Programas de TV que Encantan a un Muerto


No pretendo recalcar nada sobre ciertas manías, visto que no se puede dar marcha atrás al reloj. Con todo, si se trata de alguna pieza de relojería antigua, es posible que se le pueda dar cuerda nuevamente… Locos sueltos los hay de montón.

Decir eso de “sueltos” es pura fuerza de expresión, ya que también los hay en las casas. Para ejemplo basta con enterarnos de lo acaecido con Timothy Brown.

Para suerte del sujeto, la semana pasada la policía británica decidió no inculpar al desvariado hombre de 59 años que, “incapaz de aceptar la muerte de su padre”, había colocado el cuerpo del fallecido en su poltrona favorita y continuaba de lo más campante a asistir televisión junto a él… No necesariamente películas de terror.

El caso es que Timothy Brown y el esqueleto de su querido padre estaban desde hacía cuatro meses en una casa de Strafford, en la región central de Inglaterra, cuando la policía, alertada por un vecino que no aguantaba más el mal olor, entró y, “en estado de choque” con la visión digna de la película “Psicose” de Alfred Hitchcock, detuvo a Timothy por “disimulación de cadáver”… Pero no del nauseabundo olor.

“Desde la cocina era posible escuchar la televisión a todo volumen. Entonces fui a observar, y como la puerta del fondo estaba destrabada, entré y conversé por un momento con Tim desde la escalera. Él estaba en la sala asistiendo un programa de Tv. Cuando abrí completamente la puerta, vi en la poltrona un cráneo que aparecía, y quedé impactado”, dijo el chusma del vecino a los policías, y eso bastó para que la prensa lo registrase.

Según su versión, Timothy explicó a los policiales que instaló a su padre, Kenneth, de 94 años, en su poltrona favorita, cerca de la chimenea -pronto para esperar a Santa Claus-, después que un incendio fue registrado en su cuarto en el mes de junio.

“Un plato de sopa lo reconfortará”, pensó el hijo esa noche, pero al día siguiente Timothy encontró a su padre muerto en el sillón. Entonces decidió dejar al fallecido en el local, con el mismo piyama, y continuar asistiendo TV en su compañía… Si bien pensó que su padre estaba enojado porque no le hablaba ni respondía.

Andrew Weatherley, de la policía de Stafford, que ahora decidió archivar el caso, explicó: “El hijo no conseguía aceptar que su padre estaba muerto. Eran muy próximos y ambos vivían recluidos. Timothy sabía que debería informar la muerte del padre, pero no conseguía hacerlo”.

A causa del avanzado estado de descomposición del cuerpo, la investigación no consiguió elucidar todos los misterios sobre la muerte del nonagenario. Con todo, la necropsia constató algunas costillas fracturadas, sin duda provocadas por la caída de la cama en el momento del incendio.

Independiente de lo que se apure, las autoridades consideraron que el hijo “no tenía ningún motivo manifiesto” para matar a su padre y decidió encerrar el asunto que, según Weatherley: “Porque, definitivamente, se trata antes de más nada de la historia de un hijo que perdió a su padre”… Y debe estar falto de un tornillo.

Es de los manuales elementales de psicología aplicada, capítulo comportamientos, consta que las personas sin carácter suelen tener actitudes extraviadas. Es de suponer entonces que una vez acomodado en el sofá, el padre haya dicho: “ya está, quedó todo resuelto”, a lo que su hijo habrá respondido que sí, que todo quedara resuelto, y luego los dos habrán pensado, o habrán sentido, si hay desigualdad y contradicción entre sentir y pensar, que esta parte que ha acabado es la misma que está impaciente en comenzar, puesto que los primeros, segundos y terceros actos, da lo mismo que sean los de las funciones o los de la vida, son siempre una sola pieza… ¡Macabro tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Otro Cráneo de Hamlet


“Ser o no ser”, ésa es la cuestión. ¿Cuál es más digna acción del ánimo, sufrir los tiros penetrantes de la fortuna injusta, u oponer los brazos a este torrente de calamidades, y darlas fin con atrevida resistencia? Morir es dormir. ¿No más? ¿Y por un sueño, diremos, las aflicciones se acabaron y los dolores sin número, patrimonio de nuestra débil naturaleza?… Así lo escribió William Shakespeare alrededor del año 1600 en la primera línea de un soliloquio de la obra “Hamlet”.

Claro que aun existen controversias sobre ese pensamiento shakespeariano, y por esa época Brasil ni era Brasil. A bien verdad, estaba lejos de serlo, no obstante ya daba señal de querer ingresar para la historia no por causa de la corrupción sistemática de sus políticos. Por lo menos eso es lo que indica un reciente estudio que ha sido realizado por la “Universidad de São Paulo”, Brasil, y por el “Instituto Max Planck”, de Alemania.

Estos investigadores afirman haber encontrado, en tierras brasileras, un esqueleto que indica ser el más antiguo caso de decapitación humana en las Américas… Hoy día eso ya mudó bastante y sólo se ejerce el descabezamiento bancario, que es peor.

En todo caso, el hombre -sin cabeza-, que estiman tendría 30 años antes de defuntar, habría muerto hace 9 mil años. Por tanto, de acuerdo con los relatos -no del descabezado, por supuesto-, la decapitación tendría acontecido durante un ritual religioso aunque esa no sería la causa de su muerte. Los expertos en esas cosas de cabeza fuera de los hombros, afirman que el individuo puede haber tenido la cabeza arrancada durante la realización de un “sacrificio” después de su muerte… Hoy día ese tipo de sacrifico ya se realiza en vida, principalmente para poder llegar a fin de mes con algunas monedas en el bolsillo.

Como sea y fuere, a pesar de algunas teorías que fueron ventiladas, los investigadores han descartado que el cráneo sea un “trofeo de guerra”, y han partido más para la hipótesis religiosa. La parte del esqueleto fue encontrada en la ciudad de “Lagoa Santa”, estado de Minas Gerais, en la caverna “Lapa dos Santos”.

Dicen que el cráneo fue encontrado en 2007 y ha sido estudiado desde entonces. Cuando fue encontrado, él estaba enterrado a 55 centímetros de profundidad y separado de los demás huesos encontrados. Según los especialistas, la certeza es que la decapitación fue realizada utilizando una piedra afilada.

Con esta confirmación, las Américas mudan drásticamente esa parte descabezada de su historia. Es que hasta surgir este caso brasilero, el más antiguo y conocido de decapitación humana documentado en el continente, era proveniente de Perú y habría ocurrido hace 4 mil años.

El caso que la localización de la decapitación también intrigó la os especialistas. Eso, porque las civilizaciones andinas estaban más implicadas con ese tipo de ritual, diferente de las que habitaron en lo que hoy es Brasil. Con todo, parece que la posición del cuerpo, sin embargo, puede ayudar a resolver ese problema.

Estos afanosos arqueólogos afirman que el cráneo fue encontrado muy próximo a dos manos amputadas que cubrían sus ojos… Tal vez en una postura clásica de quien no quiere ver la muerte llegar.

Ergo, hoy en día, afirman que los antropólogos entrarán en acción para intentar descubrir las motivaciones de la decapitación “brasilera”, hasta ahora la más antigua de las Américas, tiempo en que aún no existía Evo, Lula, Maduro, el Tuerto, Correa y otros descabezadores de sueños… ¡Tenebroso!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Los Misterios del Árbol de la Vida


Puede ser, por qué no. No es de dudar que si aún estuviese vivo, en vista de sucesos más recientes, al famoso director de cine David Selznick se le antojaría solicitar a la premiada Margaret Mitchell y Sidney Howard, para que ellos mudasen el viejo el guion para él poder dirigir una nueva versión de su famosa y premiada película, ahora bajo otro título: “Lo que el viento no se llevó”.

Explicado de otra manera, ocurre la incuestionable razón de que hay misterios que sólo son solucionados apenas por la mano de la suerte. Pero cuando ocurre, uno hasta se asusta al no reconocer en sí ningún sentimiento. Tal vez eso es lo que llaman “el destino”, saber lo que va a ocurrir, saber que no hay nada que pueda evitarlo, y quedarnos quietos, mirando, como puros observadores del espectáculo del mundo, al tiempo que imaginamos que ésta será también nuestra última mirada, porque con el mundo acabaremos nosotros.

Como mencioné, muchos de los misterios pasan largos años sin solución alguna. Que lo diga Cristo y uno que fue solucionado recientemente en Irlanda después de haber pasado casi mil años.

Pero ahí aparece otra vez la proverbial mano de Dios -y no la de Maradona-, ya que por cuenta del desplome de un árbol de 200 años, fue posible descubrir finalmente el esqueleto de un individuo cierto y no sabido que tuvo una muerte brutal hace casi un milenio. Elemental agregar que eso sólo aconteció por cuenta de una tempestad del cielo.

Con todo, luego después del derrumbamiento del bicentenario árbol, un equipo de especialistas que trata de esas cuestiones del huerto del Señor, fue llamado para el lugar a fin de analizar el descubrimiento que estaba aparente luego abajo de la raíz. Como el reputado árbol había caído por entero, todo de una vez, los arqueólogos, entonces, se sorprendieron con lo que allí vieron… Además de las lombrices y otros vermes, obvio.

“Cuando una trata con excavaciones y trabajos arqueológicos, por veces suelen ocurrir cosas extrañas, pero ésta es una situación bastante fuera de lo común. La parte superior del esqueleto acabó por ser levantada junto con la raíz, quedando prendida en el sistema radicular del árbol. Efectivamente, cuando el árbol cayó, partió el esqueleto en dos”, afirmó el arqueólogo Marion Dowd.

De acuerdo con estos expertos que tuvieron acceso a la osamenta, se trata de un hombre de 1,78m, tamaño y altura poco común para la época. Pero lo más importante para ellos, sin embargo, son los descubrimientos que ese esqueleto puede desencadenar de ahora en más. Los arqueólogos garanten que existe la posibilidad de que se descubra una villa antigua en ese mismo lugar.

Según ellos, el cuerpo milenario fue enterrado en el lugar donde más tarde crecería el árbol, dando a entender que allí puede haber un cementerio. Si la suposición es correcta, decenas de cuerpos con millares de años pueden ser encontrados en el lugar. Aconteciendo, ese descubrimiento sería importantísimo para entender algo más sobre las sociedades más arcaicas… Mismo que aún no comprendamos las actuales.

Y tratándose de descubrimientos, esto me despierta otro asunto. Sabiendo ahora que existe hielo en Marte, sólo falta la confirmación de la existencia de wiskis para que uno se pueda mudar a ese planeta, evitando así tener que recordar seguidamente todas estas ferreterías emocionales… ¡Forestal asunto!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

¿Son de Venus o de Marte?


De por sí, la escena ya bastaría para llamar la atención de cualquier incauto. Imagine entonces por un segundo: “una pelota de fuego baja del cielo y golpea de lleno la superficie terrestre, más específicamente la península de Yucatán, en México”. No obstante lo que vendría después habría de dejar a los moradores del lugar aún más aturdidos… Lo que lleva a pensar que sería más o menos, o quizás exactamente, con o sin el mérito que aporta la dramaturgia, algo así como lo es el espectáculo electoral: ¡eludir plateas!

Evidente que no me refiero a esto último por causa de sus prestidigitaciones inherentes a la política vulgar, y sí por el ilusionismo del Arte de Tergiversar, el “trompe l´oeil” que los maestros del marketing escénico consiguen alcanzar.

Puede también que no sea más que la quintaescencia de la ferocidad surreal ligada a las vastas ambiciones dramaturgas de un soñado elenco de la escuela de Cantinflas. Por cierto no se sabe; pero lo irrefutable del caso, es que en el mismo local en que el objeto volador no identificado se chocara con el peninsular suelo terrestre yucatanense, también fue encontrada una pieza muy extraña. Y no faltó tiempo para que muchos de los curiosos y charlatanes que acudieron al bendito local, anunciar que se trataba de una “forma humanoide” que podría estar junto del OVNI en cuestión.

Independiente de lo ingénito del caso, ya que nada puede llegar a ser más patético de que títeres sin gracia o políticos cazando votos, parece que la forma humana en cuestión fue encontrada pocas horas después que la famosa bola de fuego cayese del cielo y se chocase con el suelo, mismo que ese humanoide careciese de un soplo de grandiosidad y falta de énfasis en la pretendida elocuencia y hasta estar falto de una viscosidad verbal.

Una vez encontrada la pieza, mismo estando falto de ese estoicismo último y cruel que al mismo tiempo lleva multitudes al delirio, eso dejara a los moradores confusos y pasmados, una vez que ellos pasaron a garantizar que se trata de una forma de vida de otro planeta que viajaba hacia la Tierra.

Cuando consultados, los especialistas en estos asuntos voladores que nos caen del cielo, no necesitaron convocar profetas y otros iluminados y agoreros para decir de qué se trataba, en un intento vano de tranquilizar a la población.

En todo caso, ellos insistieron en explicar que se trataba de una cualidad común a ser encontrada en los meteoros que de vez en cuando caen en la Tierra, una vez que, a pesar de asustadores, esos asteroides menores pueden sí caer en nuestro planeta y no tener relación alguna con otras formas de vida… Aunque para mala suerte de mucho, ellos nunca tengan caído en la casa presidencial.

Las personas que encontraron esa extravagancia celestial, hablan siempre en partes desparramadas por el suelo y no en piezas. Ellas saben que no es un dron o algo similar.

“Dicen que parecía algo vivo”, llegó a comentar un vecino del lugar, y a otro se le ha dado por decir: “Mire para el cuerpo que fue encontrado, el esqueleto, que parece un robó o un traje espacial alienígena. Eso, porque de ninguna manera, mismo tratándose de un cuerpo extraño como éste, podría soportar esa caída tan grande y continuar en buen estado”.

No sé por qué miércoles este asunto me lleva a meditar con lo acontecido con Pórcia, la mujer de Brutus, cuando sospechara de su marido estaba metido en politiquería romana y amenazó con matarse. Sin embargo, de nada le sirvió enseñar la uñas. Todos sabemos que después de participar del asesinato de César, y él propio difuntearse a filo de espada, Brutus no dejara alternativa al estoicismo de la esposa sino el suicidio alucinado, tragando carbones en brasas… ¡Maravilloso!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: