El Engañador


42-el-engano

Supuestamente, un sinnúmero acredita que con el pasar de los años, el amor y el matrimonio se van convirtiendo en costumbre, en un hábito perverso, una rutina insulsa.

Incluso podría hablar de este asunto de una forma más sencilla, sin necesidad de dar al tema una imagen falsa, una especie de fotografía que ha sido retocada, o hacer igual a esos tipos de personas que forman solitarios con las barajas y se estafan a sí mismos.

Lo cierto, es que en estas cosas, a mi edad, uno anda como desconcertado, aturdido, confuso, qué sé yo; pero igual percibe que la costumbre conyugal va como lavando despacito el interés entre la pareja así como el agua lava la yerba del mate.

De a poco, marido y mujer van tomando las cosas con cierta desaprensión, como que la novedad del noviazgo ha desaparecido y perdió su magia. En suma, es como que el amor, el entusiasmo, y la pasión, se han ido encasillando cada vez más hasta convertirse tan solamente en números del almanaque, en fechas, en gestos, en horarios, en rutinas machaconas e insustanciales.

Cuando la pareja cae justamente en esos vicios, es que un tercer extraño suele dar la cara y aprovecharse de la circunstancia; puede ser hombre o mujer, dependiendo a quien le toque, aunque más adelante ese mismo individuo que de inicio nos pareció original esté condenado a caer en idéntico hábito rutinero y terco, mismo que al principio se tenga la ventaja de la novedad.

Es precisamente ahí, que el que comienza a engañar vuelve a sentirse joven, aunque no discuto que a cierta altura de la vida, de vez en cuando, es como que un hecho necesario. Es el momento crucial en que el iluso vuelve a esperar con ansia cierta hora del día, una cierta puerta que se abre, un cierto ómnibus que llega, un cierto auto que aparca, una cierta cortina que se corre sutil para espiar quien viene, un cierto encuentro clandestino en alguna esquina con poca luz, y hasta llega a poner cierta poesía en la mirada, se enamora de las canciones, de las flores y la luna y sus estrellas, miente cautelosamente, y hasta vuelve a emocionarse nuevamente en los atardeceres.

Sin embargo, cuando uno de los dos conyugues cae en ese disparate, es inevitable que la conciencia pesada de adultero surja el día menos pensado y le pase la cuenta, quizás cuando él o ella vayan a abrir la puerta de calle, o cuando se él se está afeitando o ella maquillando y de repente se mira distraídamente en el espejo.

Puede que yo no le haya dado a las frases y palabras el cariz necesario. No sé si me explico. No sé si es fácil entenderlo. Pero el que engaña, primero tiene una idea de cómo será la felicidad, para luego después ir aceptando correcciones a esa idea, y sólo cuando ha hecho todas las correcciones posibles, cuando frena a tiempo, el engañador se da cuenta de que lo único que está pretendiendo hacer es trampa. Al final de cuentas, antes de ser infiel, hay que pensar que se está traicionando la confianza de alguien que nos quiere de verdad, por alguien que tal vez nos olvide mañana.

Diga No a la Embriagues Chichuleana


Sea sincero: ¿usted nunca se ha preguntado cómo se forman las tendencias? ¿Quién decide qué se lleva y cómo, lo que está “in” y lo que no? Con todo, por favor no se confunda de estilo y en lugar de moda piense que todo se trata de un modismo, ya que un “modismo” es un hábito, un lugar común, una costumbre lingüística que tiene la función de ahorrarnos energía en la manera de hablar, algo que se encuentran presentes en todas las lenguas y en el habla de todas las personas.

Así que, en definitiva, ¿qué es una tendencia? Normalmente se dice que una tendencia, en el mundo de la moda, es lo último, lo innovador, lo que está en la onda. Aunque en resumidas cuentas y aplicándolo a todo lo que nos rodea, todo no pasa de costumbres e inclinaciones que la gente comienza a adoptar y que de cierta manera marcan alguna época o lugar específicos. Lo interesante del caso, es que son justamente los consumidores los que deciden qué es tendencia y qué no lo es, y a cada año surgen nuevas modas en el mundo… ¡La lista es casi infinita!

Pues bien, en este caso específico no se trata de algo diferente, ya que una nueva moda o manía delirante ya está comenzando a preocupar a los ginecólogos en el mundo entero. Conforme relatos de algunos de estos profesionales -cuyo trabajo es sumamente arduo y por su vez animado-, muchas mujeres hoy día están mojando tapones de absorbentes íntimos con vodka y colocándolos dentro de sus vaginas -vulgarmente llamadas de “chichulas”- para alcanzar la embriaguez con más facilidad.

Es más, si se realiza una rápida búsqueda sobre el tema en “Youtube”, de cara aparecen por lo menos 6 mil resultados relacionados a esta práctica. Por tanto, frente a esta nueva onda, médicos ya están realizando fórums de discusión en las redes sociales para aconsejar a esas jóvenes de poca materia gris entre oreja y oreja, a abandonar cuanto antes esa peligrosa experiencia.

Mismo así, el invento de utilizar productos embebidos en licores para potencializar sus efectos, no es de por sí una práctica reciente. El primer relato de casos como éste aconteció en la helada Helsinki, la capital de Finlandia, en 1999. Por esa época las jóvenes se sometían a ese tipo de experiencia para poder beber sin que sus padres percibiesen cualquier vestigio de alcohol en sus hálitos.

Pues bien, hoy día, el Dr. Toli Onon, portavoz del “Royal College of Obstetricians and Gynaecologists”, del Reino Unido, llegó a afirmar en una entrevista colectiva, que exponer la vagina a cualquier objeto mojado con alcohol -no necesariamente la lengua-es algo extremamente peligroso.

“El alcohol es de por sí un antiséptico y perjudica el equilibrio de las bacterias benéficas que viven dentro de la vagina”, explicó el doctor… Sin reconocer lo bien que la pasan esas bacterias en ese hábitat.

En todo caso el ginecólogo fue más lejos y agregó: “Con ese proceder, hay chances de aumentar el riesgo de infecciones. Además, el alcohol puede ser muy irritante para la piel vaginal y puede llegar a causar ardor e inflamación en la región”… Con lo que la “chichula” quedaría como una rosa vieja que comienza a perder los pétalos.

Por lo demás, los especialistas dejan claro que la absorción de alcohol por la vagina no es suficiente para embriagar una persona, llegando a resaltar lo siguiente: “La mucosa vaginal es semejante a la de la boca -de viejo, que como todos saben tiene labios pero no dientes-, por tanto, si alguien colocar vodka en la boca y no lo traga, ciertamente todo ese alcohol no será absorbido”, terminó comentando Onon en su soflama.

Hoy llueve fuera, no sólo de la huerta sino en el vasto mundo, por lo que con tan denso rumor es imposible que, a esta misma hora, no esté lloviendo por la tierra entera, y vaya el globo vertiendo aguas por el espacio, como peonza zumbadora… Pero eso de la perinola ya es otra cosa… ¡Válgame Dios!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Cómo Evitar Nalgas Cuadradas


-¿Qué tal, doctor? Disculpe que hoy me atrasé un poco. Me quedé viendo un filme extraordinario que estaban pasando en la TV.

-Cada uno con sus manías, mi amigo. Todos tienen sus caprichos, pero es bueno que sepa que además del culo quedarle cuadrado con esa rareza que usted tiene, recientemente ha salido un estudio que seguramente lo hará saltar del sofá.

-¿Qué puedo hacer, si soy un cinéfilo empedernido? A más, mirar televisión es un excelente pasatiempo… No se paga nada por ello, doctor.

-No estoy de acuerdo con lo que dice, hombre, pues, en términos generales, el cinéfilo es una persona que tiene un gusto especial por el cine. Algo muy diferente de lo que hace usted, que se estira en el sofá y pone cara de bobalicón mirando cualquier bodrio.

-Se engaña, doctor. Me acuesto en el sofá, porque esa es una manera cómoda de asistir la TV.

-Por mí, haga lo que le parezca, ya se lo dije antes. Las consecuencias las pagará usted mismo cuando la salud le pase factura, mi amigo.

-¿Por acaso mirar TV deja alguna secuela?

-Claro que sí, pues además de dejarlo lelo, según lo ha informado el periódico “Telegraph”, unos investigadores de la “Universidad de Osaka”, en Japón, han develado que las personas que asisten más de cinco horas de TV por día, están seis veces más propensas a formar coágulos en la sangre.

-Yo bien podría responderle que me importa un bledo lo que ellos hayan descubierto, pero como usted siempre trae buenos chismes, ¿qué tal si larga el resto del cuento?

-No es un cuento, mi amigo. Es un estudio científico que acaba de ser presentado a la “Sociedad Europea de Cardiología”, donde muestra que hombres y mujeres con edades entre 40 y 79 años, que asisten TV más de cinco horas por día, tienen dos veces más probabilidades de sufrir una embolia pulmonar fatal causada por la formación de coágulos sanguíneos, de que alguien que asiste TV durante menos de dos horas y media por día.

-¡Qué ridiculez! Dónde se vio…

-Y le digo más, esas probabilidades aumentan en hasta seis veces entre las personas con menos de sesenta años.

-Entonces, ya estoy libre de esas extravagancias niponas.

-No son incongruencias, mi amigo, puesto que uno de los investigadores llegó a revelar que la explicación para ello puede ser atribuida, en parte, a la “poca movilidad de las piernas cuando la persona asiste televisión”.

-¿Qué quiere que le diga? No le creo… ¿Cómo él llegó a esa definición?

-Porque él es el autor de un estudio que analizó 86.000 participantes por más de 18 años, en Japón. Y así llegó a la conclusión que existe el peligro de formación de coágulos sanguíneos en las piernas, y que estos pueden obstruir el flujo de sangre para el corazón.

-Nunca escuche tamaña payasada…

-Usted siempre con sus desconfianzas, ¿no?… ¿Sabe por qué usted nunca escuchó hablar de ello? Porque ese fue el primer estudio a relacionar el hábito de ver TV durante muchas horas con la formación de coágulos en la sangre.

-¿Qué trascendencia puede llegar a tener su descubrimiento?

-Según lo destaca el periódico “Independent”, es una importancia enorme en esta era de tanto sedentarismo frente de la TV. Además, estos investigadores afirman que el hábito de jugar videogames o pasar muchas horas sentado frente al computador, también puede ofrecer los mismos riesgos para la salud.

-Mire que usted repite cada cosa, doctor. Si fuese así, más de medio mundo ya estaría muerto o a camino del cementerio.

-Puede que no sean tantos así como usted supone, pues en un comunicado a la prensa, los investigadores dijeron que los que quedan colados frente a la TV deben seguir las mismas orientaciones propias de los largos vuelos de avión: levantarse, caminar, y beber mucha agua.

-Usted menudea como un loro, doctor. Repite cualquier cosa.

-Yo le aviso, nada más. Para que esté atento a lo que le pueda ocurrir mañana. A más, si sigue las recomendaciones, su mujer se lo agradecerá.

-¿Por qué? ¿Qué tiene que ver ella con todo esto?

-Porque dicen que eso de salir del sofá y circular, es muy bueno para la producción de espermatozoides. Cosa que seguramente a usted ya le estarán faltando.

-Déjese de joder, doctor… Mire, me tengo que retirar, porque dentro de instantes trasmiten un partido de futbol que no quiero perder… Nos vemos mañana.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: