Amor Acrónimo


81-amor-acronimo

¿Será el amor un acrónimo, o no pasa de una dolencia que acomete a los vulnerables de espíritu?

Quién sabe ese estado de apego sentimental y excitable sean asomos que suele ocurrir en campos variados: en el sueño, en el insomnio, en el desvelo, en una ilusión que, como fantasma, persigue nuestros pasos.

Pero bien que podría ser un acrónimo, ya que éste es las suma de los significados de las palabras que lo generan, no obstante, por veces, el acrónimo genere confusión en su significado porque usa partes de términos que se ya se usaban independientemente como raíces cultas.

Sin embargo, bien sabemos que cuando el bichito de amor nos pica, además de infestarnos el alma, casi siempre resulta en un intento de querer encontrarnos, de querer hablar consigo mismo, con los ojos abiertos, con los labios inmóviles o mordiendo un manifiesto proyecto de palabra que la mente ordena y el corazón no escucha.

Eso ocurre con nuestro órgano muscular, justamente por causa de esa insana egolatría que lo vuelve sordo y lo lleva a palpitar neciamente, cuando nuestra mente se vuelve más equívoca una vez que el amor se convierte en un ardor de pasión, primordialmente cuando el sentimiento penetra en nuestro pasado queriendo buscar raíces, motivos, razones y simientes de angustias de antaño.

Pero existe una salvaguarda cuando nos pica el amor: la mente, que actúa que ni hiedra venenosa que va trepando por el muro de los malos recuerdos y no convoca a nadie, porque si así lo hiciese, los cataclismos emocionales nos harían vibrar y temblar, buscando empujarnos al abismo de los fracasos.

En este caso, y aún más cuando no logramos contener la pasión y demás sinónimos, es cuando se abren entonces las válvulas de la duda y nuestra alma pasa a oscilar temerosa entre la dicha y la penuria deseando consultar al versado corazón, aunque a ella no le sea permitido interferir.

Por consiguiente, ha de ser ciertamente a causa de ese inicuo instante, que nuestros sentimientos sucumben en lo contrario a un acrónimo, para de pronto convertirse en un retroacrónimo, o sea, un tipo de conmoción que empieza siendo una palabra de uso común, pero que después acaba siendo interpretada como sigla que licúa nuestra existencia y ya no nos deja vivir en paz.

¿Alguien tendrá la respuesta?

Anuncios

Adiós


65-adios

Me pregunto quién, en sus plenos cabales, ha de tener el coraje de amarte mañana como hoy te amo yo, pues si bien nadie sabe lo que a nadie digo, las noches enteras son cortas para soñar contigo, y el día todo no alcanza para pensar en ti.

Perpetua nómade en el jardín de mi memoria, soberana que reinas esplendorosa en el castillo de mis sueños, puede que te resulten algo tardías mis agonistas palabras, pero tengo que reconocer que tú eres de esas mujeres que agradan más al corazón que a la vista, que primero se meten silenciosas por el alma y después por los ojos, de esas que son como gaviotas en la playa que en sus arenas dejan huellas que revelan un amor sincero.

Entristecido, lo confieso con nostalgia, hoy me miran con tus ojos las estrellas más brillantes mientras mi corazón sombrío te busca en llantos; fue tanta la pasión que tú anudaste a mi alma cuando percibí que ambos andábamos por ahí en la vida sin buscarnos, que pronto comprendí que estaba escrito que un día acabaríamos para encontrarnos, así como lo hace el trigal y el sol, como mariposa y flor.

Fue extraño cuando todo sucedió, por haber encontrado de casualidad todos mis deseos en una sola persona. Pero ya sin ti, me toca vivir ahora un profundo silencio poblado de retumbos, oscuras horas de nostalgia, infinitas horas de soledad… Pregúntale a la luna, ella es testigo terco de mis noches enteras pensando en ti.

Has sido mi mejor tiempo perdido, mi acierto más errado, mi desvelo lleno de insomnio, mi cáliz de veneno dulcificado. Llegaste a ser la piedra con la que tropecé por voluntad propia, una adición de sueños que terminé perdiendo, la claridad más oscura, un grito inaudible en medio del silencio, la luz del universo que resplandecía en mi alma.

Ahora, claudicante entre los despojos, sois el futuro que murió antes de llegar, un errático camino que estaba destinado a terminar. Fuiste todo y hoy ya no eres nada. Solo me ha restado un adiós en defensa propia y un ayer que no tendrá mañana.

Quizás te diga un día que dejé de quererte, aunque siga queriéndote más allá de la muerte; y acaso no comprendas en esta despedida, que aunque el amor nos une, nos separa la vida… Hoy puedo decir que tú y las estrellas lo eran todo.

Insomnio


28- insomnia

Montado en la vieja caracola de la vida, me acostumbré a vivir en un mundo nuevo en que decir te quiero es como decir buenos días, en el que un beso significa que cuerpo atractivo tienes y los para siempre duran cuando mucho dos meses, donde las palabras expresadas están llenas de falsedad, donde los abrazos ocultan verdades e insultos se convirtieron en caricias tiernas. Vivo en un mundo en el que ya nada es lo que parece.

Indiferente a todos esos pareceres de ocasión, a mí aún me estremece la imagen de un soleado atardecer, la luz de la luna reflejada en desoladas planicies, estrellas desnudas en la noche oscura, el sorbo de un buen café, el compás de una bella melodía surgiendo dócil de una victrola, el cálido calor de una mirada, el sublime vigor de un beso, el poder compartir un vino durante una charla amena, y la tórrida autoridad de una caricia.

Pero cuando se llega a cierta edad en el tortuoso camino de la vida, es fácil comprender que así, sin más, nada lo es para siempre. Pero, porfiados, todavía nos enamoramos, aunque sabemos que no será para siempre.

Creo que por eso nos arriesgamos, y quizás sea por eso nos entregamos hasta quedarnos vacíos por dentro. Y una vez apasionados, en las noches nos entretenemos con las estrellas, ansiosos por capturar la que empieza a florecer, para, melancólicos, conseguir sostenerla algunos breves instantes entre las manos.

Con una puntada de dolor en el alma, hoy confieso que has sido siempre una imagen, una efigie alada, un excelso dibujo de diosa que yo creé a partir de un conjunto de anhelos, de antojos fragmentados, de deseos incumplidos, de pequeños fracasos…

Aun así, yo querría tenerte en mi cama de la manera más inocente, para saber si roncas, si hablas dormida, para escuchar tu respiración, los latidos de tu corazón, y sentir el calor de tu cuerpo, y entonces, cuando despierte por la mañana, poder decirte otra vez lo mucho que deseaba vivir ese momento.

Rodeas mi insomnio, amada mía. Hoy te extraño y esa añoranza corta como navaja afilada. Es como el viento frio levitando mi alma y yo esperando aquí, como un vino envejecido para beberte de un solo trago.

Algo de nosotros ha de permanecer, no solamente una noche fría… Mismo así, ¿qué más da vivir otra noche de desvelo, si ya no sé qué duele más, el no dormir pensando en ti, o estar despierto y recordarte?

A %d blogueros les gusta esto: