Ellas Siempre Ganan las Discusiones


Al igual que un mentado cantor de boliches penumbrosos, a pedido del público presente hoy cantaré las cuarenta. Aunque desde ya aviso al imprevisor leyente que no entonaré melodía alguna, por el simple hecho de no saber otra composición que no sean mis propias letras… Todo, porque el asunto en cuestión tiene en cuenta que, cuando a un sujeto le dan salida con un soberbio puntapié en los glúteos, éste generalmente escucha de sus colegas y amigos que él debe simplemente “superar” la situación como sea. Generalmente, los expertos en este tipo de tema indican que eso suele acontecer -el mensaje y no el puntapié-, porque la mayoría de los hombres ha sido enseñado desde temprana edad a oprimir sus emociones y “proceder como hombre”.

Pues bien, es comprensible que muchos bípedes no tengan problema alguno con ese tipo de mensaje de estoicismo que reciben, especialmente cuando estos se tornan una habilidad muy valorizada en el competitivo mercado de trabajo. Sin embargo, es importante que el individuo comprenda que el estoicismo desvariado también lo puede llevar a una falta de conocimiento emocional… Y cuando es así, mi tolerante lector, el asunto se convierte en un pepino de los grandes.

Estudiosos afirman que por ser más bien volubles, -no confundir con boludos- los machos negligentes tratan sus emociones como si fuesen un punto flaco, aunque una formación emocional insuficiente sería la que acaba permitiendo que los hombres se sientan superados y engañados por las mujeres con aires dominantes.

En todo caso, según el Dr. Shawn Smith, psicólogo de la “Universidad de Denver” especializado en temas como ansiedad y depresión, parecería que eso acontece principalmente en cuestiones de conexión íntima, o sea, durante una buena crisis de RD, no obstante esas dos letras correspondan a la falta de “Reglas y Directrices”.

Siendo la cuestión tan culta y melindrosa como parece ser, para evitar problemas futuros, creo oportuno que el lector tenga en cuenta lo que dice este docto hombre:

RD: Reglas e directrices – Según Shawn, los hombres tienden a sentirse más confortables en discusiones en las cuales las reglas y los objetivos ya han sido bien definidos. Ya las mujeres dependen de directrices y, en una conversa difícil, desde el inicio es importante y necesario esclarecer si ellas quieren discutir un problema inmediato, pautas más amplias o preocupaciones cuanto al futuro.

¿Pasado, presente o futuro? – Es que como las mujeres tienden a percibir una dimensión mayor dentro del relacionamiento de que los hombres, estas consiguen asociar eventos del pasados a los acontecimientos presentes con más facilidad. Con todo, eso ni siempre es verdad, pues a veces los papeles se invierten. Diversas parejas enfrentan problemas en la argumentación porque, en cuanto uno está hablando sobre lo que aconteció en un determinado momento, el otro estaría más preocupado en resolver asuntos más amplios… Casa, hijos, dinero, vacaciones, ropa, etc., etc., y más etc.

Por tanto, no es de extrañar que muchas parejas vivan en un estado de ansiedad permanente, y sus discusiones más parezcan una disputa para la cual ambos no están preparados. Dentro de ese proceso, el hombre se siente idiota en esta competición por, aparentemente, no tener la misma capacidad de memoria o análisis de estándares cuanto ellas. Muchos se desesperan por nunca saber si tendrán (dentro de su visión) que se defender de algo que hicieron o dijeron hace mucho tiempo… O ayer.

Virando la misma página – Traer eventos del pasado a flote en una discusión, generalmente es una estrategia para erradicar modelos dolorosos: una tentativa de garantir que problemas pasados no irán aparecer en el futuro. Por otro lado, si el hombre responde agresivamente sin un motivo aparente, la situación puede llevarlos a una pelea improductiva sobre eventos particulares en vez de abordar pautas problemáticas. En otras palabras, si el hombre está enfocado en cosas que acontecieron ahora, y la mujer en eventos del pasado o en pautas de comportamiento, lo que se ve, es que cada uno está intentando resolver un problema diferente. Al final de cuentas, mientras uno de ellos esté enfocado en pautas e historia generalmente acaba sintiéndose incomprendido, mientras que el otro acaba se sintiendo punido por los errores del pasado.

En realidad, la gran mayoría de los hombres prefiere resolver un asunto por vez durante las discusiones en un relacionamiento. Tal vez este sea el resultado del entrenamiento emocional relativamente limitado que recibieron en su infancia. Empero, lo que ellos no aguantan es tener que resolver múltiplos problemas al mismo tiempo, pues se dan cuenta que ninguno de ellos está siendo resuelto. Sin embargo, si una pareja discute el pasado, el futuro o el presente, eso no importa mucho; con tanto que ellos estén virando la misma página, y resolviendo problemas como si fuesen un solo equipo.

Así pues, mi amigo, lo curioso de todo esto, es poder notar cuantos por ahí puede evocar fantasmas importantes, figuras que asombran sus alboradas con la misma furia de un talento francamente incapaz de atenuar ciertas crisis, tan sólo por el simple envolvimiento personal con un pasado al mismo tiempo tan análogo y longincuo… Debe ser el mero deleite de recordar entidades olvidadas en un mundo insulso de insidias existenciales… ¡Vaya uno a saber!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Nariz Electrónica Sustituye la del Perro


Es normal que un individuo, apenas despierte, deje las mantas de lado cuando el sol recién comienza a pintar el cielo y abra la ventana, solamente un poco el postigo, para ver cómo está el tiempo. Quizás es lo que él piensa, o quiso pensar que pensaba, mismo que no tuviese el hábito de hacerlo, pues este mismo sujeto puede que ya haya vivido más que suficiente como para saber que el tiempo está, con sol, como puede que hoy prometa, o con lluvia, como prometió ayer y cumplió. En realidad, cuando abrimos la ventana y levantamos la nariz hacia los espacios superiores, es sólo para comprobar si el tiempo que hace es aquel que deseábamos que hiciese. En todo caso, no siendo un perro, la nariz a veces lo puede defraudar.

Sin embargo, hay que reconocer que ponerse a merodear por ciertas partes del cuerpo humano de los masculinos con el uso de una técnica no invasiva, es lo que ha logrado distinguir con éxito la diferencia entre un cáncer y una enfermedad benigna, lo que a su vez facilitaría un temprano diagnóstico en el posible enfermo y el dictamen de un medicamento correcto para su cura.

Todo se debe a que un grupo de finlandeses investigadores de los glúteos ajenos, han logrado elaborar una novedosa técnica que no resulta invasiva en los pacientes, ya que ésta podría detectar el cáncer de próstata a partir de una muestra de orina gracias al uso de una “nariz electrónica”, que ahora pasó a ser conocida como las “ENoses”… Aunque se debe registrar que ésta no sirve para detectar el estado del tiempo.

En realidad, la heterogeneidad de este tipo de tumor cancerígeno hace que sea difícil poder diagnosticarlo con éxito a través de los métodos que venían siendo utilizados hasta entonces. Empero, todo indica que con la utilización de este oledor instrumento moderno, ahora es posible distinguir, con gran superioridad, entre un cáncer de próstata y la hiperplasia prostática benigna (BPH) tan sólo olfateando un compuesto químico que contiene la orina

Conforme lo relata la revista “Journal of Urology”, los resultados que esta nariz ofrece son comparables con las pruebas de antígeno específico de próstata (PSA), pues el método ofrecería una gran ventaja en la lucha contra este cáncer, que es el segundo más común en los hombres y una de las principales causas de muerte por este tipo de mal… Mismo que la defunción anticipada de una de las principales partes corporales colgantes del individuo ya lo haya dejado medio moribundo y desahuciado.

En todo caso, esta herramienta surge ante una necesidad de nuevos métodos de detección para el cáncer de próstata ya que el “Examen Rectal Digital” (DRE) y el “Antígeno Prostático Específico” (PSA), así como las biopsias guiadas, llegan a causar mucha incomodidad en los pacientes y, en algunos casos, pueden generar infecciones… Si bien el desarbolado de mi vecino insiste en recordarme que otros caminantes, no en tanto, aun prefieren, por motivos más bien emocionales, que el médico les continúe aplicando el “Examen Rectal Dedal” por causa de las sugestivas emociones que el método les causa.

Sea como sea, ya que la elección del método de examen a realizar debe ser libre, llano y voluntario, es necesario participar al lector que prototipos anteriores han sido evaluados para la detección del cáncer de vejiga, no en tanto, este procedimiento mecánico, cuando aplicado en la próstata, tendría una mayor precisión en detección que la brindada por el olfato de los perros…

Pues pensando en estos gozques, hay que tener en cuenta que existen perros que nunca salen de los patios, viven y mueren allí y, mismo así, sea cual sea el tamaño, la raza y el carácter de estos, su pequeño cerebro de perro les permite comprender que para saber hay que mirar, escuchar y oler. Y por no tener otro perro cerca, deben contentarse con olisquear varias veces la nano del amo haciendo rozar su nariz fría en las puntas de los dedos que lo solicitan.

Con todo, desafiando escepticismos sobradamente justificados después de millares de relatos leídos y oídos sobre las vidas ejemplares de los perros y sus milagros, es justamente esto que me hace pensar que los cuzcos son más inteligentes que el hombre, pues entre ellos se vienen oliendo los glúteos desde que el mundo es mundo… ¿No es fantástico?

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: