Descubrieron el DNA de la Momia


Si el magnánimo lector no sufre de alzhéimer, además de felicitarlo por su sanidad mental, podrá entonces recordar que el film “La momia” se convirtió en una de las películas de finales de los años 90 que marcó a muchos. Sin embargo, cuando todos los cinéfilos -y todos los que hacen profesión de ir al cine para arracimarse a su novia-, creían que los protagonistas habían terminado con el malvado villano de la historia y podrían llevar una vida tranquila, Stephen Sommers volvió a colocarse detrás de las cámaras en 2001 para dirigir la secuela titulada “El regreso de la momia”. Hace 14 años desde su estreno y el tiempo ha pasado para todos, especialmente para el que esto escribe y para el actor que interpreta al hijo de Brendan Fraser y Rachel Weisz en la cinta.

Claro que todo no pasa de ciencia ficción cinematográfica para un estilo de películas de aventuras que fue interpretada, rodada, escrita y dirigida por el estadounidense Stephen Sommers, aunque esta película fue una nueva versión de la de 1932 que llevaba el mismo nombre, pero con Boris Karloff en el papel principal.

Como sea y fuere, lo que hoy se sabe, es que Sommers no fue original al extremo en su guion, ya que existía el cuerpo de un niño “inca” que fuera congelado en 1985 luego de haber sido encontrado semienterrado en la base de la montaña de Pirámide, en la provincia de Mendoza, Argentina.

De acuerdo con los estudiosos en ese tipo de despojos, la momia pertenecía a un niño andino de aproximadamente ocho años que se había muerto hacía más de medio siglo durante un rito religioso llamado “capacocha”… Lo que desvenda que no tiene nada que ver con el guion que cuenta historia del sumo sacerdote Imhotep que mantiene una relación con Anck-su-Namun, la concubina del faraón Seti I, a la que ningún otro hombre podía tocarla, y, como precaución, la habían cubierto con pintura dorada y negra -como la bandera de Peñarol pero con piernas-. En el film, diferente con la realidad andina, cuando el faraón descubre su romance, Imhotep y Anck-su-Namun asesinan al monarca.

Pues bien, lo que hoy tenemos, es que un equipo de investigadores españoles y argentinos analizó el DNA procedente de la biopsia de uno de los pulmones del niño-momia; y lo que ellos encontraron fue simplemente sorprendente, de acuerdo con los detalles presentados en la revista “Scientific Reports”.

En verdad, lo que descubrieron fue un genoma completamente desconocido y nunca antes identificado. Tal hecho significa que el niño-momia debe hacer parte de un linaje de humanos nunca antes vista -ni en la película de Sommers.

La novedad fue apellidada de “C1bi” y hace parte de una organización del material genético es pasado de madre para hijos, con valiosas informaciones del punto de vista poblacional.

El equipo que realizó el descubrimiento es liderado por el profesor y genetista Antonio Salas Ellacuriaga y por el pediatra Federico Martinón Torres, ambos de la “Universidad de Santiago de Compostela”, España. Ellos creen que esta “nueva linaje” apareció hace cerca de 14 mil años, probablemente durante las primeras etapas de expansión del ser humano por el continente americano… Tiempo en que no había cinematógrafos ni películas mudas.

Fuera ese detalle, es el profesor Salas quien explica: “Cruzaron el continente y por alguna razón que aún no sabemos, se extinguieron”… “Se trata por primera vez de un hallazgo oriundo de una momia andina que fue estudiada genéticamente”.

En efecto, la aplicación de nuevas técnicas de DNA en restos humanos antiguos abre una ventana para el conocimiento de las enfermedades y la forma de vida de nuestros ancestrales. El próximo paso ahora, es secuenciar el genoma completo del niño, para que múltiples nuevas informaciones puedan ser analizadas… Independiente de lo que fue escrito por Max Allan Collins para las cintas de la Universal Studios: “El rey Escorpión”, “La momia: la tumba del emperador Dragón”, o la “Venganza de la Momia”… ¡Pura ficción de la dramaturgia!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

El Arte del Ilusionismo Bíblico


Evidentemente, hoy me veo obligado a realizar un proemio dactilografiado para informar al leído lector, que los primeros datos escritos y documentados sobre magia e ilusiones -no siempre perdidas- vienen de Egipto, y datan de hace más de 4000 Años. Un dibujo en la pared de una cámara mortuoria encontrado en la ciudad de Beni Hassan, trazado probablemente 2200 años antes de Cristo, representa a dos hombres dedicados a realizar con unos cuencos en forma de copa lo que parece ser un truco de ilusionismo. Los jeroglíficos indican la salida de algo de abajo de la copa y dan la impresión de confirmar que en una de las vasijas se encuentra una bola o algún pequeño objeto redondo, a punto de aparecer en forma mágica.

Por su vez, Henry Westcar, un oportunista aventurero británico, en 1825 descubrió el papiro Westcar, el primer documento que describe una función mágica realizada por el mago Dyedi en la corte real de Khufu (Keops). El papiro ilustra la categoría única y especial de la que gozaba el arte del ilusionismo. Según aquel texto, Dyedi era toda una leyenda entre los hombres. A éste se le atribuían ciento diez años de edad y unos apetitos geriátricos y sexuales que rivalizaban con los dioses. Su mera presencia inspiraba temor a los hombres normales. Cuentan que hasta el faraón omnipotente solicitó que compareciese ante él… Puede que interesado en saber cómo él hacía para vivir tantos años sin trabajar y engañando a los demás… Pura ilusión.

Como sea y fuere, en tiempo presente, la gran mayoría de bípedes pensantes que ha estudiado catecismo algún día, sabe que Jesús Cristo era una persona bastante diferenciada según lo indican los textos bíblicos que han sido dados a conocer. Él podía, por ejemplo, caminar tranquilamente sobre el agua, multiplicar los peces, hacer resucitar a cualquiera y otras cositas más dentro del ámbito del Ilusionismo. Sin embargo, un nuevo texto que ha sido dado a conocer, revela que Él tenía -al igual que David Copperfield- un poder aún más sorprendente para solazar la platea.

Datado de 1200 años atrás, un antiguo texto egipcio fue encontrado recientemente puede -por supuesto que con la previa venia del Vaticano- mudar la historia del cristianismo. Es que en él aparece narrada parte de la vida y de la cruscificación de Jesús, conteniendo algunas informaciones que pueden mudar completamente los conceptos ya conocidos y ventilados… Los mismos que hacen que mucho caigan hincados de rodillas juntas frente al altar.

Escrito en lengua copta, la que actualmente se preserva exclusivamente como lengua litúrgica en la Iglesia ortodoxa copta, el texto describe, por ejemplo, a Poncio Pilatos como un discípulo fiel y no como un traidor. Según el texto, él tendría ofrecido su propio hijo para ser sacrificado en la cruz en lugar de Jesús Cristo.

Con todo, la parte más sorprendente del texto es un relato que envuelve Jesús y Judas. Según el texto, el segundo tuvo que besar el Mesías para identificarlo a los romanos. Eso porque, según el texto, Jesús Cristo era capaz de modificar su apariencia.

“Entonces los judíos le dijeron a Judas: ¿cómo lo prenderemos si él no tiene una forma única, y su apariencia muda? Algunas veces es negro, otras es blanco, otras es rojo, algunas veces tiene el color del trigo, algunas veces es amarillo… Algunas veces es joven, otras veces es un hombre viejo”, menciona el texto en cuestión.

Otro asunto de la Biblia tradicional que es mudado en el texto, dice respecto al día en que Jesús fue preso. Hasta el día de hoy se acredita que eso tendría acontecido un día jueves. Empero, de acuerdo con el texto egipcio, el Mesías fue llevado a la prisión un día martes. Las fechas, claro, tienen relación con la celebración de la Pascua.

El responsable por traducir los textos egipcios es el profesor Roelof van den Broek, de la “Universidad Utrecht”, de Holanda. Según él -ya de ojo avizor para no ser excomulgado-, es posible que los hechos no tengan ocurrido exactamente como son descritos, y sí que estos sean relatos colectados sobre lo que las personas de la época pensaban sobre Jesús.

Puede el amado y mesiánico lector imaginar que tal atracción acaba aquí. Está rotundamente engañado. En realidad, este texto también no existe y yo mismo no estoy aquí, digitando nada para eruditos eyacular pieguices… ¡Sacrosanto asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: