Caligenefobia


80-calibenefobia

En la jungla del asfalto podemos encontrar de todo, ya que todos quienes vienen a este mundo por casualidad y sin mismo desearlo, pueden ser míseramente contaminados por el medio que los rodea, antes de ellos sentir la aciaga caricia de la muerte.

No todos son de la misma calaña, pero, entre todos, los que más llaman la atención son los hombres que se ven afectados por la Caligenefobia, una fatídica aversión que algunos conocen por el nombre de Venustrafobia, y hasta por Complejo de Licea, que no es más que una maldita y extraña manía que está afectando a casi el uno por ciento de los masculinos del planeta.

Se acredita que muchos de los que poseen esa aversión irracional y sórdida, son confundidos de inmediato con individuos que no están posicionados ni a la derecha ni a la izquierda de un género definido, sino que prefieren situarse en la columna del medio, aunque lenguas maliciosas digan que ellos permanecen dentro del armario.

Puede sonar inverosímil, pero lo cierto de todo esto, es que a pesar de su nombre complicado, la caligenefobia es algo que se está volviendo bastante común, puesto que se caracteriza como una fobia, o miedo extremo, que los hace abandonar de vez su vocación de cuna, hecho insensato que los lleva a desplegar una incapacidad injustificada para interactuar normalmente con mujeres muy bonitas o apenas hermosas.

Ya hay quienes juzgan que la salvación para esas almas contaminadas sería arrancarle los ojos, pero resulta que en los últimos lustros esa posibilidad ha entrado en desuso. Por tanto, es necesario estar atento a los síntomas de esta ojeriza que, generalmente, se manifiesta peripatéticamente con falta de aire, arritmia cardíaca, ansia, manos sudorosas y otras sintomatologías físicas comunes a todas las fobias, que aparecen apenas se mira a una mujer súper bonita.

Pero, ojo, porque no es sólo uno cruzar la mirada con una Divinidad monumental y cinematográfica, sino que basta la simple ojeada a una fotografía, inclusive aquellas que no tienen el retoque mágico del Photoshop.

La salvación para este mal no se encuentra en la iglesia de la esquina, ya que el tratamiento del disturbio requiere acompañamiento psicológico. Esos peritos en la cura de los motines de la mente ajena, hacen que los hombres fóbicos se vean expuestos durante largo periodo a fotos y videos de mujeres bonitas, muchas mujeres bonitas, para que logren superar esa situación de miedo que padecen.

Sin duda éste es un problema mayor para las Iglesias, aunque ya no sé decir qué es mejor, si padecer el mal, o el deleite del tratamiento.

Un Mundo Cada vez más Enrevesado


En la época de mi juventud se sentía mucho orgullo por la actitud de varios gobiernos europeos, especialmente el francés, que albergaba los exilados políticos. Inclusive algunos desconocidos llegaron a ser beneficiados cuando como rusos durante la Revolución de 1917 su pasaporte ruso ya no era válido. Estos necesitaron recurrir al pasaporte “Nansen”, que era otorgado a los sin nacionalidad por la Liga de Naciones instaurado en 1919. De tal manera que ellos lograron emigrar y obtener pasaporte de otra nacionalidad.

Pero cómo han cambiado las cosas ahora. Principalmente por esa fobia que demuestra contra individuos provenientes de regiones donde el despotismo y las armas sólo han causado hambre y miseria.

Asombra también el trato que está dando el gobierno francés e italiano a los pobres gitanos de origen rumano, expulsándolos en vez de seguir dándonos un ejemplo de humanidad, como albergarles y sanarles, darles de comer, de vestir y educarles. Sería una manera de saldar así las deudas con la humanidad contraídas durante los tiempos coloniales por nuestras supuestamente civilizadas naciones occidentales.

Por otra parte, es realmente irónico constatar la saña de la nación norteamericana con los emigrantes sin papeles, cuando ellos mismos fueron los primeros que invadieron las tierras americanas y además arrasaron con gran parte de sus habitantes. Han olvidado que muchos de los primeros pobladores de ese país emigraron por los prejuicios religiosos a los cuales eran sometidos.

Ahora son los primeros campeones de los prejuicios, color, credos o cualquier diferencia de la norma. Pensar que son los grandes abogados del libre comercio, pero cuando les llega mano de obra más barata hay que echarlos todos afuera, no sea que estos desequilibren el precioso “american way of life”.

Creo que el sistema medieval de las cofradías era más civilizado que las mafiosas uniones como la europea o la norteamericana. Me indigna que esos gobiernos se hayan otorgado a sí mismos la facultad de impedir un derecho humano de desplazarse hacia las fuentes de comida y de supervivencia que existe desde la prehistoria

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: