Sexo Frecuente Inhibe Dolencias


No pretendo dorar la píldora de nadie ni agregarle dulce de leche a lo que sea, pero dicen que las mujeres que tienen relaciones sexuales a lo largo de todo su ciclo catamenial, pueden estar mejor preparadas para combatir enfermedades, al mismo tiempo que pueden aumentar sus chances de quedar embarazadas. Claro que dicho así, esto no parece ser ninguna novedad para las mujeres que están intentando concebir a través del método tradicional nocturno. Por eso cabe aquí la pregunta: ¿La mujer se imagina que tendrá más chances de preñada a medida que hace más y más sexo?

Cuanto a esto, se aplica la ley de las probabilidades, no obstante los parturientes especialistas siempre supieron que las mujeres que mantienen buen apetito en relaciones sexuales durante su ciclo emenagogo tienen más chances de concebir. Con todo, se sabe que hasta el presente los estudiosos han fallado en identificar las razones para esos acaecimientos.

Dos nuevos estudios de la “Universidad de Indiana”, que fueron publicados en las revistas “Fertility and Sterility” e “Physiology & Behavior”, estudiaron los datos referentes al ciclo menstrual de 30 mujeres; y al fin determinaron que cuando la mujer tiene relaciones sexuales durante todo el ciclo catamenial, mismo que ella no esté ovulando, su cuerpo sufre alteraciones fisiológicas que aumentan sus chances de quedar embarazada.

Lo interesante, es que esos investigadores descubrieron que las mujeres que son sexualmente activas sufren más alteraciones en las células “T” auxiliares -las responsables por la respuesta inmunológica del organismo-, bien como las proteínas que eses linfocitos usan para comunicarse.

Algunos de los descubrimiento fueron: hubo niveles significativamente más elevados de las células T auxiliares del tipo 2 -las que ayudan el cuerpo de la mujer a aceptar los espermatozoides y el embrión-, en mujeres que tenían una vida sexual activa durante la fase lútea del ciclo menstrual, o sea, durante el periodo en que el revestimiento uterino queda más espeso, anticipando una gravidez.

Esto licenciados también descubrieron que las mujeres sexualmente activas tenían niveles más altos de anticuerpos de “inmunoglobulina G” -los que luchan contra las enfermedades sin interferir con el útero-, durante la fase lútea.

Como resultado, ellos determinaron que los cuerpos de mujeres que practican sexo durante todo su ciclo menstrual, pueden estar mejor preparadas para combatir enfermedades, y al mismo tiempo abrigar los espermatozoides o concebir en el momento cierto. Ergo, los investigadores no detectaron esas mismas alteraciones en la inmunidad de las mujeres que se abstuvieron de sexo… Lo que suena evidente.

La principal autora del estudio, Tierney Lorenz, Ph.D., científica e investigadora itinerante del “Instituto Kinsey”, dijo al portal del “Yahoo Health” que aún no se sabe exactamente como esa respuesta inmunológica acontece, pero ella tiene varias teorías.

Una de ellas es que el sexo podría desencadenar mudanzas en los patrones hormonales durante todo el ciclo menstrual de la mujer o alterar sus tasas de ovulación. Como resultado, el sistema nervioso autónomo de la mujer podría comportarse de forma diferente a lo largo de su ciclo menstrual.

También puede haber una ligación entre la exposición a las bacterias de la pareja de la mujer y el aumento de la fertilidad. “La exposición al microbioma de su pareja -la combinación de bacterias, gérmenes y otros organismos microscópicos presentes en el interior de nuestro organismo-, podría desafiar el sistema inmunológico de maneras bien diferentes de aquellas propias de mujeres que no acostumbran exponerse a esos microbiomas”, dice Lorenz.

La eyaculación del hombre también puede estimular o suprimir la respuesta inmunológica del trato reproductivo de la mujer, bien como enviar una señal para el resto de su sistema inmunológico para que él se altere en algunos aspectos importantes, dice ella.

Lorenz también dijo que puede haber algún otro factor aún ignorado por los investigadores como, por ejemplo, diferencias en la dieta, descanso o las interacciones sociales entre mujeres que son activas sexualmente o no.

No obstante la investigación de Lorenz tenga revelado que a medida que una mujer aumenta la frecuencia de sus relaciones sexuales, su sistema inmunológico “recibirá con mucho más frecuencia el mensaje de que es hora de reproducir”. Ella también resalta que mismo que una mujer practique sexo apenas una vez, fuera de su período fértil, ese único acto ira a contribuir para o aumento de su fertilidad.

Por tanto mi querida abstenía que siempre anda con jaqueca, lo que tengo a decir, es que a pesar de la “J” parecer un anzuelo pernicioso y que las papilas filosóficas pescan muy bien los absurdos de ocasión, lo que tiene que tener en cuenta, es que la naturaleza de los problemas siempre se encuentra en la estupidez de las obviedades más escuetas… ¡Simples así!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

¿Existe el Par Perfecto?


Crédulo lector, sepa que ya no es secreto para nadie que usted, y unas cuantas parejas más, luchan contra viento y marea con el eterno problema de la incompatibilidad sexual y la fertilidad que los aflige. Sin embargo, por lo que me entero, eso parece ser cosa del pasado, ya que, ahora, por medio de un rápido test de laboratorio, la ciencia puede evaluar si usted es un buen partido o no… Claro que genéticamente hablando, pues con lo otro tendrá que pedirle ayuda a Mandrake.

Con todo, ya cansados de escuchar apenas las opiniones de amigos y familiares, y una vez convencidos de que podían mudar las viejas reglas del “juego del amor”, un inquieto grupo de jóvenes neurocientíficos y genetistas canadienses terminaron por criar el “InstantChemistry.com”. Es que a través de un simple test de DNA, ellos afirman que consiguen pronosticar si una pareja tendrá un relacionamiento largo, más fértil y hasta si los futuros bebes que, seguramente, si los dos hacen bien las cosas, serán saludables.

Algunos ya se están preguntando si dicho estudio funciona para valer, pero para los escépticos de plantón, -ya que hay muchos y de variados gustos-, este equipo de profesionales alerta: “Alrededor del 40% de la atracción física que sentimos por alguna persona puede ser determinada exclusivamente por nuestros genes”.

Obviamente que tal alerta origina una nueva pregunta: Pero si esa bella porción de “approach” ya está escrita con la mano de Dios en nuestros destinos, ¿por qué será que hoy día es tan difícil que un relacionamiento de cierto?

¡Ojo!, que no le donaré gratuitamente mis conclusiones, pero eso sí, como no soy egoísta, le daré una pista tan sólo con mencionar a seguir algunas deducciones de carácter científico que ellos han escrito:

Cómo Funciona el Test – Para comenzar, tiene que colectar los genes mágicos que luego serán identificados por el test “Instant Chemistry”. En ese caso, usted tiene que refregar una especie de palito con algodón en la punta en la parte inferior de la mejilla interna por algunos segundos y guardarlo en un recipiente. Después, es sólo enviarlo para el laboratorio para que allí le hagan el análisis.

Capturando un Buen Pretendiente – Se sabe que en condiciones normales de noviazgo, los cuerpos de las mujeres están proyectados exclusivamente para captar el aroma y el gusto de un hombre y descubrir si él puede ser un buen partido para ella. Tal insinuación es realizada a través del beso y en contacto próximo… (No, no sirve el Facebook). Así pues, estos genetistas piensan que no es de admirar que las mujeres gusten de besar más que los hombres, y que parejas que se besan mucho están ligadas a relacionamientos más largos y más seguros.

Por Qué es Tan Difícil Encontrar la Tapa de su Olla – Bueno, las dificultades son muchas por causa de que el universo de la conquista hoy en día está lejos de proporcionar una “condición normal”. Primero, porque la mayoría de las mujeres toma píldoras anticoncepcionales, lo que provoca alteraciones hormonales que bloquean la capacidad de detectar sistemas inmunológicos compatibles a los de los hombres. En segundo lugar, como los seres humanos modernos usan diversos productos cosméticos para mascarar el fuerte olor del propio cuerpo, las feromonas -substancias químicas que, captadas por animales de una misma especie, permiten el reconocimiento mutuo y sexual de los individuos- terminan por ser ocultados.

Pues bien, lo que aquí se aprecia, es que con tantas cosas capaces de modificar la biología de nuestro cuerpo, estos sujetos piensan que cuando el asunto es relacionamiento, en teoría, parece que las mujeres no están haciendo las mejores elecciones.

En todo caso, como todo ha cambiado a partir de los años setenta junto con la llegada de la revolución sexual, vale recordar un viejo refrán que define muy bien el estilo de vida de algunos: “Camarón que se duerme se lo lleva la corriente”… ¡Téngalo en cuenta, mi amigo!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: