Aguas que Pasan Entre Walpurgis y Halloween


Cuenta la leyenda que en la noche del 30 de Abril se celebra uno de los Sabbat o “reuniones de brujas” más importantes del hemisferio norte. Es la espeluznante “noche de Walpurgis” que Goethe, el insigne escritor alemán, nos relata con todo lujo de detalle en su “Fausto”, una de sus obras más destacadas. La tradición medieval europea, detalla que el lugar de reunión más importante de toda la Europa antigua fue Brocken, el pico más alto de las montañas Harz, en Alemania, donde en realidad transcurre la escena del Sabbat tan impresionantemente descrita en el Fausto de Goethe.

De acuerdo con la mayoría de los expertos cabalísticos, los brujos europeos de la época medieval en adelante estaban organizados en grupos o aquelarres de doce miembros, la mayor parte de ellos, pero no exclusivamente, formados por mujeres, y por un líder, generalmente, masculino -mismo que no haya comprobación si en verdad lo era-. De cualquier manera, este líder era considerado como “vicario del diablo” y muchos de sus fieles más ingenuos le trataban como si fuera el mismo leviatán. Tradicionalmente se le representaba vestido de negro o con disfraz de macho cabrío, ciervo u otros animales con cuernos… Que también podía ser un masculino que había sido pasado para atrás en casa.

Independiente de sus cualidades corneadas, el grupo se reunía una o dos veces por semana en lo que generalmente constituía una reunión local. En estas reuniones las brujas llevaban a cabo supuestamente ritos de culto al demonio, informaban de sus actividades y hacían planes para la próxima semana… Algo así como hoy lo hacen las comadres chismosas de cualquier barrio mundano.

Otras reuniones regionales, llamadas Sabbat, seguramente como un acto provocativo hacia el sabbat judío-cristiano, reunía probablemente a centenares, a veces miles de alegres asistentes, incluyendo los brujos y sus neófitos en una de las celebraciones más importantes se llevaba a cabo cuando llegada la noche del 30 de Abril, la noche de Walpurgis. Curiosamente esta fiesta se celebraba el día anterior a la fiesta de la beata que le da su nombre, Santa Walpurga, que se convirtió en abadesa de la orden benedictina de Heidenheim en el 754. Se trataba de la fiesta pagana del inicio del verano que mezclaba enigmáticas tradiciones, y que con el tiempo terminó convirtiéndose en la noche de brujas por excelencia… Otros afirman que era el momento que se reunían las suegras del barrio.

En verdad, no sé por qué menciono todo esto. Puede ser por la alcoholizada influencia del reciente Halloween, pero lo cierto es que una mujer tenía todo a perder en la noche de borrachera, cuando a más de irse de copas se fue de aguas y terminó dejando su celular en el baño de un bar en Launceston, Australia.

De por sí sería una gran pérdida -monetaria y no de aguas y vómitos-, pero resulta que al día siguiente ella consiguió recuperar el aparatito y se dio cuenta que éste venía con un mensaje inusitado gravado por la persona que lo encontró.

Eso ocurrió porque un grupo de amigos -de lo ajeno y de la bebida- resolvió gravar un recado inaudito para la alcohólica joven. “Hola, amigo, hallamos tu celular en la privada”, dijo uno de ellos, identificado como Jason Zaddow, con un vocabulario de quien ya había tomado varias… “¡Su idiota!”, bromeó otro, claramente embriagado.

A seguir, luego después de Jason presentar a todos los integrantes de la dipsómana rueda y explicar la situación, los amigos tuvieron buen corazón y dejaron el aparatito con los dueños del bar. Antes, no obstante, hicieron algunas picardías: “¿Robamos tu teléfono, y ahí?”… “Ahora lo vamos a dejar con el personal del bar. Pero, mañana, cuando Dan percibir, tal vez note que, en verdad, es el celular de él. ¿Quién sabe?”… “Ok, todo bien: fue un placer devolver tu celular”, acrecentó Zaddow… Que no se sabe si nauseó con ganas sobre el aparatito.

Qué más decir, si enterado de que es poco común tomar conciencia de tantas estupideces simultaneas, que no es mayor porque las personas no se dan cuenta de su propia y peripatética versatilidad intelectual, uno nota que tanto aquí como allá una falange trasporta bosta en el interior del cráneo, alguna lucidez en los intestinos y una sápida sonrisa de ingenuidad en los labios… ¡Asombroso!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Reventó el ¡Bullshit! Alemán


Elemental decir que existen asuntos o noticias que sirven para reanimar nuestras memorias pasadas, las que, obviamente, fuimos de a poco archivando ingenuamente en los esenciales compartimientos de nuestros craneanos. Es allí donde guardamos relatos, historias, mensajes, leyendas y todo aquel tipo de crónicas usuales y cotidianas.

Como que sin querer, las fuimos almacenando en sectores específicos y ocultos del subconsciente hasta que, de pronto… ¡Zás! Alguna cosa sale a flote casi que por nada. Pues le diré que este es mi caso al enterarme de la presente noticia, ya que repentinamente me vino a la cabeza un dictado que era pronunciado por un oportuno antiguo jefe mío hace como dos décadas atrás… ¡Bullshit! Todo para él, si contrariaba su expectativa, significaba un sonoro ¡Bullshit!, dicho sin más ni menos.

No en tanto, hoy pienso que él no sabría exactamente lo que ese acúmulo de ¡Bullshit! puede ser capaz de ocasionar en determinados procesos. En todo caso, ya que hablamos de expresiones idiomáticas de la tierra de la nonagenaria reina, entiendo que si “Overrated” se podría definir como un “acabador de conversaciones” y “get a life” como “un acabador de personalidades”, “Bullshit” estaría en un nivel superior de desprecio hacia los demás. Claro que esta es una palabra que definitivamente NO la vamos a encontrar en los libros que desasnan mentes, pero efectivamente es la que nos soluciona la papeleta cuando nos hemos quedado sin argumentos y sin escrúpulos.

Empecemos por la traducción literal de bullshit: mierda de toro. Si es la primera vez que usted ve la palabra, seguro que esto no le está dando muchas pistas. Una traducción no literal podría ser “vender duros a cuatro pesos” o “vender la bicicleta”. Es decir, se le espeta a alguien que trata de colarte algo, o que trata de enjabonarte por alguna razón. Así que “bullshit” se suma a la ya amplia lista de palabras y frases útiles que nunca vamos a encontrar en los libros y que estoy investigando en esta abnegada y desinteresada labor por el bien de la comunidad hispanohablante.

Así pues, esta es una de las palabras que se suelen -no siempre- traducir mal, y aunque literalmente este vocablo signifique “mierda vacuna de las grandes”, nada está más lejos de su verdadera acepción. Su significado real no tiene que ver en absoluto con la mierda, sino que sería una “mentira”, ficción, disfraz, tapujo, fingimiento y un monte de adjetivos más de igual calaña. Claro que en numerosas ocasiones veremos que se traduce por “mierda”, lo cual está muy errado, pues ni siquiera se acerca a lo que quiere decir en inglés.

Es cierto también que traducirlo simplemente por “mentira” o las demás aseveraciones, no tiene la fuerza insultante y malhablada de la expresión original. Y casi peor sería si se nos da por añadirle adjetivos para llegar a las frases “mentira cochina”, “mentira podrida” u otras similares, pues obviamente que eso nos quedaría muy infantil.

En fin, creo que he viajado un poco en la mayonesa, pues lo que tenía intención de comentar, es que el techo de un establo de una hacienda de engorde de ganado que está localizada en la ciudad alemana de Rasdorf, casi se vino abajo después de una explosión provocada por gas metano.

Resulta que el acúmulo del mencionado gas fue resultado, nada menos, de la “flatulencia, eructos y excremento” de cerca de 90 vacas que estaban confinadas en aquel local…, o sea, puro ¡bullshit!

En todo caso, la policía local llegó a informar en un sucinto comunicado que “aparentemente un foco de energía eléctrica estática fue lo que detonó la explosión”. Por consiguiente, el techo del establo quedó ligeramente dignificado y una de las vacas sufrió quemaduras leves. No en tanto, por suerte, ninguna persona resultó herida.

Dentro del el estudio de la física, se aprende que el impacto ambiental de la defecación pecuaria es elevado. Y eso, porque el ganado es capaz de libertar grande cantidad de gas metano por medio de sus eructos, flatulencia y las literales cagadas que se mandan… Entonces imagine lo que ocurre si confinado en un local cerrado.

De acuerdo con la fuente informativa de la “Associated Press”, la policía no llegó a informar cual era la cantidad de gas acumulado en el establo de Rasdorf, pero contó que las 90 vacas estaban en el abrigo probablemente por causa del intenso frio.

Por consiguiente, deduzco que la textura cremosa del queso Gruyere, delicioso subproducto de la leche de la vaca, tiene menos viscosidad filosófica que el beneficio de la expresión verbal dicha por mi ex jefe. Y esto es lo que, de manos juntas, me lleva a suplicar sin ojos lagrimosos: ¡Señor, haz de mí lo que quieras, excepto privarme todos los días de delirar!… Excrementicio dictado.

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: