Recuerdos


111-recuerdos

Los recuerdos suelen doler de acuerdo con la intensidad que nuestra memoria esté preparada para guardar imágenes y momentos que han quedado detrás del tul de la nostalgia. Pero cuando estos surgen, agoreros, descabezados, siempre habrá un precio a desembolsar.

Con todo, hay que tener en cuenta que un recuerdo es aquella imagen del pasado que guardamos en la memoria, ya que ésta tiene la capacidad condescendiente y generosa de lograr almacenar, retener y recordar alguna información del pasado. Es más, no pasa de una función cerebral que gracias a las conexiones sinápticas entre las neuronas, nos permite retener las experiencias vividas. Implícitamente los amores fallos, los besos perdidos en el viento de primavera o los abrazos que estrechamos rompiendo corazones.

Ese dolor causado por el recuerdo, nos viene de la mano de la nostalgia, porque ella es descrita como un sentimiento de anhelo por querer revivir un acontecimiento, momento o situación del pasado que el amor nos concedió.

Usualmente, cuando se nos ocurre hablar del recuerdo, nos remitimos a un sentimiento que cualquier alma puede atravesar en cualquier etapa biológica de su vida, pero que suele traer a sus espaldas el sufrimiento de pensar en algo que se ha tenido o vivido en una época y ahora no se tiene, está extinto o ha cambiado, aunque la nostalgia se puede asociar a menudo con la memoria cariñosa de la niñez, de un ser querido, un lugar, juego, objeto personal estimado, o un suceso en la vida del individuo o grupo.

Sin embargo, los recuerdos de amores de ayer no dejan de ser como las palabras. Y aunque una multitud diga lo contrario, a éstas no se las lleva ningún viento. Porque cada palabra destruye o edifica, hiere o cura, maldice o bendice, o nos hace caer de rodillas si se trata de la pasión.

Para evitar sufrir con esos sentimientos dolorosos de los recuerdos, debemos aprender del árbol, ya que todo lo que él tiene de florido, viene de lo que tiene sepultado en sus raíces y se convirtió en recuerdos.

Mi Alma en un Corazón de Plástico


Sin ir más lejos, el otro día, conversando con mi vecino, él me dijo: ¿Sabes?, ¡en mi próxima vida quiero ser un despertador! Como no entendí el significado de su deseo, luego le pregunte por qué, y él me respondió muy orondo: ¡Sólo por joder!

Lo cierto es que tengo serias dudas que mi vecino esté preocupado con la rencarnación o la existencia de vida luego después de uno finiquitar. Con todo, el gran misterio de la existencia humana de si hay vida después de la vida, parece que ha dado un paso más hacia la comprensión de lo que muchos de nosotros consideramos un tránsito y no un final definitivo de la vida humana dentro de un sobretodo de madera.

Recientemente llegué a mencionar que se ha llevado a cabo un estudio médico sobre experiencias cercanas a la muerte, y mediante el mismo se ha descubierto que existe -o permanece algún tipo de conciencia- después de la muerte cerebral. Tal aserción sale de los científicos de la “Universidad de Southampton”, en el Reino Unido, que han dedicado cuatro años al estudio de más de dos mil personas que habían sufrido paro cardiaco en quince hospitales del Reino Unido, Estados Unidos y Austria.

Sin embargo y en paralelo a este hecho, a otro grupo de científicos australianos se les ha dado por afirmar que ya no será necesario mitigar melancolías y ponerse mirar fotografías viejas, videos o cartas de aquellos que nos dejaron y partieron para una mejor -sí, porque peor que aquí no ha de ser-, pues todo indica que esos propósitos son algo ultrapasados.

Estos estudiosos acreditan tanto en las actuales conquistas humanas en el campo de los avanzos robóticos, así como en la evolución de la medicina en lo que dice respecto al conocimiento cerebral, que decidieron comenzar a estudiar una forma de mantener la consciencia de quienes partieron en algo parecido con lo que físicamente ya se forma en cuerpos biónicos… Lo que parece caso de ficción científica, o quizás ellos han mirado muchas películas por el estilo.

En todo caso, de acuerdo con lo informado por la compañía “Humai”, mismo no siendo un “Jesucristo frente a Lázaro”, ahora ellos pretenden “resucitar” los muertos y transformar la permanencia de la consciencia humana en algo infinito.

Por si el irreflexivo leyente no cree en lo que aquí escribo, le aviso que en el web sitio del proyecto está registrado: “Nosotros estamos usando la inteligencia artificial y la nanotecnología para reunir datos sobre el estilo de conversación, modelos comportamentales, procesos de pensamiento e informaciones sobre el funcionamiento del cuerpo de dentro para fuera. Esas informaciones luego serán codificadas en un sensor con múltiples tecnologías, que será acoplado a un cuerpo artificial”.

Como se puede ver, el desafío es significativo, ya que pretenden colocar dentro de un cerebro ya “muerto” códigos que lo tornen artificialmente vivo nuevamente, a partir de un encaje bastante fino que sería realizado en una máquina con base de silicona. Con todo, cuanto a experiencias, pasado, energía vital, personalidad y características del individuo que ya era y no respira, todos estos deberán ser reproducidos nuevamente.

De acuerdo con el CEO de la “Humai”, Josh Bocanegra, en entrevista concedida a la revista “Popular Science”, afirma: “cada paso que damos en los descubrimientos de cómo funcionan los pensamientos, representa que el desenvolvimiento de la tecnología final está cada vez más próximo. No obstante, solamente mediante un test final, que la cirugía y el trasplante nos darán, es cuándo podremos decir que es realmente posible tornar la ficción en realidad”.

¡Pronto! Atendidas tales exigencias, juzgo que han de surgir luego algunas preguntas sobre autores abstemios… ¡Horror! No obstante se justificarán diciendo que la pérfida Albión era un túmulo. Puede ser, porque después del desaparecimiento de Geoffrey Chaucer, Shakespeare, John Keats, William Blake y eventualmente Manley Hopkins, sólo un poeta como Dylan Thomas para salvar un imperio destinado a la igualdad de la limpidez de sí mismo… ¡Reverberante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

No Estereotipe con Discriminación


No es ningún secreto que los estereotipos, mismo que den la impresión de ser bastante precisos, no son verdaderos y aplicables para todos los miembros del grupo a ser estereotipado. Algunos son divertidos, unos ofensivos y otros apenas agravantes. No obstante una cosa es verdad: todo lo que decimos sobre los otros puede realmente ser prejudicial, principalmente cuando perpetuamos estereotipos de género.

Puede que el lector no concuerde con el acertijo, pero de acuerdo con James Michael Sama, discursista y escritor de relacionamiento, éste nos recuerda en su texto para el “The Good Man Project”, que ni todos los hombres son iguales… Lo que parece una obviedad, pues hay gordos, flacos, altos, bajos, peludos, pelados con H mayúsculo y sin H alguna, etc., etc., etc.

Con la cansina intención de aclarar algunos pensamientos estereotipados, me he tomado la incumbencia de reproducir aquí parte de su parecer:

Ellos no son intimidados por su actitud – Algunas mujeres dicen que si un hombre no quiere estar con alguien que tiene una personalidad dominadora, es porque no consigue “lidiar” con eso, cuando en realidad es porque él simplemente no se siente atraído por ese tipo de mujer. La cuestión es que a las personas no les gusta admitir que tal vez ellas tengan atributos poco atrayentes -eso obviamente vale para ambos géneros-. Algunos de nosotros adoramos estar en un relacionamiento amoroso con una mujer que no se orgulla de sí misma por ser una “persona de actitud”. Empero, generalmente siempre hay alguien que dice que los hombres no consiguen administrar un noviazgo con una mujer así, o lo que es peor, que ellos no consiguen lidiar con la actitud.

Hombres también entienden de moda – Muchos hombres van de compras con sus mujeres y no reclaman… (Sólo pagan). Eso ocurre porque ellos también se preocupan con la apariencia. Claro que hay excepciones, así como hay excepciones entre las mujeres también. (Inclúyase ahí los “manos de vaca”)

Ni todos ellos traicionan– “Existen muchos hombres que nunca traicionaron su relacionamiento”, revela el escritor. La frase “todo hombre engaña” no lleva en cuenta el hecho de que algunos hombres, en verdad, valorizan tener una liga significativa con alguien con quien ellos se preocupan, en vez de tener apenas una satisfacción física temporaria… (Pero son pocas excepciones)

Existen hombres observadores y detallistas – ¿Te cortaste el pelo? ¿Mudaste el color de las uñas? ¿Ese vestido es nuevo?… Algunos hombres realmente se atienen a pequeños detalles y se importan lo suficiente al punto de decir lo que ellos notaron de diferente… (Aunque después, con el paso de los años, ya ni dan bola a esos detalles).

Hombres también son sensibles – La idea de que las emociones “son cosa del sexo femenino” fue perpetuada en nuestra sociedad y es vista como una señal de flaqueza en los hombres. “Compartillo de la idea que importarse con los otros es realmente una fuerza. Al final, ni todos somos robos vacíos de sentimiento”, concluye James.

Ni todos ellos son malos comunicadores  – Es verídico que algunos hombres consiguen sentarse y mantener una conversación productiva y significativa donde los sentimientos son trocados, los problemas son resueltos, y los relacionamientos son mejorados, así como las mujeres también son capaces de hacerlo… (Al principio, al principio)

Los hombres no son todos iguales – Decir que todos los hombres son iguales es como decir que todas las mujeres son iguales, todos los italianos, japoneses o de cualquier otra etnia son iguales… Una obviedad.

En todo caso, mi adicta leyente, si usted continua teniendo experiencias malas y al mismo tiempo parecidas con los hombres que le salen al camino, tal vez esté en la hora de reevaluar los tipos de hombres con quien anda saliendo. Puede ser que ellos les dejen la sensación de ser todos iguales, por lo que cabe a usted distanciarse de esos estereotipos y darse la chance de tener una nueva perspectiva.

¿La salida para eso? Estar de mente abierta para conocer hombres diferentes de aquellos que hasta hoy andaba procurando… ¡Por ejemplo, yo!

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: