Que Debes Hacer Para ser una Diosa del Sexo


Es obvio y notorio que las mujeres precisan encontrar todos los “tips” posibles y efectivos para lograr dominar con éxito a quien ellas quieren en la cama y también fuera de ella. Por tal motivo, cabe a cada una preguntarse en una escala que va del cero a la Diosa del Sexo: ¿qué tan buena eres en la cama?

Pero no seas modesta. Lo que necesitas en este caso, es ser honesta contigo misma y calificarte con sinceridad. En verdad, no se trata de que sea un símbolo sexual para que seas buena en la intimidad. Son cosas muy diferentes.

Por lo tanto, para ser una “Diosa del Sexo”, sólo se necesita amor… Eso mismo, “amor”. Pero hablo de amor propio, pues de acuerdo con lo que dice en el sitio “feminis.com”, lo imprescindible es convertirse en una versión mejorada de las mujeres, una versión donde tengan confianza y alta autoestima. Pues en definitiva, eso sería lo que lleva a las mujeres a convertirse en unas fieras en la cama.

Desafortunadamente, todo indica que la mayoría de las consortes de hoy viven con inseguridades constantes que no las dejan disfrutar de su sexualidad a plenitud. Y además, debemos reconocer que tienen que lidiar con el constante estrés de la vida moderna, algo que termina siendo un “mata pasiones” literal, pues acaba con la libido.

Por tal motivo, los eruditos del tema afirman que, con traumas respecto al cuerpo, a movimientos y hasta con su actuar, aunado a una vida veloz donde se le da prioridad a cosas como el trabajo, es difícil encontrar “Diosas del Sexo” en la vida real. Tal vez por ello mi vecino no se cansa de decirme que, a las que les llaman así, sólo es posible verlas en las pantallas del cine o de la televisión… ¡Que ingenuo!

Por otro lado, Flic Everett, la autora del libro que lleva un título similar sobre el tema que nos concierne hoy, asevera que la ansiedad, el cansancio y el estrés, hoy por hoy son parte fundamental de nuestra vida, lo que afecta considerablemente la parte sexual, seamos hombres o mujeres… ¿Y los otros, no?

Ante tal diatriba, mi estilo benemérito me obligó a recoger algunos consejos para seguir el camino de los Dioses, y así alcanzar la senda que lleve a las leyentes a la sexualidad plena. Por consiguiente, apoyo mis palabras en la información retirada del portal antes mencionado y de “noticias365.com.ve”…

¡Relájate! ¿Esperabas otro consejo? Claro que habrá otros, pero más adelante. Lo primero que tienes que hacer es respirar y tomarte el tiempo para sentirte bien contigo misma, dejando de lado, sólo por esta noche, los traumas que te atacan a diario. Pon una sonrisa en tu cara y muéstrale a tu pareja que te hace sentir bien y que quieres hacerlo sentir bien a él también… ¿Cómo lograrlo? Bueno, tienes que empezar a cambiar tu vida, tomar el control sobre ella, sentirte deseada, tener confianza y ser permisiva. Date permiso a ti misma de disfrutar el momento, porque es eso, sólo un momento… ¡Ligerito!

Sencillez y naturalidad. Esos dos conceptos son la base para ser una diosa, pues una mujer que se siente bien con ella misma para poder escuchar a los demás y ponerles atención, siempre lucirá atractiva. Esto a diferencia de una fémina neurótica que siempre está preocupada por lo que los demás piensan de ella, haciendo que los otros lo noten y se cree una atmósfera de tensión… Recuerda siempre que una Diosa del Sexo, en cualquier situación, dentro o fuera de la cama, se muestra como es, fresca, natural, tranquila, relajada y segura… Claro que algunas veces falla, pero bueno, vale la pena.

Quiérete y ¡demuéstralo! ¿Cómo lograrlo? Primero identifica cada una de tus fortalezas, tanto las físicas como las intelectuales y resáltalas, mientras tratas de analizar tus debilidades, no para sentirte mal, sino para modificarlas y darles un lado positivo… Mismo que tu pareja no quiera que mudes.

Vístete para ti. La frase “de la moda lo que te acomoda” es sabía. No es por tratar de estar en lo más actual, que debes utilizar prendas que bajen tu autoestima si ellas no te quedan bien; el chiste es tener estilo. Por lo tanto, el estilo no es vestirse a la moda, y sí saber utilizar la ropa a vuestro favor, que las ayude a destacar lo mejor de su cuerpo y a disimular lo que las incomoda… Principalmente las gorduritas extras.

Cuida también tu imagen. Busca un corte de cabello con el que te sientas a gusto y que destaque los rasgos de tu cara. Pídele ayuda a tu estilista, diciendo las partes de tu cara que quieres que resalten, pero no dejes que tu hombre decida por ti, recuerda que es tú cabello… Al final eres tú quien tendrá que peinarlo todos los días.

El maquillaje. Este también es un tema importante, y más aun cuando las “plastas” no son nada atractivas. Lo natural siempre será lo de “hoy”. Opta por utilizar polvo traslúcido, máscara de pestañas y un brillo para hacer que resalten tus labios… Mismo que algunas veces ni Mandrake resuelva tú caso.

¡Disfruta! Sí, disfruta de tu cuerpo, al final de cuentas es tuyo y lo tienes que querer. Si hay algo en él que no te guste y puedas cambiarlo, hazlo y no te quejes, así que actúa de una vez. Verás que cuando empieces a querer a tu cuerpo, reflejaras ese sentimiento. La actitud es indispensable para estar bien contigo y con los demás… A veces, también una dieta ayuda.

Sé clara. Algo que siempre debes tener en la mente es: ¿qué quieres y cómo lo quieres? Sigue esas reglas contigo misma y otros las empezarán a seguirte. Lo mismo debes hacer en la cama, habla con tu pareja y sé clara en lo que quieres. No se trata de ir adivinado, sino de comunicarse para saber que es lo que a los dos les gustaría vivir. Actuando de esta manera, le das opción a tu pareja de sentirse más seguro respecto a lo que te hace y tú sabrás perfectamente qué es lo que lo vuelve loco… Si te falta imaginación, lee Kama Sutra.

Usa tu sensualidad. Dicen que las mujeres tienen el arma de la sensualidad, así que “utilízala”. No le des tiempo a tu pareja de aburrirse, sorpréndelo provocándolo cuando menos lo espere. No hay necesidad de ser agresiva, sólo usa tu imaginación… Y las manos, claro.

Sé aventurera. Una de los mejores tips para tener una buena vida sexual, es ser arriesgado. Así que sal de la rutina y practica esas cosas que te llaman la atención, pero que no hacías por “pena” o por miedo. Ponte a investigar y sugiérele a tu pareja nuevas poses, nuevas técnicas, nuevas “rutinas”… Siempre mantén en tu mente que estás teniendo sexo para complacerte a ti y no a nadie más. No digamos que seas egoísta, pensando en esto, pero verás que automáticamente empezarás a disfrutar y a hacer que tu pareja disfrute de tu seguridad. Al final de cuentas, ser una “Diosa del Sexo” consiste en ser como eres, en quererte, en demostrar que te sientes bien contigo misma, en cuidarte no con grandes accesorios ni cremas, y sí simplemente cuidarte con lo que tienes.

Así que, m´hija, ser una Diosa del Sexo se trata principalmente de quererte. Domina primero tu autoestima y luego podrás dominar a quien quieras en la cama y fuera de ella… Total, con probar no pierdes nada… ¿O si?

Anuncios

Las Mujeres Tienen Secretos que Nunca Cuentan


Los humanos más vividos se acostumbraron a señalar que antes era todo mucho más sencillo, que cualquier persona podía llegar a ser un dios, pero que ahora los entes compasivos nos pasamos la vida interrogándonos sobre si las aguas ya vienen turbias de la fuente, o si estas son enlodadas por la travesía… ¡Pura nigromancia!

Sin embargo, al proparoxítono lector cabe indagar si bajo ese alarido nacional que se escucha por las calles, quien sabe no es el desconcierto lo que aviva el espíritu de los individuos por causa de la pequeña llama de la curiosidad. Por eso les afirmo que lo conveniente en tales casos es reunir a millares de personas para oír discursos, y entonces notar qué frases y palabras aplaudirán, cuándo, por qué, y las convicciones de unos y otros, los que hablan y los que escuchan, observando atentamente las expresiones de los rostros y de los gestos, para descubrir si es el hombre de natural tan indagador, y ver si descubrimos interesantes cambios en él… ¡Desafiante!

No importa el resultado que se logre, porque al final de cuentas también dicen que ellas tienen toda la información sobre su vida y que de alguna manera prefieren mantenerla oculta, aunque se sepa que hay quienes creen que la verdad al final siempre se sabe, y que lo único que no es seguro, es la fuente por la cual terminas enterándote.

Esta afirmación no es quiromancia pura de mi parte, pues me acabo de enterar que el sitio “diariopopular.com.py” comenta que la vida está llena de secretos y aunque muchos digan que la verdad al final siempre se sabe, y que lo único que no es seguro es quién te la cuenta, sin embargo hay quienes testifican que esto no es del todo cierto, pues en el fondo todos tenemos información que en un determinado caso sería un suicidio revelarla aún a la persona de mayor confianza.

En todo caso aquí cabe preguntarse: ¿cuáles son en realidad los secretos más ocultos de las féminas? Para descubrirlo, los curiosos del sitio “feminis.com” hicieron una pequeña encuesta entre sus seguidoras en redes sociales y, como era de esperarse, resulta que recibieron todo tipo de confesiones.

Pues bien, inspirado en mi presunción de origen “Mayéutica” y socrático como siempre lo he sido, me he tomado el trabajo de investigar y coleccionar testimonios secretos que me permiten una recopilación de las confidencias femeninas para presentarles los 10 secretos que las mujeres nunca confiesan ni que la vaca tosa o que la chancha doble la cola… Según ellas, aquí van:

1. Es lo que se cuenta y de las cosas que se enteran en el baño de las mujeres.

2. La manera en que ellas hacen rendir el tiempo para realizar múltiples actividades.

3. Cuando una mujer tiene flatulencias.

4. El querer ocultar una pequeña imperfección en la cara con mucho maquillaje, y pretender que su amado hombre no se entere.

5. En una reunión de amigas, sólo con un intercambio de miradas y risitas entre ellas, pronto comprenden que el susodicho al que le sacaban el cuero está cerca.

6. Luego después de salir con un chico, todos los detalles íntimos terminan en oídos de sus mejores amigas.

7. Las mujeres leen el horóscopo de quien les gusta para saber cómo ligarlo.

8. El hacerse la difícil y sólo ir revelando un detalle sobre si misma, por cita, como forma de mantener interesados a los hombres.

9. Si un hombre les pide el número de su teléfono, las primeras veces que él las llama dudan en contestarle.

10. Si en una cita van al baño repentinamente, posiblemente es porque se han sentido incómodas con algún comentario o situación…

¿Ustedes creen que ellas hayan dicho la verdad?Pues bien, les digo que alguien ha pensado que Sócrates siempre estaba en público no para filosofar, sino para estar alejado de su mujer y sus lecciones. Parece que Sócrates era capaz de hacer razonar a todo el mundo, excepto a Santippe, su esposa, y de ahí nos salió con esta máxima: “La belleza de la mujer se halla iluminada por una luz que nos lleva y convida a contemplar el alma que habita tal cuerpo, y si aquélla es tan bella como ésta, es imposible no amarla”.

En todo caso, Platón estaba en búsqueda de la construcción de una sociedad perfecta, y este filósofo griego reconoce una misma naturaleza para el hombre y la mujer, aunque para la época esto pareciese ridículo, ya que nada concuerda con el contexto histórico. De igual forma, para Platón la mujer se convierte en objeto de razón. Por lo tanto, en ningún momento defiende sus derechos o los iguala al del hombre. Sencillamente porque al ser un objeto de razón debe preparase para él, ya que el hombre debe reproducirse con alguien similar para poder tener hijos perfectos. Esto refleja la visión que Platón tenía sobre la mujer, la cual era considerada únicamente como un ser para mantener la especie y en ningún momento un ser con Derechos Civiles. Y mucho menos con las mismas oportunidades de participación que el hombre… ¡Ridículo!

¿Se te Rompió Algo Durante el Sexo?


Pido disculpas, mi estimado leyente, porque sé cuan difícil es andar preguntando cual es su opinión, pero a mi me parece que cuando un enfermo tiene el corazón colgando de un hilo, dígame si la salida, a parte de obvia, para el otro mundo, sería como mentar la soga en casa del ahorcado… ¿No es verdad?

Pero tal como lo comenta “feminis.com”, una encuesta entre adultos de 20 a 59 años de edad, dio a conocer que las mujeres, durante toda su vida, tienen alrededor de cuatro parejas sexuales; mientras que los hombres tienen un promedio de siete.

Claro está que esto depende de la zona geográfica en uno se encuentre, pues por ejemplo, en “tuvida.aol.com”, se menciona que de los países europeos, en España e Inglaterra, es más fácil que después de la primera cita termines en la cama con tu acompañante. Además, los hombres franceses mantienen relaciones en promedio con más de 11 mujeres a lo largo de su vida… En cuanto los esquimales… ¡pobre gente!

Y así, tomando en cuenta estos datos, se puede deducir que muchos de los encuentros sexuales que se tienen en la vida son muy excitantes, y que en la mayoría de las ocasiones nos pueden pasar algún incidente… por ejemplo, ya he hablado de los 10 objetos que más se rompen durante el sexo; donde se mencionan camas, floreros, copas, dientes, etc., etc., pero también se sabe que en un momento de pasión extrema, existe la posibilidad de que las pendas que uno viste pueden sufrir algún desperfecto.

Por lo tanto, todo cuidado es poco, ya que los botones de camisas y pantalones, así como los brasieres y las medias, son algunos de esos accesorios que suelen desgarrarse en un encuentro sexual apasionado…

Con la ayuda “De10.mx”, y del eclecticismo comentario de los lectores, enlistaré las prendas y accesorios personales que en ese momento de placer pueden romperse.

Camisas. O mejor dicho, los botones de las camisas que ostentan los pulcros caballeros. A toda mujer alguna vez le ha pasado por la mente que, al estar con su pareja y justo después de un beso apasionado, le gustaría reaccionar desgarrando la camisa… suena excitante, ¿no? Pues esta acción usualmente termina desprendiendo, si no todos, la mayoría de los broches. Pero que pasa después de ese momento, cuando se tiene que volver a poner su prenda y se da cuenta de que ya no tiene botones. ¿Te ha pasado?… ¿Te preguntaste que dirá su mujer cuando él llegue en casa?

Brasier. Para muchos hombres es la prenda más sensual, pero después de admirarla, el siguiente paso es despojar a su amante de ésta… situación que en ocasiones suele ser complicada para los varones, pues no siempre tienen el control de los broches; por tal motivo, en ocasiones, el sostén termina siendo un obstáculo que hay que eliminar a como sea del lugar… Sino, no tiene gracia.

Cierres. Los zippers también suele ser un gran problema a la hora de tener relaciones sexuales, pues como suele pasar, entre más prisa tienes, más se complican las cosas; pero ¿qué hay de complicado en bajar un cierre? Aparentemente es la cosa más sencilla, pero entre la excitación, la pasión y la prisa, el zipper puede quedarse atorado o hasta se puede romper la manijita que ayuda a subirlo y bajarlo. Sólo ten cuidado al querer desatorarlo, pues no te vayas a agarrar la piel… ¡Ayyy! Como duéeeele.

Calzones. Si la cosa se puso muy extrema y, a parte de la excitación, estás en un lugar prohibido y con el tiempo limitado, pues lo mejor es no quitar la ropa interior. Lo más recomendable es que sólo la hagas a un lado, pues con la desesperación, los boxer o pantys, pueden romperse… Pero si los ensucias, tendrás que irte sin ellos.

Botones del pantalón. Antes de bajar el cierre, primero tienes que desabotonar el pantalón y peor aún si es un jeans con puros botones; ya que la desesperación puede hacer que tú o tu pareja opten por la opción, para no perder tiempo, de reventar dichos broches… El problema es que después, a cada rato el pajarito aparecerá en la ventana.

Faldas. Se ha mencionado que tener relaciones sexuales cuando una mujer usa falda es más sencillo, pero esto también depende del modelo de la prenda, pues si ésta es muy reducida y ajustada, es muy probable que en el intento por subirla, la falda se descosa o desgarre… mas allá de que se pueda ensuciar, claro.

Medias. Estas son una prenda innecesaria y sumamente estorbosa en un momento de pasión no planeado, ya que a parte de lidera con la falda, el zipper, los botones, tienes que retirar las mallas, las cuales normalmente terminan con agujeros y jaladas… Per si él no se las quita, es porque no se lavó los pies.

Tacones. En “estilo.aollatino.com”, mencionan que en promedio, cada mujer gasta 25 mil dólares en comprar zapatos durante toda su vida. Eso es demasiado dinero para que en una noche de pasión, estos ya no sirvan. Recuerda que “dar un mal paso”, siempre trae consecuencias… Quien sabe, usar chancletas no sea mejor.

Lentes. Este accesorio, utilizado tanto por mujeres como por hombres, siempre se lleva la peor parte, ya sea en el momento de tener sexo o en cualquier otra ocasión; ya que son muy fáciles de extraviar y usualmente terminan rotos, ya sea porque hiciste el amor encima de ellos, los pisaste o te sentaste sobre tus anteojos… sin necesidad de decir que, sin ellos, necesitaras usar el tacto y el olfato para poder embocarle al negocio.

Collares o aretes. Cuando las mujeres usan accesorios ostentosos como collares muy largos o con grandes piedras, al igual que los aretes, suelen atorarse en la ropa de su pareja o incluso en el cabello, lo que a parte de romperlos, puede provocar un accidente algo aparatoso. Así que aunque la pasión manda, hay que tener en cuenta estos objetos y tratar de retirarlos antes del forcejeo… ¿Ya pensaste que si de repente te falla el artículo, ella te podrá pegar o hasta ahorcarte con ellos?

Pronto, está creada la escenografía de la credibilidad letárgica, por tanto, recuerdo a Hamlet, de la asnería humana y de Schopenhauer, que un día abrió el cráneo de su adversario le devoró los tuétanos, hallándolos insoportablemente insulsos… ¡Que bizarros!

A %d blogueros les gusta esto: