Los Horrores del Siglo XXI en África


Fabulando este y otros episodios de la nueva historia, de repente me entero que una novísima denuncia de la ONU apunta que actualmente en Sudán del Sur se permite que combatientes “estupren mujeres” como forma de pago por sus servicios, conforme consta en un informe que describe la situación de los derechos humanos de aquel país en guerra como “una de las más horribles” del mundo… Mismo que nos encontremos a estreno del siglo XXI.

De acuerdo con la confesión del “Alto Comisario de la ONU para los Derechos Humanos”, Zeid Ra’ad Al Hussein, en un informe que cubre el periodo de octubre de 2015 a enero de 2016, el país más joven del mundo enfrenta “una de las situaciones de derechos humanos más espantosa del orbe, con el uso masivo de los estupros como instrumento de terror y arma de guerra”.

El Alto Comisario agrega aún: “La escala y el tipo de violencias sexuales que generalmente son cometidas por las fuerzas gubernamentales del Ejército Popular de Liberación de Sudán y por sus milicias aliadas, son descritos con detalles terribles, así como la actitud casi casual, pero calculada, de aquellos que masacraran civiles y destruyen bienes y medios de subsistencia”.

Para la ONU, “los actores estatales tienen mayor responsabilidad por la violencia cometida en 2015, delante del enflaquecimiento de las fuerzas de oposición”.

El informe asevera que el gobierno realiza una “política de tierra arrasada” y explica que, “según fuentes confiables, las autoridades permiten que grupos aliados estupren mujeres como forma de pago por sus servicios”, siguiendo el principio de “hagan lo que puedan y tomen lo que quieran”.

Sudán del Sur, que se tornó independiente de Sudán en julio de 2011 después de décadas de conflicto con Cartum, se encuentra metido en una guerra civil desde diciembre de 2013, cuando el presidente Salva Kiir acusó su ex vicepresidente, Riek Machar, de querer derrumbarlo del poder.

Actualmente, más de 2,3 millones de personas necesitaron abandonar sus hogares y decenas de millares murieron debido al conflicto y a las atrocidades cometidas por ambos grupos. Los combates entre el ejército regular y diferentes grupos rebeldes prosiguen, no obstante en agosto de 2015 haya sido firmado un acuerdo de paz. Pero como los grupos rebeldes frecuentemente tienen intereses locales, estos no se sienten sujetos a acuerdos escritos.

El informe de la ONU contiene relatos sobre civiles, incluyendo niños y deficientes físicos, que fueron asesinados, quemados vivos, asfixiados en contenedores, ejecutados, colgados en árboles o cortados en pedazos.

“Delante de la amplitud, de la profundidad y la gravedad de las acusaciones, de la repetición y de la similitud observada en el modo de operar, el informe concluye que existen motivos razonables para creer que estas violaciones pueden ser consideradas crímenes y guerra y/o crímenes contra la humanidad”, dijo el Alto Comisario de la ONU.

Según las Naciones Unidas, “la gran mayoría de las víctimas civiles no parecen ser resultado de los combates, sino más bien de ataques deliberados contra civiles”… “Cada vez que el control de una zona o región pasa de una autoridad a otra, las nuevas autoridades dislocan una mayor cantidad posible de civiles, con base en su descendencia étnica”, indica el texto.

El Alto Comisario pide la implantación inmediata, como prevé el acuerdo de paz firmado en agosto de 2015, de una “Corte Híbrida” encargada de investigar y juzgar los responsables por crímenes desde el inicio de la guerra civil. Caso contrario, recomienda que el caso sea presentado ante o Tribunal Penal Internacional (TPI).

En otro informe publicado semana pasada, la “Amnistía Internacional” denunció la muerte en octubre de 2015 en Sudán del Sur de 60 adultos y niños, por las manos de soldados pro gobierno, que los dejaron morir asfixiados en un contenedor.

No hay caso, muchas veces, la felicidad de unos es la desdicha de otros. Quizás una de las pequeñas-grandes contradicciones humanas es pretender deslindar el ser individual del ser social, porque en verdad somos las dos cosas en una, y porque aquellos que viven encerrados en su torre de cristal ignorando al mundo que pertenecen, al no observar el pedazo que les toca vivir como “seres políticos”, terminan devorados por su indiferencia y su autismo, y se convierten en infelices eslabones perdidos… ¿Hasta cuándo?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

¡Piense Bien Antes de Votar!


Sorprendido de verlo tan inquieto, no tuve más remedio que preguntarle al trémulo de mi vecino porqué razón andaba tan preocupado. Sin más, me dijo: ¡Si esa onda se extiende, nos agarrará de pantalón corto!, palabras que pronunció como si estuviese investido de una autoridad por encima de lo común, que luego me llevó a considerar como si aquella frase se tratara del más irrefutable dictamen del destino.

En un principio no le entendí, y creo que eso nos demuestra una vez más que nunca nos deberíamos sentir seguros de aquello que pensamos ser porque, en esos momentos, pudiera muy bien ocurrir que ya estamos siendo cosa diferente.

Ergo, abandonando más que alígero aquellas meditaciones filosóficas de la Nada, le solicité mayores detalles sobre la cuestión, por lo que sin dar vueltas al igual que un perro antes de echarse, me confesó que su estado de preocupación tenía por base las recientes noticias que señalaban que mujeres activistas de Sudan del Sur habían acabado de presentar una propuesta de “huelga de sexo” como incentivo para que los hombres parasen de luchar en la guerra civil que abala el país desde hace varios meses.

Me costó un poco esconder la carcajada que insistía en querer escapar de dentro de mí, pero una vez que logré controlar mi ímpetu risible, le hice ver que por aquí no vivimos situación igual, por lo no había motivo de tales preocupaciones.

Obvio que concordó de inmediato, y se animó a relatarme que aquella propuesta fuera divulgada la semana pasada en Juba, durante un encuentro que contó con la participación de casi 90 mujeres, incluyendo parlamentares, que buscaban posibles soluciones para el conflicto.

Sin embargo, lo que más lo atosigaba en el momento, era que entre las ideas, una de las sugerencias fue “movilizar todas las mujeres de Sudan del Sur para que nieguen a sus maridos los derechos conyugales hasta que consigan establecer la paz”, mientras que otra propuesta fue la de marcar un encuentro entre las esposas del presidente Salva Kiir y la de su rival, el ex-vice-presidente y ahora líder rebelde Riek Machar, para “pedir que se unan al camino de la paz y de la reconciliación, presionando los maridos para que interrumpan la guerra”.

-No embromes -le respondí-. La situación por allá es muy diferente, porque millares de personas ya han sido asesinadas y casi dos millones fueron obligados a huir de sus casas, para evitar tanto las tropas del gobierno como de los rebeldes, en cuanto los masacres de civiles y los estupros como arma de guerra se convirtieron en un hábito casi común en el país, creado en 2011 y que sufre desde fines de 2013 con una guerra fratricida.

-No estoy en desacuerdo con eso -asintió mi vecino cerrando el cejo-. Lo que en realidad me preocupa, es que si esa idea toma volumen y se desparrama al igual que “primavera árabe” por estos pagos para protestar contra la corrupción del gobierno y el robo de los políticos actuales, vamos a tener que aguantarnos a pico seco hasta las próximas elecciones.

Es incuestionable que él tiene razón, y eso me dejó intranquilo a mí también. Por tanto, antes que se nos avecine una “huelga de sexo”, nada mejor que votar bien en el próximo sufragio… ¡Piense bien antes de votar!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Una Mera Similitud Verdadera


Puede que muchos lectores no lo recuerden ya, pero hace más de un año llegó a circular en la prensa una noticia horrenda y escalofriante. Uno de los titulares decía: “El Sendero Luminoso recluta en las escuelas”. Tal primicia contaba la espeluznante escena ocurrida en una escuelita de Vilcabamba, Perú, donde algunos terroristas de la mencionada facción habían ingresado para inspeccionar cuánto “material” había en dicha academia. En el mismo artículo, se decía que al menos 30 o 40 niños y casitas humildes fueron captados para que formen parte del grupo armado.

Pero en días recientes recordé otro libro que, aunque no trata de lo mismo, guarda una estrecha relación con el tema. El nombre el libro se llama: “Abril Rojo” y fue escrito por Santiago Rocangliolo, quien obtuvo el Premio Alfaguara, en el 2006.

Consta en sus páginas que, Félix Chacaltana, protagonista de la obra, no es más que es un esmerado fiscal que deambula tras las huellas de un misterioso asesino en serie. La primera pista que obtuvo fue un cuerpo calcinado y mutilado. Pero sus perseverantes averiguaciones lo llevan a relacionar los actos macabros con acciones de los resurgentes senderistas.

Dicha historia se desarrolla durante un proceso de elecciones del año 2000, posterior a los enfrentamientos internos que la guerra civil que se vivió en el Perú entre los ochenta y noventa. Al principio, Chacaltana cree con vehemencia en la formalidad de los procedimientos de la Policía, hasta que se ve enfrentado a los actos de corrupción, y se convierte en una víctima del abuso de poder de sus superiores.

En la lectura, con el pasar de las hojas, los fantasmas, los traumas y los cadáveres dan cuenta del infierno que tuvieron que experimentar quienes infortunadamente disfrutaron de alguna vinculación con este episodio.

Aunque todo parece ficción, los métodos de ataque senderistas descritos, así como las estrategias contra subversivas de investigación, tortura y desaparición, eran totalmente reales. Muchos de los diálogos eran citas tomadas de documentos senderistas o de declaraciones de terroristas, funcionarios y miembros de las Fuerzas Armadas del Perú que participaron en el conflicto… Parece mentira, pero no lo es.

(*) Si quiere continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante


 

 

Quien disponga de algunos minutos y esté dispuesto a hojear el mapamundi, notará que Mali es un vasto territorio situado casi en medio del desierto de Sahara, pero si también lo busca en los libros de Historia, igualmente se enterará que fue creado hace medio siglo a partir del desmembramiento del imperio colonial francés.

 

Sin embargo, nadie hablaba de Mali hasta el día 22 de marzo de este año, cuando un golpe de Estado militar derrocó al gobierno y desató un enfrentamiento con fuerzas rebeldes, que se aliaron a las tribus “touareg” del desierto. Fue así que esos grupos conquistaron la mitad norte del país y acaban de fundar allí una república islámica independiente, que se llama Azawad, con centro en la antigua ciudad de Tombuctú, un baluarte con nueve siglos de historia cuyas fantásticas torres y murallas de arcilla forman parte del Patrimonio de la Humanidad instituido por la Unesco. Sólo cabe desear que ese tesoro no sea bombardeado, aunque la guerra civil es un peligro latente.

 

La división de Mali en dos mitades demuestra otra vez más la inestabilidad política que agita a una parte del mundo, y la precaria unidad territorial sobre la que reposa la vida de unos cuantos países.

 

Al repasar este último punto, es fácil recordar que las guerras mundiales han hecho pedazos a varias naciones, a pesar de su larga historia, y fue así que en 1919 nacieron del pulverizado Imperio Austro-Húngaro nuevos países como Checoslovaquia, la que 70 años después se partiría en dos, o Yugoslavia, que se dividiría en seis retazos geomorfológicos hacia los idos días de 1995. Del mismo modo, no olvidemos también que la propia Alemania se convirtió en dos Estados opuestos durante cuatro décadas de guerra fría, y Corea quedó partida en dos países rivales desde el acuerdo de 1953.

 

Por lo tanto, la propia historia escrita con tinta sangre se ha encargado de demostrarnos que la unidad de los pueblos no está garantizada por su identidad ni por la antigüedad de su arraigo, y tampoco la integridad de su territorio histórico. Todo ello está sujeto al cambio por inflexión de los azares políticos, a los barquinazos bélicos o a los planes no siempre sensatos de las potencias dominantes o de espurios intereses económicos de algunos conglomerados.

 

De igual modo, recordemos que Bangladesh se originó al separarse de Pakistán, y hace unos pocos meses el vapuleado Sudán terminó dividido en dos. Pero la mayor atomización territorial la ocasionó hace doce años el desmembramiento de la URSS, que produjo cinco repúblicas de Asia central, tres del Cáucaso y otras seis de Europa oriental, exigiendo la inmediata mudanza en los atlas de estudio.

 

Sin embargo, vemos incrédulos que no sólo los países periféricos corren esos tipos de peligros, porque también las naciones centrales de la aliquebrada Europa deben hacer frente a impulsos secesionistas. En Francia ya hay sectores que trabajan para la independencia de Córcega y hasta de Bretaña, y el Reino Unido podría desunirse si prospera el movimiento emancipador de Escocia, en cuanto que en España son notorios los nacionalismos separatistas de Cataluña y Euskadi, lo cual revela que esos grandes países occidentales no son monolíticos, sino mosaicos, cuya diversidad interna de etnias y credos explica muchas discordias y algunas violencias.

 

Ahora en Mali -1.240.000 kilómetros cuadrados y unos 12.000.000 de habitantes-, se produce un nuevo episodio de esa lista perenne de desintegraciones y ya se anuncian las normas que regirán en el flamante Azawad. Allí el Islam será la religión oficial y el Corán servirá como base única del derecho.

 

Sin recelo de cometer un engaño, podría decirse que los cambios en Mali reflejan un nuevo cimbronazo de la Primavera Árabe que comenzó hace un año y medio, afectando a Túnez, Yemen, Egipto, Libia y Siria, por lo menos, pero los nuevos hechos muestran más ampliamente las turbulencias de toda el área musulmana, esa cultura que abarca desde Indonesia hasta Marruecos. Ahora se le suman las tensiones en Mali, porque las autoridades de Azawad están afiliadas al radicalismo integrista y agregan así otro foco al combustible panorama de la agitación internacional.

 

El recrudecimiento del conflicto en Mali ahora provoca el desplazamiento de miles de personas, que acaban como refugiadas en zonas afectadas por la hambruna en países como Mauritania, Burkina Faso, Níger o Argelia. El 26 de mayo, tras la fusión de los dos grupos tuareg MNLA y del islamista Ansar Dine que acordaron formar un gobierno paritario y la convocatoria de una asamblea consultiva o “shura”, se proclamó el autodenominado “Estado Islámico del Azawad” donde la sharia será la “fuente del derecho”.[

 

En todo caso, pienso que todo esto es como lo indicaba aquel sabio oriental, quien aseveró que: “peor que tener que venir al mundo nadando entre heces y orina, es tener, un día, que confesarle toda la verdad al psiquiatra”… ¡Horripilante!

 

 

 

 

Cuando la Pasión Puede Más


Es algo así como jugar al abracadabra, no es nada, no es nada, pero en la formidable obra Lisístrata, de Aristófanes, representada por primera vez en 411 a. C y situada en la antigua Grecia, podemos encontrar en ella uno de los antecedentes históricos de la lucha de la mujer para aplacar el yugo masculino.

Resulta que la ciudad estaba perdiendo la guerra y sufría a la vez una verdadera guerra civil y la obra nos ofrece la ilusión de la paz. La obra se apoya en antiguos rituales donde enfrentan coros de hombres y mujeres, en el mundo al revés (triunfo de las mujeres sobre los hombres, como siempre) y el de la huelga sexual de las mujeres. Esta es la estrategia que impone Lisístrata a las mujeres en la escena inicial.

Se siguen una serie de agones: de violencia entre los dos géneros (las primeras se han refugiado en la Acrópolis, que los hombres intentan en vano conquistar). Pero los agones no deciden nada: las mujeres siguen en la Acrópolis, pero ni el Comisario ni el coro de hombres se dejan convencer por los argumentos pacifistas y feministas de la heroína. Las mujeres intentan escaparse con diversos pretextos e irse con sus maridos.

La estrategia de Lisístrata viene de fuera, los laconios no pueden resistir más tiempo la huelga sexual y van a negociar plenamente erectos (en todos los sentidos). Lisístrata hace de mediadora entre ellos y los atenienses, y la paz se consigue. El final celebra la felicidad alcanzada: hay una comida de reconciliación entre atenienses y laconios, se reconcilian también hombres y mujeres y todo concluye entre danzas y cantos… Lo que no aparece en escena, es cuando ellos ponen el atraso en día.

Debe ser que, influenciada por la obra, la transexualJenna Talackova, que nació hombre pero desde que tiene 4 años vive como mujer, ahora quería competir por la corona de Miss Universo Canadá, pero fue descalificada. La organización del certamen emitió un comunicado que indica: “Jenna Talackova de Vancouver, British Columbia, no competirá en el certamen 2012 Miss Universe Candada, porque no cumplió los requerimientos establecidos, incluso mintiendo en su aplicación. Respetamos sus esfuerzos y determinación y le deseamos lo mejor”.

Parece que éste fallo decretó que todo ha sido un esfuerzo en vano, porque Talackova, ahora con 23 años, comenzó su tratamiento hormonal con 14 años, y a los 19 se hizo la cirugía de cambio de sexo… Una pena ver que las leyes no mudan sus paradigmas de antaño.

Por otro lado, un artículo del diario inglés Daily Mail, indica que a veces la pasión puede más, porque ahora un travesti estadounidense sueña con jugar al básquet en la selección femenina de su país en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016.

Lindsey mide 2.13 metros y ha practicado exitosamente este deporte desde corta edad, cuando vivía como un hombre; pero como cualquier deportista, sueña con participar en los Juegos Olímpicos, jugando al básquetbol por la selección femenina de su país, Estados Unidos. Sin embargo, su inclusión o no en el grupo, ya provoca algunas polémicas, ya que se trata de un travesti, que siendo Greg incursionó en este deporte.

El artículo del diario reveló la historia de este chico de 2.13 metros que a sus 21 años decidió cambiar su vida… “Lo que realmente odiaba, era estar escondiendo mi verdadero yo detrás de una vida atlética”, él o ella declaró para el mencionado medio.

Por eso, decidió cambiar su cuerpo… “Dejé de jugar, de entrenarme y de levantar pesas”, contó, para luego explicar que se sometió a un tratamiento de hormonas, etapa previa a la operación de sexo que pretende realizarse en un futuro.

El problema que se le presenta actualmente a Lindsey es que “nunca perdió las ganas de jugar al básquetbol profesionalmente”, lo que la motiva a integrarse a la selección… Pienso que tal vez sea por el contacto manual con esa pelota grandota.

Altura y habilidades le sobran, porque las demostró cuando jugaba a este deporte en la universidad siendo todavía un chico. Sin embargo, lo que quedará por saber es si los organismos competentes del básquet de su país y del mundo la aceptarán.

En fin, si consideramos la unanimidad de las noticias divulgadas por el orbe, sino a causa de las anfibologías gramaticales y léxicas que abominamos al hablar de ello sin estar atados de pies y manos, aun nos queda el recurso de expresar aquel adjetivo, gentil… ¡Dios mío!, mismo sabiendo que ciertos bípedes inexorables me criticarán por ello, pero con perdón de lo vulgar de la palabra, que evocación tan ramplona… Allá ellos.

A %d blogueros les gusta esto: