¿Maniático o Masoquista?


No hay caso, todo el mundo tiene sus propias manías. Por ejemplo: verificar si el gas está desligado, sumar los números de la chapa del auto que está a su frente, organizar ciertos objetos con simetría y por ahí va. Un sujeto original en estos asuntos es el jugador y galán inglés David Beckham, quien tiene por manía, a más de coleccionar enamoradas indiscretas, la costumbre de guardar siempre en su heladera un número par de latas de refresco. Por tanto, las manías son una especie de atavismo.

Bajo la óptica de las teorías evolucionistas, algunas de ellas fueron esenciales para el desenvolvimiento y la preservación de la especie humana… Mismo que esto nos deje la impresión que no ha servido de nada.

A mayor sensación de incertidumbre, es más probable que aparezcan las manías. Generalmente, y especialmente en psicología, todo está bien hasta que algo se convierte en un exceso; así, tener ciertas manías es completamente normal. El problema surge cuando empiezan a coartar el tiempo y la estabilidad de la persona.

Doctos afirman que las manías son consecuencia de los pensamientos obsesivos que previamente circulan por la mente. Esto hace que la ansiedad aumente y se generen una serie de comportamientos contra los pensamientos obsesivos y así disminuir la ansiedad. De hecho, cualquier tipo de manías suele ir acompañada de otras acciones igualmente exigentes, por lo que la vida cotidiana de cualquiera acabará plagándose de comportamientos esclavizantes.

Una muestra exacta de lo aquí registrado, mi sensato leyente, surgió hace más de dos años en Corea, donde germinó un fenómeno que quedó conocido como “mukbang”, que consiste en grabarse comiendo y pasarlo en vivo en la web… Antes de ir al retrete para aliviarse, obvio.

Quien mejor representa este prototipo es Park Seo-Yeon, una mujer coreana de 33 años que se convirtió en una de las principales celebridades del mukbang. Conocida como Diva, ella se dedica todas la noches a preparar cenas como para toda una familia y comerlas sola enfrente a una cámara para el asombro o delicia de miles de estólidos espectadores de la web.

En un reportaje con la “BBC”, Diva cuenta cómo el mukbang pasó a ser uno de sus principales ingresos financieros. Esta actividad que la lleva a comerse desde tres pizzas hasta tres kilos de carne en una única noche le significa un sueldo de hasta 9.300 dólares por mes. No obstante los gastos para realizar esos banquetes le cuesten hasta 3.000 dólares por mes… El resto e para caramelos y papel blanco en rollitos.

El programa de Diva consta de tres partes, una donde cocina la cena, después otra donde come, y una última donde se dedica a hablar con sus espectadores a través de un chat que acompaña el “streaming”. Cada una de esas partes tiene una duración de aproximadamente 1 hora… ¡Haya aguante!

A pesar de que Diva cocina ella misma un tercio de sus cenas, todo el resto le llega a través del delivery. Como consecuencia, muchas marcas se han ofrecido como “sponsors” de su streaming. No obstante, Diva primero pruebe la comida para luego decidir si acepta la oferta de la empresa.

La reina del mukbang explica que sus fans la siguen por causa de las gustosas comidas que muestra en pantalla y por el gusto con el que las come. Muchos de ellos son personas que están a dieta y encuentran una satisfacción masoquista en verla comer. Asimismo, otro tipo de masoquista son los pacientes que se encuentran internados y miran su show para contrarrestar las comidas poco gustosas que tienen que consumir en el hospital. Una vez, incluso, recibió el agradecimiento de una fan que dijo haber superado su anorexia gracias a que la veía comer.

En todo caso, los fans agradecidos pueden realizar donaciones a través de la web donde se publica el streaming. La plataforma se queda con una comisión de entre el 30 y 40% de éstas, y Diva utiliza el resto para engordar su cuenta bancaria… Lo que no deja de ser una manía especulativa.

En fin, ni filosofías ni manías sirven para remendar zapatos. Por tanto, lo que resta es meter el pecho del pie en la carretera y providenciar que las amenidades de los terráqueos resulten simples, surreales e indoloras… ¡Delirante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Anuncios

Ellas nos Ganan en Deseos


Fenómeno, pues me acabo de enterar que las mujeres españolas eligieron con cual personaje famoso les gustaría pasar una noche en un hotel… No sé haciendo que cosa, pero resultó que un tenista derrotó a Brad Pitt y Cristiano Ronaldo.

La preferencia fue tal, que el tenista español Rafael Nadal terminó siendo elegido por las mujeres españolas “como el personaje famoso, con el que a ellas les gustaría pasar una noche en un hotel”… Un acaso que de soslayo me lleva a pensar que sería para sostener entre manos el mango de su raqueta.

Tal predestinación acabó siendo demostrada en el último estudio realizado por el sitio “Hoteles.com” en el que los usuarios dejaron bien claro cual era su favorito.

Por tal motivo, dicen que el mallorquín pasó a ser el preferido de un 24.1% de las chicas españolas, mientras que el actor estadounidense Brad Pitt se coloca en el segundo puesto con 17.8% y el futbolista Cristiano Ronaldo con un 13.4% de los votos… Que pena, yo ni aparezco en las pesquisas.

Consecuentemente, pienso que al analizar los números de la encuesta nos queda claro que las españolas prefieren el clásico producto español que viene con un cogedero adicional, y no las abdominales del portugués Ronaldo o la rubia melena del actor norteamericano… ¿No es fantástico?

No en tanto, ya que hoy se me antoja ventilar resultados de escatologías encuestas, primero pregunto al digno leyente: ¿Usted sabe si a los hombres les importa más el fútbol o la novia? En este caso, un reciente estudio británico tiene una respuesta para su duda.

Se dice que cuando el individuo masculino de la especie humana que camina en dos patas, llega a la edad de “apareamiento”, además de barritos en la cara, gana en disfrutes pero también en complicaciones. Y si bien en los últimos tiempos ha aumentado el número de damas aficionadas al fútbol, en muchas parejas el “Deporte Rey” continúa siendo un factor de conflicto.

Resulta que muchos han sido los jóvenes que se fueron al estadio tras escuchar un: “dale, andá, a mí no me molesta, en serio…” de los lindos labios de sus novias, y se toparon que al regreso del partido lo esperaban con la más fría de las bienvenidas.

Sucede que para el aficionado futbolero que se encuentra en pareja, no falta día en que sus pasiones se superpongan y obstaculicen, al punto de que un equipo de científicos de la británica “Universidad de Bristol” se les antojó realizar un estudio para comprobar qué les importa más a ellos: “si la chica o el esférico”.

Durante la experiencia, los expertos en Psicología Biológica usaron como conejillos de india a varios hinchas del equipo “Newcastle United”. Lo que según consigna el periódico “Daily Telegraph”, los voluntarios debían ver cómo los investigadores rompían delante de sus ojos fotos de sus parejas, así como también de los jugadores del equipo de sus amores… Mientras esto ocurría, los científicos iban midiendo los nivele de estrés sufridos por los hinchas.

Para el asombro de los tolos y el espanto de los lánguidos decadentes, sumado a la perplejidad de los burgueses domésticos, el resultado fue una victoria por goleada para el “Queipo” de las novias. Incluso, los más acérrimos defensores de su club del corazón, se estresaban cerca de cinco veces más cuando la foto que se rompía era la de su novia o esposa.

No en tanto, mi amigo, pese a la coherente suavidad de la Nada comprobada por estas resientes pesquisas, he de decirles que a pesar de intraficable raciocino analítico, Ortega y Gasset frecuentemente se reportaba al ser humano de genio, como aquel con capacidad de inventar su propia preocupación… ¡Burbujeante análisis!

El Vergonzoso Balance de la Incivilización


Para quien quiera verlo, las cerúleas páginas de la Historia les mostrará que la especie humana es tan enemiga de la paz, que normalmente las pecheras de los guerreros suelen estar llenas de galardones y condecoraciones, en cuanto que muy rara vez a los pacifistas se les concede una medalla. Empero, existe sin embargo un premio para ellos, que es el Nobel de la Paz, aunque a veces este lo reciba gente tan insólita, que la lista de galardonados parecería que ayuda a consagrar el prestigio de la guerra, en lugar de condenarla… ¡Lamentable!

De igual forma, me entero que hace pocos días los analistas de un importante instituto alemán, sacaron cuentas y llegaron a la conclusión de que, a lo largo de todo 2011, hubo veinte guerras en el mundo, la cifra más alta después del fin de la Segunda Guerra Mundial. Tan semejante balance debería avergonzar a la gente civilizada, pero en verdad, no es así, pues los números no conmueven a casi nadie y para la gran mayoría, estos pasan desapercibidos.

Por otro lado, la opinión pública se estremeció cuando supo de la trágica muerte de Michael Jackson, o cuando encontraron muerta a Whitney Houston en la habitación de un hotel, pero no ocurre lo mismo cuando el mismo vulgo se entera de que ya han muerto 45.000 mexicanos en cinco años de combate contra el narcotráfico, o han caído más de 8.500 civiles durante el último año de movilizaciones contra la dictadura siria.

Por conclusión, la defunción de un ídolo parecería que tiene mucho más peso que la carnicería de miles de seres anónimos y desconocidos, y por allí empieza la lista de los contrasentidos que acompañan el vaivén de la guerra y la paz, que a su vez, también es un dilema entre la vida y la muerte.

Mandatarios del mundo no parecen darse cuenta de que arriesgan su credibilidad y su buen nombre cuando las armas intervienen por ejemplo en Irak o Afganistán, no solo porque esas aventuras tienen un costo atroz, sino porque además no logran el resultado que buscaban, y por ventura obtienen probablemente el opuesto, es decir, la sublevación del integrismo chiita o talibán.

Parecería que los líderes del mundo no aprendieron casi nada de las lecciones que han recibido de la Historia y, por lo tanto, en 2012 tendrán que enfrentarse a un variado panorama de conflictos, como si la memoria bélica no les sirviera de escarmiento. Entre esos peligros se centran en cinco pontos neurálgicos como:

1) – La eventualidad de un enfrentamiento con Irán, idea apoyada por algunos países, cuyo estallido -al margen de otros efectos calamitosos- convertiría en un caos la circulación mundial del petróleo. El 40% del cual sale por el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, en los que Irán tiene costas y donde opera regularmente su flota de guerra.

2) – La posibilidad de que la crisis de Siria desemboque en una guerra civil de gravedad imprevisible. Por el momento, sólo crecen las denuncias sobre torturas a prisioneros y asesinatos de mujeres y niños. Pero la inestabilidad siria afecta directamente a una zona candente del Oriente Medio.

3) – La indignación masiva provocada en Afganistán a raíz de la masacre de tres familias -16 personas- cometida por un sargento norteamericano cerca de una base militar ubicada al sur del país. El desatinado incidente se suma a otras barbaridades ya provocadas por las tropas ocupantes.

4) – La militarización de países latinoamericanos como México y Colombia, embarcados bajo el seudónimo de una lucha contra los carteles de la droga, la guerrilla y los paramilitares. Sin embargo, hay quienes afirmen que tales centros de tensión tienen ramificaciones en el hemisferio, que agravan esos riesgos latentes.

5) – Un estado turbulento y a veces explosivo en regímenes de transición como los de Libia, Yemen y Egipto, donde el ejército juega un papel dominante y genera reacciones violentas en algunos sectores de la población.

Hay que recordar que en otros países como Chechenia, Kosovo, Somalia, Congo o Nigeria, todavía está expuesto a la vista la devastación causada por guerras recientes, y en algunos de ellos como Sudán, siguen encendidos los choques armados.

De manera menos visible, pero con alcance igualmente doloroso, las violaciones a los derechos humanos, el crimen selectivo y planificado, el despotismo o la represión sistemática, profanan la convivencia y acompañan la gestión de algunos gobiernos en numerosos países políticamente oprimidos o culturalmente enajenados, haciendo proyectar sobre el planeta algunas sombras adicionales, emparentadas con perspectivas bélicas, malestar popular y emigración masiva, a lo que se añade el miedo como clima colectivo, y el terror como instrumento de poder, fomentando la colosal magnitud del tráfico de armas, que tarde o temprano serán utilizadas.

También esos rasgos integran la amenaza de guerra a través de este mundo del siglo XXI, incapaz de contabilizar los espantos del siglo anterior en esta misma materia, y por lo tanto imposibilitado de rectificar las agresividades de una parte de la humanidad y el rumbo de algunas naciones… ¿Hasta cuándo?

A %d blogueros les gusta esto: