La Fertilidad Masculina en Juego


Sólo por el trotear de los caballos y el andar del carruaje, es posible comprende adónde radica la razón de los dirigentes de las naciones que componen este desquiciado planeta, al querer tratar últimamente la cruda cuestión de los refugiados de manera tan rudimentaria.

Algo fácil comprenderlo, pues de acuerdo con un nuevo estudio que se ha realizado en Dinamarca, el hábito de “fumar mariguana” puede perjudicar la calidad del semen, y de ahí nacer hijos con poco seso.

Por si no me explico claramente, sepa el humoso leyente que dicho estudio contó con la honorable participación de 1.215 dinamarqueses del sexo masculino, con edades entre 18 y 28 años. Quienes además de haber sido cuestionados sobre el uso de drogas durante los últimos tres meses, fornecieron una muestra de su semen para análisis.

Estos espermatozoos investigadores acabaron descubriendo entonces, que los hombres que fumaban mariguana más de una vez por semana -que no es exactamente el caso de Bill y Barak, ya que ellos no tragaban-, presentaban una reducción importante en el número de espermatozoides: su balance era cerca de 29 por ciento más bajo de que la de los hombres que fumaban poco cannabis o que no consumían nada.

En todo caso, según informa Adrian Wyld, al “The Canadian Press”, mismo que “la hierba” deje a cualquiera bastante relajado, no hay duda que el usuario tendrá que abrir mano de la bendita “verdecita” si es que está intentando tener hijos.

Es más, todos aquellos que declararon que consumían mariguana junto con otras drogas, desde cocaína hasta pastillitas de éxtasis, presentaron una reducción aún más grave, pues la calificación de su esperma era 55 por ciento más baja.

Estos abnegados investigadores de la “Universidad de Copenhague” revelaron sus opiniones sobre el hallazgo en el “American Journal of Epidemiology”, anunciando con bombo y platillos: “Nuestros resultados son de interés público, visto que el uso de mariguana es bastante popular y puede estar contribuyendo para los recientes relatos sobre la baja calidad del semen”… Pues de ahí puede surgir una nueva clase de hijos que no son necesariamente de damas de baja ralea que trabaja en la horizontal.

De hecho y como sea, el 45 por ciento de los voluntariosos participantes que aportaron su frasquito con el resultado de soluciones manuales, habían fumado mariguana durante los últimos 3 meses… Y lo que parece peor, no respetaron los consejos de los antes dichos prohombres de la nación del norte, y se tragaron el humito.

Conforme lo relatado a la revista “Live Science”, es probable que existan varias causas para ese fenómeno. Es posible que la interacción entre el “THC” -tetrahidrocanabinol, una substancia química fabricada por la propia mariguana- y los reactivos químicos utilizados en los análisis, sea el causante de esa queda. O quizás la culpa pueda no ser da la propia mariguana… Por lo que habría que preguntar por su origen a los traficantes.

Ante tal inconformidad técnica, los entendidos agregaron: “No debemos descartar otra posibilidad: los hombres que consumen mariguana, generalmente tienen un estilo de vida poco saludable, y eso puede afectar la calidad de su semen y sus niveles hormonales”.

Aunque ellos tampoco descartaron la incidencia de consumo de cafeína, alcohol y de cigarrillos… O hasta la influencia de un elevado ejercicio de manualidad diuturno.

En todo caso, un estudio que fue realizado en 2014, y divulgado por la “Fox News”, reveló que el uso da mariguana está fuertemente relacionado con una irregularidad del semen denominada “morfología anormal de esperma”… Lo que en suma terminaría por engendrar gente de mucha cabeza y poco seso, que es lo que realmente uno ve por ahí.

¿Qué quiere que le diga?… Pronto, ¡largué el maldito vicio!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Cómo Evitar Nalgas Cuadradas


-¿Qué tal, doctor? Disculpe que hoy me atrasé un poco. Me quedé viendo un filme extraordinario que estaban pasando en la TV.

-Cada uno con sus manías, mi amigo. Todos tienen sus caprichos, pero es bueno que sepa que además del culo quedarle cuadrado con esa rareza que usted tiene, recientemente ha salido un estudio que seguramente lo hará saltar del sofá.

-¿Qué puedo hacer, si soy un cinéfilo empedernido? A más, mirar televisión es un excelente pasatiempo… No se paga nada por ello, doctor.

-No estoy de acuerdo con lo que dice, hombre, pues, en términos generales, el cinéfilo es una persona que tiene un gusto especial por el cine. Algo muy diferente de lo que hace usted, que se estira en el sofá y pone cara de bobalicón mirando cualquier bodrio.

-Se engaña, doctor. Me acuesto en el sofá, porque esa es una manera cómoda de asistir la TV.

-Por mí, haga lo que le parezca, ya se lo dije antes. Las consecuencias las pagará usted mismo cuando la salud le pase factura, mi amigo.

-¿Por acaso mirar TV deja alguna secuela?

-Claro que sí, pues además de dejarlo lelo, según lo ha informado el periódico “Telegraph”, unos investigadores de la “Universidad de Osaka”, en Japón, han develado que las personas que asisten más de cinco horas de TV por día, están seis veces más propensas a formar coágulos en la sangre.

-Yo bien podría responderle que me importa un bledo lo que ellos hayan descubierto, pero como usted siempre trae buenos chismes, ¿qué tal si larga el resto del cuento?

-No es un cuento, mi amigo. Es un estudio científico que acaba de ser presentado a la “Sociedad Europea de Cardiología”, donde muestra que hombres y mujeres con edades entre 40 y 79 años, que asisten TV más de cinco horas por día, tienen dos veces más probabilidades de sufrir una embolia pulmonar fatal causada por la formación de coágulos sanguíneos, de que alguien que asiste TV durante menos de dos horas y media por día.

-¡Qué ridiculez! Dónde se vio…

-Y le digo más, esas probabilidades aumentan en hasta seis veces entre las personas con menos de sesenta años.

-Entonces, ya estoy libre de esas extravagancias niponas.

-No son incongruencias, mi amigo, puesto que uno de los investigadores llegó a revelar que la explicación para ello puede ser atribuida, en parte, a la “poca movilidad de las piernas cuando la persona asiste televisión”.

-¿Qué quiere que le diga? No le creo… ¿Cómo él llegó a esa definición?

-Porque él es el autor de un estudio que analizó 86.000 participantes por más de 18 años, en Japón. Y así llegó a la conclusión que existe el peligro de formación de coágulos sanguíneos en las piernas, y que estos pueden obstruir el flujo de sangre para el corazón.

-Nunca escuche tamaña payasada…

-Usted siempre con sus desconfianzas, ¿no?… ¿Sabe por qué usted nunca escuchó hablar de ello? Porque ese fue el primer estudio a relacionar el hábito de ver TV durante muchas horas con la formación de coágulos en la sangre.

-¿Qué trascendencia puede llegar a tener su descubrimiento?

-Según lo destaca el periódico “Independent”, es una importancia enorme en esta era de tanto sedentarismo frente de la TV. Además, estos investigadores afirman que el hábito de jugar videogames o pasar muchas horas sentado frente al computador, también puede ofrecer los mismos riesgos para la salud.

-Mire que usted repite cada cosa, doctor. Si fuese así, más de medio mundo ya estaría muerto o a camino del cementerio.

-Puede que no sean tantos así como usted supone, pues en un comunicado a la prensa, los investigadores dijeron que los que quedan colados frente a la TV deben seguir las mismas orientaciones propias de los largos vuelos de avión: levantarse, caminar, y beber mucha agua.

-Usted menudea como un loro, doctor. Repite cualquier cosa.

-Yo le aviso, nada más. Para que esté atento a lo que le pueda ocurrir mañana. A más, si sigue las recomendaciones, su mujer se lo agradecerá.

-¿Por qué? ¿Qué tiene que ver ella con todo esto?

-Porque dicen que eso de salir del sofá y circular, es muy bueno para la producción de espermatozoides. Cosa que seguramente a usted ya le estarán faltando.

-Déjese de joder, doctor… Mire, me tengo que retirar, porque dentro de instantes trasmiten un partido de futbol que no quiero perder… Nos vemos mañana.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Conviértase en un Versado Lunático


Ponerse a platicar sobre los sentimientos personales en la horizontal es un asunto tan amplio, que para algunas personas es difícil entender el motivo de uno tratar sin ambigüedad ciertos temas del cotidiano. Puede que sean los mismos que desconocen o se tapan los ojos, por no creen que el ápice del momento de la relación íntima sea aquel en que existe el toque, el cuerpo y todo lo demás. Empero, también están los otros, los que entienden que para alcanzar ese magnífico momento a dos, debe existir el sexo que vive en su imaginario y el cual está formado por diversas esencias. Óptimo, porque sin la imaginación, nadie llegaría a la parte física de tan delicado asunto.

Por tanto, parece ser importante hablar sobre el tema; porque es hablando que uno hace su imaginación trabajar, que se crean ideas, se descubren deseos y curiosidades. Mantener ese sentimiento en un ámbito restricto, es disminuir las chances de placer. Tal vez sea por eso los hombres consiguen tener más satisfacción en la horizontal de que las mujeres. Es que ellos hablan sobre el tema, y hasta cuentan más de lo que hacen, mientras que las mujeres hablan poco o nada, mismo que hagan mucho.

Explorar las opciones existentes en sus emociones, es un multiplicador que aumentará las chances de tener placer. Pero no piense que estoy hablando como un desmedido, como suele acreditar mucha gente. Estoy hablando sobre entender de que el asunto sexo es mucho más que pene, vagina y penetración. Y eso suele ocurrir, porque el cuerpo humano es todo sensual, porque cada pedacito nuestro produce sensaciones cuando tocado de la manera correcta, y creo que desperdiciar eso es algo triste… Para no decir trágico.

Una relación íntima en la que existe escasamente penetración, es sin duda una relación incompleta. Evidente que eso es lo que uno aprende en la escuela -cuando aprende-, y tal vez se deba a que allí sólo se habla de reproducción y no de placer; mismo que el acto contenga esos dos momentos.

Reflexione, pues para reproducir es bastante con encontrar una manera de unir óvulos y espermatozoides. Pero para tener placer, mi amigo, es necesario encontrar dónde está escondida esa llavecita mágica que liga diversas áreas del cerebro. Y ese pasa a ser su gran desafío.

Hacer el cerebro trabajar, es el primer paso para poder obtener una relación íntima mejor. Es necesario imaginar lo que ira suceder para uno comenzar a preparar el cuerpo. Claro que no necesita imaginar todo, pero ¿sabe de aquel frio que da en la barriga antes del primer día en la escuela? Bueno, es más o menos igual, es lo que uno necesita sentir para dejar su cuerpo alerta para lo que está por acontecer.

Existen otras cosas que influencian mucho, como los ojos, por ejemplo. Es que uno mira para la persona con quien pretende tener un momento íntimo y se le cae la baba. Uno desea a aquella persona. Quiere tener la oportunidad de verla de una manera íntima. Luces prendidas. Ropas en el piso. Por tanto, mirar al otro es tan importante cuanto tocarlo. Pero, claro, esa es una de las mayores trabas que existen: dejarse mirar y observar otra persona nos causa apremio, y evidente que se pierde mucho con ello.

Además, está la piel, que da una infinidad de oportunidades para dar y sentir placer. Es que el cuerpo entero tiene terminaciones nerviosas y son ellas las que envían los estímulos para el cerebro y activan las áreas ligadas al placer. Por consecuencia, si tiene esa materia gris entre oreja y oreja, toque, sea tocada o tocado, sienta intensidades diferentes, temperaturas diferentes, texturas diferentes. Tenga en cuenta que salir de la rutina es mucho más simple de lo que parece ser.

Así pues, con toda esa preparación preliminar, puede ser que usted alcance el éxtasis antes mismo de llegar el momento de la penetración. El cuerpo tiene mucho más a ofrecer de que ese tipo de sexo limitador que nos venden en los tiempos de escuela.

En todo caso, ni llegué a mencionar otras partes específicas o le di ideas objetivas; pero recuerde que la imaginación no tiene límites y que cada persona puede descubrir sola lo que más la excita.

Cuando al fin entienda que el acto va mucho más allá de la introducción carnal, usted pasará a comprender porque es necesario hablar de tantos asuntos correlatos. Sólo siente placer quien es libre. Sólo se siente a gusto para dar placer, quien se siente seguro en hacerlo bien. Y esa debe ser su búsqueda, que va más allá del amor propio, pues consiste en retirar las amarras que la sociedad coloca en las personas, es uno salir del cuadradito que le fue designado y buscar algo que lo emocione de verdad.

El acto íntimo es descubrimiento, es zambullirse en lo desconocido. Pasar la vida apenas repitiendo un acto de reproducción, es ofrecer apenas lo mínimo a uno mismo. Y creo que uno merece más, mucho más… Merece sentir placer, utilizando todos los sentidos… ¡Diviértase!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

La Culpa del Adúltero Viene de los Huevos


No, no es necesario que usted ahora se baje los calzoncillos para ver, o que a su mujer se le antoje revisarlo, pero tenga en cuenta que tener “testículos grandes” puede ser un indicativo de que existe “gran potencial de infidelidad” de su parte. Como ve, me tomo la molestia de avisarlo luego de enterarme de una conclusión a que se llegó en un estudio que fue realizado por científicos de la “Universidad de Oslo”, Noruega.

Por lo menos eso fue lo que le dijo el investigador Petter Bockman al periódico inglés “The Telegraph”, cuando declaró: “Si el macho va a fertilizar a la hembra y no tiene ningún competidor cerca, él necesita apenas de una cantidad suficiente de espermatozoides para alcanzar el óvulo. Empero, cuanto a la compañera que está a su lado, es inteligente de parte de ella que ésta opte por algo que ofrezca una mayor cantidad de semen”… Pienso que de glotona, nomás.

Esta lógica se diseña por cuenta del flujo abundante de semen en testículos mayores, pues de acuerdo con estos investigadores, una mayor cantidad de esperma genera mayor chance de reproducción, lo que llevaría a la procura de nuevas parejas.

Tal raciocinio se debe a que, utilizados en la investigación, los chimpancés Bonobos tienen grandes testículos y su costumbre es aparear en grandes grupos. Por otro lado, los gorilas, con órganos una vez y media menor, se aparejan en dupla… Lo que también puede ser su caso si es que sus ancestrales descienden de ellos.

Pero independiente de tan prodigioso descubrimiento bagual, ya que las mujeres se han quedado con la pulga atrás de la oreja, queda la pregunta del millón: ¿Por qué los hombres son infieles? Pues acredite o no, no es sólo por causa del sexo o el tamaño de los genitales del susodicho. Según un estudio realizado por M. Gary Neuman, psicólogo y autor del bestseller sobre traición en el “New York Times”, parece que cerca de la mitad de los hombres dicen que ya engañaron porque se sintieron desatendidos por sus esposas. Y apenas el 7% lo hicieron por causa del deseo sexual por otra persona.

En todo caso, independiente de lo apunten las encuestas, las mujeres quieren saber ¿cómo hacer para mantener su marido lejos de cometer una traición? Pues bien, ya que siempre ando acompañado de ese espíritu benemérito que me caracteriza desde que nací, les expondré a seguir, con todas las letras, algunas razones apuntadas por Neuman de porqué exactamente los hombres traicionan a sus queridas esposas y, mejor aún, lo qué una abnegada compañera puede hacer para mudar la curva del relacionamiento… El que ya va rumbo al infierno.

El tipo no se siente atrayente (por lo menos no para usted) – No es porque él sea hombre que usted no necesita elogiarlo y decirle cuan atrayente es. Mismo que estén juntos hace varios años, aun así es necesario hacer elogios constantemente, mostrar curiosidad sobre su trabajo, reparar en su cuerpo, su ropa, o lo que sea… Además de criticarlo, obvio. Es que si su mujer no lo hace, de por cierto que el marido encontrará quien lo haga por ella.

El sujeto cree que puede zafarse – Para algunos hombres, basta la falta de consecuencias para practicar la infidelidad. O sea, ser la esposa de alma buena que deja a su marido suelto por ahí, es bien arriesgado. Todo tiene un límite en esta vida. Defina los límites entre ustedes dos y mantenga la rienda corta. Es mejor ser una mujer firme pero sin necesidad de ser celosa al extremo, de que andar de paseo con guampas por ahí.

Su ego está machucado – Ciertas veces, una situación difícil puede hacer que el hombre dude de sí mismo y de su propia capacidad, aún más si la cosa envuelve trabajo. Si ocurrir: ¿adivine lo que hará? Ira procurar una forma de levantar su propio ego, sólo que en la cama de otra mujer. Por eso es tan importante que usted lo elogie y refuerce sus buenas cualidades, manteniendo vivo el eslabón que los une. Es que si él se siente comprendido en un dado momento complicado de su vida, ciertamente irá en su busca para levantar su ego nuevamente, y no una otra mujer.

Los sentimientos de ella nunca son prioridad – Cuando el individuo es un mujeriego y no da la mínima para la traición, generalmente él también no da la mínima para lo que su mujer piensa o quiere. Primero está él y sus voluntades, después vienen las de su mujer. Por tanto, abra el ojo y espere todos los tipos de disculpas de un sujeto así, porque éste no tendrá escrúpulos en la hora de mentir y en su egocentrismo no hay lugar para su pareja querida.

Él no se siente importante para usted – Y seguramente esta vez no la engañará por sexo, y sí para sentirse importante para alguien. Por tanto, mujer, si él percibir que eso hace parte da su “lista de cosas a realizar durante el día”, probablemente también no le dará exclusividad.

Está molesto pero no lo admitirá – Digamos que un marido que guarda para sí en vez de hablar lo que lo está incomodando, es más vulnerable a cometer una traición. El problema de lidiar con personas así, es que muchas veces ellas no le darán ninguna chance de saber porque están fastidiadas con usted. Por eso, deje claro a su marido que cuando algo esté incomodando a cualquiera de los dos, ambos tienen que sentarse y conversar sobre el asunto.

Usted lo acusa constantemente de traición – Así como existen hombres posesivos y controladores, también existen mujeres neuróticas y celosas al extremo. Si por acaso usted es de ese tipo, recuerde preguntarse siempre por qué está sintiéndose insegura en el relacionamiento… ¿Las horas de trabajo y los hábitos de su marido mudaron drásticamente?… ¿O su padre engañó a su madre en su infancia y ahora cree que todo hombre es como su padre? Cuando la duda llamar a su puerta, siente y converse con su marido, pero jamás lo acuse sin pruebas. Si usted permanecer martillando en la misma tecla, eso puede intrigarlo y levarlo a la traición (sólo que de esta vez no será en su cabeza).

El sujeto quiere que usted sepa que él no está feliz – Cuando él muestre esa señal de alerta roja, todo lo que usted tiene que hacer es estar atenta para no dejar los meses pasar sin resolver la situación. Si intentar disfrazar una relación que no existe, él comenzará a envolverse en un mundo que no la incluye. Prestar atención y ser una buena oyente de su pareja puede economizar tiempo, dinero y, posiblemente, salvar su relacionamiento. Un buen casamiento es una sociedad, y por ello ambas partes necesitan trabajar duro por el bien estar de una y otra parte.

Evidente que para muchos y muchas todo esto puede parecer una inconsecuente estupefacción de mi parte, no en tanto, les advierto que hay quien guste, ya que éstos actúan como los psicoanalistas Frank Philips y Wilfred Bion, a quienes les gustaba pasar tardes enteras a preguntar a sus pacientes cosas que, en verdad, estos lo sabían desde su infancia… ¡Puro mimetismo tropical!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

El Género Humano en su Marcha Atrás


No se iluda con el título, pues la parte inconveniente en el reino de la opinión, que de manera virtuosa sabidamente trae consigo la libertad, es el hecho de inmiscuirse con sus veredicto en lo que no le dice respecto, como por ejemplo, en la vida privada de cada uno. Mismo así, el tema parece ser importante por sus conclusiones.

Pues le diré que aunque a usted le quede la impresión de que se presenta más alto, más gordo, sexualmente precoz, -pero cada vez menos fértil-, en realidad, el “homo sapiens” no está pasando por una mutación. No obstante conforme lo apunta el biólogo francés Jean-François Bouvet, todo indica que la maltratada especie humana viene sufriendo una evolución inédita en sus 200.000 años de existencia.

“Por primera vez en su historia, la modificación del medio ambiente por manos del propio Hombre pasó a ser el principal factor de su evolución, superando de lejos la selección natural… Obviamente que no es una evolución en el sentido que fue dada por Darwin, y si una retro-evolución”, resume Bouvet en entrevista dada a “AFP”.

Por tanto, en su último libro, “Mutants, ¿à quoi ressemblerons-nous demain? (Mutantes, ¿cómo seremos mañana?), Bouvet busca explorar la “multiplicidad de las mudanzas y transformaciones, por veces radicales, que vienen afectando a los seres humanos en los más diversos ámbitos” desde hace varias décadas.

Según él, la estatura media de los franceses, por ejemplo, aumentó en casi 5 centímetros en treinta años -menos la del ex presidente Nicolás Sarkozy-, en cuanto que la proporción de obesos casi dobló en los últimos 15 años, alcanzando el 15% de la población… Y todo lleva a creer que la culpa no fue de los McDonald’s.

Pero conforme indica en su disertación, esa es una tendencia que puede ser observada en cualquier región del mundo, así como la llegada precoz de la pubertad, “sobre todo entre las jovencitas, pero no únicamente en ellas”, a lo que añadió que un estudio que fue realizado en los Estados Unidos, muestra que una niña blanca en cada diez, y una niña negra en cada cuatro, llegan a la pubertad a los siete años.

Paradoxalmente, y de acuerdo con Bouvet, esta precocidad sexual viene acompañada de una “fertilidad en queda libre”… Lo que llevó al estólido de mi vecino a comentar que esa es una terrible perspectiva comercial para los fabricantes de anticoncepcionales. Pero de acuerdo con lo indicado por el propio biólogo, extrapolado en escala planetaria, la concentración de espermatozoides en el semen se redujo en 40% en los últimos 50 años, agregando que el hombre también presenta cada vez menos trazos “masculinos”, a juzgar por la reducción del nivel de testosterona y la suavización de otras características biológicas asociadas a la masculinidad… Y bueno, creo que de esos ejemplos, hay muchos caminando por ahí.

Parecería que esa evolución es perturbadora, por lo que algunos ya se preguntan cuáles serían las causas de esas transformaciones tan rápidas. Para lo que el biólogo insinúa, que además de los factores genéticos, la causa sería el “big bang químico” creado por el Hombre, y lo que está transformando o Homo sapiens en un “Homo perturbatus”.

Para apoyar su díscolo pensamiento, Bouvet cita una lista de productos químicos de reputación siniestra: el bisfenol A, ftalatos, DDT, atrazina y otros pesticidas, sin hablar de los antibióticos, sospechosos de ser un factor de obesidad. Y avisa que esas substancias contaminantes, -ya que muchas de ellas afectan el sistema hormonal-, pueden tener una vida extremamente larga: seis ciclos de vida para que la cantidad de insecticida clordecona se reduzca a la mitad, y en el caso de los piralenos (PCB), de 94 días a 2.700 años.

Bouvet avisa que todas estas substancias tienen “efectos comprobados en la descendencia a lo largo de muchas generaciones, y crean un fenómeno a largo plazo”, cujas consecuencias todavía no tenemos certeza.

Por suerte, la medicina moderna ya encontró solución para algunos de los males: fabricar espermatozoides en laboratorio a partir de células tronco ya fue realizado en ratas de laboratorio, y a futuro se estudia el útero artificial, “en los próximos cincuenta años”, prevé el autor. En todo caso, advierte que los avanzos de la medicina ofrecen al ser humano la posibilidad de vivir más años, pero “la esperanza de tener una vida saludable está estancada”.

Aun no hay certeza de que la medicina preventiva, que utiliza marcadores genéticos para despistar los riesgos de desenvolvimiento de algunas enfermedades, es suficiente para revertir esta tendencia… “Somos la única especie que sabe que un día ira morir. Pero tal vez ahora descubramos que saber eso no es, necesariamente, lo mejor”, afirma Jean-François Bouvet.

¿Vieron? Esta es solamente una prueba de vida solsticial, pues no hay como negar que durante la existencia, al contrario de las igualdades tan laureadas por el hombre de lata del “Mago de Oz”, los Hombres continúan a respirar, aspirar, conspirar, suspirar, traspirar y expirar, no necesariamente en la misma orden… ¡Seductor asunto!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: