Hay Selfies que son Bien Trabajados


Considero que los seres de instintos solitarios; los que carecen de un hogar, un cobijo o un cariño que puedan llamar suyos; los que no regresaron a su morada considerada en sí mismo para encontrarse con su espíritu no encarnado en cuerpo alguno, eterno, inmutable; esos son los que mejor entienden su severidad, su poder redentor, la gracia de su derecho secular a nuestra felicidad, a nuestra admiración…

¡Sí! Pocos hay entre nosotros que nos ha tocado vivir en este valle de lágrimas, que logren comprendan esto; pero, en cuanto a sentirlo, lo sentimos todos, y digo “todos”, sin excepción, porque los que no lo sienten no merecen entrar en la cuenta.

Es posible también que ella sintiese, confusamente, aunque con gran fuerza y despropositada voluntad, el anhelo de poseer entre manos una verdad o una ilusión semejante, llámela el lector como quiera, ya que tan pequeña es la diferencia de nombre y tan poco lo que esta diferencia significa.

Sin embargo, si ella no hubiera sido capaz de pintorescos aspavientos, creo que se habría estremecido con sólo pensarlo un poco más. No obstante bien sabemos todos lo cuanto muchos se estremecieron al ver las imágenes que esta secretaria llegó a publicar en la red. En realidad, eran fotos desnudas de ella misma dentro del Parlamento suizo destinadas para más de sus 11 mil seguidores en Twitter, mismo que a posterior ella haya declarado a un periodista de un rotativo local, que no acreditaba que hubiese violado regla alguna. Mismo así, ella acabó suspensa de sus actividades en cuanto el caso es investigado.

Lo rubicundo del caso, mi trémulo leyente, y de acuerdo con lo mencionado por el periódico suizo “Neue Zuercher Zeitung” (NZZ), es que muchas de las fotos que ella tiró de su cuerpo, fueron tomadas dentro de uno de los lindones gabinetes del Palacio Federal, un edificio de 162 años de la ciudad de Berna, que es sede de reuniones del gobierno y Parlamento suizo.

La mujer, que no fue identificada -por el nombre, ya que con el cuerpo que tiene es suficiente-, es una de las secretarias del Parlamento, la cual llegó a declarar al periodista del “NZZ”, que las fotos suyas no violaban las directrices de los servidores federales porque dicen exclusivamente respecto a su vida privada. En todo caso, el reportaje periodístico no llegó a informar por qué razones ella publicó las imágenes al más puro estilo “Eva”.

Por otro lado, un portavoz del departamento de recursos humanos del gobierno, alcanzó a mencionar que sólo tomaron conocimiento del caso por medio del reportaje que fuera publicado la semana pasada… O sea, que ellos no la seguían por Twitter.

La misma Anand Jaqtap llegó a declarar: “El sector de servicios parlamentares tendrá que decidir basado en las circunstancias específicas, si en realidad ese es un caso de violación de las obligaciones de buen sentido común entre empleado y empleador”.

La secretaria, por su vez, al ser cuestionada si ella estaba preocupada de que sus queridos compañeros pudiesen ver las fotos y otras cositas más, ella simplemente respondió: “Pienso en esa cuestión constantemente”.

Como bien se puede notar, esta declaración da a entender que, de cierto modo, ella no supo conservar la necesaria cohesión entre cuerpo y alma; empero puede decirse que se dio de ello cuenta con intensidad que nos resulta conmovedora; algo semejante, ni más ni menos, a la misma intensidad de la vida de un individuo que hace que su muerte sea más emocionante que la de un árbol… ¿Qué se yo?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Sudamérica Mudó, poco, Pero Mudó


Como la reminiscencia a veces sirve para algo, pongo a tela de juicio un recuerdo que me lleva al 2011, no exactamente al 11 de septiembre en Nueva York. Más bien, me refiero a aquella tertulia que aconteció en España, cuando Ricardo Lagos, expresidente de Chile; Felipe González, expresidente de España; Enrique Iglesias, secretario general iberoamericano y Rebeca Grynspan, administradora asociada del PNUD, se reunieron para presentar el libro “El momento político de América Latina”.

En aquel día, todos coincidieron, desde diversas perspectivas de análisis, que la región por aquí no era ni de lejos aquella de los años 80 y 90, puesto que en el momento del encuentro se estaría demostrando al mundo cómo se sabe sobrellevar por aquí la crisis económica, y también cómo se puede crecer y desarrollar sin hacer aspavientos. En otras palabras, lo que se pudo percibir, es que los europeos ahora tienen mucho que aprender y poco que sugerir.

Claro que los resultados económicos, si bien responden a factores exógenos, como la política de China en la compra de materias primas, inversiones y presencia en la región, también tienen otras consecuencias, pues en ellas se destacan factores endógenos como las políticas públicas trazadas en los diferentes países en materia de inversión en educación, salud e infraestructura… Aunque aún todo esté lejos de ser lo mejor.

En todo caso, esto no significa que a todos los países de América Latina se les puede alinear en un mismo pelotón o meter en la misma bolsa, pero sí que hay muestras de cambios sustantivos. Uno de ellos es la redistribución de los ingresos, situación que no sucedía con las directrices neoliberales que casi llevaron a la quiebra económico-financiera en los 90 y 2000 a Bolivia, Argentina, Venezuela, México… Sólo para nombrar los más grandes.

No obstante, otra de las cosas que se debe rescatar en estas últimas dos décadas, es la renegociación de los contratos en materia de hidrocarburos, tanto de petróleo como de gas, en Bolivia y Ecuador, o los acuerdos energéticos entre Brasil y Uruguay. Con ello se han podido mejorar los ingresos y cambiar las reglas del juego. Como también se pueden mencionar los programas de transferencias monetarias condicionadas en Brasil, en donde el Estado entrega una ayuda a 45 millones de gente pobre (bono), a cambio que ésta atienda su salud y envíe sus hijos a la escuela… ¿Consecuencias? Así salieron millones de la pobreza en el gobierno de Lula da Silva y ahora Dilma.

En otras palabras, hay muchas cosas positivas que hacen de nuestra región un laboratorio ya no tan exótico para los extranjeros, y sí que sirva de aprendizaje ante el agotamiento de las viejas fórmulas que han quebrado poco a poco las economías de Italia, España y Grecia, solo para citar los casos más publicitados y no ser repetitivo.

Mejor que sigamos así por un tiempo más… ¿No le parece?

(*) Para continuar entreteniéndose con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante … Gracias por colaborar adquiriéndolos.

A %d blogueros les gusta esto: