Palabras


51-palabras

No es difícil notar como las palabras ruedan sueltas por las calles de la ciudad, y en medio del camino van sufriendo accidentes iletrados, se estropean en medio a los acasos del momento, se tiñen con los hábitos particulares y pronto se tuercen de acuerdo con la pasión dominante.

En verdad, estas palabras, más que mías son tuyas, las mismas que van trepando en mi dolor ya viejo como si ellas fuesen una madreselva prendida a un muro de piedra atrancado a cal y canto.

Quién sabe sea también un canto de amor vital, triste, tierno y angustiado, pero a la vez ardoroso y sereno en un crepúsculo lleno de tempestad en el corazón del verano.

Antes que tú llegaras pobló la soledad de mi alma otros amores y otros ardores, y poco a poco mi espíritu se fue acostumbrando más que tú a la tristeza y al desamor.

Sin embargo hoy, con su llama deletérea, la luz de mi pasión te envuelve y abraza, absorta, pálida, doliente y a su vez soñadora, luchando contra las mismas viejas aspas de la anochecida que en torno de ti y de mí dan vueltas como los antiguos molinos del Quijote.

Mientras el viento triste del otoño galopa arrastrando las hojas muertas de los árboles yo te amo, vida mía, y hoy mi alegría muerde en sueños tu boca de labios de terciopelo.

Hundido en medio a esa colosal realidad tangible y cotidiana que me abraza y duele, ángel de sueño, te pareces mucho a mi alma, pero creo que te pareces más a la palabra melancolía.

En mi mundo circundante tú eres pradera en flor, eres trigo maduro, pájaros al vuelo en primavera, fuego, viento, lluvia y ese ardor vital como miel de abejas de fuego en mi pecho, o vino de uvas maduras en mis entrañas.

Más que palabras, para mi corazón bastan tus besos, para tu libertad bastan mis alas de sueño a conducirte al paraíso. Desde mi boca, más que palabras, llegará a tu pecho y hasta el cielo lo que estaba dormido sobre tu alma.

Métodos Para Disfrutar del Muerto


Sin duda que el figurín de la pauta prohijada muchas veces puede estar lejos del que termina siendo adoptado por las personas como fórmula exacta para la módica resolución de sus problemas… Desde un punto de vista resignado, lógicamente.

Tal pronunciamiento filosófico no lleva en cuenta algunos entendimientos que dicen que la “pauta” es una norma o modelo que se tiene en cuenta para realizar algo, como por ejemplo puede ser: el comportamiento de sus mayores a uno le sirvió de pauta en la vida.

Con todo, sé que otros tantos del gentío, aquellos que siempre les gusta llevar las cosas al extremo, dirán que la “pauta” es tan sólo un instrumento para trazar rayas paralelas y equidistantes en un papel, o un simple papel en el que hay rayas paralelas y equidistantes y que se pone debajo de otro para no torcerse al escribir, lo que también llaman de “falsilla”, ya que nada más es que un conjunto de rayas paralelas de un papel, como el que se traza para no torcerse al escribir o el que se utiliza para la notación musical… No importando que la música termine siendo un bodrio.

Pues bien, independiente del criterio que el musiquero leyente adopte en este caso, al hablar de hábitos y estándar, es mejor nos lo explique entonces los familiares de un criminoso puertorriqueño de nombre Jomar Collazo.

Todo principió durante el transcurso del último domingo 18 del corriente mes, cuando este joven transgresor de las leyes universales creadas por los humanos, fue asesinado por causa de su relacionamiento -para nada amoroso- con el tráfico de drogas. Sin embargo, para consternación -no de sus asesinos, claro está-, el crimen aconteciera pocos días antes de cumplir su aniversario de 23 años, lo que causó gran consternación en la familia de este insulano bandolero.

Inconformados por no poder conmemorar los festejos de los 23 años de Jomar, los compinches familiares resolvieron postergar un poquito más su entierro para celebrar con el cadavérico susodicho cumpleañero, mismo que él estuviese muerto… Entonces, comenzó una fiesta macabra.

Como si nada, toda la familia se reunió normalmente en la casa de la madre de Jomar, y las festividades acontecieron como usualmente suceden en el figurín histórico de todos. Lo diferente, sin embargo, era la presencia del muerto, que permaneció en la fiesta sentado bien en medio de los demás asistentes de la pachanga.

Empero, antes de eso ocurrir fue necesario realizar algunos retoques en Jomar, por lo que su familia tuvo que pagar para que el cadáver apareciese en buen estado y con excelente aspecto, utilizando maquillaje. Luego después lo vistió con una de sus ropas preferidas en vida -un conjunto de abrigo deportivo muy mono- y lo dejó allí, sentadito en una mesa como si nada.

A más, durante el festejo Jomar estuvo siempre “interactuando” con la familia -aunque bailar no pudo-. Su madre lo besaba a todo o momento, y otros familiares se sentaron en torno de él para “jugar dominó”. Por supuesto que el cumpleañero hizo sus lances y hasta ganó algunos partidos, ya que las piezas eran manoseadas por un primo.

Para el corresponsal de la agencia Reuters que concurrió para reportar los hechos, los familiares contaron que a pesar de parecer extraño, lo sucedido estaba siendo encarado normalmente. Para ellos, fue la oportunidad de despedirse de Jomar de manera menos melancólica, pues él era una persona muy querida que ellos nunca más irían ver.

Qué decir, si todo esto se parece más a cuando uno se mira en el espejo, superficie dos veces engañadora porque reproduce un espacio profundo y lo niega mostrándolo como una mera proyección, donde verdaderamente nada acontece, sólo el fantasma exterior de las personas y las cosas, árbol que hacia el lago se inclina, rostro que en él se busca, sin que las imágenes de árbol y rostro lo perturben, lo alteren, le toquen siquiera… ¡Fantasmagórico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Uso Particular de la Traición


Esa cuestión de engañar al novio, novia, mujer, marido, es una decisión íntima de cada uno, y tan antigua y contradictoria cuanto la existencia humana en el huerto del Señor. Hay hasta quienes engañan su amante o, al contrario, se mantiene totalmente fiel a su chica de programa al intentar pasarla un poco mejor en este valle de lágrimas. Evidentemente, también hay aquellas y aquellos que nunca engañaron sus amores del alma. Es posible que estos viviesen tentaciones y tuvieran oportunidades de hacerlo, pero se aguantaron firmes en el molde.

Tenemos que asimilar que la traición amorosa y sexual puede ocurrir o no, ser vedada o confesada, censurable o legítima. Eso es un asunto de cada uno y un extraño no debe meter la cuchara para no desmoronar el pastel.

Pero en verdad, no es ese tipo de engaño que a esta altura del campeonato viene intrigando a muchos. En realidad, cuantiosos caminantes ya andan perdiendo el sueño con la traición a ideas, comportamientos y hábitos.

El hecho aquí, es que hasta yo mismo tengo traicionado algunas cosas en que siempre acredité piadosamente. En verdad, es que ese edificio intitulado “Mis Verdades”, presenta problemas de estructura: algunas paredes rajadas, vigas combadas, pisos que se hunden. En mi caso, tengo certeza que la temporada de dudas tiene a ver con mis propios asuntos particulares.

Mi padre, al contrario, siempre fue un hombre fiel a sus principios. Un sujeto que trazó una línea recta y persistió e insistió en ella hasta el fin. En contraste, yo siempre seguí por el camino de ojo en las placas de retorno o de destinos a la deriva… Eso de “tener certeza” nunca fue mi punto fuerte.

Claro que tengo opiniones, convicciones y bien sé en quien votaré para presidente cuando llegue el momento. Pero no estoy hablando aquí de ese tipo de decisión simple. Hablo de posiciones subjetivas, esas que se pegan en uno como una segunda piel. Por ejemplo, en política soy definido, pero en la vida personal soy un “no partidista”. Parezco más bien un bambú, oscilando conforme la dirección del viento.

En todo caso, no ha sido por causa de la adversidad, pero me he dado cuenta que ahora estoy dispuesto a ser infiel a mí mismo. He pasado a odiar la idea de acordar igual después de una noche de sueños inquietos. Además, pasé a detestar la perspectiva de ser mi propia copia. Como si fuese un xerox de mi juventud, o de lo que fui el año pasado. Pero también pienso que alguna razón mi inconsciente debe tener, cuando me hace sudar o revolverme en la cama.

Por supuesto, los humanos mudamos todo el tiempo. Algunas veces en una velocidad superior a las novedades del mundo. Esas mudanzas van aconteciendo a cada palabra escrita en la página de cada uno.

Pero el caso en cuestión, es que uno no debe importarse si el enredo de la obra le sale confuso, contradictorio, ambiguo. Lo que interesa mismo, es que él sea de nuestra autoría.

Básico que por cuenta de ello ya no sienta ganas de convencer a nadie. Yo no pregono la biblia, programa partidario, manual de escrita. Tampoco digo que un individuo deba leer éste o aquel libro, que debe preferir un museo a una trasnochada. Tanto me da, o me da lo mismo.

Tal vez, reflexionando a tiempo, le diré que el único principio del cual todavía no me desprendí o traicioné, es aquel de: ¡Viva y deje vivir!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

No Fue Dios Quien le Dijo: Levántate y Anda


A veces es necesario resignarse ante ciertos hechos que ocurren en la faz natural o transformada de esta tierra; aunque yo mismo piense que es malo que se tenga que comenzar un asunto por un prólogo que, al igual que un catálogo general, lo logre explicar; así como también comprendo lo pésimo que es, que forzadamente un prólogo presuma de tanto, sólo porque las conveniencias y los hábitos acabaron por hacerlo obligatorio… Aunque todos sabemos que el hábito no hace al monje.

Pero, en fin, mismo que uno quiera parecer bien intencionado, ha de comprender el leyente que no siempre existe un encuentro pacífico entre las subjetividades y objetividades, cuanto más con las intimidades y afinidades. Porque en consecuencia, ante toda ocurrencia similar, cualquiera tendrá que enfrentar: choque y adecuación, reconocimiento y descubierta, confirmación y sorpresa.

Es obvio que el protagonista de tal hazaña viajó, pero no muy lejos, viajó por dentro de sí mismo, por la cultura y la fe que lo formó y que de alguna manera aun lo está formando, por lo que significa que durante un par de horas, él fue un espejo que reflejaba imágenes exteriores, una vitrina trasparente por la que luces y sombras atravesaron, una película sensible que registró, en tránsito y proceso, las impresiones, las voces, el murmullo infinito de todo un pueblo.

Pero como bien sé que el escepticismo y la sospecha son multitudinarios, mostraré el palo y la piedra -que no es filosofal-, o mejor dicho, usted mismo lo podrá confirmar junto con la Secretaria de Salud Pública de Bahía (Sesab por su sigla), en Brasil, una vez que ésta abrió una investigación interna para apurar la actuación del equipo médico que atendió, la noche del domingo 24, al paciente Walter Lúcio de Oliveira Gonçalves, un masculino de 54 años, en el “Hospital Menandro de Farias”, situado en el municipio Lauro de Freitas, en la región metropolitana de Salvador.

Hasta aquí, nada he dicho, pero resulta que Gonçalves, portador de un cáncer, había llegado a la referida unidad médica con dificultades respiratorias y, pocas horas después, terminó sufriendo tres paradas cardíacas. Sin embargo, de acuerdo con lo declarado por el portavoz de la unidad médica, el paciente no respondió a las tentativas de reanimación, por lo que fue declarado muerto, a las 23 horas, cuando entonces fue llevado, dentro de un saco plástico, para la morgue.

Con todo, pese al infortunio de su hado, dos horas después, su hermano Waltério notó que había movimiento en el material que envolvía el cuerpo de su deudo, por lo que avisó a los médicos, quienes llevaron al fallecido paciente de vuelta para la Unidad de Terapia Intensiva del nosocomio.

Así pues, esa misma multitud de susceptibles a la que antes me referí, pensará que la familia del paciente, que acompañó el atendimiento, estará ya en busca de un buen abogado para querellar una suculenta indemnización pecuniaria, pero otra vez se engañan éstos, ya que los de su tribu defienden al equipo médico del hospital, y atribuyen la “resurrección” de Gonçalves a un milagro otorgado por la Hermana Dulce, una reconocida beata de aquella latitudes.

El propio paciente, que está consciente y lúcido, fue quien afirmara que la beata bahiana había sido quien intercediera por su vida. Claro que no lo ha dicho con palabras sonantes, pues, sin poder hablar por causa de una traqueotomía, Gonçalves sólo escribió una esquela, en la cual cuenta que vio a su madre (ya muerta) y que ella le pidió para rezar por la Hermana Dulce… “Yo vi a mi madre diciéndome: Hijo, se apegue a ella y serás salvo”, indica un trecho del texto… “Vi la muerte a mis pies, pero mi fe fue tan grande que me curé. A todo este equipo (médico) y a la Hermana Dulce, por todo y por todos, muchas gracias”.

No obstante, haya que reconocer que esa misma fe de Gonçalves fue quien le ayudó a que fuese transferido, en la tarde del lunes 25, para el centro de oncología del Hospital Santo Antonio, un nosocomio administrado por las “Obras Sociales Hermana Dulce” (Osid por su sigla), en Salvador.

Además, de acuerdo con la familia, para venerar tal prodigio milagrero, el valor que fue gasto con la compra del ataúd (U$ 1000), ahora será donado para la “Osid”.

¡Pronto! Delante de lo que ya no es más un impase, alcanzo a razonar, sereno, frente el sometimiento de estas letras, que necesito aquietarme en el silencio de las meditaciones aquiescentes y en la abrupta mudez de las irrevocabilidades… ¡Santísimo tema!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Los Bancos ya No Son Lugar Seguro


El mundo mudó, o quién sabe sería mejor decir que los integrantes del mismo han mudado mucho con el paso del tempo… ¿Ejemplos?… ¿Usted quiere ejemplos? Pues bien, aquí va uno: antiguamente la gente tenía un estilo ultra-conservador-desconfiado, y por tanto guardaba sus economías abajo del colchón, dentro de un agujero de la pared o del piso, o lo ponía sobre el cielorraso. Era lo más seguro que había en aquel entonces, obviamente mientras nadie se hiciese pis en la cama o no apareciesen los hambrientos roedores para comerse los billetes.

Más bien, eso se debía a que los de menos caudales que vivían en el campo, por causa de su aislamiento de los centros urbanos, el mal transporte y la escasa o nula comunicación existente, tenían necesidad de disponer del efectivo para la compra-venta de ganado y afines. Por su vez, los pueblerinos no en tanto, lo hacían por el principal temor que ellos tenían del cobro de comisiones, es decir ver que su dinero se redujese y el hecho de perderlo todo ante el eventual quebranto de una entidad por cierre, quiebre, etc., ya que no conocían la cara del dueño. Pero a estos mismos el tiempo los fue doblando de a poco, conforme me lo narró mi amigo Pacho, un gran filósofo duraznense entendido en estos asuntos de manejar y saber guardar plata ajena.

De a poco también fue surgiendo otra modalidad usada por los que poco tenían a guardar: “la alcancía”. Más bien, la alcancía se remonta a una palabra de origen árabe que ha tomado significado con el paso de los años. Según lo explica el filólogo y etimólogo español Joan Corominas en el “Breve diccionario etimológico de la lengua castellana”, el sustantivo alcancía viene probablemente del árabe vulgar “kanzîya”. Esto es solo una probabilidad, ya que se trata de una fuente no documentada, pues Kanzîya es un adjetivo femenino derivado de kanz, que significa “tesoro escondido”.

También tenemos, según comentarios en inglés sobre el posible origen de la alcancía, que para el siglo XV, al fabricar utensilios de cocina, se utilizaba un tipo de arcilla de color naranja que se conocía como “Pygg”. En ese momento también era costumbre en los hogares utilizar estos utensilios para guardar dinero a modo de ahorro. Pero cuando se utilizaban utensilios de cocina con esta finalidad, comenzaron a llamarlos de “pygg jar”. Ya para el siglo XVIII comenzó a utilizarse este tipo recipiente al que se le dio un nuevo nombre que ha llegado hasta nuestros días “Piggy Bank”. Tal nombre recuerda y juega con el nombre de la arcilla y la del cerdo, Pygg y Pig, sin olvidar que el cerdo siempre ha sido un animal asociado a la “riqueza” y abundancia… Palabra que me induce a pensar que mi vecino debe ser riquísimo, ya que de… Bueno, el comentario ya es suficiente.

En todo caso, las alcancías en los niños se suelen utilizar para inculcar ideas de ahorro. Y aunque cualquier cacharro sirve para ese fin, el cerdito es una de las figuras más tradicionales de recipiente destinado al almacenamiento de monedas, ya que por su forma graciosa es usado habitualmente por niños y jóvenes. Sin embargo, vemos que hoy día la planificación de la economía familiar pasó a ser uno de los problemas que más se da en las nuevas parejas que deciden unirse y compartir un hogar -mismo que sea para vivir a las patadas-, puesto que en la mayoría de los casos las finanzas no alcanzan para satisfacer todas las aspiraciones de las personas, ya que ellos abandonaron el viejo concepto de ahorro.

Así pues, dando secuencia al raciocinio inicial sobre la mudanza de hábitos -ojo, no confundir con sotanas-, tenemos pues el más reciente ejemplo de mutación de viejas prácticas. Digo esto, mi ahorrativo leyente, porque acabo de leer que médicos de un hospital de Costa Rica terminaron por retirar US$12.800 del estómago de una joven guatemalteca que supuestamente tenía como misión llevar el dinero hasta su país, conforme lo informó el “Organismo de Investigación Judicial”, (OIJ).

De acuerdo con lo mencionado por el OIJ a los reporteros de la “Agencia EFE”, la mujer, de 19 años, que no tuvo su identidad revelada, fue internada el sábado 26 de julio con problemas de salud en el Hospital de Heredia, y terminó confesando que engulló las notas verdes -muy parecidas con lechugas- que estaban guardadas dentro de cápsulas de látex… O sea, ni banco ni chanchito.

Pero debido a su espasmódico antojo, la guatemalteca fue luego transferida para el “Hospital México”, en San José, donde terminó siendo operada de emergencia a fin de retirar el dinero que, en total, sumó la bagatela de US$12.800.

Conforme mencionó a la prensa local el director de OIJ, Francisco Segura, esa joven no supo explicar cómo había llegado a Costa Rica y señaló que sólo recordaba que fuera llevada de ómnibus… “Evidente que será investigada y responderá por su crimen… Las autoridades analizarán el caso para saber el origen y el destino del dinero, así como intentarán identificar a los demás comparsas”, agregó.

Una vez analizado con sumo criterio tal preciosidad, resta sólo una pregunta que no quiere callar: ¿Será por causa de las observadas mudanzas de hábitos y a la multiplicación de estos hechos -al igual que los panes-, es que el papa Francisco estaría preparando una reforma del IOR, el Instituto para las Obras de Religión, más conocido como Banco Vaticano?… ¿Hace sentido, no?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Descubren un Nuevo Luis Suárez en Mumbai


No sé, pero de inmediato este asunto me hace recordar el viejo dicho: “éste tipo es un boca grande”. No que esa sentencia busque determinar el tamaño real y físico de la cavidad bucal del susodicho, sino más bien se menciona para indicar que el sujeto es un “barriga fría” -otro adagio más viejo que la humedad-, porque no sabe guardar secretos y claves sobre determinados asuntos de carácter personal propios y de terceros.

Ahora bien, como el asunto es otro, se me ocurre querer entender mejor el tamaño físico de las mandíbulas de un ser humano común y corriente, por tanto localicé dentro de los amansaburros enciclopédicos, que las mandíbulas que fueron encontradas en diferentes regiones del mundo presentan considerables diferencias morfológicas, lo que ha provocado dudas sobre las alteraciones y las características morfológicas de las mandíbulas humanas de ciertos bípedes pensantes.

Quizás eso se deba a la pluralidad racial y la consecuente mezcla de la población promoviendo así cambios morfológicos. Por su vez, descubrí que una investigación analizó y comparó las características morfológicas de 100 mandíbulas humanas de sudamericanos con las dimensiones de las mandíbulas de individuos australianos, asiáticos, europeos y africanos, usando 13 dimensiones mandibulares definidas por Humphrey en 1999. Hubo diferencias significativas en las dimensiones analizadas, reflejando la presencia de variaciones anatómicas en la morfología entre las mandíbulas de las cinco diferentes poblaciones. Las mandíbulas de europeos presentan que la rama mandibular es más estrecha que la de los sudamericanos, mientras que los asiáticos presentan mandíbulas con dimensiones mayores, no obstante la altura de la sínfisis mandibular sea menor. Por tanto, varios aspectos pueden determinar las diferencias morfológicas resueltas, como las adaptaciones del sistema estomatognático de origen, la plasticidad ósea promovida por la consistencia de la dieta o causada por la mezcla racial… Otro punto que me recuerda la reiterada actitud del futbolista Luis Suárez.

Así que, desde que los primeros fósiles humanos fueron encontrados, hasta los más recientes descubrimientos, considerables variaciones del tamaño y morfología de las mandíbulas fueron evidenciadas. Estos aspectos han despertado grande interés científico -y mundano, desde que el nuevo caso de Luis Suárez- en la tentativa no sólo de clarificar el origen del hombre moderno, sino también, analizar las diferencias morfológicas existentes entre las mandíbulas de diferentes poblaciones, buscando comprender mejor que acontecimientos son responsables por estas variaciones morfológicas. La morfometría ha sido un medio rápido y eficiente para evaluación de las características morfológicas de la mandíbula, como la descripción de aspectos relativos a la raza, género, edad, factores genéticos, hábitos alimenticios, variaciones de tiempo y regionales, que pueden modificar la forma y el tamaño de las mandíbulas, según lo apunta Humphrey en 1999; Kaifu en 1997; y Liebermaneía en 2004.

Lo que tenemos, es que los tamaños medios de las 13 dimensiones de la mandíbula de sudamericanos, australianos, chinos, africanos de Gabon y Nubian y europeos (Spitalfields y Poundbury) demostraron que los sudamericanos poseen la menor altura del cuerpo (23,98 mm) y mayor longitud de la mandíbula (112,44 mm).

Evidente que los factores responsables por las modificaciones morfológicas no están totalmente elucidados, mismo que estudios comparativos demuestren que las diferencias en la forma y el tamaño de las mandíbulas de seres humanos son determinadas básicamente por factores ambientales y por la influencia genética, y que estos cambios morfológicos son resultados de diferencias en el estándar y el periodo del crecimiento más allá del grado y del tipo de remodelación ósea, lo que de por sí no justifica la mordida dada por Suárez en Chiellini y quizás sí la peculiaridad de un joven indiano de 17 años, quien llegó a sorprender a los funcionarios del “Departamento de Odontología del Hospital J.J.”, en Mumbai, la capital del país.

El caso es que Ashik Gavai dio entrada en el mencionado nosocomio con una inflamación del lado derecho de la mandíbula, además de quejarse de sentir fuertes dolores en la boca. Pero lo más abismal de todo, es que después de ser operado durante siete horas, el muchacho tuvo nada menos que 232 dientes extras extraídos de su boca.

Sunanda Dhiware, la jefe del departamento dentario, afirmó a la “BBC” que Ashik sufre de una enfermedad rarísima que causa un tipo de tumor benigno conocido como “odontoma” -popularmente conocida como “boca de caimán”-. Caso ello ocurra en un viviente, la encía pasa a formar diversos dientes en la región.

La abismada dentista explico: “Cuando le abrimos la encía, dientes pequeños muy parecidos con perlas comenzaron a salir, uno a uno… Inicialmente estábamos colectándolos, pues estos eran realmente como pequeñas perlas blancas. Pero luego comenzamos a cansarnos… Contamos al todo 232 dientes”.

De acuerdo con esta especialista, registros médicos dan cuenta de que un máximo de 37 dientes ya fueron extraídos de un paciente por cuenta de un tumor similar. Por su vez, el padre de Ashik, Suresh Gavai, afirmó que su hijo pasó a reclamar de dolor hacía sólo un mes atrás, por lo que dejó el villorrio de Buldhana y fue hasta Mumbai en busca de un diagnóstico… Bueno, por lo menos este caimán no tendrá que ir de Mumbai a Barranquilla… ¡Habrase visto!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

No Queme su Filme con Ella


Piense mejor sobre lo que mencionaré a seguir, mí subyugado amigo, pues la película a que me refiero es otra. Por tanto, antes de que se le ocurra cometer ciertos actos perdularios en su vida, considere que el respeto de una mujer es como la virginidad: “después que la pierde, nunca más la consigue de vuelta”. Además, al contrario de lo que muchos caminantes piensan y opinan, si está casado, ellas no estarán dispuestas a largarlo sólo porque acabó de pegarlo en una viciosa mentira o porque lo atrapó in fraganti en los brazos de otra… Excepto que ello justamente ocurra durante aquellos días temperamentales e histéricos que mensualmente las mujeres tienen.

En todo caso y al contrario de lo anteriormente dicho, ciertos eruditos en asuntos tan ambiguos afirman que hay otras maneras más sutiles de mantener una mujer lejos de usted. Así que, para todo aquel que no hace el papel de indigno adúltero patán pero mismo así está soltero contra su propia voluntad, le propongo que descubra lo qué puede acabar por quemar su filme junto a ellas y evite a todo costo los cinco malditos hábitos que mencionaré a seguir:

Gozar muy rápido: Suele ocurrir, claro. De hecho, si acontece, es un escenario lamentable, no obstante incontrolable, cuando el hombre alcanza el orgasmo antes que su pareja. Por tanto, cuando los dos estén ejecutando los principios facundos del amor y tal hecho ocurrir, no se le ocurra pedir disculpas y alegar ser el culpado; apenas preocúpese con que ella se complazca también. Tanto sea con masturbación o sexo oral, con tal de que del mismo modo ella lo alcance.

Desistir fácilmente: Recuerde que una persona que desiste de las cosas con facilidad, difícilmente consigue construir alguna cosa en la vida -o en la cama-. La admiración es esencial para lograr mantener un relacionamiento vivo, pero si usted tiene ese espíritu derrotista estampado en su rostro, entonces está fuera de escena. Además, recuerde que personas que desisten rápido, generalmente no son muy confiables que digamos, pues tienden a decir una cosa y hacer otra.

Ser muy celoso: Muchos afirman que los celos son una cosa divertida. La falta de ellos en un relacionamiento puede llegar a levantar sospechas de ambos lados, una vez que la sensación que se siente es que nuestra pareja no tiene miedo de perdernos. No en tanto, sentir celos demás también puede llegar a ser patético. Por supuesto que eso no significa que usted debe ponerse paranoico cuando ella sale con amigos hombres, ni pretender dar trompadas en cualquier sujeto que mira para ella en un bar o en la calle. Razone que al hacer ese tipo de cosas, usted demuestra que no tiene autoconfianza. Es natural tener instinto protector, empero, canalice sus sentimientos para probar lo cuanto usted se importa por ella, y no cuan inseguro es.

Odiar su empleo y no hacer nada para mudar: Si usted no tiene ambiciones y detesta lo que hace, entonces, mi amigo, prepárese para permanecer solo en esta vida. A nadie le gusta rodearse de personas que se la pasan reclamando constantemente de la vida y de su carrera profesional y al mismo tiempo no salen del lugar. Doctos en el asunto afirman que las chances de que alguna mujer se sienta atraída por un hombre cobarde que teme mudar su propia vida, son muy remotas.

Obvio que ni todo el mundo tiene el empleo de los sueños, pero si usted es demasiado perezoso para mudar o al menos aspirar por algo diferente, será muy difícil que pueda convencer a una mujer de que usted tiene control e integridad. Evidente que tampoco hay necesidad de amar locamente lo que se hace -hasta porque eso sería una ilusión-, pero al menos lo que usted necesita es tener un plan, un hobby o hacer cualquier cosa que lo entusiasme… Menos masturbarse, obvio.

Mandarse mudar cuando es conveniente: Hay quienes afirmen que existen tantas incertezas a nuestro alrededor y tantas personas actuando por conveniencia, que todo lo que sea diferente se destaca. Por consiguiente, la mujer está siempre en busca de alguien con quien ella pueda contar en los momentos cruciales, pero si usted, como una vil rata se le ocurre abandonar el barco antes de que su hunda, o sea, justamente cuando ella más lo necesita, eso hará, automáticamente, que usted deje de ser atrayente a sus ojos.

Con todo, leyendo este asunto hasta el final, es posible notar que ciertos sujetos de carácter egoísta no están dispuestos a que nadie se lo eche en cara sin que tenga que arrepentirse más tarde de ello, y a su vez quieran parecer notables productos del sistema económico-político-social que nos guía: la ostentación… Mismo que ellos no sean ricos y tengan que endeudarse para parecerlo, no obstante anden con agujeros en los calcetines… ¡Bueno, esa ya es otra película!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: