Los Cómicos Anteojos del Borrachín


Considero que no se necesita ser un genio para suponer que un simple chiste o broma puede llegar a tener graves consecuencias en terceros, y hasta en cuartos y quintos también. Sin ir más lejos, en internet, cualquiera puede encontrar con facilidad videos, fotos, dibujos y lecturas graciosas que, con un solo clic, luego compartimos con amigos para reírnos juntos o por acaso tomarles el pelo.

Con gran facilidad también podemos hacer bromas a amigos y conocidos cuando nos reunimos para festejar lo que sea y en donde sea. Sin embargo, cuando esto ocurre, es importante pensar en algo que puede acontecer: “la línea que diferencia un chiste o una broma, de un insulto o amenaza, es muy delgada”.

Es decir, algo que para uno puede ser una broma sin mucho significado y por ende sin consecuencias aparentes, a veces suele ocurrir lo contrario y puede llegar a significar algo muy diferente para la persona sobre la cual recae esa broma, ya que para ésta la broma puede resultar en algo problemático y doloroso.

Evidencias sobre lo que se ha dicho, es un triste caso registrado recientemente en Inglaterra, donde un sujeto acabó resultando víctima de una broma muy pesada, por la cual sufrió serias consecuencias.

Me refiero a un hombre residente en Swansea, en el Reino Unido, que tuvo una sorpresa muy desagradable luego que despertara a continuación de participar de una despedida de soltero. Como el individuo exagerara con la bebida -ya que era gratis-, sin darse cuenta permitió que le tatuasen una grotesca armazón de lentes en su rosto… Evidente que con aros, patillas, pero sin vidrios.

Este libado hombre que no quiso por nada de este mundo ser identificado, contó en una entrevista que concedió al periódico “Daily Mail”, lo siguiente: “Yo no recuerdo cuando fue que comenzaron a tatuarme porque había bebido bastante… Con todo, cuando me desperté y me enfrenté al espejo, luego pensé que alguien hubiese dibujado el par de lentes con alguna lapicera”.

Su primer intento fue lavarse muy bien el rostro con agua y jabón, pero como el maldito dibujito no salió, de inicio no hizo más que mantener ese diseño bizarro en su rostro. Sin embargo, como lo cargaron tanto y tanto le llenaron la parte inferior de su anatomía, el hombre no resistió a las bromas que escuchaba por todo lugar donde pasaba, y tomó la decisión de retirar ese escroto tatuaje.

“En verdad, yo no quise que mis familiares y amigos tuviesen que avergonzarse por mi causa. Por eso que decidí remover ese tatuaje ridículo”, anunció el hombre sin nombre pero con un dibujito horroroso en el rostro.

Para lograr su objetivo, el hombre tuvo que pasar por seis secciones de remoción hasta que el escroto grabado fuese completamente removido del rostro y laterales del cráneo. Por supuesto que una vez finalizado el trabajo, lo único que dijo fue: “Todo lo que tengo a decir, es que el proceso fue maravilloso”… Aunque uno se imagine que haya pensado para sí: ¡gracias a Dios que me quitaron esa mierda de la cara!

Donnalle Alford, el dueño de la clínica de remoción, señaló que quedara espantado cuando encontró al hombre por primera vez en su consultorio… Mismo que después se haya reído como media hora.

“De inicio, él me dijo que tenía recelo de tirar ese risible tatuaje, porque conocía amigos que quedaron con cicatrices luego de concluido el proceso. Con todo, conseguimos convencerlo y, como puede notar, el tratamiento acabó siendo un éxito”, completó Alford, sin llegar a comentar cuanto atesoró con su trabajo… Aunque es de imaginar que le haya cobrado los ojos de la cara.

Así pues, para el asombro de los tolos y el espanto de los lánguidos decadentes frente a la perplejidad de los burgueses domésticos, debo recordar a cualesquier, que a pesar de su intransitable raciocinio analítico, Ortega y Gasset frecuentemente reportaba al hombre de genio, como aquél con capacidad de inventar su propia ocupación… ¡Hip… Salú!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Métodos Para Disfrutar del Muerto


Sin duda que el figurín de la pauta prohijada muchas veces puede estar lejos del que termina siendo adoptado por las personas como fórmula exacta para la módica resolución de sus problemas… Desde un punto de vista resignado, lógicamente.

Tal pronunciamiento filosófico no lleva en cuenta algunos entendimientos que dicen que la “pauta” es una norma o modelo que se tiene en cuenta para realizar algo, como por ejemplo puede ser: el comportamiento de sus mayores a uno le sirvió de pauta en la vida.

Con todo, sé que otros tantos del gentío, aquellos que siempre les gusta llevar las cosas al extremo, dirán que la “pauta” es tan sólo un instrumento para trazar rayas paralelas y equidistantes en un papel, o un simple papel en el que hay rayas paralelas y equidistantes y que se pone debajo de otro para no torcerse al escribir, lo que también llaman de “falsilla”, ya que nada más es que un conjunto de rayas paralelas de un papel, como el que se traza para no torcerse al escribir o el que se utiliza para la notación musical… No importando que la música termine siendo un bodrio.

Pues bien, independiente del criterio que el musiquero leyente adopte en este caso, al hablar de hábitos y estándar, es mejor nos lo explique entonces los familiares de un criminoso puertorriqueño de nombre Jomar Collazo.

Todo principió durante el transcurso del último domingo 18 del corriente mes, cuando este joven transgresor de las leyes universales creadas por los humanos, fue asesinado por causa de su relacionamiento -para nada amoroso- con el tráfico de drogas. Sin embargo, para consternación -no de sus asesinos, claro está-, el crimen aconteciera pocos días antes de cumplir su aniversario de 23 años, lo que causó gran consternación en la familia de este insulano bandolero.

Inconformados por no poder conmemorar los festejos de los 23 años de Jomar, los compinches familiares resolvieron postergar un poquito más su entierro para celebrar con el cadavérico susodicho cumpleañero, mismo que él estuviese muerto… Entonces, comenzó una fiesta macabra.

Como si nada, toda la familia se reunió normalmente en la casa de la madre de Jomar, y las festividades acontecieron como usualmente suceden en el figurín histórico de todos. Lo diferente, sin embargo, era la presencia del muerto, que permaneció en la fiesta sentado bien en medio de los demás asistentes de la pachanga.

Empero, antes de eso ocurrir fue necesario realizar algunos retoques en Jomar, por lo que su familia tuvo que pagar para que el cadáver apareciese en buen estado y con excelente aspecto, utilizando maquillaje. Luego después lo vistió con una de sus ropas preferidas en vida -un conjunto de abrigo deportivo muy mono- y lo dejó allí, sentadito en una mesa como si nada.

A más, durante el festejo Jomar estuvo siempre “interactuando” con la familia -aunque bailar no pudo-. Su madre lo besaba a todo o momento, y otros familiares se sentaron en torno de él para “jugar dominó”. Por supuesto que el cumpleañero hizo sus lances y hasta ganó algunos partidos, ya que las piezas eran manoseadas por un primo.

Para el corresponsal de la agencia Reuters que concurrió para reportar los hechos, los familiares contaron que a pesar de parecer extraño, lo sucedido estaba siendo encarado normalmente. Para ellos, fue la oportunidad de despedirse de Jomar de manera menos melancólica, pues él era una persona muy querida que ellos nunca más irían ver.

Qué decir, si todo esto se parece más a cuando uno se mira en el espejo, superficie dos veces engañadora porque reproduce un espacio profundo y lo niega mostrándolo como una mera proyección, donde verdaderamente nada acontece, sólo el fantasma exterior de las personas y las cosas, árbol que hacia el lago se inclina, rostro que en él se busca, sin que las imágenes de árbol y rostro lo perturben, lo alteren, le toquen siquiera… ¡Fantasmagórico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Espejo, Espejo Mío…


En principio, no se sabe con seguridad cuándo fue que apareció el espejo en la vida de los humanos. En todo caso, lo único cierto es que él ya se utilizaba en la más remota antigüedad, en los mismos albores de la Humanidad, cuando todavía no existía la Historia, y del hecho de espejarse quedaron tan sólo oscuros recuerdos, relatos y leyendas algunas veces fantásticas. No obstante se han encontrado espejos en todas las civilizaciones, en América, Asia, África y Europa.

Independiente de como haya sido su uso, los espejos, como utensilios de tocador y objeto manual, fueron muy usados en las civilizaciones egipcia, griega, etrusca y romana. Se fabricaban siempre con metal bruñido, generalmente cobre, plata o bronce, proceso que se le conoce como plateo. A más, tenían forma de placa redonda u oval -salvo, claro, los de Galicia, que eran cuadrados-, decorada ordinariamente con grabados o relieves mitológicos en el reverso -los romanos carecen de grabados, pero no de relieves- y con mango tallado para poder asirlos cómodamente. Muchos de ellos se conservan todavía en algunos museos arqueológicos.

Durante la alta Edad Media, apenas se hiciera uso del espejo, hasta que en el siglo XIII se inventó la fabricación de los de vidrio y de cristal de roca sobre lámina metálica -o con amalgama de plomo o estaño, conocidos como espejos azogados-, sin dejar por esto de construirse los de sólo metal hasta el siglo XVIII. Con todo, el espejo, como mueble de habitación, empieza con el siglo XVI, pues aunque durante los dos siglos anteriores se citan algunos ejemplares históricos, apenas si era conocido y su uso era poco corriente.

Y fue justo en medio de estos inventos, que cierto día surgieron los cuenteros de los “hermanos Grimm”, e quienes se les ocurrió acuñar en medio de una de sus fábulas, la histórica frase: ¡Espejito, espejito de mi habitación! ¿Quién es la más hermosa de esta región?… Y todos sabemos cómo terminó esa historia.

En todo caso, hoy día parece ser imperante mudar ese relato, y sustituirlo por: ¡Espejo, espejo mío!… ¿Cuando me voy a enfermar?

Evidente que esta pregunta no tiene nada que ver con esos cuentos infantiles de los Grimm, pero ya no hay duda que brevemente ella puede convertirse en realidad por cuenta de una innovación tecnológica que está siendo desarrollada: un espejo que prevé cuando nos pondremos enfermos… No necesariamente “mentalmente”.

Como sea, aun en desenvolvimiento en el “Instituto Tecnológico de Massachussets”, el “Wize Mirror” no es más que un sistema compuesto por cámaras capaces de operar en diferentes longitudes de ondas, escáneres 3D y sensores de faz. De esta manera el sistema busca diversos síntomas de enfermedades y puede anticipar cualquier constipación.

Ahora, los especialistas que crearon dicho espejo esperan realizar los primeros test clínicos reales con su aparato mágico, lo que deberá acontecer en 2016 para, caso resulte como esperado, pasar a ser comercializado en la brevedad; no obstante su funcionamiento haya sido bastante elogiado por las personas que ya tuvieron contacto con él.

Agrego que la investigación que llevó al surgimiento de tan fausto aparato, contó con fondos provenientes de siete países europeos, no divulgados; y por eso tal ingenio deberá ser experimentado antes en Europa de que en los Estados Unidos, país donde realmente fue totalmente desarrollado.

Como una cosa induce a otra, ya que estamos hablando de ilusiones, el siguiente relato es una leyenda urbana que, así como lo que es, carece de fundamento aunque se base en hechos reales. Como sea, esta es una de las más conocidas, y no porque se clasifique en leyenda urbana significa que no sea cierta. Cada uno que saque sus propias conclusiones.

Caso el leyente aun no posea un “Wize Mirror”, le aviso justamente lo que nunca debe hacer: ponerse frente al espejo nueve veces seguidas pronunciando el nombre Verónica…

¡Sí! Crea o reviente, mi amigo, porque ciertamente usted no será el primero que se ríe al conocer esta historia. Muchos han pensado que se trata de un cuento chino y se han burlado; si bien otras personas aseguran que quienes no han hecho caso de la advertencia y han aceptado el desafío, han cargado con una maldición terrible.

Pero, vamos por parte: ¿Quién es Verónica?, o mejor dicho, ¿Quién era? Pues le diré que se trataba de una chica de 14 años que estando al pedo rondando por las calles de su pueblo con sus amigos, se fueron a una casa abandonada a hacer espiritismo.

Todo el mundo sabe que meterse en esas cosas es algo tremendamente peligroso y que jamás debe tomarse como un juego. Así, contrariando esa sabiduría popular, resulta que ese día Verónica no siguió las reglas, se burló durante toda la invocación, hasta que de repente una silla que había en la habitación, empujada por una fuerza sobrenatural, cobró vida y la golpeó mortalmente en la cabeza.

No sé qué decir, pero quien ya ha pasado por tan dramática experiencia, afirma que Verónica aún no descansa en paz. Su espíritu está condenado y vaga buscando venganza entre aquellos que no saben respetar el más allá, como le sucedía a ella en la vida real… Claro que si ya dispusiésemos de un “Wize Mirror”, bien que todos podríamos dormir más tranquilos sin necesidad de cagarnos de miedo… ¡Tema borroso y muy espiritual!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: