerca de 16.000 firmas.

“Cerca del 3% de los suizos come secretamente carne de gato o de perro. Esta práctica es vista principalmente en las regiones de Lucerna, Appenzell, Jura y en el cantón de Berna”, explicó a la Agencia AFP, Tomi Tomek, la fundadora y presidente de la asociación. Ella reconoce que es imposible cuantificar el número de animales que son sacrificados para este glotón pasatiempo.

En todo caso, la carne de perro es usada principalmente para fabricar salchichas y su gordura usada combatir el reumatismo. Cuanto a la carne de gato, ella es consumida cocida durante el periodo de Navidad, especialmente en los cantones de Berna, Lucerna e Jura, según la “SOS Chats Noiraigue”.

“El Parlamento no hará nada si las personas no protestan contra la situación. Los suizos tienen que limpiar su propia casa”, acrecentó Tomek mostrando las uñas… Quizás sin ella imaginar que por aquí suele ser igual.

“Hoy nosotros no podemos hacer nada, una vez que no es prohibido por ley cualquiera comer su perro o su gato. No podemos siquiera denunciar aquellos que se dedican a esta práctica culinaria. Por eso, simplemente pedimos la adicción de un parágrafo a la ley relativa a la protección de los animales domésticos”, acrecentó, segura de alcanzar su objetivo, ya que esta misma asociación ya conquistó la prohibición del comercio de pieles de gato en 2013.

Al final, y sabiendo ser poco común tornarse conciencia de tantas potencialidades simultaneas, aprovecho esta animalesca ocasión en que la inteligencia colectiva parece exhibir con los pies lo que podría haber sido hecho con las vísceras para, humilde, reconocer que todo esto no pasó de un ventrílocuo hablando conmigo mismo para justificar tantos motivos del conocido espíritu de participación comunitaria… ¡Sorprendente!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Una Mala Decisión Puede ser Macabra


Una gran diversidad de pensantes sabe que el hecho de uno “equivocarse” cuando vive en alguna esfera cosmopolita de nuestro descalabrado mundo, “está penado”… Por lo menos cuando lo hace socialmente y en el caso aquí en cuestión. De mi parte, atribuyo a que tal vez eso se deba porque nadie quiere admitir que cometió un error o que fracasó… ¿Por acaso el intelecto lector ha visto ya algún twitt donde alguien diga: “sí, este negocio ha sido una ruina”? Yo no, y creo que ni los veré nunca.

Siendo así, todo lleva a creer que lo que más interesa por el momento, es tener historias de éxito que contar y, de alguna manera, querer aparecer como si fuese el Superman que va a salvar el negocio de los demás.

Pues bien, nada contra ello. Pero se me ocurre que a mí me gustaría reivindicar el derecho a uno equivocarse. Más bien, el derecho a cometer un error, definir mal la estrategia o a tomar malas decisiones en un determinado momento crucial. Incluso, opino que se puede aprender mucho más de un error que de algo bien hecho… O, mejor dicho, los errores nos obligan a mejorar, mientras que el éxito nos acaba poniendo en una posición cómoda que, muchas veces, hace que rebajemos nuestro nivel de atención.

Cuando uno se dedica a definir estrategias en algún instante perentorio de nuestra vida, sean estas simples o complejas, parece difícil establecer, a priori, cuál será la correcta… Más bien, uno toma la decisión en función de lo que ha podido recopilar de información y/o del acúmulo de experiencia propia. Así que, como necesariamente se tiene que tomar una decisión, eso siempre, siempre, entraña un riesgo.

Por ende, decir que tal o cual decisión fue un error una vez que pasó el momento, es lo más fácil del mundo. Eso lo hace cualquiera, -principalmente los jerarcas-. Por tanto, el hecho de cometer errores no debería ser nada extraño en el mundo actual, donde todo va tan rápido que hay que tomar decisiones en milésimas de segundo sobre cualquier tema… Después se verá.

Empero, uno también puede quedarse quieto y no hacer nada, dejando que otro decida. Sin embargo, yo estoy entre los que creen que lo peor es quedarse bloqueado, parar, no saber hacia dónde ir sin tomar una decisión, aunque esta resulte equivocada. Mismo que para algunos caminantes signifique mucho pedir para que su capacidad de tomar decisiones no se arrugue ante las dificultades que acechan su camino.

Pues bien, si éste es el caso, puede que los dos individuos contratados para limpiar una residencia que se encontraba vacía en la ciudad americana de Tampa Bay, Estado de Florida, tomaron una rápida decisión y pasaron a cortar en pedazos, para luego tirar a la basura, el cuerpo de un hombre que ellos pensaron ser de un maniquí, de acuerdo con lo que informó el viernes pasado la prensa local.

Los dos limpiadores, identificados como siendo Israel López y Adam Hines, acreditaron haber encontrado un extraño maniquí en el garaje del inmueble que les mandaron limpiar y, por tanto, concretaron que lo mejor era cortar el mismo y lanzar los pedazos en un contenedor de reciclaje del vecindario, lugar donde a posterior los recogedores de basura pudieron ver el tamaño de la equivocación citada y accionaron a las autoridades responsables… Léase aquí: agentes de la ley.

De acuerdo con lo citado por la “Agencia EFE” en base a una declaración de la policía del condado de Hernando -no con fundir con El-blando-, el cuerpo encontrado podría ser el de un hombre de 33 años, que se habría suicidado hacía varias semanas y cuyo estado era “similar al de una momificación”.

Por su vez, los dos limpiadores que tiraron el cuerpo a la basura, alegaron a las autoridades que el cadáver se parecía con un muñeco de “Halloween”, que, según ellos, pensaron que habría sido dejado por los antiguos inquilinos como una especie de jugarreta y tomada de pelo.

Habiendo visto ya la penitente situación practicada con tanto celo por Israel y Adam al pretender acomodar de la mejor manera posible sus raciocinios lógicos en el interior de sus cráneos, y dado mi conocido carácter cósmico-filantrópico, diré que lo que nos resta es ser prácticos y deleitarnos con ciertas cosas acomodados de antemano en suaves cojines para, finalmente, asistir la llegada de Armagedón confortablemente sentados… ¡Infernal!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: