El Sonido del Amor


74-sonido-del-amor

Observando desde el punto de vista físico mecánico, el sonido es una perturbación que se produce por una fuente sonora en un medio elástico, como por ejemplo el aire, y como lo son, sin duda, las palabras llenas de promesas de amor susurradas en un idilio.

Esta misma perturbación, que es análoga a la motivada por el amor, consiste en pequeñas variaciones de tensión sobre la presión atmosférica provocadas por el movimiento de las partículas que están en el aire, las que se chocan unas con otras logrando la transmisión del sonido hasta llegar al receptor. Lo que, de modo equivalente, suele ser lo que ocurre con el alma y el espíritu de un individuo apasionado.

El caso que nos preocupa, es que además del referido disturbio maquinal, existe también la parte fisiológica, ya que el ser humano recibe de improviso ese estímulo sonoro que por éste contar con un sistema auditivo relativamente complejo, prontamente lo traduce en envites eléctricos que serán interpretados como sonido por el cerebro. Más aún, si las musitadas palabras que se escuchan logran tocar un corazón ardiente de amor y una mente fogosa de pasión implícita.

Sin embargo, estamos al tanto que si el amoroso que se declara vislumbra que el corazón de piedra de su devaneo no escucha ni festeja sus palabras, cuanto más retribuirlas, entonces no hay sonido; a pesar de que el fenómeno físico existe. Claro que dicho así puede parecer ambiguo, pero hay que entender que la percepción forma parte integral de lo que conocemos o definimos como sonido, mismo que un corazón gélido no lo juzgue así y nos ignore.

Tal como hablábamos al comienzo sobre la parte físico mecánica, una fuente sonora perturba el medio y pone en movimiento las partículas que están próximas unas con otras; las mismas se mueven hacia adelante y atrás de su posición de equilibrio. Este movimiento provoca que al chocar las partículas se compriman, generando máximos de presión; como suele ser muy frecuente que ocurra con los frenesíes contenidos de quien se embriaga de amor y no es correspondido.

Al ser un fenómeno cíclico que se repite, éste tiene una frecuencia que es la cantidad de veces que el ciclo se repite en un intervalo de tiempo dado, que en el caso específico de un seducido bien puede ser un segundo. No obstante, si no es correspondido y sus palabras fueron de vez al tacho, quedarán entonces los ecos del ayer, sin los sonidos opacos y las voces abiertas, luego amortajadas por el desprecio, que volarán que ni golondrinas de un único verano en el aire limpio del amanecer.

Es a partir de esos ecos, cuando los más impulsivos tejen pronósticos porque ansían verdades y no reflejos, los que fueron hechos y deshechos en un santiamén.

Entonces, esos ecos nos seguirán pisando los talones, aunque esa persecución de nada nos servirá, pues, no obstante sea clamorosa, nos ha de servir poco y nada cuando el amor no suena.

Anuncios

Vegetando Entre Piojos y Vampiros


Lo que la gran mayoría de hombres y mujeres aprendió, tal vez muchos de ellos por experiencia propia de la época que iban a la escuela, es que los piojos no pasan de una infestación inocua que en realidad no produce ningún impedimento serio, ya que esos minúsculos bichitos no transmiten ninguna enfermedad, salvo tener que rascarse. Con todo, existe una serie de mitos y creencias que preocupan a los niños, sus familias y sus maestros.

Por su vez, hago constancia de que el adjetivo “piojoso” suele ser aplicado no solamente a la persona o animal que tiene muchos piojos, sino que usualmente se emplea hacia la persona que merece desprecio, generalmente porque esta no ayuda a los demás. Pero si mal no recuerdo, este término inclusive suele utilizarse para referirse a la persona sucia y cubierta de trapos, así como a todos los harapientos, desastrados, zarrapastrosos y andrajosos que vemos por la calle… Excepto los políticos, claro, por estos estar incluidos en una categoría especial en la fauna de nuestro globo terráqueo.

Dejando un poco de lado todos estos deméritos hacia la imagen de cualquiera, lo que ahora se sabe, es que un caso extremamente raro de ser registrado, sucedió con una mujer que quedó gravemente anémica después de sufrir con una infestación de piojos. El detalle a tener en cuenta, es que estos vampirisimos bichitos simplemente le chuparon buena parte de su sangre. Y por si el cenceño leyente no lo cree, el registro de esta enfermedad rarísima fue realizado hace poco en la arenosa Arabia Saudita.

Esta succionada mujer, que tuvo su identidad preservada, descubrió qué era lo que la aquejaba después que fueron realizados diversos exámenes. De acuerdo con el periódico “Daily Mail”, los hambrientos piojos causaron la perdida de hierro en el organismo de esta joven de 22 años a través de la succión de las células rojas de la sangre.

Es de no creerlo, pero lo que se sabe, es que los síntomas de la enfermedad en la joven fueron bastante graves. Comenzaron con pequeños devaneos, los que de a poco se transformaron en palpitaciones, tontura, fatiga y, finalmente, en un fuerte dolor en el pecho. Empero, por ser inusitada, la causa de la anemia demoró para ser encontrada.

Antes de la causa real de los síntomas ser descubierta, se sospechaba que la joven apenas se alimentaba mal -en todos los sentidos-. Con todo, cuando finalmente dio entrada en el hospital, ella misma afirmó que pasó años tomando antidepresivos luego que su madre falleciera. Para sorpresa de todos los que la atendieron, los médicos se dieron cuenta que su depresión no tenía ningún tipo de relación con los piojos.

Así que, luego de realizar un examen minucioso en todo el cuerpo de la joven, lo único que los médicos encontraron fueron arañones considerablemente grandes en la cabeza de la paciente, además de millones de bichitos. Fue cuando descubrieron que estaba infectada de piojos y liendres que chupaban literalmente la sangre a través de las heridas que ellos mismos habían hecho en la región.

De tan raro, su caso acabó siendo registrado en la revista médica “BMJ Case Reports”. A continuación del inusitado descubrimiento, ella pasó por un tratamiento con champú especial, acompañamiento psicológico e ingestión de suplementos alimentares. Como resultado, pasadas algunas semanas, ella ya presenta una mejora considerable en relación a su peor periodo.

Esto me hace creer que un problema no es el problema. El problema es nuestra actitud frente al problema. Y por su vez razono que cada uno tendrá sus razones, y, como de costumbre, esas razones sólo cada uno las conoce, por lo que a veces es preferible no responder, ya que la boca es un órgano que será de más confianza cuanto más silencioso se mantenga. Así que, con estas u otras palabras se ha recordado aquí que todos los días pasados fueron vísperas y todos los días futuros lo han de ser también… ¡Famélico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Plétora de Copas Puede Ser Mortal


Aparte de esos asuntos de carácter líquido-estimulante que surgen de vez en cuando, juzgo que si existe un problema gravísimo que la humanidad necesita resolver lo antes posible, nada más es que el desprecio por la vida ajena. Principalmente en la India, país que tiene por costumbre estar siempre en el foco de las entidades defensoras de los derechos humanos, ya que allí se ha vivido recientemente una nueva situación surreal relacionada a esa falta de atención.

En todo caso, en este último escenario está de por medio la bebida, puesto que muchos caminantes de nuestro bucólico planeta piensan que tomar alcohol tranquiliza, le genera cierto placer, llega a desinhibir y facilita la socialización y comunicación. Sin embargo, está comprobado que tomar alcohol es causa eventual del alcoholismo. Eso se debe a que la preferencia por el alcohol como droga adictiva es una cuestión de disponibilidad y de aceptación en una sociedad cada vez más desequilibrada. Con todo, no deja de ser una enfermedad crónica que daña el organismo, el funcionamiento familiar y social y puede ser causa de violencia, conductas antisociales, desavenencias familiares, accidentes e incluso de homicidios. Por tanto, el alcoholismo no es más que una enfermedad que ocasiona trastornos en el funcionamiento normal del organismo, en sus relaciones familiares y sociales.

Opino que este es exactamente el caso del ciudadano hindú Latori Barman, de 45 años, que ya no podrá contarnos el cuento. Ergo, todo comenzó cuando él salió del trabajo y fue sediento directo para un bar próximo. Por allí inició una bebedera que terminó horas más tarde de manera trágica y bizarra. Es que al intentar volver para casa, Latori acabó siendo víctima del descaso de funcionarios que reformaban el pavimento de una calle.

No es necesario imaginar la tambaleante escena de intentar caminar en línea recta, pero ya bastante mamado, a causa de un viento rastrero, Latori acabó por entrar en uno tremendo bache de la calle antes que este fuese reformado y por allí mismo se entregó a los brazos de Morfeo.

Poco más tarde los empleados de una empresa de pavimentación llegaron al local y no realizaron ningún tipo de revisión previa, gestión que es obligatoria, y por de pronto comenzaron a despejar asfalto para cubrir el agujero. ¿Consecuencias? El mamado de Latori simplemente quedó allí enterrado bajo el alquitrán.

Algunas horas después del ex agujero quedar completamente cubierto, un morador de la región se deparó con un nuevo y excéntrico “detalle” en el asfalto, que de por sí le pareció bastante extraño. Se trataba de un brazo humano saliendo del betún de Judea, pero sin vida. Cuando avisadas, las autoridades locales fueron al lugar, abrieron el agujero y encontraron el cuerpo sin vida del pobre Latori.

No es por nada que el develamiento del cuerpo llegó a causar un absurdo alboroto en la población de los alrededores. No demoró mucho y los vecinos partieron para el ataque contra los operarios responsables por tal descaso, los que solamente fueron contenidos por la policía con la promesa de que la empresa responsable por la obra sería procesada judicialmente.

Poco más tarde la Justicia local acabó decretando la prisión del chofer del camión y del hombre que retiró el asfalto del vehículo para cubrir el hoyo. Ahora ambos responderán por homicidio culposo, sin intención de matar.

Sin embargo, lo que causó más insidia, no en tanto, fue la indemnización que recibirá la familia del ex mamado. De acuerdo con el periódico local “Indian Times”, la familia fue accionada por el gobierno y recibirá una cuantía en dinero por la muerte. El valor, no obstante, resultó absurdamente bajo: el equivalente, en moneda local, a U$ 1000. Según especialistas, ese valor difícilmente aumentará llevando en cuenta las leyes locales… Y se dice que ni dará para quitar la cuenta que quedó colgada en el boliche.

Mi amigo, mismo que todo lo ocurrido llegue a sonar fantástico, por alguna razón, ebrio de indignación, me encuentro a un paso de la locura total y ya no consigo discernir la verdadera geometría surreal que orientará prosélitos por las sendas de la abstracción descriptiva… ¡Hic, hic, hic!… ¡Salu!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Algunos Cultivan la Apariencia


Hasta el más ramplón de los leyentes sabe que, desde que el mundo es mundo, siempre han brillado sobre las tablas de los escenarios de la mentira humana, aquellos pequeños seres ansiosos de pretender figurar sin méritos, de querer brillar sin luz auténtica, de medrar sin esforzarse.

Y así, a lo largo de los siglos se han ido destacando entre vanos oropeles los plagiarios, pavos reales vestidos con plumas ajenas, como decía el poeta, así como los imitadores y todo un rebaño servil.

Por tanto, en nuestro medio nunca han faltado quienes aparentaban lo que no eran, pues si pobres se mostraban ricos, si ignorantes presumían de erudición, si ineptos imponían criterios, si débiles se engallaban prepotentes.

Por ejemplo, y sólo para nombrar uno, hace un par de siglos en la Rusia zarista, un pícaro funcionario malversador construyó decorados de cartón que simulaban ciudades, los llenó entonces de actores que fingían ser pobladores, y todo con el fin de engañar a la autoridad y mantenerse en el disfrute del alto cargo público. Por su nombre se conoció a esa elaborada trampa como “las aldeas Potemkim”.

No es necesario que los emperadores caminen desnudos con la ficción de llevar un traje de riqueza excepcional: basta vestirse de relumbrón para ganarse la admiración de las cucarachas parlantes. La masa vulgar de los mediocres se rinde ante la fachada dorada y las bambalinas suntuosas, pues en su carencia crónica de percepción y de valores, acepta el engaño como una suerte de consuelo por su propia estupidez.

Esta tendencia se agrava por el creciente desprecio por la sustancia y el aprecio por el accidente: ya nada es lo que es, sino lo que parece. Vivimos el culto de la máscara y los expertos guardan en el armario de sus trucos toda clase de caretas y antifaces, en el momento de ponérselos con falso donaire se engañan a sí mismos y a la galería, más en el fondo continúan anquilosados en su insignificancia.

Pero cuando las caretas caigan, oirán el estruendo de las carcajadas burlescas de sus supuestos admiradores, inclinados ya ante nuevos disfrazados, tal vez más audaces, pero siempre brillantes de purpurina y falsedad. Al final, así como ocurren todos los 31 de diciembre y en los carnavales, se quemarán todas las máscaras y sus bufones de pacotilla… Entonces sólo le quedarán cenizas en la mano.

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/

A %d blogueros les gusta esto: