No se Deje Abducir por los Sueños


Lo recomendable de inicio es atarse primero a la silla, para que el desavisado leyente evite de repente ser abducido, que nada más es lo que le suele ocurre a todo individuo que se desvió de un punto, que se apartó o arredró para un otro lugar.

En todo caso, en la Filosofía, el vocablo significa: aquel individuo que se apartó parcial o totalmente de la línea mediana del cuerpo. Con todo, en lo popular, la expresión abducido puede ser empleada para referirse al individuo que fue llevado por otro ser humano, a través del rapto, fraude y hasta mismo cuando la persona es seducida… No importando en estos casos si le gustó o no.

Evidente que la abducción es estudiada también por la Ufología, la omnisciencia ciencia que estudia los registros y relatos de fenómenos relacionados a objetos voladores no identificados y de extraterrestres… Mismo que ninguno de ellos hayan dado la cara por aquí.

Por supuesto que no son pocos los casos de personas que afirman haber sido abducidas en algún momento de su vida, alegando haber mantenido contacto directo con alienígenas. Pero tal vez ninguna de ellas tenga relatado una historia tan denodada como lo ha hecho doña Niara Terela Isley.

Siendo una Oficial jubilada de la “US Air Force”, de los Estados Unidos, ella afirma no solamente haber sido abducida, sino que eso acontecía todas las noches, llegando a describir escenas de horrores que se repetían todas las noches en el mismo lugar… Incierto pero sabido y ciertamente ahora añorado por ella.

Como sea y fuere, de acuerdo con su testimonio, los alienígenas con formato de réptiles venían a buscarla todas las noches y se la llevaban para la Luna no sólo para mirar el paisaje. No en tanto, ella afirma que una vez allí, era estuprada y reintegrada a la vida terrestre luego después de una suculenta sección de sexo forzado, largándola exactamente en el mismo lugar de donde había sido retirada.

De acuerdo con las informaciones dadas por la propia Niara -porque los alienígenas no fueron encontrados para contrarrestar su versión-, los estupros acontecían durante una especie de ceremonia en la cual ella era la “atracción principal”… ¡Imaginemos entonces qué espectáculo! Empero, parece que además de los estupradores, estaban, según el relato de Niara, centenas de alienígenas que asistían la escena muy entusiasmados… Quizás aplaudiendo desde la platea el corcoveado acto sicalíptico.

La historia macabra, cuenta ella, aconteció durante el tiempo en que trabajó en un lugar militarmente restricto de los Estados Unidos. Es que Niara fue, durante años, funcionaria del “Tonopah Test Range”, área donde pocas personas pueden entrar.

La ex funcionaria de la Aeronáutica norteamericana afirma que la situación se repitió por meses… Y mismo escondiendo si le gustara o no, ella cuenta que fue abducida cerca de diez veces cuando tenía 25 años y todo en su debido lugar. Hoy, jubilada -y lógicamente con la piel toda arrugada-, relata que los incidentes tendrían parado de acontecer en los años 80, tiempo en que ellos acontecieron.

Además del sexo forzado, Niara dice que fue obligada a usar sus conocimientos para realizar trabajos con máquinas para los alienígenas. Por cuenta de ello, afirma que recuerda bien la apariencia de los mismos: parecidos con réptiles y enteramente grises. Cuenta, además, que no estaba sola durante esas ceremonias. Según ella, en el llamado “lado negro de la Luna” ese es un tipo de ritual muy común practicado por los extraterrestres utilizando humanos como víctimas… No quedando claro cuál era el “lado negro” a que se refería.

Tal vez ese tipo de acto otorrinolaringológico a Niara le haya parecido poco robusto, olvidando que anteriormente éste era recomendado por el propio Dr. Gachet a Van Goht durante sus delirantes y obstinadas viajes existenciales por Auvers-sur-Oise, donde todo acabaría en fama, cartas a su hermano Theo y una muerte mucho más girasolina… ¡Lunático asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Una Virginal Voracidad Por Dinero


No existe cualquier recelo que desde antiguamente la codicia ha sido mal considerada en sociedad. El propio Virgilio la descalificó a través de las palabras: “auri sacra fames”, o, “la maldita voracidad por el dinero”. No obstante sepamos que en algún momento pudo tener su lógica evolutiva cuando la sociedad de antaño pensaba que la riqueza estaba dada, y lo que ganaba uno lo perdía otro; por tanto el acaparamiento individual era una estrategia peligrosa para la supervivencia del resto del grupo.

Hoy, sin embargo, la producción y el comercio, organizados en torno a la división del trabajo, del capital y del conocimiento, permiten que la riqueza ya no sea una tarta dada sino en continua expansión, por lo que todas las partes pueden salir beneficiadas de su cooperación y de sus intercambios.

Con todo, nuestros instintos prevalecen sobre la más elemental racionalidad, y en la actualidad la riqueza ya no procede de disfrutar de un entorno natural abundante del que obtener directamente los bienes de consumo que necesitamos, sino de organizar los recursos para fabricar los bienes que más urgentemente necesitamos en cada momento. Lo que resulta mucho más valioso que disponer de recursos físicos.

Como sea y fuere, puede que la obsesión de ciertos individuos por ganar dinero nos parezca de una vaciedad espiritual insufrible, y la idea de querer ganar dinero a cualquier costo -excepto para los hombres políticos y sus secuaces corruptores- ni siempre resulta en una buena salida para los problemas que ciertas veces tenemos que enfrentar. Vender el cuerpo, literalmente, entonces puede resultar en una situación que al final de cuentas puede convertirse en un escenario bastante peligroso. Que lo diga una joven azerbaiyana de 20 años, que vive en la congelada estepa rusa.

Siendo así, le diré que esta pícara mujer en cuestión, que por motivos obvios se mantuvo su identidad preservada, llegó a vivir momentos de supremo desespero al intentar vender su “virginidad”, cuando tuvo que pasar por la embarazosa situación de requerir escabullirse del apartamento de su cliente por la ventana, única forma de garantir su integridad física.

Del picar al rascar, todo comenzó cuando la joven se vio sin dinero en los bolsillos o en cualquier recoveco que el ingenioso leyente pueda imaginar. Así pues, aprovechando la repercusión alcanzada por la brasilera Catarina Migliorini, en 2013, con la venta de su virginidad, ella no dudó dos veces en apostar en su propia “chichula” para ganar dinero.

En todo caso, lo que ella no sabía, es que esa idea la llevaría a encontrarse con un hombre de índole totalmente dudosa… Los comúnmente conocidos como: “malaleche”.

Resulta que el comprador de la prometida y garantida virginidad, que fue identificado como Mikhail Dnistrian, de 28 años, concordara en pagar 20 mil dólares para la susodicha si la mercancía era de buena calidad. Así que, una vez cerrado el acuerdo comercial, cuando ella ya estaba en su apartamento para entregar en manos la sudorosa mercadería, él dio para atrás. Y lo que es peor aún, mudó completamente el tono de la negociación, obligando a la virginal mujer a tirar fotos desnudas, lo que, según ella, ante cualquier negativa, era punida con agresiones.

Según llegó a relatar la víctima, luego de tirar las fotos, ella habría sido estuprada y aprisionada en el cuarto del agresor. La desvirgada joven, entonces, tuvo que pasar por horas de desesperación hasta que el criminoso cayera en un descuido y la dejase sola. Fue cuando ella decidió fugarse por la ventana usando diversas sábanas atadas como cuerda, al mejor estilo de los escaladores ladrones de joyas.

Con todo, a pesar de haber conseguido realizar la proeza, por no tener la experiencia de un Reinhold Messner y otros tantos alpinistas como él,  no todo corrió bien y la mujer tuvo que arcar con lesiones graves. Eso, porque durante su fuga, se cayó y fracturó la cadera. Por suerte, los curiosos -que siempre existen, y más cuando se trata de ver mujer desnuda- cercaban el lugar la socorrieron a tiempo, a más de llamar a la policía para resolver el caso, cuando Mikhail fue preso, mientras la joven ahora se recupera de la fractura y, claro, del trauma psicológico originado con la perdida gratuita de su tan preciosa joya… ¡Lamentable!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Por Fin el Tabú del Estupro Llega al Cine


No que el tema ya no haya sido tratado antes desde otros ángulos y con otros matices, pero finalmente una película afgana logra retratar por primera vez “el tabú del estupro de una mujer” que habita en la conservadora sociedad de un país donde la víctima puede ser condenada a 15 años de prisión por haber cometido lo que ellos consideran un “crimen moral”.

“The Icy Sun” (que en su traducción literal significa “Sol glacial”), de 25 minutos de duración, consigue narrar la historia de una aspirante al papel de actriz que es estuprada por un productor de cine sin escrúpulos en la propia Kabul, y cuenta como después la joven debe ocultar el hecho para evitar ser masacrada por la sociedad.

La protagonista del referido filme, Fereshta Kazemi, quien nasció en Kabul en 1979, ha pasado grande parte de su vida en los Estados Unidos, y afirmó a la “Agencia Efe” por teléfono desde Los Ángeles la siguiente declaración: “Interpreté ese papel para poder dar voz a las millares de mujeres sin voz que son brutalmente estupradas”.

Kazemi llegó a remarcar lo cuanto es importante concientizar a la sociedad afgana sobre la gravedad de los abusos sexuales, pues hay mujeres que son presas después de haber sido desfloradas o sufrido cualquier otro tipo de ataque sexual.

“Quiero que el pueblo se dé cuenta de que el estupro está relacionado con la violencia, y no con el sexo… El estupro es una forma de violencia contra las mujeres, un modo de deshumanizarlas”, terminó por aseverar la actriz.

Un reporte de 2012 que fue elaborado por la ONG “Human Rights Watch”, constató que el 50% de las mujeres que están en la prisión de Afganistán, son acusadas de “crimen moral”, de escapar de su hogar o de mantener relaciones sexuales fuera del casamiento, bajo un dolo denominado “zina”.

En ese país asiático, “zina” es un trasgresión que llega a ser castigada con penas de hasta 15 años, donde mujeres que fueron estupradas o forzadas a prostituirse terminaron siendo condenadas gracias a la existencia de esta ley.

La actriz, conocedora del código penal afgani, afirmó que durante la filmación de algunas escenas de la película, temía que la policía pudiese acosarla, sobre todo cuando necesitaba filmar durante la noche, acompañada de un equipo masculino, en una frecuentada carretera de Kabul.

“Fue un trabajo muy duro y yo estaba muy nerviosa al ver los coches pasar cerca de mí… También me preocupaba en tener que explicar para la policía lo qué hacía yo a esa hora de la noche en Kabul junto con ese grupo de hombres”, explicó Kazemi.

En realidad, la película se basa en una historia real de una actriz afgana que fue estuprada y después asesinada por un productor, que Kazemi definió en la trama de ficción como una “inocente soñadora” que fue atacada por “un ser obscuro”.

Gracias a su higiénico y profiláctico papel en el filme, rodado en 2013, Kazemi recibió el premio de mejor actriz en el “Festival de Cine de Derechos Humanos de Afganistán”, y la producción será presentada, además, en grandes festivales como Cannes y Sundance.

No en tanto, ni todo fue fácil para el equipo de filmación. Por ejemplo, el director, Ramin Mohammadi, necesitó recibir asilo político en Dinamarca luego de abandonar Afganistán en julio, después de haber sido amenazado por varios clérigos musulmanes cuando se encontraba en su residencia de Kabul.

Kazemi, por su parte, recibió amenazas de muerte y aseguró que ahora debe mantenerse escondida durante sus visitas a la capital afgana, informar al menor número posible de personas sobre su localización y reunirse sólo “con amigos próximos”.

El motivo de tanta indignación no es el estupro en sí, sino más bien por causa de una escena considerada “picante”, donde la protagonista aparece “desnuda” -según el patrón afgani- en un baño, mismo que en realidad en ella sólo se vea parte de su espalda y el pecho en la altura de los hombros.

“Muchos hombres me preguntan: ¿Por qué usted hizo eso? Y yo respondo que me siento tranquila con esa decisión que tomé y que la única cosa que ellos ven en esa escena es el propio incómodo y el sentimiento de vergüenza”, comentó la actriz.

Además, ella remarcó que durante el rodaje de esa escena, estaba envuelta con una toalla, y que siempre hubo otra actriz junto con ella “para que fuese testigo de que se trataba de una interpretación profesional y nada más”.

A pesar de las amenazas de muerte que recibió y lejos de amedrentarse, Kazemi planea retornar a Kabul en los próximos meses para rodar un nuevo documentario, pues aseguró que Afganistán le proporcionó algo que hacía tiempo buscaba.

“Afganistán me tocó el corazón porque finalmente pude enfrentar mi país cara a cara con mi cultura, algo que sentí añoranza en cuanto crecía como americana en los Estados Unidos”, concluyó… Bueno, esperemos que su esfuerzo rinda algún resultado a futuro… ¿No concuerda?

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: