Los Perros Tienen Mal Genio


Me diga: ¿cuándo los perros rolan y se quedan de barriga para cima, el comportamiento indica una señal de sumisión, cierto? Diría que en todo caso mejor desconfiar, pues parece que no es bien así, ya que nuevas investigaciones sugieren que los humanos podemos estar errando en la interpretación del lenguaje corporal canino.

Por lo menos éste sería el resultado que indica un nuevo estudio de la “Universidad de Lethbridge”, de Canadá, y de la “Universidad de África del Sur” que muestran que el acto de rolar puede ser más bien una maniobra de combate que un acto de sumisión. Con todo, el estudio fue publicado en la edición de enero de 2015 de la revista “Behavioural Processes”.

Para la conclusión del referido estudio, los investigadores observaron una hembra de tamaño medio mientras ella jugaba con 33 perros diferentes, uno de cada vez. Ellos también analizaron 20 vídeos de “YouTube” que mostraban perros retozando, donde examinaron todas las veces en que un perro rolaba y quedaba acostado de barriga para cima.

¿Y lo qué fue que estos caninos investigadores descubrieron? Que ninguno de los movimientos observados en el estudio eran consistentes con sumisión. En verdad, ellos parecían ser utilizados como táctica defensiva, para evitar mordidas en el pescuezo, u ofensivos, para lanzar un ataque.

“Nos sorprendió mucho, pues en ninguna de las veces en que el perro quedó en la posición supino pudimos atribuir el movimiento a la sumisión”, le explicó al diario “Huffington Post”, a través de e-mail, Sergio Pellis, profesor de neurociencia de la “Universidad de Lethbridge”… “Eso sugiere que otros estudios que usaron la postura supino como indicador de sumisión, pueden haber exagerado el papel de las relaciones de dominancia en la regulación del comportamiento social de perros domésticos en general y la relevancia de las relaciones de dominancia durante las recreaciones en particular.”

Dicho en otras palabras no tan caninas, rolar ni siempre tiene a ver con dominancia y sumisión. Al final de cuentas, los investigadores explicaron que, si rolar fuese un gesto de dominancia durante las recreaciones, los perros menores o más flacos serían los que tenderían a realizar ese movimiento; pero los investigadores observaron que la probabilidad mayor era de que el perro de más tamaño rolase.

Los autores del estudio también indican que si el movimiento de rolar estuviese siendo usado como un gesto de sumisión, el perro se quedaría en esa posición por más tiempo, pero las roladas acostumbraban durar poco tiempo.

Entonces, ¿por qué interpretamos esos movimientos de manera equivocada? Pellis apunta para investigaciones anteriores con lobos. En manadas de lobos, animales de status inferior tienden a rolar como manera de demonstrar sumisión, pero eso acontece generalmente en situaciones que no son de esparcimiento.

“A pesar de los perros ser descendientes de los lobos, su comportamiento es ligeramente diferente”, notifica Pellis en su e-mail… “Por eso, para entender mejor el comportamiento de un perro, precisamos examinar con cuidado las habilidades de ellos dentro del contexto de su ambiente actual, como consocios de los humanos”.

En todo caso, una vez enterado del asunto, me incluyo entre los que opinan que con sumisión o no, los perros continúan a ladrar mientras la caravana pasa… ¡Espectacular!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: