¡No la Mates!


52-no-la-mates

Por favor… ¡No la mates! ¿No percibes que sin magia ya no existirá más nada? Si la matas, ya no habrá entonces sueños, ilusiones, utopías o delirios.

Sin ella ya no existirán los cuerpos furtivos y candentes ocultos e íntimos entre las sumisas y arrugadas sábanas de la noche. Las dóciles almohadas ya no lograrán sofocar las esperanzas y los suspiros, ni tampoco acopiarán entre sus suaves texturas perfumes y fragancias de cuerpos fatigados e gimientes. Si matas la magia, matarás junto a ella las margaritas de la duda que tanto deshojan en la madrugada los amantes inseguros.

Acredita en ella tal como es, contraria al sueño de la razón que sólo nos llega para producir sus monstruos y a nuestras espaldas imaginar una bandada de aves nocturnas que nos rodean con sus picos amenazantes, batiendo alas como si fuesen enormes fantasmas.

Mi mundo era exactamente así, hasta que de repente un día llegaste tú, con mucha luz, y no te importó que tan oscura estaba mi vida, y te quedaste ahí, a un ladito mío, alumbrándome con tu hechizo de maga, con tu risa alegre de buhonera de la felicidad, con tus besos de aguamiel, con tus ojos de luna, como alma fascinadora que emerge de la nada.

Evoco en puridad aquella tarde en que te conocí con claridad, y sin embargo no recuerdo haber sentido algo especial. No tenía idea lo que pasaría después. No sabía lo cuanto llegaría a amar tus manos, esas manos que se entrelazan con las mías, ni tampoco sabía que llegaría a disfrutar tanto escuchar tu voz cada vez que ella me relata tu día a día.

En un primer momento éramos tan sólo dos extraños, dos personas que se encontraron por coincidencia, pero que luego se enamoraron… Juro que yo no quería enamorarme, pero viniste tú, con esa sonrisa, con esa mirada dulce, con esa personalidad encantadora, y sólo sé que sin ti magia ya no puedo vivir.

Anuncios

Me di Cuenta que Vivo en el Invierno


Al principio comencé a leer este manuscrito de manera normal, haciéndolo según mi habitual costumbre, bastante rápido. Eso ocurrió hasta que llegué a la tercera oración, cuando entonces paré y empecé a leerlo de nuevo, interpretando más despacio las frases y pensando acerca de cada palabra. Por tal motivo, pienso que este escrito hará también que el amigo leyente tome su tiempo al leerlo, y cavile un poco al respecto; así que, me siento obligado a sugerirle que lo lea despacio.

¿Ya es Invierno…sabe? Creo que el tiempo tiene su manera peculiar de moverse rápido y tomarte desprevenido del paso de los años. Parece que sólo ayer que era joven, recién casado y embarcándome en mi nueva vida junto con mi pareja. Pero de cierta forma, eso me parece que fue hace mucho tiempo, por lo que ahora pienso irreflexivo: ¿A dónde se fueron los años?… Sé que los he vivido todos. Tengo visiones como fue entonces y de todas mis esperanzas y sueños. Pero aquí está el invierno de mi vida, y “me agarra de sorpresa”…

Es cuando me pregunto: ¿Cómo llegué aquí tan rápido? ¿Dónde se fueron los años? ¿Adónde se fue mi juventud?… Bueno, recuerdo bien haber visto gente mayor a través de los años, cuando pensaba que aquellas personas mayores estaban muy lejos de mí, y que ese invierno estaba tan lejos de mí, que no me podía imaginar cómo sería…

Pero no hay como negar que aquí está él. Todos mis amigos están retirados y volviéndose “grises”, se mueven más lento y en ellos ahora veo a una persona mayor. Algunos están en mejor forma, otros peor que yo, pero sí, noto en sus fisonomías el gran cambio. Ya no son como las personas que recuerdo, que eran jóvenes y vibrantes, sino que son como yo, y que su edad se empieza a mostrar y ahora todos somos como aquellas mismas personas mayores que solía ver y que nunca pensé que sería…

¡Ahora veo que sólo el hecho de tomar una ducha es uno de los acontecimientos reales del día!… ¡Y que tomar una siesta ya no es algo agradable como era antes, sino que es algo obligatorio! Y eso ocurre porque si no lo hago por mi propia voluntad, simplemente me quedo dormido donde esté sentado.

Un poco absorto me doy cuenta que entré en esta nueva etapa de la vida sin preparación alguna para todos los dolores y achaques y la pérdida de fuerza o habilidad para ir y hacer todas las cosas que quisiera haber hecho pero que nunca las hice. Pero por su vez, por lo menos sé, que aunque el invierno haya llegado y no obstante no esté muy seguro de cuánto va a durar, sí sé que cuando éste se acabe en esta tierra, se acabó… ¡Otra aventura empezará!

Obvio que tengo arrepentimientos en mi alma. Hay cosas que hubiese querido no haber hecho, y otras tantas cosas que debí haber hecho y no las hice. Pero de verdad, hay muchas cosas de las que estoy contento que hice.

Así que, si usted todavía no está en su invierno, permítame recordarle que pronto estará allí mucho más rápido de lo que piensa. Por tanto, cualquier cosa que quiera lograr en su vida, por favor, “hágalo rápido”. No lo posponga por mucho tiempo. La vida se pasa rápido. Haga todo lo que pueda hoy, porque uno nunca estará seguro si ya es su invierno o no.

Como usted no tiene la promesa que verá todas las estaciones de su vida, mejor que viva el hoy y diga todas las cosas que quiera que sus seres queridos recuerden, con la esperanza que ellos lo aprecien y amen por todas las cosas que ha hecho por ellos en los años pasados.

Recuerde que la vida es un regalo que se te ha dado, pero la forma en que la vives es un regalo que tu dejas para los que vienen después. Por tanto, has de este viaje algo único y fantástico… ¡VIVE BIEN!… ¡Goza el día! ¡Has algo agradable!… ¡Se Feliz!

Por lo demás, recuerde: “Lo real es la salud y no las piezas de oro y plata que uno acumuló”. Y finalmente, considere lo siguiente: “Goce al máximo su día mientras dure, pues pronto verá que sus hijos se están convirtiendo en lo que usted es ahora”.

¡Ah! Y eso de salir a la calle es bueno, pero ¡regresar a la casa es mejor!

Sé que usted también se olvida de los nombres, pero eso no importa mucho, está bien, porque otras personas ¡se olvidan que siquiera te conocieron!

Es por eso que pienso que las cosas que me importaban hacer, ya no me importan ahora, aunque sí me importa que no me “importe” que no lo haga más. Al final de cuentas uno duerme mejor en un sillón con la TV prendida que en la cama, aunque a esto se le llama “pre-dormir”… Además, confieso que extraño los días cuando todo trabajaba con solamente un interruptor de “prendido” y “apagado”.

En consecuencia a todo esto, he percibido que últimamente tiendo a usar más las palabras: ¿qué?… ¿dónde?… ¿cómo?, y lo que solían ser pecas ahora son manchas del hígado. Además, noto que a mi lado todo el mundo “susurra”. También tengo tres tallas de ropa en el ropero, dos de las cuales nunca volveré a usar…

En todo caso, pienso que lo “Viejo” es bueno en algunos casos: Viejas canciones, Viejas películas, y lo mejor de todo, ¡VIEJOS AMIGOS!

Confieso que no soy el autor de este artículo… Solo me gustó.

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Los Jóvenes y su Desencanto con la Vida


El dato de por sí es sorprendente, pues de acuerdo a un sondeo que fue realizado por el grupo humanitario “The Prince`s Trust”, a través de él se indica que por lo menos 750.000 jóvenes de Gran Bretaña admitieron no tener nada por qué vivir, incluyendo entre ellos a un 33% que están desempleados y que incluso contemplaron la banal posibilidad del suicidio.

De acuerdo con esa investigación, que se realizó en base a entrevistas con 2.161 jóvenes británicos de entre 16 y 25 años, resultó que un 75% de ellos está desempleado, a la vez que ya no estudia ni se entrena para una posible carrera profesional futura.

Es que del total de los consultados, resultó que el 9% admitió no tener nada “por qué vivir”. Cifra que los del grupo The Prince`s Trust uso para enseñar que si ese porcentual se extrapola al total de los jóvenes del país, entonces serían al menos 751.230 los “desesperanzados”.

Además, entre los jóvenes desempleados, que no estudian ni se entrenan para una carrera, el 21% de ellos señaló sentirse sin esperanzas para el futuro.

Pero si esta alta cifra nos sorprende, el mismo reporte alcanza a destacar que los jóvenes desempleados desde hace al menos seis meses, son los que tienen el doble de posibilidades de consumir antidepresivos si comparados con aquellos que no están desempleados.

También llega a ser asombroso que un 32% de los entrevistados dijera haber contemplado el suicidio, mientras uno de cada cuatro (24%) dijo que se autolesionó.

Así pues, el sondeo de la entidad que encabeza el príncipe Charles de Inglaterra, indica, además, que el 40% de los jóvenes sin empleo ya enfrentaron síntomas de enfermedades mentales, incluyendo tendencias suicidas, falta de confianza personal y ataques de pánico, todo producto de la situación de desempleo.

Sin embargo, del total de los consultados que no tiene trabajo desde hace varios meses, un 72% declaró que carece de una persona confiable para hablar de sus problemas.

Por tanto, Martina Milburn, directora ejecutiva del The Prince`s Trust, afirmó que el desempleo “está demostrando ser la causa de problemas mentales devastadores y a largo plazo entre los jóvenes”… “Miles de jóvenes británicos se levantan cada día y sienten que no tienen nada por qué vivir, luego de luchar por meses y hasta años para salir del desempleo crónico”, subrayó la experta… “Más de 440.000 jóvenes en nuestro país enfrentan el desempleo de largo plazo y son estos jóvenes los que necesitan de nuestra ayuda urgente”, agregó sin peros de por medio.

Según Milburn, si el gobierno y las autoridades pertinentes no actúan como debe ser, y no se buscan soluciones inmediatas lo más rápido posible, “miles de jóvenes británicos sufrirán de una falta de esperanza crónica”.

Por su vez, el mes pasado, la “Oficina Nacional de Estadísticas” confirmó que el desempleo en el Reino Unido descendió a su nivel más bajo desde 2009 en el tercer trimestre de 2013, mostrando 99.000 personas desempleadas a menos, sobre un total de 2,39 millones, aunque reconocen que los jóvenes representan un importante número de parados.

Buscando responder al resultado de la encuesta, un portavoz del “Ministerio de Trabajo y Pensión” dijo que el gobierno “está haciendo todo lo posible” para ayudar a los jóvenes a conseguir un empleo, y agregó que hay 106.000 jóvenes menos que cobran el seguro de desempleo comparado con 2010… “A partir del contrato juvenil, hemos incrementado masivamente el número de puestos de experiencia laboral y aprendizaje, para darle a los jóvenes el apoyo que necesitan a la hora de encontrar trabajo”, indicó el vocero del ministerio.

Juzgo, sin apoyarme en encuetas oportunas, que así también estamos por aquí, sumergidos en el mar de dudas, incertezas, dilemas y opciones en el que se va convirtiendo nuestra realidad cotidiana, y en donde millones de jóvenes de este atribulado planeta Tierra ve naufragar diariamente valores que nosotros, los más viejos, creíamos eternos y definitivos… ¿Hasta cuándo?

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: