Ahora Debemos Avanzar con Resiliencia


Normalmente, los asuntos por el estilo suelen pasar desapercibidos dentro de un contexto mayor de noticias, pero es interesante observar lo que el Primer Ministro del Japón presentó días atrás en el “Informe sobre el Desarrollo Humano 2014”, elaborado por el PNUD, ya que este año su tema central es la “resiliencia”; palabra ésta que significa la capacidad que tiene un sistema para recuperar sus condiciones o características iniciales después de estar sometido a una alteración y tras el cese de ésta.

Y siendo así, parece apropiado que esta edición del Informe, que comenzó a publicarse en 1990, haya sido dada a conocer en un país que es un ejemplo de capacidad de recuperación ante los desafíos más formidables.

No obstante, de un modo más amplio, la “resiliencia” también es la capacidad de una persona o de una sociedad, de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Por tanto, el Informe observa que el desarrollo humano en los diferentes países ha avanzado considerablemente desde 1990 y que las tendencias generales continúan siendo positivas. Sin embargo, éste señala que se siguen produciendo pérdidas de vidas, crisis económicas, desastres y crisis naturales o causadas por el ser humano que ponen en peligro el desarrollo alcanzado.

En síntesis, uno puede juzgar que evaluar la capacidad de recuperación de la sociedad ante esos desafíos, no parecería ser una preocupación obvia ni para las sociedades ni los Estados… ¡Debería serlo!

El referido Informe no realiza una enumeración detallada de las amenazas que ponen en peligro los progresos económicos y sociales alcanzados en el último cuarto de siglo; pero nos basta con dar una mirada a la prensa para darse cuenta de que no vivimos en un mundo sereno y pacífico, con un futuro límpido y predecible, sino más bien en un entorno difícil con desafíos inesperados que, a veces, parecen abrumadores.

Es evidente que la globalización, un nombre nuevo para un proceso tan viejo como el homo sapiens o la humedad, apareja beneficios considerables para la sociedad, pero uno no debe olvidarse de que también acentúa la interdependencia global y genera nuevos motivos de preocupación.

Así pues, como resultado de la mayor interdependencia, eventos locales pronto pueden derramarse al resto del planeta afectando aún a las sociedades más distantes. Aunque, como lo demuestran los estudios del “Panel Intergubernamental para el Cambio Climático” publicados recientemente, la amenaza más grave, que seguramente pondrá a prueba la resiliencia de nuestras sociedades, no serán tanto los acontecimientos plasmados en los titulares de los informativos periodísticos, sino procesos más lentos, casi imperceptibles en el corto plazo, como el cambio climático.

Ejemplos hay de montón, y muchas de esas amenazas llegan a tener una escala transfronteriza, o aún global. Como resultado, en última instancia, la capacidad de cada sociedad para recuperarse de una situación extrema, dependerá de las fortalezas internas de que disponga para enfrentar desafíos sobre los cuales, individualmente, tendrá poco control. Claramente, una de las estrategias es aumentar la coordinación internacional.

El Informe concluye que es vital que cada sociedad desarrolle su resiliencia para enfrentar tamaños desafíos. Con ese fin, recomienda fortalecer el desarrollo y cohesión de la sociedad; asegurar un amplio acceso a los servicios sociales básicos, como salud y educación; introducir sistemas de seguridad social más sólidos; aplicar políticas para el pleno empleo, “reconociendo que el valor del empleo se extiende mucho más allá del ingreso que genera”; desarrollar instituciones justas que respondan a la sociedad; fortalecer la cohesión social; y reducir el potencial de conflictos sociales.

La idea fundamental es que sociedades con mayor desarrollo humano, más justas y sólidas serán más capaces de enfrentar los desafíos que se nos vienen encima… Lo que en otras palabras, significa más o menos, que si no hacemos nada es como quedarse sentado mirando como la enfermedad infecciosa viral del “Ébola” avanza y avanza…

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Las Razones del “Idiota”


Desde ya, aviso al sensible lector que el contenido de esta página no tiene nada que ver con ladrones o asesinos, aunque el leedor a veces sea víctima y testigo de estos desastres, mientras otros sólo leen las noticias y contempla las fotografías que contienen imágenes de tragedias en los títulos y les cueste trabajo creer… Quizás cosas ocurren y sea impropio o poco delicado preguntar su porqué por una razón por todos conocida, la de no querer mostrar nuestra ignorancia, ya que esta podría ofender a los otros, y uno nunca se sabe cómo va a reaccionar la sensibilidad de aquellos… Pero cómo vamos a tener certeza, si nuestra propia sensibilidad se comporta de manera tantas veces imprevisible para nosotros, que creíamos conocerla.

En definitiva, la fórmula escrita no admite medios términos ya que éste es un acto delicadísimo, donde la distancia y proximidad efectiva o afectiva siempre tienden a una determinación radical que, en un caso u otro, acentuará el carácter, ceremonioso o cómplice, de la relación que la estupidez humana establezca, y lo que acaba por ser, siempre, y en cierta manera decisiva, un modo paralelo a la reacción real, divergentes.

Pues bien, resulta que hace unos días, un ciudadano americano de 58 años, morador de Cleveland, borracho como una cuba, decidió llamar para la seccional de policía. Hasta allí, todo bien, pero su llamada fue rastreada y, en definitiva, el hombre acabó siendo condenado a una pena “alternativa”… Por una semana, tendrá que sostener una placa en la frente del departamento de policía durante tres horas diarias, conforme lo informó el sitio norteamericano “Gawker”.

En todo caso, en la placa que está siendo exhibida por Richard Dameron, están las siguientes palabras: “Yo pido disculpas para la policial Simone y a todos los policías por haber sido un idiota al llamarlos y amenazar con matarlos. Yo lo siento mucho, y eso no va a suceder nuevamente”.

No quiero ni pensar si esto ocurriese aquí, pero ese tipo de escarmiento no es inédito en la referida cuidad, ya que en noviembre de 2012, la misma jueza que condenó Richard, había ordenado que una mujer de 32 años sostuviese una de esas ilustres placas después de ella haber dirigido por la vereda para ultrapasar un ómnibus… “Sólo un idiota dirigiría en la vereda para evitar un ómnibus escolar”, indicaba el mensaje que tuvo que ser expuesto por aquella automovilista experta.

Por otro lado, por causa de esa perspicacia divina que Dios otorga a los idiotas, tenemos que en Qena, a unos 420 kilómetros al sur de El Cairo, Egipto, ocurrió una prisión ornitológica por causa de un vecino que, al ver un dispositivo en la espalda de una cigüeña, pensó que se trataba de un aparato de espionaje e informó a las autoridades. Por consiguiente, la prisión local acabó disfrutando entre rejas la presencia de un preso un tanto cuanto diferente, ya que la zancuda acabó siendo capturada por tener un dispositivo electrónico anexado en sus plumas.

Así pues, la prisión de la volátil zancuda nada más ocurrió por causa de que los concienzudos oficiales de aquel distrito, quienes juzgaron que el dispositivo podría ser un módulo de espionaje, lo que nos lleva a pensar que para las autoridades egipcias, las cigüeñas también pueden ser un James Bond con plumas.

La apenada plumajea, afligida por no poder cumplir con su noble labor -la de trasladar bebes desde París-, en medio de las protestas que sacuden dicho país tras el golpe de Estado contra Mohamed Mursi, provenía de Hungría cuando fue apresada por la sospecha de que el localizador GPS que portaba en su dorso podía ser un aparato para espiar.

La confusión fue resuelta apenas con la llegada de un veterinario, quien afirmó que el ave cargaba un dispositivo francés para monitorear el movimiento migratorio. El ave fue finalmente liberada y pudo así seguir su vuelo migratorio, conforme informó la web del diario “Blikk”.

Después de resolver el mal entendido, la policía “liberto” la cigüeña y la tiró de atrás de las rejas, y esta ahora tendrá que apresurarse ya que acumuló varios días de retraso frente a sus compañeros en su viaje estacional hacia el Sur.

La Asociación de Ornitología y de Protección del Medio Ambiente de Hungría (MME), que había anillado al animal y colocado el geolocalizador, anunció que “las autoridades egipcias analizaron el caso y declararon que el ave no significa un peligro de seguridad nacional”. Por su vez, la MME reconoció a la cigüeña gracias a las fotos publicadas en la prensa, y se puso en contacto con las autoridades egipcias para aclarar el asunto y lograr que se pusiera en libertad al animal.

Por lo tanto, ante la inanidad de algunos caminantes, intuyo que la estupidez contemporánea esté, así como los forúnculos, en el apogeo de su madurez y pronta para explotar de forma pirotécnica… ¡Mejor, abrir el paraguas!

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: