Otro Modo Alegre de Tomar Vino


No, no somos ni modernos ni antiguos, mismo que a veces se nos dé por remar que ni locos hacia un horizonte que en ocasiones es la más pura ilusión. En todo caso, normalmente nos acostumbramos a decir “las cosas cambian”… Y obviamente que cambian. Eso no se puede negar, mi amigo lector, principalmente porque las épocas son distintas y las urgencias del género humano siempre varían de acuerdo al desarrollo social, político y tecnológico de cada pueblo de este vilipendiado orbe.

Asimismo, es notorio que las prioridades de cada individuo también son diferentes según y por causa de las condiciones de vida de cada sociedad en cada momento histórico. En todo caso, el inadvertido leyente no necesita ir muy lejos para ver cómo cambian las cosas, pues le bastaría con sólo observar atentamente el desarrollo de una película en el cine o en la pantalla chica de su casa, o, en todo caso, acompañando las noticias de las diversas efemérides que se divulgan todos los días en los noticieros de la prensa hablada o escrita.

Pues bien, utilizándome de este último punto, y de acuerdo con lo informado por el periódico “Washington Post”, me entero que un grupo de alumnos de la “Universidad de Tennessee”, en Norteamérica, acabó siendo suspenso por la dirección de la entidad después que ellos fueron encontrados realizando una práctica que los vivientes normales consideran bastante perpleja y equívoca.

Todo comenzó, porque uno de los alumnos, un jovencito de 20 años, fue parar en el pronto atendimiento de un hospital local, por haber ingerido alcohol “a través del recto” durante el empirismo de una jugarreta que es llamada por los integrantes del círculo académico de “butt chugging”.

Es que cuando ingerido por medio de la vía rectal -léase por el ano-, el alcohol es absorbido de forma mucho más rápida por el organismo. Eso se debe a que esa región del organismo humano tiene más vasos capilares y venas que las demás. Por tanto, como resultado de esa absurda práctica, los efectos de la bebida acontecen mucho más rápido.

Circunstancialmente, un otro dato que fue ventilado por el periódico “Konoxville News Sentinel”, menciona que el muchacho llegó al hospital con un nivel muy alto de alcohol en la sangre -cerca de 0,4%- y además, incluso presentaba señales de violencia física y sexual… Lo que me lleva a pensar que la orgía fue grande.

Luego de iniciadas las investigaciones, las autoridades encontraron en el dormitorio del susodicho, otros jóvenes también embriagados y diversas cajas de vino… Pero absteniéndose de mencionar la marca para no crear un merchandising negativo del producto. Así pues, como corolario de la autoritaria visita, los alumnos fueron suspendidos de sus actividades -incluyéndose las extracurriculares- por la dirección de la Universidad.

No obstante, uno se queda con la impresión de que con el pasar del tiempo, en cada cambio que surge, en cada evolución que brota, en cada “nueva ola” que germina que ni semilla en primavera, cualesquiera puede percibir el mismo ímpetu y el mismo “gustito a prohibido” de aquellos idos años de desafío y ruptura de su juventud.

Creo que por eso se nos da por decir que no somos siempre iguales ni queremos exactamente lo mismo, pero percibo que ese deseo imperioso de querer ser diferente e irrepetibles, es lo que alienta la lucha que cada “moderno” entabla todos los días contra la mediocridad y el quietismo… Mismo que se mueran al hacerlo… ¡Espasmódico!

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Las Urgencias de los Viciados en Sexo y Porno


Entienda de una vez, mi filántropo amigo, que las cosas cambian. Y todo se debe porque las épocas actuales son distintas y las urgencias del género humano han variado de acuerdo con el desarrollo social, político y tecnológico de donde esté metido. Además, las prioridades que los humanos tenemos, también son diferentes según las condiciones de vida de cada sociedad en cada momento histórico.

Dicen que uno es capaz de ver cómo las cosas cambian con sólo observar atentamente el desarrollo de un film por televisión. Por ejemplo, en películas de la década de los 70 no había celulares ni oficinas con ordenadoras sobre las mesas, así como los tableros eléctricos eran prehistóricos… Ni que hablar si nos topamos con algún clásico de los años cincuenta o cuarenta. No parecerán antediluvianos.

Sin embargo, si la trama y la temática base de estos hablan de los sentimientos primarios, universales y atemporales, el filme llegará a nuestro corazón y nos hará reír, llorar, gozar o asustar, como si él hubiese sido filmado ayer. Al final de cuentas, el mensaje nos llegará intacto. Eso es lo que el tiempo no logra alterar, pues el amor, el odio, la traición, el sacrificio, el ansia de poder, la frustración, la alegría y la tristeza, siguen siendo los motores que hacen de la vida, un camino lleno de vueltas, marchas, contramarchas, avances y retrocesos, a no ser que usted viva como Gina, confinado en una jaula.

Y ya que la menciono, le diré que uno de los animales que más llama la atención en el zoológico de Sevilla, es el chimpancé Gina. Todo por cuenta de una terapia ocupacional que ella realiza y que terminó por convertirse en un vicio bien extraño para un primate.

Lo que ocurre, es que debido a la vida aguda que los bichos enjaulados tienen que soportar, es necesario que tengan algo con lo qué distraerse. Por tal motivo, Gina ganó hace poco un aparato de TV con control remoto, y resultó que quedó viciada en asistir el canal pornográfico.

Se cuenta que luego que la televisión fue colocada en una cúpula de vidrio y el control remoto le fue entregue a Gina, los responsables por la administración del zoológico se sorprendieron con la inteligencia y la facilidad con la cual la chimpancé manejaba el aparato, básicamente porque ella decoraba los canales y optaba siempre por el porno, En ese momento ella se ponía más compenetrada frente el aparato.

Lo sorprendente en esta historia, además de la inteligencia del chimpancé, es el hecho de ella ser tan apegada a los filmes de contenido erótico. Y ello se debe a que parte de los investigadores acreditaban que el hombre era el único animal bípede que tenía orgasmos y utilizaba el sexo por placer. No en tanto, estudios recientes muestran que esa teoría no es verdadera… y que sicalípticos los hay en todas partes.

Diversos estudios realizados en numerosos laboratorios del mundo, permitieron que investigadores percibiesen las variaciones en el ritmo cardíaco y las contracciones genitales de los primates, -como es el caso de la psicodélica Gina-, cuando estimulados sexualmente. Fue constatado también que eses animales, sean ellos machos o hembras, también practican la masturbación en determinados momentos, principalmente cuando sus parejas están ausentes… ¡De tarados, nomás!

No obstante, esa necesidad de obtención de placer a través del sexo, ahora es vista por los investigadores como parte de la evolución de las especies, ya que la práctica del sexo permite el desenvolvimiento de las hormonas, por ejemplo… además de pelos en la mano, claro.

En todo caso, todo indica que descubrieron que así como los humanos, los primates también tienen preferencia sexual diversa, al ser constatados algunos casos de bisexualidad o de homosexualidad.

Empero, la preferencia de Gina por asistir el canal de contenido pornográfico, parece ser nada más que un reflejo de su sexualidad aflorada -y mal tratada-, muy común en los primates, a la vez que indica que es una señal de que ella es fruto de la evolución de la especie.

A partir de estos “descubrimientos”, mi amigo, resulta que me siento obligado a ser más prudente, aunque mismo así siga celebrando todos los días cada ola de renovación en artes, ciencias y filosofía, y continúe a respetar a los vegetarianos, veganos, macrobióticos, cultores de yoga, meditadores varios y hasta los que utilizan técnicas corporales alternativas como la masturbación, cuando con regocijo descubro que bajo la reflexión a la que me entrego sensato en este momento, no me quita la alegría de ver y comprobar que el mundo no se detiene y que, junto a lo malo, lo bueno lucha por hacer un lugar en la historia… ¿No me diga que no es psicodélico?

A %d blogueros les gusta esto: